Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#31
La otra técnica… —Repitió Ranko, pensativa.

Al parecer estaba en lo cierto: Daigo tenía un truco similar al Hachimon Tonkō de Komachi.

Oh… Suena muy… drástico

Recordó de nuevo lo que le habían contado acerca de los dojos: Daigo lanzándose al rescate entre las ruinas, o al menos intentándolo. Todo indicaba que el peliverde era del tipo de guerrero que lucha hasta pasado el final, que se mantiene de pie porque quiere, no porque sigue vivo. Ranko sonrió.

”Espero que nada nunca le salga mal con ese espíritu heroico.”

M-me recuerda a la técnica de madre. ¿La recuerdas? Digo… la mencionó cuando acabamos aquella misión con Kazuma-san. Do-donde… ahm… “entrenamos” a Nubu-kun. ¿Recuerdas? Madre puede usar un jutsu especial… Potencia mucho su cuerpo, p-pero acaba cansada al terminar. Y si lo usa con más poder, puede sufrir daños serios.

Ranko jugueteó un momento con sus dedos. Las palabras previas de Daigo le habían inspirado, pero había algo que siempre le disminuía las ganas, aunque fuese un poquito. Suspiró.

He entrenado por mucho tiempo… P-pero aún no logro ejecutar la técnica de madre. N-ni siquiera al primer nivel…
Responder
#32
—Oh… Suena muy… drástico

— Un poco. —Afirmó Daigo, riéndose un poco mientras se rascaba la nuca.

Entonces Ranko le recordó la vez que su madre, Komachi, les había hablado sobre una técnica similar a la suya. Una técnica que le da un gran poder a su usuario, a cambio de cansarlo y hacerle sufrir graves daños al acabar.

Aparentemente la Sagisō también había estado entrenando esa técnica tan peligrosa, pero no parecía haber progresado mucho con ella.

Daigo se cruzó de brazos y miró a su compañera, antes de cerrar los ojos, exagerando mucho la idea de que estaba pensando en algo, como si fuera una obra de teatro.

— Hmmm...

Finalmente abrió los ojos, sonriente. Realmente ya lo tenía decidido desde un principio.

— ¿Y si te enseño mi técnica? —Le ofreció—. Seguro que tardarás muy poco, y como se parece tanto a la técnica de tu madre, probablemente te ayude a dominarla antes también. ¿Qué tal te parece la idea?
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
1
1
1
Responder
#33
Daigo adoptó un gesto bastante serio, cruzado de brazos, como si fuese un antiguo maestro.

¿Y si te enseño mi técnica?

Ranko abrió los ojos a más no poder, y esperó a que el peliverde terminara de hablar para abrir su boca también.

¿Aaah? Da-Daigo-san… ¿Daigo-san habla en serio? ¡Sería todo un honor aprenderla!

Ranko se incorporó para sentarse sobre las piernas y dedicarle una reverencia a su amigo. Al alzarse, sus ojos miel parecían lanzar chispas de emoción. Parecía estar bastante más acelerada de lo normal.

¿Cuándo podríamos comenzar? D-digo, no quisiera que Daigo-san forzara su cuerpo solo para eso… Po-podríamos descansar u-unas horas… o por hoy, y comenzar mañana a primera hora… n-no sé… ¡Ay, disculpa, ya estoy ansiosa!

La kunoichi parecía una niña esperando sus regalos en su fiesta de cumpleaños.
Responder
#34
La Sagisō pareció emocionarse muchísimo, alegrándose de sobremanera por la proposición de Daigo.

«Esa técnica casi es un desperdicio en mí...» pensó el chico, ocultando sus sentimientos tras la misma sonrisa risueña de siempre. «Si yo no puedo ser fuerte, lo mejor es enseñársela a alguien que sí pueda utilizarla a su máximo potencial».

Para el peliverde, aquella técnica era un método para ponerse al mismo nivel que el resto de ninja, pero especialmente desde lo ocurrido en la final del Torneo de los Dojos, el chico se había preguntado qué sucedería si un ninja que ya es fuerte de por sí utilizase esa misma técnica.

