Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual (global): Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar, quizás más esperada que la anterior. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Sea como fuere, la banda sigue ahí fuera. Más perseguida que nunca por el crimen más grande de la historia reciente. Pero quizás no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Manase Mogura Sin conexión
Chunin de Ame
Nivel: 15
Exp: 2 puntos
Dinero: 2275 ryōs
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#61
—Coño Mogura, despierta!—

Ese tono maleducado y esas palabras dignas de un marinero le hicieron perder la concentración de su sueño, el pellizco se sintió entonces y Mogura volvió al mundo de los vivos.

Ya no estaba estudiando y no estaba por comer un pastel de fresa, estaba en un pueblo alejado en uno de los límites del País de la Tormenta y estaba en medio de una misión, tenía que volver a su casa y entregar un pergamino.

Keisuke, el sádico Keisuke. Estaba empuñando una aguja cuando el joven médico de cabello azabache se levantó finalmente de la silla.

Buenos días, Inoue-san. No es momento para hacer mantenimiento a las armas, debemos volver a Amegakure.

Seguidamente dejaría unas monedas sobre la mesa que tendrían que pagar por la bebida de ambos y además dejaría una propina por no echarlo a patadas por usar el lugar como hotel.

No perdamos tiempo, Inoue-san.

Seguidamente Mogura saldría del lugar, su rumbo, el camino que lo lleve a la Aldea oculta de la Lluvia.
Hablo - Pienso
[Imagen: tumblr_n5t2e2FGOB1qdlh1io1_400.gif]
Responder
Keisuke Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 16
Exp: 28 puntos
Dinero: 3500 ryō
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#62
Mi acompañante parecía no haber vuelto de su viaje astral, dato que me daba pie a seguir con mi acto malicioso. Entre ansiedad y nerviosismo estaba tomando el impulso suficiente, sí estaba aplicando un poco más fuerza que lo necesario, pero todo era justificado con tal de despertar a mi humilde acompañante; no obstante, en el instante en que iba a apuñalar el muslo se Mogura, éste reaccionó y dirigió unas palabras como sí no supiese lo que iba a ocurrir.

—Por fin despiertas... Iba a tener que recurrir a otro tipo de métodos...— Dije con naturalidad sin especificar, más mi homologo podría atar cabos sin ninguna dificultad. No me quedó más opción que guardar la aguja metálica y guardar mis ganas para otra oportunidad.

—Lamento informarte que aún no ha amanecido, pero ya están cerrando y lo mejor será que partamos para llegar lo antes posible a la aldea.—

"Me estoy hartando de estar aquí" Pensé con sinceridad, sin embargo, no emití nada al respecto, Manase no parecía querer compartir, ni hablar, sobre lo que yo opinaba.

Sin más, mi compañero dejó unas cuantas monedas en la mesa y tomaría la delantera, expresando su frase característica que comenzaba a caerme de forma pesada. "¿Qué clase de problemas tiene con el tiempo?" Pensé malhumorado, pero nuevamente callé, en algún momento le iría mal por insinuar que perdemos tiempo.

Caminé a la par de él, finalmente salimos de la taberna y pusimos rumbo de la aldea.
Hablo - "Pienso" - Narro
Color de diálogo: Limegreen
Byakugo no In: Inicio 19/04/2018
[Imagen: 5b744fac64c6fe9ec924f3cf50c4417fo.jpg]
Responder