Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Ensalada mixta
Inuzuka Etsu Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#1
¿Y por qué tenemos que ir de viaje otra vez, abuelo? Esto está interrumpiendo mi entrenamiento, ¡no es justo! —se quejó de nuevo Etsu, por decimonovena vez.

El abuelo bufó, claramente enfadado, y lanzó una mirada de verdugo a su nieto —te lo he dicho ya tres veces. No pienso repetirlo más.

¡Tsk! —el genin chasqueó la lengua, indignado.

El verano era una época dura para entrenar, pero a su vez era de las mejores pues habían más horas de luz. El Inuzuka había estado avanzando mucho en los últimos meses, y de hecho en las últimas semanas el abuelo había empezado a darle clases más avanzadas. Le resultaba exasperante tener que hacer una pausa justo ahora.

¡CLUNK!

¡¡AAAAAY!! —bramó un quejido de dolor, procedente del coscorrón que le propinó el abuelo.

Se acabó. Ni una protesta más. ¿Entendido?

Y no le quedó más remedio, el joven Inzuka se aguantó, no le quedaba otra. El carro en el que viajaban avanzaba a toda velocidad hacia el norte del país, y hacía ya tiempo que habían salido desde la villa. Según tenía entendido el chico, se dirigían hacia las cascadas del Mar, donde según un mensaje había una barbacoa, y reunión social. El abuelo había insistido en ir, pese a que no era obligatorio. De ahí la disputa y protesta del joven, no habían de ir porque sí... pero el abuelo decía que era una buena oportunidad para que ganasen unos cuantos adeptos más para el dojo.

Quizás la reciente aparición entre las filas de Daigo había hecho más mal que bien, desde el punto de vista de reclutación.

Al fin, el carro paró. De manera brusca y tosca, pero lo normal para el chófer que llevaban. El hombre anunció que estaban en el lugar, y con las mismas el abuelo fue el primero en levantarse. Sin demora, el anciano abrió la puerta, y una tremenda tromba de luz entró por el umbral de la misma, cegando por un instante a los pasajeros. El primero en bajar, por supuesto, fue el abuelo; tras éste bajó su gran can; tras el gran can, bajaron Etsu y Akane.

No eran los primeros en llegar, la playa estaba abarrotada. Había muchísima gente de Kusagakure, pero también los había de otros lugares. El abuelo, sin mediar palabra, tomó su propio camino y se perdió entre la muchedumbre. Etsu miró a Akane, y terminó por encogerse de hombros.

Bueno... pues...

¿Ababaur?

Maldita sea Akane... ¿solo piensas en comer o qué?

El can, alzó el rostro y lo ladeó, mostrando una clara indignación. Ni palabras le hicieron falta. Etsu no pudo ocultar una mueca de desdén, ya era lo que le faltaba...

Bueno, va... a ver qué se cuece por la arena y eso... seguro que habrá algún puesto vendiendo cosas a la orilla.

Y el can ya olvidó el enfado. Así, tal cuál.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Sasagani Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 punto
Dinero: 570 ryō
#2
Me había dejado engañar de mala manera. En vez de aprovechar el tiempo de algún modo u otro tuve que irme de vacaciones al norte del País a aquel lugar al que llamábamos cascadas del mar y que se había convertido en una especie de bahía del turismo y del negocio. Me había convertido en un guiri más. Dentro de mi propio país natal.

En ese preciso instante, estaba con mi madre, sentado en la barra de un chiringuito de los tantos que había tomandonos un coctel de frutas y hielo picado. La verdad sea dicha, bueno lo era un rato. Aunque también es verdad que con el atraco a mano armada al que habíamos sido testigos era lo mínimo que uno podía exigir.

Eché un vistazo a la arena que estaba poblada por cientos de turistas tostandose bajo el sol.

«Un momento...»

Vi un tipo que charlaba con su perro. Achine los ojos como si aquello me sirviese para mejorar mi visión, por poco que fuera y le di un golpecito a la persona que me había engañado para estar allí.