«Si se la enseño a alguien fuerte, esa persona acabaría siendo mucho más fuerte que cualquier otro ninja de su nivel, pero no puede ser cualquiera. Tiene que ser alguien como tú».

— ¡Podemos empezar mañana! —Le contestó el boxeador, igual de emocionado que ella—. Incluso si pasara un par de horas descansando, todavía sería peligroso que la volviera a utilizar aunque fuera por solo un par de minutos.

— ¿Nos vemos aquí mañana a primera hora? —Le ofreció, mientras se levantaba y sonreía con alegría.

«Confío en ti, Sagisō-chan».
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
1
1
Responder
#35
Ignorante de lo que pasaba en la cabeza de Daigo, Ranko aceptó asintiendo con todas sus fuerzas. A primera hora al día siguiente estaría aprendiendo una técnica que le acercaría más dominar su propio camino. Decir que estaba emocionada era decir mucho muy poco.

Si lo pensaba bien, sería una combinación devastadora, tanto para un enemigo como para ella misma. Terminar un combate exhausta tanto por el jutsu de Daigo como por el Hachimon… Tendría que ganar sí o sí antes de que acabasen sus efectos, o definitivamente estaría en problemas. ¡Pero valdría la pena si con ello lograba salvar a alguien, o defender al inocente!

”¡Como toda una heroína!” pensó con las ansias a mil.

¡Me parece perfecto, Daigo-san! Aunque… ¿qué te parece si…? ¡A modo de agradecimiento podría invitar el almuerzo! ¡El de hoy y cada día de entrenamiento! ¿Tienes hambre?

Después de tan intenso combate, a Ranko se le antojaba llenarse de una buena parrillada y al menos un tazón de ramen (y quizá dos Amecolas). Esperaba que Daigo no pusiera peros. ¡Apenas esa mañana se acababan de reencontrar después de la tragedia de los dojos, no tenía por qué rechazar una pequeña comidilla!
Responder
#36
—¡Me parece perfecto, Daigo-san! Aunque… ¿qué te parece si…? ¡A modo de agradecimiento podría invitar el almuerzo! ¡El de hoy y cada día de entrenamiento! ¿Tienes hambre?

— ¡Claro! —Respondió Daigo, tendiéndole la mano a su amiga—. Ooooooh. ¿Tienes ganas de barbacoa?

El chico simplemente esperaría a Ranko antes de salir si ella decidía recoger sus cosas, moviendo un poco sus articulaciones para comprobar su estado.

«Todavía me puedo mover bien. Creo que podría pelear de nuevo si me lo propusiera». —El chico sonrió. Claro, se sentía débil, pero parecía que todavía no había llegado a su límite—. «Todavía puedo mejorar aún más esta técnica. Tiene que haber una manera de empujar mi cuerpo más que esto».

No se lo podía aguantar más. Llevaba desarrollando esa técnica desde la primera ronda del torneo y hasta nunca le ha dado verdaderos resultados. Pero quizá si...

— ¡Oye, Sagisō-chan! —Le llamó la atención a su compatriota, con una repentina emoción incluso mayor a la de antes —. ¡También tienes que pelear conmigo después de comer! ¿Vale?
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
1
Responder
#37
¿Barbacoa? ¡Siempre! —Ranko tomó la mano del peliverde, aunque se dijo que debía ser ella quien le ayudara a él.

La kunoichi se colocó todos sus cachivaches de nuevo en lo que Daigo parecía revisar el estado de su cuerpo. Se puso en marcha delante de un boxeador cada vez más animado, quien le llamó para invitarle a algo después de comer.

¡Woah! —Por supuesto que Ranko estaba dispuesta a pelear de nuevo, ¡entrenar con amigos era lo mejor! Pero… —. ¡Me encantaría! A-aunque sólo si Daigo-san se ha recuperado y se siente bien para entonces… ¿Te parece?

