Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Dúo en acción
#31
Justo en aquel momento los tres avanzaron entrando dentro de la habitación. Con sus muebles habituales, una cama, mesilla de noche, aquello no tenia nada de raro, de no ser por un enorme agujero en el techo.

En aquel momento la mujer que había ido con ellos les dijo que ya habían limpiado. El Sarutobi pensó para si mismo.

"Gran error, ahora que esta todo limpio sera mas difícil encontrar alguna pista"

Se quedo observando durante largo rato aquel sitio, mientras su compañera Mei salto hacia uno de los muros y comenzó a observar.

El Sarutobi siguió observando la habitación por todos lados, miraría y miraría sin para hasta que encontrara alguna pista. Dejaría que su compañera se encargara de mirar bien donde estaba roto el techo, pues ella sabría si aquello estaba comido por algún bicho o no. La mujer también les dijo que al persona a la que se le cayo encima estaba justo en la cama cuando aquello paso, así que el Gennin dirigiéndose a ella le dijo:

- Sobrevivió aquella persona? Porque si es así, estaría bien hablar con el o ella e interrogarle, quizás podría iluminarnos. Si nos dijera quien es y donde podemos encontrarle en caso de estar vivo puede que resolvamos el misterio -.
Hablo  "Pienso"   Narro
Responder
#32
Yuma negó con la cabeza a la primera interrogante, hecha por Mei.

—No. Empezó aquí, y los derrumbes se fueron suscitando sin ningún tipo de patrón a lo largo de ésta ala. La superior —alegó, señalando un par de posiciones en el techo. De izquierda a derecha, y de derecha a izquierda—. pues claro que sobrevivió. Y ojalá no lo hubiera hecho. Joder, si es que el hijopu... el huésped quiere demandarnos. ¡A nosotros! tendríais que tener muchísima suerte como para que quiera colaborar con vosotros. Allá ustedes si quieren intentarlo.

— Kincho:
Responder
#33
Seguí detallando cada fibra de madera que estaba a mi merced, bueno... No cada fibra, pero sí varios grupos, sí lo suficiente como para saber sí eran marcas de mordidas las que habían ocasionado todo, aunque los bordes señalaban a que se había desprendido sin más.

Suspiré al no haber encontrado, aparentemente, algo que pudiera resultar útil.

La mujer anunció que hubo más incidentes similares en toda el ala del edificio, y luego respondió a lo que Takeshi preguntó, sobre el cliente, una buena pregunta —Lo mejor sería ir a hablar con esa persona, es como Takeshi-san dice, debe saber todos los detalles— propuse ante la negativa de la señora.

Volví al piso de la habitación.

Hasta ahora no tenía ninguna pista, ningún indicio, nada que perseguir, poca información que en mi mente no lograba encajar, traté de atar cabos, tendría que analizarlo todo, presentía que estábamos obviando algo, seguramente faltaban piezas...
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
#34
La mujer les explico que todo comenzó allí y los derrumbes se fueron dando a lo largo de todo el piso.

"Derrumbes a lo largo de todo el piso...mmm...esto es demasiado raro, aquí hay algo que no es normal"

El Sarutobi siguió observando la habitación con detenimiento para que no se le escapara nada, pero estaba todo tan limpio, no parecía haber nada que les pudiera dar alguna pista.

Después la mujer respondió a su pregunta, dijo que aquel hombre les quería demandar. Se la veía enfadada y el Sarutobi lo entendía.

"Que tu hotel se comience a caer a trozos no es buena señal"

Mei le dio la razón a su compañero Takeshi en cuanto a visitar a aquel señor, pero la cosa estaba en si querría hablar con ellos, pero el Sarutobi se puso duro. Aquello le tenia enfadado y malhumorado, no le gustaba no saber como arreglar aquel problema.

- Si no quiere hablar, entonces hablara por la fuerza. Me es igual lo que el quiera o deje de querer. Esto es una misión oficial de la Villa. Sera mejor que nos vayamos. Una ultima cosa ¿en que situación se encuentra el hotel? ¿no puede ser esto por que haya habido un mal mantenimiento o algo así? Ah, y dinos donde vive esa persona -. Dijo, mirando a la mujer. Tras la respuesta de esta saldría fuera y esperaría que su compañera le siguiera, tenían que ir a ver a esa persona.
Hablo  "Pienso"   Narro
Responder
#35
—¿Por la fuerza? ¡Ja! —rió, como si Takeshi hubiera soltado un buen chiste. Al ver su rostro serio y decidido, ella también transmutó el suyo a su ya conocida cara de vieja amargada—. os la daré, la dirección. Pero uno de vosotros debería quedarse a investigar, aún hay muchos lugares para revisar.

Luego soltó la dirección: el tipo vivía en las afueras de la aldea, cerca de la zona residencial aledaña al Jardín de los Cerezos. Su nombre era Kuba.

— Kincho:
Responder
#36
Sarutobi parecía bastante seguro de poder sacarle información al cliente del hotel por la fuerza, tras la pequeña burla por parte de la encargada ella finalmente accedió a dar la dirección.

—No se preocupe, así será, uno de nosotros irá y el otro se quedará— aseguré para luego virarme hacia mi compañero —. ¿Vas tú o voy yo?— consulté ante la decisión —¿Se te da bien? Sino podría ir yo— sugerí.

En dependencia de la respuesta de Takeshi, me quedaría a revisar el resto del hotel o saldría directo hacia las afueras de la aldea.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
#37
Aquella prácticamente se burlo de Takeshi al decirle que le sacaría la información a la fuerza si era necesario. Aquello no gusto nada al Sarutobi, que puso mala cara pero decidió callarse por el bien de la misión.

"Maldita perra, podría quemar tu basura de hotel sin despeinarme"

Finalmente acepto darles la dirección pero, les pidió que alguno se quedara para echar un vistazo al hotel y ver si encontraban mas pistas para arreglar el problema. El Sarutobi asintió, aunque todavía seguía algo molesto.

"Kuba...afueras de la aldea...mmm"

Mei, la compañera de Takeshi le dijo a la señora que no se preocupara, pues uno se iría y otro se quedaría allí, para ayudar. Tras eso miro a Takeshi y le pregunto si prefería ir el o si prefería que fuera ella. El Sarutobi mirándola le dijo.

- Iré yo, tu encárgate de investigar a fondo el hotel, al fin y al cabo con tus habilidades tienes mas opciones que yo, pues solo podría destruirlo -. Tras decir aquello soltó una pequeña risita para después salir del hotel y dirigirse a la casa de Kuba.

Takeshi ando durante un rato tranquilizándose por lo que le había dicho aquella mujer, que al Sarutobi le parecia bastante asquerosa. Paso cerca del Jardín de los Cerezos y al fin alcanzo la que se suponía era la casa de aquel señor. Una vez en su puerta llamo y espero que alguien le atendiese. Su intención era ir de buenas, al menos al principio, luego ya vería como evolucionaban las cosas.
Hablo  "Pienso"   Narro
Responder