Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
[Examen de Chunin] Segunda prueba: Habaki Karamaru
#1
No hay tiempo límite para postear, sin embargo, hay límite para finalizar la prueba. De una forma u otra, el tema debe estar acabado antes del 12 de agosto a las 00:00 (Hora peninsular española).

¿Qué quiere decir eso? Bueno, el tema ira avanzando, y cada problema que solucionéis valdrá unos puntos, si llegada la fecha límite no habéis finalizado todos los problemas, se roleara que os quedáis a medias. Obviamente, habrá una penalización aparte de los puntos que habréis perdido ya de por sí.

El punto de todo esto es que podéis no postear en una semana, en dos, o hasta en tres, porque estáis de vacaciones, y después rushearlo. No os preocupeis, los masters intentaremos postear tan pronto como veamos vuestras respuestas. Pero no lo dejéis todo para el último día.

Cualquier duda, posteadla en el foro de dudas, no busqueis a ningún admin por privado ya que sois ocho participantes y todos podéis dudar cosas parecidas. De todas formas, habrá aclaraciones al final de cada post para evitar malentendidos.

Saludos y mucha suerte.

Había pasado una semana desde la primera prueba. No es que necesitasen tanto tiempo para descansar, pero sí para familiarizarse con el entorno, tal vez conocerse entre ellos o simple y llanamente entrenar. Fueron los encargados de cada villa los que informaron a los participantes que aquella mañana tendrían la segunda prueba, una prueba algo más práctica.

Sin embargo, era difícil verle la parte práctica a esa prueba cuando les habían mandado a primera hora de la mañana a la misma academia donde habían rellenado el cuestionario una semana antes. Además, el procedimiento empezaba a repetirse: iban todos en pelotón hasta encontrarse con el señor manco, cuyo nombre era desconocido con la posible excepción de algún participante de Uzushiogakure bien informado. El hombre repetía indumentaria, aunque esta vez parecía tener algo menos de seriedad en su rostro y les esperaba en la recepción misma, no enfrente de ningún aula.

No me miréis así, yo no voy a haceros ninguna prueba más, solo vengo a pasar lista.

Tras decir eso, volvió a hacer aparecer la hoja con los nombres en su única mano.

A diferencia de la última prueba, esta vez al confirmar vuestra presencia os diré con el número del aula en la que pasareis la prueba práctica. Siguiendo el pasillo encontraréis una bifurcación, a la izquierda los impares y a la derecha los pares. Como os he dicho, yo no soy el encargado de puntuar ni siquiera de vigilar, pero me han dado un par de instrucciones previas para vosotros —bajó la mirada al papel con los nombres y empezó a leer —. La primera es, no se aceptan preguntas hasta el final del examen, y segunda, podéis renunciar a esta prueba en cualquier momento desde ahora, no es eliminatoria pero constaría negativamente para la resolución final.

Alzó la mirada, repasando a los Genins con ella.

Si alguien quiere irse, ahí tiene la puerta —hizo una breve pausa —. Bien, empezamos.

Tras un último vistazo a los participantes empezó a llamarles uno a uno.

Habaki Karamaru, aula cinco.

Esperó a que el muchacho empezase a moverse para seguir con el siguiente nombre.

Cuando Karamaru llegase a la puerta del aula, se encontraría con que la puerta estaba abierta y que la distribución del aula estaba ligeramente cambiada. Las mesas de los estudiantes estaban exactamente como antes, sin embargo, la mesa del profesor había sido apartada a un lado y en vez de eso, habían dos cojines.

Uno de esos cojines estaba ocupado ya, por una mujer de pelo oscuro peinado en una trenza que le colgaba por un lado, apoyándose en un hombro. No había nada de inusual en ella ni entre los cojines.

La mujer sonrió y le hizo señas a Karamaru para que pasase, vestía un kimono azul con detalles de un azul más claro. De indumentaria shinobi llevaba la bandana de Amegakure, la insignia dorada que la identificaba como Jounin y nada más. Sin embargo, su mirada hacia el genin era de pena y algo de decepción.

Habaki Karamaru, bienvenido. Por favor, sientate tras cerrar la puerta. Tenemos que hablar antes de empezar.