— Oye, Jurete, ¿ese no es el loco que se tiró con Datsue en el estadio de Uzushio?
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 13
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#3
—Huff huff...

Quizá debería estar descansando, quizá debería estar tomando unas vacaciones y disfrutando del verano, quizá ese era el motivo por el que había venido aquí en primer lugar.

«¿Pero cómo puedo solo quedarme aquí y disfrutar con todo lo que se nos viene encima?

Incluso cuando no había ido del todo por decisión propia, sino que estaba allí por unas pequeñas vacaciones que su padre pudo permitirse de alguna manera, casi se sentía mal y todo por estar allí en la playa. Fue por ese motivo que antes de darse cuenta ya estaba corriendo por la costa, utilizando la arena como apoyo para su entrenamiento.

Hablando de entrenamiento...

Apenas reconoció al chico y a su perro, el joven detuvo su ejercicio y se acercó a ellos saludando alegremente con la mano. Esos eran Etsu y Akane, compañeros de entrenamiento suyos desde que había entrado al dojo cereberus. Ambos eran increíbles en las artes marciales ¡Y eso que Akane es un perro!

—¡Heeeeey, Etsu-senpai, Akane-senpai!
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Jōnin de Kusa
Jounin de Kusa
Nivel: 18
Exp: 17 puntos
Dinero: 610 ryō
#4
Entrenar era importante, y más para unos ninjas tan dedicados como los de Kusagakure, eso estaba claro. Aun así, el descanso también se necesitaba, y Juro lo había tenido claro desde siempre. Desconectar unos días entre entrenamiento y entrenamiento no solo mejoraba el rendimiento, sino la capacidad de respuesta, la concentración, y muchas otras cosas más.

Pero claro, irse solo era aburrido. Por eso había elegido unas fechas marcadas, donde sabía que mucha gente se marcharía. El verano era la estación perfecta.

Lo único que necesitaba era un compañero de viaje. Pero para eso, ya tenía a su fiel amigo Yota. No le había costado demasiado convencerle para marcharse, aunque había tenido que usar un par de artimañas para que no sospechase nada. Afortunadamente, a su madre le había encantado la idea, y una vez convencida ella, él tampoco había podido oponer mucha resistencia. Él tampoco estaba solo, claro. Su hermana había venido. Era una de las pocas veces dónde todos habían podido reunirse y viajar. Juro había comprobado como pasar unos días con su hermana, su amigo y su familia era algo agradable. Casi una paz que no se habría atrevido a imaginar.

Ahora mismo, estaban disfrutando de un coctel en un chiringito a nivel de playa. Su hermana ya llevaba cinco o seis. Juro por su parte, iba por el primero. Lo degustaba lentamente. No estaba mal.

Fue entonces cuando Yota le llamó la atención.

— Oye, Jurete, ¿ese no es el loco que se tiró con Datsue en el estadio de Uzushio?

Juro forzó la vista, y efectivamente, lo vio. Tenía razón. Además de eso, escuchó el grito de otro chico que también le resultó familiar.

— Pues sí, es Inuzuka-san. Y ese de ahí también te sonará, espero. Es un poco suicida también, pero Daigo-kun es nuestro amigo igualmente — bromeó Juro, viendo a ambos —. ¡Qué casualidad! ¡Vamos a saludarles! ¡Venga!

Se despidió de la madre de Yota y de su hermana, y trató de acercarse a sus compañeros de villa, con la mano en alto y un saludo preparado.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#5
Apenas pudieron abrirse paso el par de Inuzukas hasta la arena. El lugar estaba bastante abarrotado, la barbacoa estaba siendo todo un éxito, al menos en lo que respecta a participación. Para cuando habían puesto las zarpas en la arena, o en su caso para el otro las sandalias, un grito les dio la bienvenida al lugar. Ambos miraron rápidamente hacia el lugar del que procedía aquél grito, con la certeza de haber reconocido al ejecutor del saludo. No, no se equivocaron por mucho, se trataba de Daigo.

