Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Fruto rojo, pero inmaduro
Hikaru En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#1
El rostro de Hikaru se mostraba extramente tenso y en calma, sintiendo como el aire cálido de la estación acariciaba sus piernas flexionadas bajo su cuerpo, sus brazos cruzados frente a su pecho mientras sus dedos se tensaban en el sello del tigre. Apenas era consciente de una gota de sudor que le resbalaba por la nariz en aquel instante “ Todo esto para acabar plantando pimientos en un huerto que ni siquiera es el de mis padres” El pesimista pensamiento fue un catalizador suficiente para que la joven perdiera toda la concentración que había conseguido en aquellos escasos minutos de relajación, sintiendo como su energía espiritual volvía a disiparse en ella sin la menor piedad con la joven aprendiz.

Con un grito de exasperación, gruño una, dos y tres veces antes de conseguir respirar y calmarse poco a poco, dejando que su espalda se columpiara hacia atrás, quedando tendida en mitad de la plaza que por suerte, estaba desierta a aquellas horas de la tarde.
La frustración de la joven kunoichi no hacía más que aumentar día tras día desde que había abandonado la academia de las Olas. Antes al menos podía decirse así misma que no estaba preparada, que solo era una pequeña estudiante que no había demostrado lo que podía hacer ¿Pero ahora? - ¿Para que sirve todo mi entrenamiento si solo me mandan a cargar cajas y a plantar cebollas?- se volvió a quejar en voz alta mientras volvía a incorporarse, haciendo que su descontrolada melena siguiera en contacto con el suelo del parque.

Había decidido refugiarse allí desde después de comer, parecía que al menos no le mandarían hoy una misión absurda y perfectamente capaz de hacerse por cualquier persona de la villa, hubiera recibido o no entrenamiento para ser shinobi, así que con su habitual tranquilidad había decidido refugiarse en el parque de los cerezos a entrenar. Si quería ser una buena kunoichi en poco tiempo, desde luego aquellas misiones no le iban a servir absolutamente para nada.

Sacudiéndose el polvo de su corto kimono y de su salvaje melena, se dispuso a continuar con aquel pequeño entrenamiento antes de que el recuerdo de sus “misiones” la hiciera o dormirse de aburrimiento o bien explotar en uno de sus característicos enfados, ni la propia Hikaru sabía exactamente que pasaría.
Responder
Nabi Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 20
Exp: 19 puntos
Dinero: 2500 ryō
#2
Se avecinaba una tarde subida de temperaturas, muy subida. Subida como el ego de un amenio o la inaptitud de un kuseño, vamos, niveles que en una escala mortal no entraban. Solo los dioses sabían cuan egolatra puede ser un amenio. Pero volviendo al paraiso en la Tierra, es decir, a Uzushiogakure. El calor era como si juntases un desierto con el sobaco de un experto en Shakuton, así que no me quedó más remedio que tomar medidas desesperadas.

Después de comer decidí salir a buscar un helado donde fuera. Y, bueno, ya que me había vestido, levantado y salido, pues ¿por qué no dar un bonito paseo por la villa? ¿Y había algo más bonito que el jardín de los cerezos? Claro que no. Así que allí iba yo, solo porque Stuffy no se había dignado a levantarse porque claro, como no puede comer helado por ser de una raza inferior, pues no quería acompañarme.

Bueno, pues iba yo caminando dando lametones sin ton ni son al helado de chocolate que había comprado cuando vi en una plaza a una pelirroja. Como buen uzunes pensé, hostias, una Uzumaki. Me quedé a una distancia prudencial mirando a ver qué hacía mientras seguía con mi helado. Estaba en una posición extraña, acuclillada haciendo el sello del tigre. Parecía que estaba entrenando su chakra sin más. Hasta que se dijo algo a sí misma que la desconcentró y cayó al suelo.

Obviamente, pensé en acercarme a ayudarla, pero el mismo milisegundo que pensé eso me detuve a mí mismo. Parecía estar molesta por haberse desconcentrado, y tenía bastante experiencia en intentar ayudar a gente molesta y acabar discutiendo y empeorandolo todo. Lo mejor sería mantenerme al margen, además ella parecía ignorar mi presencia.

Gracias a mis actitudes ninjas habituales apenas llamaba la atención, aunque igual el sonido de estar comiendome mi cono de helado podía delatarme. Sin embargo, la sola idea de detener mi ingesta era una locura, con ese calor, el helado se derretía más rápido de lo que yo me lo comía, si me detenía acabaría siendo una sopa fria.

Volvió a decirse algo a sí misma antes de ponerse de pie. Durante un instante pensé que me había visto, pero volvió a su entrenamiento sin más. Yo seguí comiendo desde la distancia. ¿Debía acercarme a saludar? Mi novia era Uzumaki y mi madre era Uzumaki, las probabilidades de que otra Uzumaki fuese familia indirecta mía eran abrumantes. ¿Y si volvía a liarla? Lo normal era que hablando la liase. Dejé de pensar para acabarme el helado observando la escena.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Responder
Hikaru En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#3
Esta vez sí que lo tengo ” se respondió mentalmente la joven Sarutobi mientras notaba como aquella cálida energía que siempre la acompañaba empezaba a manifestarse conscientemente alrededor. Podía notar como entraba en armonía con los rayos del sol que la bombardeaban sin piedad, con el leve calor que emanaba de la piedra de la plaza, con su propio aliento caliente y suave…