Esa voz... era la primera vez que la escuchaba en su vida. Así como era la primera vez que veía a esa Jounin de su villa.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#2
Se había motivado de la nada solamente en el viaje en barco. Se había subido sin expectativas, había viajado solo pensando en la experiencia, pero se había bajado esperando lograr algo. No sabía qué, no sabía si quería demostrar algo a otro, a sí mismo, si solo quería aprobar, o si buscaba un algo que le indique no estaba tan mal después de haber dado vergüenza en aquel torneo de hace un año.

Todo cambió cuando recibió casi una semana después su humillante nota del examen escrito, la primera prueba. Se había quedado petrificado en el lugar, se quedó con la mente en blanco por el resto del día y apenas si había podido dormir a la noche. No pensaba, no se criticaba, no se motivaba a seguir, simplemente se sentía como un cuerpo inerte sin pensamientos.

Vaya a saber qué en su cabeza lo despertó, vistió, y lo sacó de su habitación la mañana siguiente. Seguía sin decir nada, sin hablarse a sí mismo, y lo mismo que lo había puesto en funcionamiento en ese día lo llevó casi inconscientemente a encontrarse con el resto del grupo a pesar de guardar cierta distancia con ellos.

Allí en la Academia de Uzushiogakure otra vez la misma voz sonó, el mismo hombre dando instrucciones. Instrucciones que sonaban lejanas a los oídos del calvo pero que aún así escuchaba y entendía.

Si alguien quiere irse, ahí tiene la puerta.— Karamaru dio un paso al costado y se detuvo. Se quedó quieto en el lugar posiblemente debido a esa misma cosa que lo había llevado hasta allí y la misma que lo haría cambiar de dirección.

Habaki Karamaru, aula cinco.

Recorrió el pasillo y dobló a la izquierda buscando el número cinco estampado en una puerta. La encontró más pronto que tarde y se adentró sin observar mucho a su alrededor. Dirigió una rápida mirada a la mujer que se encontraba allí sentada y tras ver el hitai-ate de Amegakure clavó la vista en el suelo, sin querer ni poder mirarla directamente a los ojos. Se sentía avergonzado y ahora juzgado por ojos ajenos.

En silencio y paso lento cerró la puerta y se acercó al cojín vacío sentándose sobre sus talones en posición de seiza.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#3
La examinadora esperó a que el genin se sentase, analizando su actitud y su rostro, a pesar de que se rehusase a mirarla. Era obvio que el chico se sentía profundamente avergonzado con lo que había pasado. Karamaru parecía un espíritu en pena, sin decir nada se movió hasta el cojín y se sentó sobre él. Aún así, la mujer esperaría unos segundos antes de empezar a hablar.

Creo que ya eres plenamente consciente de por qué tenemos que hablar. Sin duda, has decepcionado a Amegakure. A nuestra kage, a tus compañeros, incluso a ti mismo. Esperábamos tener la nota más baja, al fin y al cabo, somos la villa con más participantes. No esperábamos que los dos únicos suspensos y las tres notas más bajas fueran para nosotros. Pero tú, Habaki Karamaru, te llevas un punto y medio con Inoue Keisuke, que es el penúltimo.

El tono de la kunoichi había ido subiendo con cada oración, a pesar de que había decidido hablar con tacto, al principio, al narrar los hechos no pudo mantener ni el tono ni la sonrisa. Tanto se había alterado, que había decidido parar unos segundos para tranquilizarse.

Ahora, toca afrontar la situación. Hemos hablado con los encargados. Yo no estaba de acuerdo con todo esto, Karamaru. Si abandonas ahora mismo el examen, se hará borrón y cuenta nueva. Tu nota será borrada y solo tú y los encargados la sabréis, aunque dudo que ninguno de ellos vaya a darle importancia alguna. La cuestión es que será como si nunca hubieses participado. Obviamente tendrás que inventarte algo para tus compañeros, pero eso ya corre de tu cuenta. Si decides continuar, empezaremos la segunda prueba y esta conversación se quedará entre tú y yo.

Suspiró, claramente decepcionada con todo el asunto.