¡Heeey! ¿Qué tal Daigo? ¿cómo que andas por aquí? ¿también te han arrastrado? jajajaja

Mirasen a donde mirasen, tenían a mucha gente a todos lados. Aunque a decir verdad, cuanto más se adentraban en la arena, menos gente había. La mayoría se arremolinaba en torno a las barbacoas, cerca del chiringuito o bien en el agua. Quizás los que más disfrutaban eran los últimos mencionados, que vigorosos chapoteaban o nadaban, cargados de risas. Los otros, pues se divertían seguramente, pero de otra manera. Los había de esos que disfrutaban comiendo como si no hubiese un mañana, los había de esos que prefieren estar en tediosas charlas mundanas, o de esos que preferían estar tumbados tomando el sol. En fin, había de todo en esa playa.

Tan solo esperaba no encontrarse al resto de adeptos del dojo, con Daigo era distinto pues había una amistad y una pequeña historia antes... pero el resto... lo último que deseaba en ese instante era verse rodeado de personas. Por suerte o por desgracia, había playa para huir en dicho caso. Además, si le conocían, podrían achacarlo a que quería entrenar un poco más, nadie pensaría lo contrario.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Sasagani Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 punto
Dinero: 570 ryō
#6
— Pues sí, es Inuzuka-san. Y ese de ahí también te sonará, espero. Es un poco suicida también, pero Daigo-kun es nuestro amigo igualmente — bromeó Juro, viendo a ambos —. ¡Qué casualidad! ¡Vamos a saludarles! ¡Venga!

Pues si, el peliverde era alguien que tanto a mi como a Kumopansa nos resultaba de los más familiar. Pero la verdad es que el arácnido, que todavía tenía la pajita de su mojito en la boca permanecía atónita ante la reacción de Jurete.

— Hostias, eso de ser jounin incluso le da iniciativa a alguien como Jurete... Debe ser un cargo realmente duro, ¿eh?

Pero en realidad yo sabía que no era de ese modo. Conocía a mi compañero. Nos conocíamos desde la academia, joder. Pereo pude entender la reacción de la araña. Si le conoces poco, puedes caer en el falso engaño.

— Está bien, está bien, vamos

«Al menos así nos libraremos de mamá durante un rato»

— ¡Eh, esperad! Yo también voy

De un salto se subió sobre mi cabeza. Yo hice el último trago para acabar con mi zumo mientras nos despedíamos de mamá y de la hermana de Juro.

— Tened cuidado, niños

Claro, no podía faltar ese tipo de comentario, sino no sería mamá, sería otra...

— Sí, sí, no te preocupes — dije, haciendo un ademán con la mano diestra.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 13
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#7
—Algo así, mis padres querían tomarse unas pequeñas vacaciones —le comentó—. Preferiría estar entrenando, pero parecen tan felices...

El chico sabía que eran esa clase de momentos los que uno tenía que disfrutar y atesorar, pero aunque se esforzara, últimamente le costaba demasiado.

Quizá solo era cuestión de dejarse llevar ¿Pero cómo podía hacerlo cuando sentía que todos iban contra reloj? ¿De verdad estaba bien hacerlo?

Pensando en ello, Daigo desvió la mirada hacia un lado.

—¿Mmm? «También están aquí»

Aunque todavía estaba preocupado, el chico no pudo contener una sonrisa.

—¡Holaaaaaa! —Les saludó con la mano en alto.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Jōnin de Kusa
Jounin de Kusa
Nivel: 18
Exp: 17 puntos
Dinero: 610 ryō
#8
— ¡Hola a todos! Veo que también habeis decidido tomaros unas pequeñas vacaciones, ¿Verdad Yota? — exclamó Juro, con una sonrisa sincera. Miró a Yota durante un segundo, para asegurarse de que le seguía y que no se había ido corriendo. Después, se volvió hacia Daigo—. ¡Cuanto tiempo Daigo-kun! ¿Cómo te ha ido estos días?

