Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Reflejos de serenidad
Fuukei Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 1
Exp: 1 puntos
Dinero: 0 ryōs
#1
El peliblanco anduvo impasible por los páramos del País del Fuego hasta llegar al Lago de Shiona. Podría decirse que el destino lo había llevado hasta allí pues, a cada pisada, el chico no se detenía a pensar el rumbo de los pasos que dejaba atrás. Evadirse de la realidad le era necesario; sobretodo después del último entrenamiento que su abuela le había mandado.

«¿Cuidar de una planta? Me parece a mí que la abuela se está haciendo mayor... ¡¿de qué me va a servir plantar una semilla y regarla de vez en cuando?!»

Situaciones como aquellas le exasperaba. Su abuela se había encargado de su entrenamiento durante los últimos años —y le habían servido para mucho, no lo podía negar. — pero recientemente no entendía para que le servían las nuevas propuestas de aquella anciana. Prefería, cuando se daba el caso, poner en práctica su taijutsu o mejorar el uso de su ninjutsu. Pero... la planta...

«Hay muchas cosas que todavía me hace falta aprender... Y la abuela quiere dedicarse a la jardinería. Si es que...»

Soltó un bufido de impotencia. No podía replicarle o bien sabía que se llevaría un mamporro de su bastón. Finalmente, el peliblanco decidió aparcar aquel tema por un momento y alzó la vista para contemplar el lago. El Lago de Shiona. Nunca había estado allí y las aquellas primeras luces le parecieron una imagen de serenidad. Quizá por eso sus pisadas le habían llevado hasta allí: debía apaciguarse.
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 28
Exp: 8 puntos
Dinero: 90 ryō
#2
Fuukei descubrió entonces la figura encapuchada de un extraño. Allá, al pie de la estatua de Shiona, la túnica negra ondeando al viento, un shinobi de incógnito, bandana oculta, observaba el rostro empedrado de la otrora líder de Uzushiogakure. Daruu se había tomado muchas molestias —y adoptado muchos riesgos— para viajar hasta el País de la Espiral, pero quería visitar aquél lugar; cuán grande había sido su sorpresa al encontrar con que ahora era un lago, quizás artificial en honor a la antigua kage, como el monumento central y las plataformas.

Tomó aire y lo expulsó lentamente. «La paz de Shiona. Los uzujin apropiándose de la razón de nuevo. Quizás en esto no se equivoquen, pero dime, Shiona-dono, ¿qué pensarías tú de ellos si los estuvieras viendo ahora mismo?»

Se dio la vuelta. Y sus ojos toparon con un muchacho de cabello blanco, a lo lejos, que refulgía como un copo de nieve al pie de los árboles.

Mmh.
[Imagen: firmaween.png]

— En la habitación de Daruu, Amegakure (Ascua, año 219)
Responder