La de la trenza le sonreiría, bastante alegre, y comenzaría a andar. Había un lugar no muy lejos de los dojos donde solía ir con su madre o con Kuumi a comer carnes asadas. ¡Sería perfecto para el momento! Parecía que el pesar de aquél ataque al Valle se iba desvaneciendo de a poco. En compañía, todo era mejor.
1
Responder
#38
Daigo se rio un poco al escuchar la preocupación de su amiga, aunque no pretendía reírse de ella.

— ¡No te preocupes! Estoy seguro de que después de comer estaré como nuevo.

Ranko empezó a andar, guiando al joven por las calles de la aldea, probablemente llevándolo a algún lugar que ella conocía.

— Oye, Sagisō-chan. —Le llamó la atención al poco rato, recordando algo de pronto—. ¿Tú qué crees que debería hacer?

»¿Debería seguir con el Tekken o me concentró en desarrollar mi boxeo?
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
Responder
#39
La risa de Daigo fue contagiosa, y Ranko se encontró riendo también por lo bajo. El chico parecía una máquina: sólo había que darle combustible para que estuviese al cien por ciento de nuevo.

El boxeador le hizo una pregunta interesante a Ranko: ¿irse por el camino del Tekken o del boxeo? Ranko se llevó una mano al mentón.

Mmm… Déjame pensar… En este combate no usaste el Tekken, ¿cierto? C-creo que el Boxeo es más algo único de Daigo-san. ¡Pegas muy fuerte! N-no digo que el arte del dojo Inuzuka no s-sea útil o genial, sólo que… Daigo-san debe pensar en qué hace a su estilo su estilo...

Bajaron a las calles y le guió por ellas hasta un lugar no muy grande, pero muy acogedor. Había una especie de isla de buen tamaño en el centro del local, cercada con una barra y sillas. Alrededor había varias mesas a casi tres quintos de capacidad, y un número de meseros iba de aquí para allá. Ranko fue a sentarse a la barra e hizo un gesto a Daigo para que se sentara a su lado.

¡Bienvenida, Sagisō-sama! —le saludó una mujer detrás de la barra, y fue imitada por un hombre que se le parecía, pero de aspecto más joven. Ambos estaban atendiendo varias parrillas, junto con otros dos cocineros —. ¡Oh, trae compañía! ¿Qué va a comer hoy?

Hola, Masako-san, Masami-san —Ranko devolvió el saludo a los aparentes hermanos junto con un movimiento de cabeza —. ¿Barbacoa, entonces, Daigo-san?
Responder
#40
—Mmm… Déjame pensar… En este combate no usaste el Tekken, ¿cierto? C-creo que el Boxeo es más algo único de Daigo-san. ¡Pegas muy fuerte! N-no digo que el arte del dojo Inuzuka no s-sea útil o genial, sólo que… Daigo-san debe pensar en qué hace a su estilo su estilo...

Daigo se quedó pensando en lo que Ranko le había dicho durante unos segundos. Realmente era como si la kunoichi hubiera acabado de poner en palabras exactamente lo que el chico pensaba, más o menos.

— Lo que hace a mi estilo mi estilo... —repitió el chico, que ya empezaba a comprender exactamente cuál era su estilo.

Al llegar al restaurante, Daigo se sentó al lado de su compañera cuando se lo indicó.

Rápidamente dos hermanos saludaron a la Sagisō desde detrás de la barra antes de reparar en que no venía sola.

— ¡Hola! —Saludó el chico, alegre.

—Hola, Masako-san, Masami-san.[/color] —Les devolvió el saludo la kunoichi, antes de dirigirse al peliverde—. [sub=palevioletred]— ¿Barbacoa, entonces, Daigo-san?

— ¡Sí! —Respondió el joven, con su emoción característica.
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
Responder
#41
Parecía que las palabras de Ranko habían dado en el clavo, pues le dejaron pensativo un rato. Los ánimos de siempre le regresaron cuando estuvieron sentados, ordenando.

Barbacoa para tres personas, Masami-san. P-por favor.

La mujer rió, entendiendo a qué se refería la kunoichi.