Y fue entonces cuando un desagradable sonido la hizo abrir uno de sus ojos en la dirección desde la que provenía. Lo cerró de nuevo rápidamente pero aquel sonido tan desagradable como insistente se aferró a su cabeza hasta que sentía más la temperatura aumentar de su propio e incipiente enfado que del terrorífico sol de verano. Abriendo ahora ambos ojos dando un quejumbroso suspiro le dedicó una mirada al muchacho que la observaba a una distancia prudencial. - Es un país libre y la plaza es de todos- dijo en voz alta tanto para ella como para el muchacho - ¿Querías acercarte?- preguntó recuperando su típica sonrisa inocente, dejando que las trazas de su enfado se esfumaran junto a la consciencia de su propio chakra. El mundo parecía absolutamente convencido en impedir que se convirtiera en kunoichi últimamente. "Pues el mundo tiene un grave problema ” se dijo a si misma con orgullo sacudiéndose el polvo del trasero al ponerse de pie de un enérgico salto. -He escuchado bueyes comer mucho más silenciosamente. - Bromeó la pelirroja ladeando la cabeza con su agradable sonrisa.
Responder
Nabi Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 20
Exp: 19 puntos
Dinero: 2500 ryō
#4
No es que yo fuera ningún lince pero juraría que con cada lametón que yo le daba al helado, la chica se estremecía como si le estuviesen clavando una uña en el ojo. Sin embargo, era una cosa de vida o muerte, si dejaba de lamer, el helado moría, y eso no podía permitirlo.

Finalmente, se giró y descubrió mi presencia, aunque no pareció sorprenderse.

Es un país libre y la plaza es de todos. ¿Querías acercarte?

No especialmente, solo es que me parece raro ver a una Uzumaki desconocida por aquí. El tema ninjas Uzumaki lo controlo bastante, la verdad. ¿Acabas de graduarte y eres de un orfanato o algo?— pregunté entre lametón y lametón mientras me acercaba lentamente.

-He escuchado bueyes comer mucho más silenciosamente.

Lo sé, no entiendo como en la academia no nos enseñan a comer en sigilo. Quiero decir, ¿y si te entra hambre en plena incursión? No puedes comer en sigilo y tu estomago alertará a todo el mundo. Eso deberían cambiarlo ya.

Y podría parecer que era sarcasmo, pero no. Era completamente en serio. Nada sería más ninja que comerte un bocadillo de sardinas en la misma cara de un señor feudal al que tienes que descuajeringar sin que él se enterase. Así sería un ninja de verdad.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Responder
Hikaru En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#5
La pelirroja tuvo que sonreír ante la franqueza de aquel chico, peinándose la melena con los dedos mientras avanzaba hacia él, ya que el muchacho no parecía tener intención de acercarse ni siquiera para todo lo lanzado que parecía al hablar, tal vez verdaderamente ni siquiera le importaba con aquella actitud tan pasota. Su amable sonrisa se turbó unos instantes ante la mención del muchacho no obstate -¿Y conoces al resto de uzumakis de esta aldea interrumpiendo sus sesiones de entrenamiento? – preguntó sin recriminar nada, sonriendo como lo había hecho anteriormente.

-¿Y si quieres expiar a una pobre chica que solo intenta entrenar en una plaza? - preguntó dramáticamente acusándole con un dedo ahora desde más cerca. -Vas a tener que invitarme a un helado para compensarme - continuó con una sonrisa casi malévola durante unos segundos, solo para recuperar su amable sonrisa unos instantes después, cruzándose de brazos para ser aún más expresiva en su claramente fingido enfado.
Responder
Nabi Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 20
Exp: 19 puntos
Dinero: 2500 ryō
#6
¿Y conoces al resto de uzumakis de esta aldea interrumpiendo sus sesiones de entrenamiento?

Arrugué la nariz ante el comentario. Hasta yo, que era un negado socialmente, podía darme cuenta de que lo que decía era una burla hacia mi pobre y pacifica persona.

Hay una tradición Uzumaki que se remonta años atrás para entrenar sin ser interrumpidos, se llama entrenar en casa. Pero no se lo digas a nadie, es un secreto de Uzushiogakure, si el resto de villas se enterase, imaginate.

No lo solté con tono burlesco o malvado, nada más lejos. Lo dije sin pensar, como siempre, mientras le daba los últimos lametones al helado.

Vas a tener que invitarme a un helado para compensarme

Suspiré pero me encogí de hombros. Tampoco tenía planeado hacer nada más esa tarde y así tenía una excusa para volver y comprarme otro helado yo. Todo ventajas. Aunque tuve un pequeño flashback de un compañero de academia cuya obsesion con el dinero ensombrecía al más agarrado de los amenios, ese compañero una vez me dijo un dicho inventado por él: "Para tener dinero, ni mujer ni granero." Sin duda un dicho campestre digno del más conservador de los granjeros.

Está bien, pero que sepas que esto cuenta como regalo de ascenso a Genin y para cuando subas a Chunin también.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Responder
Hikaru En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 3
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryōs
#7
La pelirroja sonrió ante otro de los comentarios mordaces del muchacho, empezaba a caerle bien aquella actitud -Imagino que no, o a estas alturas estaría ya encerrado en algún pergamino – dijo la pelirroja de buen humor, riéndose de su propia broma, obviando por unos segundo la broma - ¿Quién se quedaría en casa con el día tan bonito que hace? – continuó no obstante esperezándose mientras comenzaban a andar.

-¡Bien! – fue el único comentario que se permitió decir ante la respuesta afirmativa. -Si de aquí a mi examen de chunin me dejas entrenar, incluso estaría dispuesta a invitarte yo misma a un helado. – le rebatió con una de sus mejores sonrisas, intentando revestir aquella pequeña puya envenenada, imaginando ya el helado de limón que iba a saborear en unos instantes.
A los pocos pasos no obstante, acercó el rostro al del muchacho más de lo necesario con actitud concentrada, para luego pararse y mirar a su alrededor unos instantes -¿Dónde está tu mascota niño perro? - preguntó casi con decepción tras fijarse en las marcas de su rostro.
Responder