Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Conociendo las termas
Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 6
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#16
El regreso de Mei evitó que el corazón de Ranko se pusiera en sobremarcha, y la de la trenza se tranquilizó un poco. La chica pagó y sugirió a la Kusajin apresurarse para usar el día al máximo.

P-por sup… Claro.

En parte, Ranko estaba decepcionada de su asertividad. Había pensado que un buen gesto para devolver a Mei por lo amable que había sido sería invitar la comida. Sin embargo, la chica había pagado antes de que ella pudiese reaccionar. Ranko comió lo que quedaba de camarón y terminó el resto de la deliciosa sopa.

Gracias por estos alimentos. —dijo aquella tradicional fórmula en voz muy baja. Luego sacó de entre sus ropas un monedero blanco con motivos florales rosas.

No había visto los precios, pues su compañera de almuerzo había sido algo apresurada para ordenarle algo y hacerle ordenar. No obstante, la kunoichi sacó de su monedero cierta cantidad de billetes de alta denominación, lo suficiente como para cubrir el costo de sus alimentos y un poco más, a modo de propina. Se levantó, tomó su mochila y fue tras Mei.

Ahm… Creo… Creo que tomaré e-el consejo de Mei-san —contestó la pregunta de la chica mientras levantaba el tríptico de Owatatsumi que había recibido de ella. Su mano temblaba y su mirada no podía alejarse del suelo —. E-este lugar s-s-se ve ba-ba-ba… bastante b-bien. S-si Mei-san está d-de acuerdo…

”Mei-san podría acompañarme. Podríamos ir con mi hermana, Kuumi. Mei-san no tiene que preocuparse por el costo, ¡ha sido tan amable que lo único que puedo hacer es ayudarla con el pago de la estancia! No tiene que agradecer nada, Mei-san. ¡Para eso son las amigas! ¿Qué? ¡Claro que quiero ser su mejor amiga! ¡Y por supuesto que podemos pasar el fin de semana entero aquí! ¡Y definitivamente….!

Espera. Ranko, espera. No estás diciendo nada.”


La chica agitó la cabeza, saliendo de su ensimismamiento. Había pasado al menos veinte segundos sin decir nada, con el folleto alzado. Lo bajó de repente, respiró profundamente e intentó expresarse.

”Ideas cortas, Ranko. Enunciados cortos pero comunicativos. Sujeto, verbo, predicado. Nada complejo. Así las palabras saldrán más fácilmente."

Quiero ayudar. A Mei-san. Con Owatatsumi. S-si ella me deja.

Alzó tímidamente el tríptico de nuevo, con la esperanza de que hubiese sabido transmitir su idea a la chica.
Responder
Mei Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 14
Exp: 4 puntos
Dinero: 50 ryō
#17
Mi espera afuera no duró mucho, Ranko me acompañó apenas unos segundos después —. En definitiva una buena opción, claro que estoy de acuerdo en que vayas para allá.

Entonces un silencio largo e incómodo apareció de la nada, la muchacha se había quedado con el folleto levantado y sin expresar ni la más mínima palabra, le miré con extrañeza, ¿estaría bien? ¿estaría a punto de colapsar nuevamente? Ni siquiera se había puesto roja...

«Parece que se quedó como congelada...»

—¿Ranko?— y tras decir aquello ella pareció reaccionar, agitó su cabeza, pero no respondió al instante, sino que tardó un poco más en hacerlo.

Quiero ayudar. A Mei-san. Con Owatatsumi. S-si ella me deja.

«Que chica tan rara...»

—¿Cómo podrías ayudarme?— dudé —. Digo, la única manera sería en que corrieses con los gastos y eso... Eso me daría mucha vergüenza.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 6
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#18
Ranko tuvo tres emociones diferentes casi de manera consecutiva: primero se sintió reconfortada de que a Mei le pareciera una buena idea lo de Owatatsumi. Segundo, un instante de pánico al verla sorprendida por su ensimismamiento. Tercero, una pena enorme por hacerla pasar vergüenza.

El conflicto interno de la chica incrementó exponencialmente, aunque no lo mostró mucho.

“¡Aaaagh! ¡Lo último que quiero es que pase vergüenza, como yo! ¿Qué hago, qué hago, qué hago?”

¡N-n-n-no…! No qui… No quisiera hacerla se-sentir mal. E-es solo q-que… Mei-san me aconsejó y… m-me explicó… y me a-ayudó a elegir u-un lugar en… en el que yo… me sintiera cómoda. A muchas… a muchas personas no les habría… no les habría importado mi sentir.

La de la trenza dijo esto con la mirada baja, fija en los pies de su interlocutora. El tríptico de Owatatsumi había sido doblado varias veces de manera nerviosa, víctima de los dedos inquietos de Ranko.

Gracias. Qui-quiero mostrar mi… mi agradecimiento a-a Mei-san. Con esto. ¿E… está bien?

Si la chica no aceptaba, no insistiría otra vez. El haberlo sugerido de nuevo era ya una hazama para Ranko. A pesar de no haber podido concentrarse lo suficiente como para hablar sin tartamudear, sentía que al menos se había comunicado de manera suficientemente clara. La gente pasaba por la calle, a su alrededor, fijándose brevemente en las dos chicas que charlaban entre la multitud. Algunos tal vez se preguntaban porqué no hablaban en un lugar menos concurrido.