Si no recordaba mal, la última vez que los había visto a ambos había sido en el examen. Y eso no había sido precisamente un buen momento para conocer y hablar con alguien. La tensión, la posibilidad de la guerra, y las peleas entre villas habían arruinado cualquier clase de celebración en ese momento.

Se dirigió entonces al segundo chico, al Inuzuka, que aún no conocía.

— Hola, Inuzuka-san. Es gracioso, pero a pesar de todo lo que pasó en el examen, no tuve el gusto de presentarme formalmente contigo — dijo, rascandose la nuca —. Soy Eikyu Juro.

Le tendió la mano, y volvió a esgrimir su típica sonrisa. Hoy no era un día malo. Hoy sí podía ser un día de celebración.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Inuzuka Etsu Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 15
Exp: 10 puntos
Dinero: 440 ryōs
#9
Lo siento por no contestar antes, pero estuve un poco liado en éstos últimos días de vacaciones... sorry.

PD: Establecemos de una vez la norma de tiempo. 72 horas entre ronda y ronda, sin orden definido de turnos.


El peliverde afirmó parcialmente, a lo cuál Etsu quedó un poco intrigado. El chico sin embargo no se hizo muy de rogar, sin preámbulos informó de la situación tan peculiar que vivía. Sus padres le habían arrastrado por tomar unas vacaciones, y aunque Daigo quería entrenar, veía que sus padres estaban realmente felices. Quería entrenar, pero no quería romper esa efímera felicidad.

Oh... entiendo.

Daigo desvió la mirada hacia un flanco, pareciendo extrañado por la presencia de un par de chicos, los cuales se acercaban sin tapujo hacia ellos. Uno lucía pálido, realmente pálido. Con cabellera del color del carbón, y rasgos no demasiado destacables salvo ese impactante color de piel. El otro sin embargo sí que parecía un tanto más singular... tenía una cabellera larga y de color amarillo platino, que casi podría confundirse con destellos dorados. Contrastaba enormemente con su tono de piel, un impacto visual un tanto descarado, pues su piel y sus pelos eran polos opuestos. Era como mezclar ketchup con café, o mezclar helado con sal. Por un instante Etsu quedó pensando de qué le sonaban tanto. Recordaba sus caras, pero no tenía muy claro de qué.

Con un enérgico saludo, Daigo saludó a éstos incluso alzando la mano. Por lo visto, él si que los conocía. Fue entonces que el de tez pálida saludó al grupo que recién se había formado. El de la coleta parecía llamarse Yota, y conocían a Daigo. Era casi obvio, podía deducirse que eran de Kusagakure también. Pero fue cuando se dirigió al Inuzuka que éste comprendió de que le sonaba sus caras.

El examen donde tanto se lió...

El chico realizó una reverencia para presentarse formalmente, anunciando su nombre como Eikyu Juro. Se trataba ni mas ni menos que del jinchuriki de la aldea. Nadie en Kusagakure podía tener en olvido ese nombre. Ni el suyo, ni el de los jinchurikis de las aldeas restantes.

Mi nombre... mi nombre es Inuzuka Etsu, y éste es Inuzuka Akane —anunció en lo que devolvía la reverencia.

Y sin pretenderlo, quedó bastante tenso. No sabía si sentirse cómodo o qué estando cerca del dueño del demonio con colas... era como estar al lado de una persona que tiene una bomba en la mochila.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 13
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#10
—He estado entrenando. ¡Haciéndome fuerte! —Le respondió a Juro con confianza.

Estaba orgulloso del entrenamiento que llevaba, pues no solo entrenaba en toda ocasión, ¡sino que ahora incluso entrenaba en Cereberus y todo! La parte de hacerse fuerte, por otro lado...