Sinceramente, ya te he dicho que estaba muy en contra de dar facilidades para que abandonases. Pero cuando te he visto, decaído, sin voluntad, como un monigote sin fuerzas... Creo que deberías abandonar. Sí, has dejado el nombre de Amegakure a la altura del betún. Sí, lo vas a tener difícil para aprobar. Si continuases podrías remontar, te quedan dos pruebas más por delante, pero, desde luego, con esta actitud solo vas a conseguir hundirnos más.

La examinadora volvió a parar para sopesar sus últimas palabras para el genin.

¿Qué vas a hacer, Karamaru? ¿Continuas a riesgo de fallar de nuevo o abandonas para asegurarte de no fallar más?
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#4
El rostro de Karamaru se mantuvo durante el monólogo sin cambios siempre con la mirada al suelo. Pero su cabeza enterraba cada vez en sus hombros y su pecho se hundía con cada palabra; avergonzado, sí, intimidado también. No solo le había ido mal, le había ido el peor. Peor que eso, le había ido peor que el tonto pelirrojo ese.

«¿Quién es el tonto ahora?» se recriminó a si mismo, siendo las primeras palabras que se le cruzaban por la cabeza desde vaya a saber él cuando. Posiblemente desde que se había enterado de la nota.

Sabía que llegaba en mal nivel, pero tampoco esperaba que fuese para tanto, y la voz de la mujer cada vez lo llevaba a sentirse más culpable. Hasta ahora se había fallado a sí mismo, ahora se daba cuenta que había fallado a muchas personas más. ¿Con qué cara podría volver a su casa? Pero fue la última pregunta la que lo metió por completo debajo de la tierra y lo dejó sin ganas de salir.

¿Qué vas a hacer, Karamaru? ¿Continuas a riesgo de fallar de nuevo o abandonas para asegurarte de no fallar más?

No sé hubiese sido la respuesta. La pregunta la dejó un tiempo en el aire tras encogerse de hombros, sin saber que decir. No quería seguir pero todavía tenía ese algo que lo había despertado y que lo había llevado hasta esa aula cinco. Iba a fallar, él sabía que iba a reprobar la segunda, la tercera, la cuarta y todas las pruebas que viniesen. Pero abatido y con una voz quebrada soltó la primer palabra en horas, sin saber el por qué la había elegido.

Sigo.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#5
La jounin levantó una ceja, había escuchado perfectamente al genin pero su actitud seguía siendo la de la mismísima depresión. Suspiró, ¿qué más podía hacer? Ella no era su madre, le había dado a elegir y el muchacho había elegido. Aunque igual era porque no tenía la determinación necesaria para rendirse a tiempo. De todas formas, ahora todo eso quedaba atrás. Tocaba empezar con la segunda prueba.

A partir de aquí, olvida la conversación anterior. Empieza la segunda prueba. Escucha atentamente y no interrumpas ni preguntes nada. Voy a usar un Genjutsu para enseñarte situaciones reales en las que te podrías encontrar en cualquier misión por encima del rango C, tendrás que decidir en momentos en los que tendrás que tomar una decisión rápida. Después la ilusión misma te dará un tiempo para que te justifiques. Tras pasar por dos situaciones, volverás aquí y podrás formularme una única pregunta. Resistirse a la ilusión o salir del aula se considerará abandono. Si los términos de la prueba te incomodan, puedes abandonar ahora.

Le hizo un leve gesto hacia la puerta y esperó a que decidiese si aceptaba la prueba o se iba, otra vez.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#6
«¿Adentro de un Genjutsu?» la voz siguió.

«¿Encima del rango C?»

Era la primera vez que se metería dentro de un genjutsu, voluntariamente o no, y la primera vez que estaría sometido a una situación por encima del rango C. Lejos de intimidarlo la propuesta de prueba le provocó curiosidad, corrigiendo su postura y mirando por primera vez fijamente los ojos de la mujer durante más de unos pocos segundos.

Asintió tras la explicación, asintió decidido, aún con las dudas dándole vueltas en el estomago y dejándolo incómodo pero superadas por la curiosidad de la situación.

Entiendo— contestó con una voz ya un poco recuperada— Sigo.

