Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.




Ensalada mixta
Etsu Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#1
¿Y por qué tenemos que ir de viaje otra vez, abuelo? Esto está interrumpiendo mi entrenamiento, ¡no es justo! —se quejó de nuevo Etsu, por decimonovena vez.

El abuelo bufó, claramente enfadado, y lanzó una mirada de verdugo a su nieto —te lo he dicho ya tres veces. No pienso repetirlo más.

¡Tsk! —el genin chasqueó la lengua, indignado.

El verano era una época dura para entrenar, pero a su vez era de las mejores pues habían más horas de luz. El Inuzuka había estado avanzando mucho en los últimos meses, y de hecho en las últimas semanas el abuelo había empezado a darle clases más avanzadas. Le resultaba exasperante tener que hacer una pausa justo ahora.

¡CLUNK!

¡¡AAAAAY!! —bramó un quejido de dolor, procedente del coscorrón que le propinó el abuelo.

Se acabó. Ni una protesta más. ¿Entendido?

Y no le quedó más remedio, el joven Inzuka se aguantó, no le quedaba otra. El carro en el que viajaban avanzaba a toda velocidad hacia el norte del país, y hacía ya tiempo que habían salido desde la villa. Según tenía entendido el chico, se dirigían hacia las cascadas del Mar, donde según un mensaje había una barbacoa, y reunión social. El abuelo había insistido en ir, pese a que no era obligatorio. De ahí la disputa y protesta del joven, no habían de ir porque sí... pero el abuelo decía que era una buena oportunidad para que ganasen unos cuantos adeptos más para el dojo.

Quizás la reciente aparición entre las filas de Daigo había hecho más mal que bien, desde el punto de vista de reclutación.

Al fin, el carro paró. De manera brusca y tosca, pero lo normal para el chófer que llevaban. El hombre anunció que estaban en el lugar, y con las mismas el abuelo fue el primero en levantarse. Sin demora, el anciano abrió la puerta, y una tremenda tromba de luz entró por el umbral de la misma, cegando por un instante a los pasajeros. El primero en bajar, por supuesto, fue el abuelo; tras éste bajó su gran can; tras el gran can, bajaron Etsu y Akane.

No eran los primeros en llegar, la playa estaba abarrotada. Había muchísima gente de Kusagakure, pero también los había de otros lugares. El abuelo, sin mediar palabra, tomó su propio camino y se perdió entre la muchedumbre. Etsu miró a Akane, y terminó por encogerse de hombros.

Bueno... pues...

¿Ababaur?

Maldita sea Akane... ¿solo piensas en comer o qué?

El can, alzó el rostro y lo ladeó, mostrando una clara indignación. Ni palabras le hicieron falta. Etsu no pudo ocultar una mueca de desdén, ya era lo que le faltaba...

Bueno, va... a ver qué se cuece por la arena y eso... seguro que habrá algún puesto vendiendo cosas a la orilla.

Y el can ya olvidó el enfado. Así, tal cuál.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 puntos
Dinero: 570 ryō
#2
Me había dejado engañar de mala manera. En vez de aprovechar el tiempo de algún modo u otro tuve que irme de vacaciones al norte del País a aquel lugar al que llamábamos cascadas del mar y que se había convertido en una especie de bahía del turismo y del negocio. Me había convertido en un guiri más. Dentro de mi propio país natal.

En ese preciso instante, estaba con mi madre, sentado en la barra de un chiringuito de los tantos que había tomandonos un coctel de frutas y hielo picado. La verdad sea dicha, bueno lo era un rato. Aunque también es verdad que con el atraco a mano armada al que habíamos sido testigos era lo mínimo que uno podía exigir.

Eché un vistazo a la arena que estaba poblada por cientos de turistas tostandose bajo el sol.

«Un momento...»

Vi un tipo que charlaba con su perro. Achine los ojos como si aquello me sirviese para mejorar mi visión, por poco que fuera y le di un golpecito a la persona que me había engañado para estar allí.


— Oye, Jurete, ¿ese no es el loco que se tiró con Datsue en el estadio de Uzushio?
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Daigo En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 5 puntos
Dinero: 500 ryōs
#3
—Huff huff...

Quizá debería estar descansando, quizá debería estar tomando unas vacaciones y disfrutando del verano, quizá ese era el motivo por el que había venido aquí en primer lugar.

«¿Pero cómo puedo solo quedarme aquí y disfrutar con todo lo que se nos viene encima?

Incluso cuando no había ido del todo por decisión propia, sino que estaba allí por unas pequeñas vacaciones que su padre pudo permitirse de alguna manera, casi se sentía mal y todo por estar allí en la playa. Fue por ese motivo que antes de darse cuenta ya estaba corriendo por la costa, utilizando la arena como apoyo para su entrenamiento.

Hablando de entrenamiento...

Apenas reconoció al chico y a su perro, el joven detuvo su ejercicio y se acercó a ellos saludando alegremente con la mano. Esos eran Etsu y Akane, compañeros de entrenamiento suyos desde que había entrado al dojo cereberus. Ambos eran increíbles en las artes marciales ¡Y eso que Akane es un perro!

—¡Heeeeey, Etsu-senpai, Akane-senpai!
—hablo
«pienso»

Sensual avatar hecho por Etsu.
Responder
Juro Sin conexión
Jounin de Kusa
Jounin de Kusa
Nivel: 18
Exp: 17 puntos
Dinero: 610 ryō
#4
Entrenar era importante, y más para unos ninjas tan dedicados como los de Kusagakure, eso estaba claro. Aun así, el descanso también se necesitaba, y Juro lo había tenido claro desde siempre. Desconectar unos días entre entrenamiento y entrenamiento no solo mejoraba el rendimiento, sino la capacidad de respuesta, la concentración, y muchas otras cosas más.

Pero claro, irse solo era aburrido. Por eso había elegido unas fechas marcadas, donde sabía que mucha gente se marcharía. El verano era la estación perfecta.

Lo único que necesitaba era un compañero de viaje. Pero para eso, ya tenía a su fiel amigo Yota. No le había costado demasiado convencerle para marcharse, aunque había tenido que usar un par de artimañas para que no sospechase nada. Afortunadamente, a su madre le había encantado la idea, y una vez convencida ella, él tampoco había podido oponer mucha resistencia. Él tampoco estaba solo, claro. Su hermana había venido. Era una de las pocas veces dónde todos habían podido reunirse y viajar. Juro había comprobado como pasar unos días con su hermana, su amigo y su familia era algo agradable. Casi una paz que no se habría atrevido a imaginar.

Ahora mismo, estaban disfrutando de un coctel en un chiringito a nivel de playa. Su hermana ya llevaba cinco o seis. Juro por su parte, iba por el primero. Lo degustaba lentamente. No estaba mal.

Fue entonces cuando Yota le llamó la atención.

— Oye, Jurete, ¿ese no es el loco que se tiró con Datsue en el estadio de Uzushio?

Juro forzó la vista, y efectivamente, lo vio. Tenía razón. Además de eso, escuchó el grito de otro chico que también le resultó familiar.

— Pues sí, es Inuzuka-san. Y ese de ahí también te sonará, espero. Es un poco suicida también, pero Daigo-kun es nuestro amigo igualmente — bromeó Juro, viendo a ambos —. ¡Qué casualidad! ¡Vamos a saludarles! ¡Venga!

Se despidió de la madre de Yota y de su hermana, y trató de acercarse a sus compañeros de villa, con la mano en alto y un saludo preparado.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder