Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Las leyendas nunca mueren
Tsukiyama Daigo Sin conexión
El primo italiano de Daigo
Ninjas de Kusa
Nivel: 17
Exp: 10 puntos
Dinero: 800 ryōs
#16
—¿¡La roca Yatagama!? —Repitió Daigo, impresionado y emocionado a partes iguales, teniendo que esforzarse mucho en bajar la voz para no causar un revuelo porque ¡La Roca Yatagama había dicho que le caía bien!

El chico se quedó sin palabras durante varios segundos. Sabía que debía ser un boxeador, ¡pero nunca se imaginó que sería uno tan importante!

—¡Eres el peleador más duro de la liga! ¡He visto todos tus combates! —dijo, y luego se dio cuenta de que quizás eso no era del todo cierto—. Bueno, casi todos... ¿Qué sucedió?
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Umikiba Kaido Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 27
Exp: 18 puntos
Dinero: 4950 ryō
#17
Era. Efectivamente.

Hiken Yatagama —ese era su nombre completo—. había perdido un sólo combate en toda su carrera. Eso también sin excepción. Quizás Daigo se lo había perdido, y resultaba bastante extraño que desconociera los acontecimientos de aquella disputa, sucedida hace seis meses. Fue comida para los fanáticos y la prensa durante todo este tiempo. Aún sigue siendo, de hecho, un suceso que daba mucho de qué hablar. La, finalmente, caída del gran campeón. Del hombre que resiste todos los golpes. La Roca. El Intumbable.

Yatagama miró con un palpable vacío hacia el ring. Suspiró, sabiendo que su tiempo había acabado, y no tenía que haber sido así. Si no fuera por ese desgraciado...

Puño de Hierro, eso fue lo que pasó.

Puño de Hierro, Hiro. El actual campeón. La joven promesa, estrella en ciernes; que salió de la absoluta nada, y dominó la LKBP. Veinte años, apenas. Y aún así, logró derrotar a un Yatagama que era considerado un veterano en toda regla.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
El primo italiano de Daigo
Ninjas de Kusa
Nivel: 17
Exp: 10 puntos
Dinero: 800 ryōs
#18
Daigo se quedó mirando a Yatagama durante unos segundos, incrédulo. Los combates de boxeo son peligrosos y es imposible salir ileso de uno de ellos (aunque no se comparaban a un combae entre ninjas), pero Daigo simplemente no podía creerse que algo así había sucedido en una pelea.

«No pudo haber sido un accidente».

El chico bajó la mirada. Yatagama tenía fama de resistir nadie más en el mundo —de ahí su apodo—, y eso podía llegar a ser algo malo incluso. Resistir más en un combate de boxeo a veces solo significaba que recibías más golpes antes de caer, pero esto parecía ser mucho más que una simple derrota dentro del ring ¡Fue una paliza!

—Hiro... —si no fuera ninja, le resultaría difícil creer que un chico poco mayor que él podía ser tan fuerte—, pero ¿Cómo?

¡Daigo pensaba que era invencible!
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Umikiba Kaido Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 27
Exp: 18 puntos
Dinero: 4950 ryō
#19
—Uhm... ¿quieres saber la verdad, muchacho? —añadió, enigmático—. ¿Cuál es tu nombre, ninja?
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
El primo italiano de Daigo
Ninjas de Kusa
Nivel: 17
Exp: 10 puntos
Dinero: 800 ryōs
#20
—Tsukiyama Daigo —respondió, antes de sonreír ampliamente—. ¡Es un gusto!
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Umikiba Kaido Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 27
Exp: 18 puntos
Dinero: 4950 ryō
#21
Yatagama miró a su nuevo amigo, con una sonrisa amorfa.

—Bien, amigo mío. Te lo voy a contar. Pero debes prometerme que tienes que mantener la mente abierta porque lo que estoy a punto de revelarte, cambiará tu percepción de la Liga por completo —volteó a ver el ring de nuevo, donde ya empezaba a haber más movimiento. Un puñado de tipos s sentó en una mesa en uno de los laterales de la arena, eran cuatro. Probablemente se trataban de los jueces. También un tipo en traje, bien vestido, cruzó las cuerdas del ring y empezó a probar un micrófono—. ¿estás listo?
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
El primo italiano de Daigo
Ninjas de Kusa
Nivel: 17
Exp: 10 puntos
Dinero: 800 ryōs
#22
Daigo se quedó boquiabierto durante unos segundos antes de asentir varias veces.

—Lo prometo.

¿Algo que que cambiaría su percepción de la Liga por completo? el chico ni siquiera tenía idea de lo que podría tratarse.

—¡Sí! Estoy listo.