Esta vez se respondía a si mismo, elegía él mismo y se sintió mejor tras poder hablar sin pensar en la vergüenza. ¿Qué era lo que le esperaba? Eso era lo que cambiaba su cabeza.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#7
Advertencia. A partir de aquí, cada post será decisivo. Es decir, una vez que posteeis y yo lea el post, no valdrá cambiar la respuesta. Haré copiar y pegar y esa será la respuesta con la que me quedaré. Tomaos vuestro tiempo pero estad 100% seguros una vez le deis a enviar. En casos extremos en los que sintáis una necesidad imperiosa de cambiar vuestra respuesta, pedidlo en el tablón, pero habrá una penalización.

La mujer asintió lentamente y realizó una extensa serie de sellos, después con su mano tocó levemente el brazo del calvo.

Mucha suerte, Karamaru.

Y la luz se desvaneció para reformarse de nuevo un instante más tarde.

De pronto, iba corriendo a toda velocidad por un camino de tierra en medio de un bosque. Aún quedaban varias horas de sol. Su vestimenta seguía igual con la diferencia de que llevaba un chaleco y una placa que antes no y que le concedían el rango de chunin. Tras él, a apenas unos metros, lo seguían tres genins. Eran dos chicos, uno rubio y otro pelinegro y una chica pelinegra.

En su cerebro empezó a aparecer información que él sabía que era parte de la ilusión. Estaban persiguiendo a un exiliado de su villa, de rango Chunin en el momento en que se exilió, hacía ya un par de meses. Habían tenido un encontronazo con él, del que se había escabullido con heridas leves, conocía el terreno mejor que ellos, ya que se escondía por ahí cerca.

Por si todo eso fuera poco, durante ese encontronazo acontecieron hechos que hacen dudar de una filtración de información. Probablemente, uno de los genin está ayudando al exiliado, directa o indirectamente, consciente o inconscientemente. No tienes ningún indicio claro que señale a ninguno de los tres, y empezar a interrogar y dudar de los tres podría crear fisuras en el grupo, además de que sería un gasto tremendo de tiempo y esfuerzo.

No tardaron en llegar a una bifurcación en el camino, había huellas que probaban que el shinobi en cuestión había pasado por allí. La cosa era que había huellas en ambos caminos, el forajido estaba solo, así que una de las opciones era incorrecta. Fuese cual fuese, no había tiempo para detenerse a hacer preguntas. Estaban en plena persecución, cada segundo era un segundo de ventaja para el perseguido. Los tres genins se pararon y miraron al shinobi de mayor rango esperando una decisión.

Tenía tiempo para darles una explicación breve a sus inferiores sobre cómo actuar, sin embargo, había muchos factores a tener en cuenta.

No conoces las capacidades de los genins, más allá de que saben todas las habilidades básicas. Son niños pobres, tienen como mucho un kunai y un shuriken. Tú posees todo tu inventario. No hay más limitaciones. La bifurcación es marcada, es decir, son dos caminos totalmente opuestos que muy improbablemente vayan a encontrarse después.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#8
Tres palabras había escuchado antes de que todo cambiase. De un momento a otro se vio inmerso en los ojos de la mujer, se sintió absorbido por sus pupilas y como si estas lo consumieran todo se hizo negro. Pero la oscuridad no duró, salió de aquella mirada profunda solo para darse cuenta que el aula en la que estaba se había transformado. Los árboles eran las paredes, la tierra el suelo.

«Genjutsu…» pensó antes de darse cuenta que estaba corriendo.

Estaba corriendo, sí, y peor que eso era saber el por qué lo hacía. Era raro tener pensamientos que sucedían dentro de sí pero que no eran de él, información que él nunca había tenido pero que de algún modo tenía en la cabeza. Entendía su posición como chuunin, el seguimiento del trío de atrás, el objetivo, la misión.

Era seguir las huellas por el camino, ser depredador persiguiendo a una presa herida que dejaba marcas en el suelo como rastro de sangre. Pero como toda misión se tenía que complicar. El camino se dividió y entendió al instante que él tenía que tomar una decisión, esa era la prueba, o al menos parte de ella.

«Separar.... no, juntos.... pero.... mierda»

Tenía que ser rápido y eficaz, pero a la vez tenía que proteger a sus subordinados. Titubeó unos largos segundos y luego dio media vuelta para dirigirse al grupo.