“Además, si no acepta ¿cómo encontraré a Kuumi yo sola?”

Sorry, esta semana ha estado algo… compleja de manejar X’D
Responder
Mei Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 14
Exp: 4 puntos
Dinero: 50 ryō
#19
Ranko se apenó aún más, pensaba que eso no podía ser posible pero eso parecía, aunque viendo el lado positivo no tartamudeó tanto, ¿ o sí? No estaba totalmente segura de ello, pero sus palabras me parecieron más sinceras que nunca —. Bueno, no creo que sea la única persona que haga ese tipo de cosas, jejeje— mis mejillas se coloraron un poco.

Lo que sí fue evidente era la mirada curiosa de varias personas, incluso algunos se quedaban viendo descaradamente nuestra escena, y aquello me irritaba, nosotras no eramos motivo de distracción de nadie.

—¿Eh?— me había distraído momentáneamente por las personas a nuestro alrededor, miré el folleto, estaba bastante arrugado y las manos de la muchacha seguían un tanto inquietas —. Sí insistes tanto tendré que aceptar, además, no es una oportunidad que se presenta con frecuencia— sonreí.

Repentinamente tomé a la de la trenza de la muñeca y empecé a caminar a paso rápido, remolcandola un par de pasos, luego la soltaría —. Vamonos, no soporto a toda esa gente viéndonos — cuando los mirones se quedaron atrás bajé el paso —. Entonces... ¿Vamos a la terma de una vez?— pregunté sin poder ocultar las ansias.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 6
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#20
T-tal vez no la única. Pero Mei-san lo hizo.

Ranko sonrió ampliamente cuando la chica aceptó. No tardó en tomarla de la mano y tirar de ella, guiándola hacia las termas. La soltaría después de un ratito, y, a pesar de que Ranko se confundiría en un inicio por esta acción, no le llevaría mucho entender que era para alejarse del gentío que las veía continuamente. La kusajin agradeció esto también, mentalmente.

Por… ¡por supuesto!

Comenzó a andar, siguiendo a la chica de cabello bicolor, intentando caminar ligeramente detrás de ella, y así evitar casi todo contacto con otros transeúntes. Ranko alzaría la vista de vez en cuando para admirar lo que pudiese de la ciudad. Sopesó varias ideas en su cabeza, intentando crear alguna conversación entre las dos.

E-e-ehm… ¿Ya… Ya había venido M-Mei-san a Yugakure? ¿Antes?

“Creo que deberíamos de buscar a Kuu-chan… ¡Ay, si tan solo me hubiese dicho en qué dirección iría! Espero verla por allí… No quiero separarme tanto de ella, ahora que viajamos juntas…”
Responder
Mei Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 14
Exp: 4 puntos
Dinero: 50 ryō
#21
Al notar que Ranko se mantenía detrás de mi, bajé mi paso, para quedar a la par —. En realidad, no. Es la primera vez que vengo— revelé —. Llegue hace unas horas y me caminé gran parte de la zona que me interesaba.

Tras dar unos cuantos pasos caí en cuenta de algo —. ¿No me habías dicho que viniste con...— no logré recordar precisamente con quien, esperaba a que ella interviniese para completar mi oración, sino nunca terminaría la pregunta, pero suponía fuese suficiente para que me respondiese.

—¿Quedaron en algún sitio ? O... ¿ Te le escaparas?— tras realizar la segunda pregunta surgió una risilla de mi interior, una de esas que demostraban complicidad...
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 6
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#22
Mei no dejaba que Ranko se mantuviese detrás, pues bajaba su ritmo lo suficiente para estar al mismo nivel. La de la trenza entendió que la chica del cabello bicolor no le permitiría caminar tras ella, así que, muy a su pesar, decidió dejar de intentarlo.

Al parecer, Mei se encontraba en una situación similar a la de Ranko, pues era la primera vez que viajaba a Yugakure. La diferencia era que Mei ya había dedicado algo de tiempo a recorrer el lugar.

¡S-sí! Vine con mi hermana, Kuumi —completó la primera pregunta de la chica, mientras que la segunda la dejó pensativa. Se llevó un dedo al mentón —. Ahm… Creo que Kuu-chan s-se fue antes de… de que a-acordáramos un… ahm… un lugar… No sé dónde…

La última pregunta, la cual por alguna razón sonó más a sugerencia, le hizo sobresaltarse. Alzó ambas palmas, negando tanto con la cabeza como con movimientos de los brazos.

¡N-n-no! ¡C-c-claro que n-no! —se apresuró a decir —. ¡Se-sería una broma de m-muy mal gusto el des… desaparecerme así!

"¿En realidad lo sería? Digo, Kuu-chan ni siquiera te dijo dónde nos encontraríamos, así que… ¡No! ¡Sería una mala hermana si la abandonase!"

Ranko negó una última vez con la cabeza.

Debo encontrarla. P-primero. Aunque… Aunque si Kuu-chan iba a ch-checar las termas… Ahm… Tal vez p-podríamos en… encontrarla en el camino… Tal vez fue a ver las mismas que usted. ¿No cree, Mei-san?
Responder