Ay, la curiosidad le mataba.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!
Responder
Umikiba Kaido Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 27
Exp: 18 puntos
Dinero: 4950 ryō
#23
El hombretón se le acercó al oído y le susurró:

»Hizo trampa

Yatagama miró a un lado, luego a otro. Paranóico. Conspiranoico. Desde hace un tiempo que venía creyendo que le seguían. Que le escuchaban. Pero no sabía quién y porqué. Quizás porque se había dado cuenta de las artimañas de su contrincante para conseguir la victoria, o porque su vida se había venido a pico tras la pérdida del título, y los culpables eran conscientes de que un hombre desesperado era capaz de todo. De todo.

Sin nadie alrededor, Yatagama continuó:

—Todos pensábamos que simplemente era una fuerza sobrenatural. Un tipo fuerte, vaya, que golpeaba como sólo unos pocos. Así como yo puedo aguantar ostias como panes, pues supuse que él, por el contrario, pegaba mucho y duro. ¿Todos nos destacamos en algo, no? —dijo, convencido. A veces le costaba pronunciar algunas palabras, quizás por las heridas a pleno curar, o tal vez por la incómoda máscara que sostenía los huesos en su lugar—. pero a medida de que pasaban las rondas, jab tras jab, uppercut tras uppercut; mi cuerpo trataba de decirme que algo estaba mal. Que aquella fuerza no era normal. Que saliera de allí cuanto antes. Pero el orgullo es cabezón e hice lo que hago siempre: desgastar a mis oponentes. Dejar que peguen cuanto quieran porque yo soy la jodida Roca Yatagama, coño.

»Ja. Que equivocado estaba, amigo. Que equivocado estaba...


La voz del presentador, en segundo plano, llamaba a los primeros dos boxeadores de la noche. Un par de amateurs, vaya, que aperturarían el evento como de costumbre.
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
El primo italiano de Daigo
Ninjas de Kusa
Nivel: 17
Exp: 10 puntos
Dinero: 800 ryōs
#24
—¿Trampas...? —Repitió Daigo en un susurro.

A pesar de que al chico le gustaría pensar que todo el mundo era gente honesta y honorable, él ya sabía que no había manera de que eso pudiera llegar a pesar nunca, pero eso no evitaba que le enfureciera saber que no solo un combate de boxeo cualquiera, sino el combate por el título de campeón de los pesos pesados había sido mancillado.

Yatagama miró a ambos lados, comprobando que no hubiera nadie escuchándolos. Daigo hizo lo mismo, imaginándose que había gente a la que no le convenía que aquella información saliera a la luz.

El joven escuchó con atención todo lo que le contaba el excampeón, quien descubrió durante su combate que la fuerza de Hiro no era normal, que algo estaba mal allí.

—¿Qué hizo? ¿Tenía algo en los guantes? —Preguntó en voz baja.

Mientras tanto, los combates ya habían empezado.
Responder
Umikiba Kaido Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 27
Exp: 18 puntos
Dinero: 4950 ryō
#25
¡Eso había pensado él en un principio!

Existían en la historia de la liga un buen puñado de escándalos de boxeadores que habían hecho trampa. Una de las metodologías más comunes era, como había sugerido Daigo, enyesar las vendas que recubren la mano para que los golpes fuesen más contundentes, o rellenar el acolchado de los guantes mismos con otro material más duro. Yatagama había convivido con esa idea durante un tiempo, aunque, después de ahondar más en el tema, descubrió la verdad.

—Eso pensábamos, pero mi equipo hizo el reclamo a los oficiales y le hicieron una pesquisa a los guantes que usó el cabrón en la pelea. No había nada raro, ni en el guante o en las vendas —aseguró—. me aconsejaron que lo dejara así pero estaba convencido de que ese hijo de puta no había ganado con las de la ley —soltó enrabietado. Se le veía iracundo y no era para menos—. fue entonces cuando lo vi. Lo vi con mi propios ojos.

»Ese hijo de puta estaba usando eso a lo que ustedes los ninjas llaman chakra.


Y es que, en un mundo donde ser ninja es la profesión predilecta de aquellos afortunados capaces de manejar esa energía antinatural y transformarla en las distintas y numerosas ramas conocidas del ninjutsu, son muchos los que agradecían no tener nada que ver con ello. Está claro que un combate entre dos shinobi, que usan poderes catastróficos y son capaces de moverse a la velocidad de la luz en el proceso puede resultar mucho más vistoso, pero en Oonindo existían grandes focos de fanáticos y ciudadanos de a pie que preferían las viejas usanzas. Para ellos, los fundadores de la Liga; el romanticismos que se escondía en la batalla entre dos hombres que sólo se baten con la naturalidad de sus puños era importante para hacer crecer la marca, y supieron explotarlo de la manera más apropiada posible.

Así pues, el deporte del Boxeo nació como una oportunidad para que los mundanos con habilidades humanas pudieran ganarse la vida y reclamar el honor que suelen robarse los audaces shinobi.

De más está decir que, para participar en la LKBP... tenías que ser un hombre común y corriente, incapaz de manejar el chakra en cualquiera de sus formas. Mentir al comité respecto a esta normativa conducía a una suspensión permanente e irrevocable.
Responder