Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.




Reverberación
Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 puntos
Dinero: 570 ryō
#46
C-creo que podría… Creo que podría ordenar…Ahm… A-algo de bocchan dango.

Ranko iba pensando en voz alta a medida que íbamos dando pasos para acercarnos hasta el local. Desconocía como sería la comida, pero el lugar cada vez parecía más hermoso.

. A-aunque preferiría algo… ahm… algo frío para beber. Primero. Por… por mi herida en el labio. Digo.

— Bueno, podemos hacer ambas cosas, comer y beber — dije, soltando una leve risa.

Habíamos cruzado el umbral del toldo que daba acceso al interior del sitio. Era realmente acogedor. Prácticamente todo estaba hecho de madera lo cual convertía el negocio en una cosa mucho más lugareña. Había una barra al lado de la entrada donde se ordenaba lo que uno quería comer y alrededor estaba repleto de mesas de esas bajas que disponían de cojines a su alrededor en los que poner el culo para sentarse a comer.

— Bueno, vayamos a pedir

Así que sin dudarlo más veces, nos metimos en aquella cola hasta esperar que fuese nuestro turno.
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Ranko En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 7
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#47
Cruzaron el toldo y se formaron en la fila entre risas. Ranko se sintió bastante calmada, a pesar de la paliza que había recibido minutos atrás. Yota sonaba como un tipo llevadero, y aquel local se veía bastante cómodo. No obstante, no pudo evitar sentir retortijones temerosos en su estómago. La chica dejaría que el rubio se colocase primero, y ella iría detrás de él en la línea.

Callaría un momento, tomándose de la muñeca izquierda con la mano derecha y moviendo su cuerpo suavemente hacia adelante y atrás, a como haría un niño esperando el permiso de su madre. Luego rompió su silencio.

Ehm… Esto… C… ¿Cómo… Cómo conoció a Kumopansa-san? —No quería inmiscuirse en su historia, solamente quería poner en práctica lo de “sacar un tema de conversación” que tan fácilmente hacía su hermana. Por alguna razón, imaginó que sería el arácnido quien contestara, pues se notaba más parlanchín que su compañero humano.

Mientras tanto, esperaría su turno para ordenar, avanzando cuando Yota y la fila avanzaran.
Responder
Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 puntos
Dinero: 570 ryō
#48
Ya casi nos tocaba. Parecía que el momento no iba a llegar, pero la cola había avanzado más rápido de lo que podría imaginar...

Ehm… Esto… C… ¿Cómo… Cómo conoció a Kumopansa-san?

Me giré ipsofacto, pues la tenía detrás de mí y no esperaba para nada. Kumopansa se dio la vuelta sobre mi cabeza de un saltito y cuando me di la vuelta yo, volvió a hacerlo para no quedar de espaldas. Aquello fue inesperado para ambos.

— Esto... Pues verás...

— Lo cierto es que le encontré yo, ¿quién sino? — replicó el arácnido haciéndose el interesante soltando una leve risita divertida.

— Sí, es cierto estábamo..

— Sasagani Yota y la inseparable Kumopansa-chan

«Oh no... oh no...»

Supe a la perfección de quién se trataba y pronto mis ojos localizaron a la mujer de cabellos y kimono rosados. Un kimono que, por cierto, había sido escogido con gusto exquisito, así como su bello estampado de rosas blancas y rosas. Podía parecer alguien dulce e inocente y, desde luego, irradiaba belleza, pero detrás de esa inofensiva fachada se escondía Sora-sensei.

— Sora-sensei, vaya... qué sorpresa... jeje

La mujer ya se había colocado detrás de Ranko y había posado sus manos sobre los hombros de la muchacha.

— Bueno, bueno, qué tenemos aquí... Espero no interrumpir nada, chicos...

Alcé las manos a la altura de mi pecho y los agité indicando que no interrumpía nada mientras lanzaba una mirada de complicidad a la kunoichi y que no pensase que aquella mujer era una loca.
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Ranko En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 7
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#49
Como esperaba, Kumopansa comenzó el relato, diciendo que ella lo había encontrado a él. Antes de que Ranko pudiese imaginar a la araña haciendo un jutsu para invocar a Yota, un par de manos se posaron en sus hombros.

"¿Qué?" No se alarmó mucho, pues no pensaba que un enemigo se hubiese infiltrado en la Aldea, pero sí le incomodó que alguien hiciera eso. Las únicas personas que podrían acercársele así eran su madre y su hermana, mas era imposible que fueran ellas: a la primera le hacía falta un brazo, y a la segunda le hacía falta estatura. Entonces escuchó cómo el rubio llamaba a aquella persona. "¿Sora-sensei?"

¿Era aquella mujer? ¿Aquella de la cual se había quejado Kumopansa? Yota le hizo señas en negativo a la mujer cuando ésta preguntó si interrumpía algo, mientras que le lanzaba una mirada a la genin para hacerle saber que era, en efecto, alguien conocido.

E-eh… Ahm… E-e-esto… —Ranko viró su cabeza un poco y atisbó un rostro hermoso y una cabellera rosa. Pensó en que debería de presentarse con una reverencia, pero también pensó que sería de mala educación zafarse y alejarse de la mujer —. B-bu-buenas… Buenos días. M-me lla… Me llamo Sagi… Sagisō Ranko. M-mucho… Mucho gusto. —dijo tímidamente, casi sin moverse.

