Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#31
—La prueba de ninjutsu fue bastante más sencilla que el resto. Sólo teníamos que hacer un bunshin y poco más. —Comentó—. Claro, yo no lo aprobé.

Frunció el ceño y de hablar durante un momento. No porque le sentase mal hablar de lo mal que le fue el examen ni nada por el estilo, sino porque una pequeña mancha pareció requerir de toda su concentración por un instante.

—En ese aula también hicimos el resto de pruebas de Fuuinjutsu y Genjutsu, pero está limpia, así que no tendremos que pasarnos por ahí.
Responder
#32
—La prueba de ninjutsu fue bastante más sencilla que el resto. Sólo teníamos que hacer un bunshin y poco más. Claro, yo no lo aprobé.

En este punto de la historia, porque Chika sabía que había aprobado, sino hubiese pensado que había suspendido estrepitosamente. Había salido hace un mes de la academia y ya ni recordaba como funcionaba el sistema de puntuacion. ¿Tanto contaba Taijutsu? ¿O la habían aprobado por matar al chico?

—En ese aula también hicimos el resto de pruebas de Fuuinjutsu y Genjutsu, pero está limpia, así que no tendremos que pasarnos por ahí.

Perfecto entonces. ¿Qué queda por limpiar entonces?

Preguntó inocentemente Chika mientras escurría la fregona tras acabar de limpiar su parte del aula.
Responder
#33
—Creo que solo nos falta esta sala y... —Miró hacia el techo un segundo, mientras recordaba todo lo que había hecho ese día—. Nada más. Así que ya que estamos ¿Qué tal si la dejamos tan limpia como podamos?

Kimi escurrió su fregona en el cubo, antes de dejar ambos a un lado y coger un trapo para intentar limpiar la marca de la pared.

—Y cuando terminemos, me gustaría usar el dinero para comprarle un regalo a papá. —Le dijo—. ¿Me acompañarías a comprarle chocolate? Seguro que conoces mejores sitios que yo.

En total, las chicas habrán tardado una media hora en dejarlo todo limpio, momento en el que Kimi se ofreció a hablar con su cliente mientras su hermana dejaba las cosas en su sitio.
Responder
#34
. Nada más. Así que ya que estamos ¿Qué tal si la dejamos tan limpia como podamos?


Sí, claro.

Chika se dispuso, como su hermana, a apartar la fregona y agarrar un trapo húmedo para asegurarse de que no quedaba ni una sola mancha.

Primero, fue a una pared que estaba mayormente limpia, pero tenía unas extrañas marcas en la parte baja, como si alguien la hubiese pateado repetidamente dejandose parte de las sandalias shinobi.

Después pasó a una pared llena de señales de que habían andado por ella. Había huellas por todas partes. Se giró a mirar a su hermana y la vio frotando una especialmente espesa sin piedad.

Sonrió afablemente al verla haciendo algo que no ponía en riesgo su vida.

—Y cuando terminemos, me gustaría usar el dinero para comprarle un regalo a papá. ¿Me acompañarías a comprarle chocolate? Seguro que conoces mejores sitios que yo.

Claro, pero... — era un momento complicado — Es el día de tu graduación, ¿No deberías regalarte algo tú? Estoy segura de que podemos comprar algo para los dos.

Y es que su padre ya le había dicho que le comprase algo a Kimi por su graduación. La magdalena era la celebración, faltaba el regalo, pero regalarle a Kimi era más complejo que morirse de sed en Ame.

Una vez acabada la limpieza, fue a dejarlo todo mientras Kimi hablaba con el profesor.
Responder
#35
¿Regalarse algo ella? Por algún motivo se le hacía muy raro escuchar eso. ¿No le había regalado ya una magdalena? ¿Y para qué se iba a regalar algo más? Si solo hizo lo que tenía que hacer...

Kimi bajó a hablar con el profesor e informarle que ya habían terminado. El hombre subió junto a ella para ver las dos aulas que fueron utilizadas y, después de comprobar que todo estaba en orden, tomó el pergamino y lo selló, dando la misión por concluida.

Al terminar, las hermanas volvieron al Eldificio de la Morikage para entregar el pergamino sellado y recibir su paga.

Para Kimi, esta era su primera misión cumplida. Una tontería, sí, pero era algo por lo que tenían que pasar todos los ninja. Y ella estaba convencida de que este se iba a convertir en el primer paso para cumplir con su objetivo.
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.