¡Por supuesto, Sagisō-sama! ¡Enseguida! —Y se dispuso junto con su hermano a cocinar.

Je… Lo siento, s-suelo pedir una porción más. Creo que me he vuelto muy glotona. ¡Extra entrenamiento requiere extra alimento! —Ranko rió, sonrojada, mientras se rascaba la nuca.
Responder
#42
«¿Para tres?»

El peliverde miró a su compañera, confundido, durante unos segundos mientras se preguntaba quién podría ser esa tercera persona. ¿Acaso ya planeaba venir aquí y había invitado a Etsu? ¿O quizás se les uniría su hermana Kuumi?

Finalmente la Sagisō sacó de dudas a Daigo.

—Je… Lo siento, s-suelo pedir una porción más. Creo que me he vuelto muy glotona. ¡Extra entrenamiento requiere extra alimento!

El chico pestañeó un par de veces antes reírse. No se esperaba que la respuesta fuera tan simple.

— ¡Ya te digo! Necesitamos la comida para recuperarnos y poder entrenar aún más. —Los chicos realmente pensaban parecido, solo que Daigo no había tenido la oportunidad de comer tanto, ni tan bien—. ¡Pero no vayas a comer demasiado! Recuerda que luego todavía debes moverte.
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
Responder
#43
Rió junto con Daigo.

N-no te preocupes, Daigo-san. ¡Yo puedo con toda la comida del mundo!

Se dio palmadas en el estómago, riendo. La cocinera rió también, pues era testigo de las comilonas que a veces llevaba a cabo la castaña. Ranko se sonrojó un poco, apenada. La comida tardaría unos minutos en quedar, así que tenían tiempo de sobra para relajarse.

¿Podría servirme una cola, por favor?

Por supuesto. ¿Algo para tu amigo? —La cocinera le haría una indicación a uno de sus colegas para que sacara la bebida y, si el peliverde pedía algo, también lo serviría al momento.

Oi, Daigo-san, esa técnica, donde te esforzaste al máximo… ¿cómo se llama? D-disculpa que lo traiga de nuevo a colación, ¡sólo estoy muy emocionada por aprenderla!
Responder
#44
— ¡Una cola para mí también, por favor! —Pidió el peliverde cuando la cocinera le preguntó.

Inmediatamente después, la cocinera le hizo una señal a uno de sus compañeros para que les sirviese las bebidas a los ninja, que por fin tenían algo de tiempo para simplemente relajarse.

La Sagisō no quiso perder aquella oportunidad para preguntarle a Daigo por la técnica que pronto aprendería.

— ¡Tranquila, si me encanta hablar de estas cosas! La llamo Saidai no Doryoku. —Comentó el chico, antes de llevarse una mano a la nuca, avergonzado—. Lo sé, no se me dan muy bien los nombres...

Entonces el chico pareció caer en algo.

— Por cierto ¿ya te he contado cómo funciona?
[Imagen: IMG-20210515-202948-586.png]

¡Muchas gracias a Nao por el sensual avatar y a Ranko por la pedazo de firma!

Team pescado.

Canal 5 con Uzumaki Eri hasta verano del 222.
Responder
#45
Y aquella técnica donde se esforzaba al máximo se llamaba Máximo esfuerzo.

”Huh”

¡E-e-está bien, Daigo-san! —Ranko agitó levemente las manos —. E-es un nombre directo y descriptivo. ¡Y suena bien!

Ranko pensó que ella tal vez le hubiese dado un nombre pensando más en la epicidad de gritarlo en combate, como una heroína enfrentándose a un villano. Pero en realidad nada le decía que no podía nombrar un jutsu de una u otra manera.

´La kunoichi destapó la bebida y bebió casi la mitad

¿Cómo funciona? Ahm… Creo que sólo me has dicho que llevas tu esfuerzo… al máximo —Soltó una risita. No quería burlarse de la técnica, sino que su nombre era tan descriptivo que sonaba ligeramente gracioso —. Di-disculpa, disculpa. ¿Cómo funciona, entonces?
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.