La fuerza no tenía por qué ser solo física, ¿verdad?

Daigo pudo notar lo tenso que estaba Etsu, probablemente por todo lo que había pasado en el examen. ¡Fue una locura! Primero Datsue enfada a Ayame y casi mueren todos, luego consiguen llevársela y calmarla, después vino la batalla campal, la noticia de que Daruu y Ayame fueron llevados al hospital y luego Yubiwa...

No debía pensar en él. Estaba de vacaciones.

Sin nada que añadir a la presentación de sus dos senpai, el chico solo se quedó al lado del Inuzuka.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Jōnin de Kusa
Jounin de Kusa
Nivel: 18
Exp: 17 puntos
Dinero: 610 ryō
#11
Etsu. El chico del perro que se había enfrentado a los ninjas de Uzushiogakure en el examen. En su momento, lo había incluso odiado, puesto que había continuado con un ataque que Juro se había esforzado tanto en retirar. Ahora ya, sinceramente, le daba igual. Habían pasado muchas cosas, y el tiempo había enterrado ya todo.

Al menos para él. Era consciente de que no todo el mundo perdonaba y olvidaba con la misma facilidad.

—He estado entrenando. ¡Haciéndome fuerte! — Daigo parecía tan jovial como siempre, y Juro sonrió. Sin embargo, Etsu parecía tenso. ¿Por qué estaba tenso?

Entonces cayó en la cuenta. Yota y Daigo le conocían desde... bueno, antes del incidente. Sin embargo, Etsu le acababa de conocer ahora. Probablemente, su nombre era más que conocido como el recipiente de una de las criaturas más peligrosas del mundo. El solo imaginar que su actitud era por eso le sentó como un jarro de agua fría.

«Quizá sólo te lo estás imaginando » — El chico podía ser tímido o algo, aunque por alguna razón, no le parecía para nada tímido.

Juro desvió un segundo la mirada hacia Yota, que al fin y al cabo era la persona que más le conocía de los presentes. Se sentía un poco incómodo. No sabía si su compañero le iba a entender o no (después de todo, eran buenos amigos, pero no se leían la mente) , pero estaba claro que Jurono estaba conforme.

— Genial. Esa es la actitud — dijo, con una sonrisa un poco forzada. Se esforzó por ser natural. Le incomodaba que hubiese alguien que se sintiera mal por su presencia (si eran ciertas sus sospechas) —. Pero bueno, basta de hablar de luchas y conflictos, ¡Qué estamos de vacaciones! ¿Por qué no intentamos relajarnos un rato todos juntos? No sé que pensais vosotros, pero ultimamente casi no os veo por la aldea, ¡Y a Etsu lo acabo de conocer! Deberíamos pasar más tiempo para charlar.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Sasagani Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 punto
Dinero: 570 ryō
#12
Todo estaba avanzando demasiado rápido. Demasiadas preguntas cruzadas y ahí en medio íbamos viendo servidor y Kumopansa que seguía sobre mi cabeza como aquellos 3 iban intercambiando opiniones y presentaciones.

«Espera, ¿qué? ¿Más fuerte?»

Sí, así era Daigo. Nunca golpeaba lo suficientemente fuerte. Siempre había un nivel superior.


— ¿Más fuerte? No sé tú, pero yo sigo recordando lo de Tanzaku

Fue tras aquello que llegaban las presentaciones, primero fue el momento de Juro que vio necesaria una reverencia para presentarse ante el tal Inuzuka Etsu. El tipo loco de Uzushiogakure. Osea, él era de Kusagakure, pero para mí siempre sería el loco de Uzushio. El mismo tipo que cuando oyó el nombre de Juro se quedó un poco así como tenso. La tensión de acabar de conocer un jinchuriki después de ver de primera mano lo que podía pasar cuando a uno de esos bichos se le cruzaban uno o varios cables. No es que pudiera culparle demasiado...