No sabía cómo reaccionaría la mujer, y si sería tan mala como había comentado Kumopansa, pero Ranko le debía respeto, pues era la maestra del chico rubio.
Responder
Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 puntos
Dinero: 570 ryō
#50
A trancas y a barrancas y de la mejor forma posible en la cabeza de la chica de la trenza, entre tartamudeos, empezó a escupir palabras. Había vuelto a su estado original y sería fácil decir que todo era culpa de Sora, pero tampoco podía culparla a ella directamente. Era evidente que era un problema de la chica y de su más que probable timidez.

— Oh, de eso nada, monada — replicó la jounin — El gusto siempre es mío

Termino por guiñarle el ojo y darle un golpecito en el hombro como a veces ella solía a hacer como una extraña muestra de cariño o algo así.

— Y bueno, Yota... no me dijiste que tenías una cita...

No sé por qué empezaba a temer que en algún momento hiciera aquella pregunta. La típica pregunta de los adultos. Rápidamente negué con las manos y la cabeza. Creo que incluso me llegué a poner rojo. Kumopansa, por su parte se lo estaba pasando de lo lindo riendo a carcajada limpia.

— No, no, esto... solo estuvimos entrenando. Siempre me dices que tengo que entrenar más, ¿no?

— Sí, es verdad, deberías aprovechar más el tiempo... Así que entrenando, ¡es genial! ¿Por qué no van a coger sitio en una mesa mientras yo me encargo de traer los dangos?
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Ranko En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 7
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#51
"¿M-monada?"

Las maneras de la maestra del chico le recordaron a su propia madre, Komachi, en especial el cómo se dirigió a ella.

"¿¿CITA??"

El rostro de la kunoichi se tornó carmesí puro, y un temblor recorrió todo su cuerpo. A como ella lo recordó tiempo después, hasta su cabello suelto había temblado.

N-n-n-n-n-no… —alcanzó a decir apenas.

Yota también agarró un poco de color en las mejillas mientras su amiga arácnida reía. Ranko sintió tres toneladas de pena e incomodidad sobre los hombros y espalda, como si su columna se fuese a quebrar con el más mínimo peso que se le añadiese. El rubio comentó entonces que era solo un entrenamiento.

S-s-s-s-s-sí… —coincidió Ranko.

Sora no parecía tener malas intenciones hasta el momento, y tenía un aire más de bromista, hasta se alegró de que su alumno hubiese estado entrenando. La mujer se ofreció a llevarles los dangos en lo que los chicos se sentaban. Ranko asintió, pero no se movería de su lugar sino hasta que la mujer le hubiese soltado. Act seguido iría a pasos nerviosos tras Yota.
Responder
Yota En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 6 puntos
Dinero: 570 ryō
#52
— Sí, será lo mejor...

Ranko también lo vio como la mejor de las ideas en aquel momento, respondiendo con balbuceos e interrupciones propias de una tartamuda, pero ya había visto antes que todo ello era producto de los nervios del momento.

Sora apartó las manos de los hombros de la chica y con mis primeros pasos fuimos en busca de aquella mesa. Kumopansa se dio la vuelta en mi cabeza y miraba fijamente a la chica, como estuviera pensando qué debía decir para que se sintiese mejor, o para soltar una burrada que solo ella podría decir en aquel momento. No obstante, era probable que fuese la primera de las opciones. Por alguna razón, el arácnido había congeniado mucho con la gennin de la coleta. Como si de pronto se identificó mucho con ella.


— No le hagas mucho caso, Sora-sensei es muy bromista, pero es buena con nosotros, también lo será contigo

Efectivamente era la primera opción. Mer había preparado para hacerla callar pero incluso a mí me sorprendieron las palabras de la ocho ojos que ahora trataba de tranquilizar a Ranko.

— Bueno, ¿qué os parece esta?

Me había situado justo en frente de la mesa que había preguntado, la cual quedaba recogida en una esquinita del local en la que seguramente sería más sencillo superar la timidez de la taijutsera.
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Ranko En línea
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 7
Exp: 0 puntos
Dinero: 500 ryōs
#53
Ranko sintió como si hubiese estado bajo una avalancha y hubiese sido rescatada. Sus hombros se sintieron en extremo ligeros, sin el figurado peso de las manos de Sora. La chica ahogó un suspiro de alivio.

En lo que seguía a Yota hasta una mesa, Kumopansa se volteó sobre la cabeza del chico para hablar con Ranko. Tal vez era porque la amiga de Yota no era, pues, una persona, pero Ranko sintió que era mucho más fácil hablar con ella. La araña, a su vez y a pesar de sonar un poquito maleducada, tenía palabras de aliento para la kunoichi.

G-gracias, Kumopansa-san —Lo curioso era que el comentario inicial del arácnido acerca de Sora había sido lo que le dió un poco más de nervios. Aparte, claro, de que una desconocida le pusiera las manos en los hombros de la nada —. Suena… ahm… Sora-san suena a que no es mala. Creo.

El rubio la guió hasta un asiento y preguntó si estaba bien. Ranko asintió con una sonrisa nerviosa. Le aliviaba que fuese un asiento en la esquina, así tendría el contacto mínimo con otras personas que fuesen a pasear por el lugar.

E-está muy bien, Sasagani-san —dijo, mientras se sentaba en el rincón. Suspiró, pues su cuerpo recordó lo cansada que estaba, y lo delicioso que era sentarse a esperar por comida después de mucha actividad física. Se mantuvo con las manos en el regazo por un momento, pensando en las posibles cosas que podría decir. Desde hacía un tiempo se forzaba a decir algo, se obligaba a charlar y fortalecer el músculo de la interacción social, por más debilucho que fuese al inicio —. ¿Ha-han sido estudiantes de… ahm… de Sora-san p-por… por mucho?
Responder