Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Festival familiar
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 21
Exp: 18 puntos
Dinero: 2550 ryō
#31
¡Marchando! —exclamó la mujer, y pronto se puso manos a la obra.

Las primeras en salir fueron las especiales, que dio una a cada uno. Éstas estaban hechas con diversos tipos de carne que pudieron identificar como de ternera y de cerdo, sin embargo también habían trozos de queso, patatas y algún que otro pimiento verde retostado por en medio, sazonados con algo que ella no pudo identificar pero que, aun así, no pudo reprimirse más y le pegó un bocado, degustándolo con tanto placer que suspiró al probarlo.

Eso y porque quemaba, pero sobre todo porque estaba delicioso.

Son cincuenta ryos, guapo —dijo al cabo de unos minutos, otorgándole una pequeña bolsa de papel con las brochetas, luego se giró a Eri y a ésta le dio otra igual a la del castaño, con una sonrisa.

Mientras el castaño pagaba, una cabellera carmesí se movía entre la multitud chillando un nombre muy conocido para ambos. Su voz sonaba más dulzona que de costumbre entre pequeños hipidos, hasta que por fin una figura alta apareció frente a los dos shinobi, con las mejillas sonrosadas y una sonrisa boba mal dibujada en su rostro.

¡Eri! Por fin te encuentro... ¡Hip! —alegó, pasando una mano por sus hombros—. ¡Tenemos que irnos! —exclamó—. ¡Hotaru está apostando dinero!

Eri se llevó una mano a la frente, y luego se giró a Nabi.

Lo siento Nabi, tengo que irme, gracias por las brochetas y... Por hoy, de verdad —se deshizo del agarre de su hermano y se acercó a él, dándole un beso en la mejilla—. Ya nos veremos.

Con una sonrisa y una inclinación de cabeza, ambos hermanos Uzumaki se perdieron entre la gente.

¿Me das una...?

No.
Hablo (Crimson)«Pienso»
Responder