Síganme todos.— nuevamente dio media vuelta y tras un ligero ademán con el brazo comenzó a correr por el camino de la izquierda esperando encontrar al perseguido.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#9
Los genins asintieron ante las ordenes del chunin y las cumplieron a rajatabla. Tras ir todos por el mismo lado todo se deshizo tal y como se había formado hacia un momento. En vez de volver a la oscuridad, apareció en una pequeña sala completamente blanca con una silla con reposa-brazos y nada más, ni siquiera una puerta. En la pared enfrente de la silla había escritas tres palabras con tinta roja. No olía a nada, no se oían más que los sonidos que él mismo hiciera y no se veían sombras.

Las palabras eran:
Justifica tu respuesta

Y la tinta aún caía por la pared creando hilillos rojos sobre el blanco.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#10
El camino avanzó con velocidad, los árboles a su lado pasaban cada vez más deprisa y de pronto se volvió a sumergir en aquel punto lejano, en aquella pupila de la mujer. Las plantas se hicieron paredes, la tierra piso blanco, los gennin una silla en la cual reposaba. No fue sorpresa, pero si se volvió a sentir incómodo ante aquella sensación de moverse de escena tan rápido dentro de un genjutsu.

Ante él una pared escrita, tres palabras en tinta que descendían gota a gota. La consigna era sencilla y Karamaru solo se tomó unos segundos para pensar con claridad lo que iba a decir. Después de todo la respuesta la había creado en el momento de elegir una decisión.

Bueno...— se aclaró la garganta y empezó a hablar, gesticulando bastante con las manos, hacia un punto fijo entre medio de la tinta— Encuentro varias posibilidades de acción dentro de mis capacidades. Enviar solo a un gennin, pero no sabría si es el traidor o no. Enviar dos, pero en caso de que uno de esos lo sea dejaría un subordinado completamente indefenso ante un posible ataque de su compañero y el objetivo.

La tercera opción es enviar a los tres gennin juntos, creando un posible combate dos contra dos en situación desfavorable por la diferencia de nivel que tendrían contra un chuunin. Siendo mi primer obligación velar por la seguridad de mi equipo el único camino que vi viable era el mantenerse unidos y arriesgarme a tener la mitad de chances de encontrar al chuunin.

Otro punto que tomé en cuenta fue considerar que al separar el grupo cualquiera que lo encontrara tendría que volver a separarse para informar al que no. Esto llevaría a dividirlo en tres partes, perdiendo mucho potencial de combate y maniobrabilidad, y el tiempo que se perdería sería inmenso por el hecho de que son dos caminos en direcciones opuestas y mucho terreno que cubrir. Y siendo este el caso, cada grupo debería estar formado por dos miembros que al separarse en tres el gennin traidor, con grandes posibilidades de no estar a mi lado, puede actuar con total libertad. Esto quiere decir advirtiendo al chuunin o nunca entregando la información.


Dejó escapar un suspiro después de su monólogo. Lo pensó una vez más, lo repasó en su cabeza y tras llegar a la conclusión de que había dicho lo que quería decir asintió. Ya estaba, primer paso terminado.

Eso... supongo que solo eso.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#11
Cuando el mismo shinobi considerase acabado su discurso, la ilusión volvería a coger forma.

Esta vez no se encontraba en ningún bosque, ni siquiera al aire libre. Las paredes endebles de una tienda era lo único que le separaba del aire nocturno. Estaba en plena base enemiga. Estaba esposado con unas esposas supresoras de chakra y anclado al suelo con una cadena. Además, toda su indumentaria le había sido sustraída y reemplazada por una camiseta de manga corta y unos pantalones cortos. Ningún arma ni herramienta le iba a salvar.

Antes de siquiera poder adaptarse a su situación un hombre entró en la tienda y tiró a su lado a otro chaval, esposado también. El hombre era rubio con ojos verdes y tenía pinta de ser el jefe, mientras que el prisionero llevaba las misma ropa que el shinobi. Reconoció al otro muchacho, estaba totalmente seguro de haberlo visto entre el alumnado de la academia, aunque era incapaz de darle un nombre o decir con exactitud cuando lo había visto. Sin embargo, era un compañero de villa y profesión con total seguridad.

Te pongo en antecedentes, éste dice que no sabe nada, así que le vamos a cortar una pierna. Total, son todo beneficios, nos aseguramos de que de verdad no sepa nada y ni te imaginas lo fácil que se vigila a un tullido. Y si sigue sin contestarnos, pues tiraremos a por la otra. Porque solo hay una cosa más fácil de vigilar que un tullido y es un doble tullido. Ahora que sois dos igual podéis echarle un pensamiento. Chicos, agarrad al tullido, digo, al genin. Perdón, me he adelantado.

Dos hombres más entraron en la escena, rapados y con cara de poco cerebro y mucho músculo, agarraron al otro chico mientras su jefe escogía entre la multitud de armas que guardaban en la tienda. Finalmente, levantó una sierra dentada de metro y medio mínimo de largo.

Nunca entendí por qué demonios teníamos esta monstruosidad aquí. Es tan... aparatosa que no sirve para el combate. Supongo que va perfecta para hacer una carnicería —se acercó al chico inmovilizado que miraba con pavor la sierra—. Me han dicho que los Chunin hacen un juramento o alguna mierda así sobre proteger a sus inferiores. Yo voy a lanzar una pregunta al aire, si obtengo una respuesta, saldré de aquí tan contento y sin quitarle ninguna pierna a nadie.

El genin le dedicó una de las miradas más aterrorizadas que había visto en su vida, aún así, no abrió la boca, probablemente a sabiendas de que si lo hiciera lo único que saldrá de ella son súplicas y llantos. El verdugo bajó la sierra hasta que tocó la carne expuesta del chico, que ahogó un grito y cerró los ojos.

¿Quien es el jinchuriki de vuestra villa? Un nombre y un apellido y nadie acabará saliendo por partes de aquí.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#12
No recibió respuesta sino un cambio de escena. Las paredes se juntaron por encima eliminando el techo y se acercaron al calvo. El shinobi cayó de rodillas al suelo y sin poder evitarlo sus manos se juntaron. Estaba retenido en una tienda sin su ropa y por lo que se había implantado en su mente, al igual que antes, estaba en territorio hostil.

Miró alrededor y al intentar forcejear con las esposas un hombre revoleó el cuerpo de un muchacho al lado de él. Era compañero suyo, de eso estaba seguro, y al parecer los habían capturado a ambos. Las palabras del captor daban a entender que querían información.

«Una pierna... pero... ¿Por qué?»

Las palabras siguieron y Karamaru en silencio e intimidado aguardaba agazapado en el lugar. Tratando de sacar toda la información posible entendió que era un genin y como bien explícitamente lo había pedido los hombres buscaban la identidad del jinchuriki. La pregunta estaba hecha y ahora la pelota la tenía el monje, era su turno de actuar, tenía que tragar saliva y soltar la lengua.

Bueno...— habló tras callar un buen rato— Sé quién es, se cómo y donde encontrarlo.— trataba de hablar lo más calmado y confiado posible pero el nerviosismo lo dominaba.

Pero vos lo dijiste, mi trabajo es proteger a mis inferiores. Suéltalo, déjame asegurarme que estará sano y salvo y hablaré.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#13
El hombre sonrió. No dijo nada pero miró a su compañero y asintió. El movimiento de los dientes de la sierra sobre la pierna del shinobi fue instantáneo, éste abrió la boca para gritar y todo se congeló. La sangre en el arma goteaba a pesar de que el resto estaba completamente parado, hasta Karamaru estaba congelado, pero aquel liquido rojizo fluía, chorreaba de la pierna a medio amputar del joven.

Durante unos minutos todo siguió igual, nadie pestañeaba, nada se movía, su cuerpo no le respondía, solo controlaba los ojos, pero no podía cerrarlos. Se formó un charco y se fue agrandando poco a poco. Solo se escuchaba el goteo y el fluir de la sangre.

Hasta que la sangre tocó sus rodillas y la estancia se transformó. Volvió a la habitación blanca con aquellas palabras pintadas en rojo, sin embargo, ahora ese mismo liquido llegaba hasta el suelo, suelo que estaba inundado de rojo. Además, ahora sí había un olor, olor a sangre.