Note la mirada cómplice de Jurete sobre mi nuca.


— ¡Oh, sí, es verdad! — extendí mi mano para estrecharla con Etsu — Yo soy Sasagani Yota y soy el guardián... digo, el guardaespaldas oficial de Jurete, o algo así. Y esta de aquí es Kumopansa

Obviamente me referí a la araña negra que tomaba el sol sobre mi cabeza.

— ¿Qué hay, troncos?
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 13
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#13
Sí, Daigo también se acordaba de lo que sucedió en Tanzaku y aunque lanzó un puñetazo impresionante no fue uno del que se enorgullecía, pero eso no iba a impedir que continuara entrenando y mucho menos que continuara peleando.

Entonces, Yota se presentó también, pues Etsu parecía no conocer a casi nadie en toda la aldea. Eso era normal teniendo en cuenta que se pasaba todo el día entrenando...

—¡Hola, Kumopansa! —saludó a la araña. Le aliviaba verla sana, pues la última vez que se encontraron la habían desvanecido del mundo a golpe de nunchaku.

El peliverde giró la mirada hacia Juro.

—Tienes razón. Los cuatro deberíamos vernos más a menudo —dijo—, y ya que estamos aquí... ¿Por qué no hacemos algo? ¡Hay que aprovechar el verano!
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Eikyuu Juro Sin conexión
Jōnin de Kusa
Jounin de Kusa
Nivel: 18
Exp: 17 puntos
Dinero: 610 ryō
#14
A Juro aún se le hacía un poco raro que Yota se presentase como su guardaespaldas, tenía que admitirlo. Pero aun así, solo pudo asentir y sonreír. Al menos, así, no estaba solo.

—Tienes razón. Los cuatro deberíamos vernos más a menudo... y ya que estamos aquí... ¿Por qué no hacemos algo? ¡Hay que aprovechar el verano! — Daigo era otro soplo de aire fresco al grupo, y eso le hizo sentir un poco mejor al marionetista. Al menos, alguien compartía su entusiasmo.

— ¡Si! ¡Vamos! — exclamó, alzando el puño. Aunque luego se dio cuenta de que no tenía ni idea de que hacer.

Tanta emoción contenida igual le había descentrado un poco. Juro carraspeó, y luego se dirigió a sus compañeros de aldea, esperando que ellos tuvieran alguna ligera idea de lo que se debía de hacer.

— Y bueno... ¿Qué queréis hacer? — La verdad es que la perspectiva de quedarse sentado con alguna bebida fría no era mala, pero le apetecía haber algo más...entretenido —. ¿Os apetece moveros un poco? Podríamos probar algo de deporte.
Hablo / Pienso

Avatar hecho por la increible Eri-sama.

...

Sellos implantados: Hermandad intrepida
  • Juro y Datsue : Aliento nevado, 218. Poder:60
Responder
Sasagani Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 punto
Dinero: 570 ryō
#15
Oh, claro, como no. Daigo seguía desbordando energía por todos sus poros, incluso... ¿de vacaciones? Sí, supongo que podíamos considerar aquello vacaciones. Pero lo cierto es que no estaba disfrutando de aquellos días como se supone que debería estar disfrutandolos. Me entretenía más entrenar con Kumopansa o hacer alguna de aquellas misiones en las que me imaginaba que estaba haciendo algo brutalmente peligroso, porque lo cierto es que desde lo de los hilos de chakra, de peligro más bien poco. Y las cosas cada vez iban a peor...

Al parecer Juro también desbordaba energía por todos lados.

«¿Qué coño pasa aquí? ¿Qué clase de ninjutsu raro está cambiando a la gente?»

— ¿Jurete?

Incluso la ochoojos estaba sorprendida.

— Bueno, si no hay más remedio... ¿Qué proponéis?

Quedaba claro que lo del deporte no era mi opción ideal en aquel momento.
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder