Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#61
Yota reafirmó su decisión, no sin antes volver a comprobar los alrededores. Se le notaba a leguas que se sentía ciertamente incómodo. No realmente por su presencia (aunque era el problema principal), sino por el secretismo que a partir de ahora tendrían que llevar. El marionetista se sintió ligeramente culpable al forzarle dentro de aquella peliaguda situación, pero la elección había sido suya y ya era tarde para recular.

Curvo sus labios en una sonrisa, pequeña y temblorosa. Casi no parecía real.

— De acuerdo. Yo... — Juro se mordió la lengua. Por mucho que quisiera quedarse a seguir estando con ellos, a recuperar el tiempo perdido, las cosas simplemente ya no eran las mismas. No eran los mismos amigos que habían sido antes, y aunque fuera el caso, quedarse solo aumentaba el riesgo de que les atraparan. No podía arriesgar su pellejo por un motivo egoísta — ... será mejor que me marche ya de este lugar. Debo aprovechar ahora que no hay un alma por el camino con el que pueda cruzarme.

Retrocedió dos pasos, sin dejar de mirar a sus acompañantes. No podía creer lo que había pasado aquel día, la clase de conversación que habían tenido. Tenía miedo incluso de despertarse y descubrir que había sido un sueño. Quizá por eso le costaba tanto marcharse de aquel lugar.

Su mente le repetía que en tres meses, se volverían a ver. Con suerte. Si todo salía bien.

— Gracias por ayudarme — murmuró Juro, con una voz rota y llena de sentimiento —. Cuidaos mientras tanto, ¿vale? No hagáis ninguna estupidez. Esperaré con ganas nuestro nuevo encuentro.

Era inevitable, supuso. Al fin y al cabo, ellos nunca pudieron tener una despedida en su día. Esa era definitivamente la razón por la que al marionetista le pesaba tanto hacer una ahora.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
#62
Era increíblemente curioso, incluso me sorprendía a mi mismo que no fuera capaz de mostrar emociones en aquella situación. Estaba mucho más pendiente de las posibles miradas indiscretas que de nada más. Llegué a ver la tenue sonrisa de Juro pero no fue replicada en mi rostro. Simplemente, quería que acabase aquella inesperada reunión que iba a marcar mi futuro.

... será mejor que me marche ya de este lugar. Debo aprovechar ahora que no hay un alma por el camino con el que pueda cruzarme.

Asentí con la cabeza. Ya no había nada más que añadir o decir. Ya nos contaríamos lo que tuviéramos que contarnos en tres meses.

— Será lo mejor, sí

Cuidaos mientras tanto, ¿vale? No hagáis ninguna estupidez. Esperaré con ganas nuestro nuevo encuentro.

No obstante, antes de que finalmente se fuera quise recordarle algo. A él y de paso también a la araña que en ocasiones podía llegar a irse de la boca.

— Supongo que no hace falta que tengamos todos presentes que hagamos como que este encuentro no ha tenido lugar, ¿cierto? — dije, dejando claro que si le cogían o le pasaba algo no nos delatase — Nos vemos

Yo también me di media vuelta, era el momento de volver con las demás arañas.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
#63
La despedida no fue precisamente emotiva. Yota simplemente asintió ante sus palabras y, antes de marcharse, añadió un recordatorio de lo más frío. Sí, claro que no pensaba delatarle, ¿con quién creía que estaba hablando? Juro era el que llevaba un año en el exilio sobreviviendo. Si no fuera discreto, le habrían pillado hace tiempo.

— Sí, creo que está bastante claro — contestó, aunque no añadió nada más. Se sintió un poco molesto. Al fin y al cabo, parecía que la emoción por su encuentro era unidireccional. Aun así, trató de relajarse y entender que probablemente su compañero solo estaba asustado por las circunstancias. Juro ya lo había perdido todo, pero Yota estaba cruzando una línea peligrosa.

De cualquier manera, esa preocupación era una estupidez. Juro no se había encontrado con nadie, y aunque lo hiciera, dudaba mucho que se fuera a hablar tranquilamente con ellos. Probablemente intentarían matarle. Ni si quiera le interrogarían antes.

Se tapó con su pieza de ropa, y tras respirar el frió aire de la caverna por última vez, salió a la intemperie. No iba a ser un viaje agradable, pero nunca lo era. Caminaría, se ocultaría, descansaría y seguiría la marcha. Estaba destinado a caminar sin fin para no ser descubierto. Esa era la vida del exiliado, a la que aún estaba intentado adaptarse. Deseaba, sin embargo, que lo que le esperaba más adelante fuera un poco más agradable.

«No pareces muy contento...
Has tenido la suerte de tener este encuentro, pero en tu cara solo hay infortunio »

« ¿Tanto se nota? No lo sé, supongo que esperaba algo distinto. Ha pasado mucho tiempo y es normal que las cosas no sigan igual pero... En fin, no importa.Este clima me pone nervioso, cuando antes salgamos de aquí, mejor »

«Lo increíble es que ese tío fuera tu amigo.
¿No había nadie más? ¿Esa clase de fortuna tenías antes de que llegara yo?
¡Menudo bicho raro he conseguido como Jinchūriki!, jejeje»

«... como no te calles sacaré tus alas de paseo para que acumulen escarcha... »

De cualquier manera, el destino había querido que fueran amigos, y a pesar de las pullas de su bijuu, Juro era consciente de que Yota aún seguía sintiendo aquella amistad. De otra manera, todo habría ocurrido de una manera muy distinta aquel día. Fuera lo que fuera lo que pasara a continuación, ese encuentro podía haber cambiado sus vidas para siempre.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.