Justifica tu respuesta

Cada letra tenía un rio en su parte más baja que llegaba hasta el suelo y se unía a la inundación. El liquido cubría unos tres centímetros de altura y parecía ir en aumento. Conforme pasaba el tiempo parecía que caía más y más de la pared al suelo, lenta pero inexorablemente la habitación se llenaba.

Seguía con la camiseta y el pantalón de la última ilusión, con las rodillas y las manos cubiertas por completo en aquel liquido que olía como la sangre, tenía el color de la sangre y transmitía un calor parecido al de la sangre.

Llegados a este punto, os hago el amable recordatorio de que vuestro personaje puede abandonar en cualquier momento.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

#14
La respuesta a su dicho fue la completa parálisis. Su cuerpo se quedó inmóvil, el tiempo pareció detenerse, su mirada quedó perdida en la sangre que caía. La pierna de su gennin poco a poco se fue cortando, el rojo poco a poco tiñendo el suelo. No pensaba, no reaccionaba, apenas si escuchaba de fondo los gritos de su subordinado. Era un genjutsu, eso lo sabía, pero no se sentía como tal y no se daba cuenta en aquel momento.

¿Había hecho algo mal? ¿Tan mal? El frío en su rodilla lo hizo bajar la mirada, el charco de sangre lo había alcanzado pero cuando volviera a elevarla todo había cambiado. Otra vez en esa aula, esa maldita aula. Sus extremidades estaban impregnadas de ese nauseabundo olor y finalmente estando en otro lugar cayó en cuenta que era solo un genjutsu.

«Solo un genjutsu…»

Sus manos temblaron levemente mientras leía otra vez las tres palabras. Primero quiso hablar y no pudo, luego sacó solo unos pocos sonido titubeantes. Se aclaró la garganta y en voz dudosa dijo lo que pudo.

Mi máxima prioridad era salvar al gennin. Mi respuesta fue lo mejor que se me ocurrió para asegurarme de que eso pasara sin la necesidad de confiar en la palabra de... esos... hombres.

Pero... parece que no estaba en lo correcto.

Quería tener la boca abierta lo menos posible, aspirar ese olor lo menos posible. El estómago no le daba lo suficiente como para estar bañado en sangre y menos aún como para actuar profesional simulando que no pasara nada.
"El miedo es el camino al lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira al odio, el odio al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro"  
-Maestro Yoda.


HabloPienso
#15
Pero... parece que no estaba en lo correcto.

Sus últimas palabras se fueron perdiendo con un eco muy marcado, como si estuviese en una habitación cinco o seis veces más grande. Tras unos segundos dejó de escucharse a sí mismo, pero nada cambiaba. La sangre seguía cayendo, subiendo el nivel de la inundación y las partes de su cuerpo manchadas.

No había nada que hacer, no había ventanas ni puertas, ni siquiera esa estúpida silla y eso que hace un momento estaba convencido de haberla visto. Las palabras ahora se veían borrosas pues la sangre empezaba a brotar de toda la superficie que habían ocupado las letras, multiplicando vertiginosamente la velocidad de llenado.

Nada cambiaría hasta que apenas hiciera pie en esa piscina densa y rojiza, justo entonces algo tiraría de él hacia abajo. Sentiría calor por todo su cuerpo, pues estaba rodeado de una sustancia cálida y acogedora. Sin embargo, no llegaría a sentir nada más porque en realidad estaba sentado, rodeado por aire.

Bienvenido de nuevo, Habaki Karamaru. Es hora de la pregunta del examen. Recuerda que puedes preguntar lo que quieras, yo te contestaré y entonces se acabará el examen. Cuando quieras

Estaba de nuevo en la habitación donde se había sentado al principio. Con sus ropas y sin una sola mancha de sangre. Podía respirar normalmente y todas sus piernas parecían estar en su sitio. Toda la estancia estaba exactamente como la había dejado hacía apenas unos momentos.

La actitud y la voz de la examinadora no parecía haber cambiado. La única diferencia es que el aire parecía más cargado que antes, seguramente porque era verano y llevaban encerrados en esa aula Kami-sama sepa cuanto tiempo. Además de ese leve olor a chocolate patrocinado por el examinador.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es