Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Al otro lado
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#1
Arropado por el calor inhumano de mi capa de viaje esperaba a que el destino me diera una señal, una roca parlante, un arbol viviente o incluso una estrella fugaz me hubiera bastado. Delante mio se encontraba nada más y nada menos el que el puente que me llevaría a lo que hay más allá. Fuera de la Espiral, fuera del mundo seguro, a territorio desconocido, a la jungla, donde los leones se matan entre ellos mientras las viboras reptan tras de ellos esperando un descuido para dejarlos fritos y los cuervos salen de cualquier sitio en cuanto se estás más de cinco segundos quieto.

Aquello que no es de Uzu. Donde no da el Sol, porque los rayos no se atreven a rebotar sobre tan salvaje superfície.

En tierras internacionales ya había tenido problemas con un shinobi de la Lluvia, si cruzaba ese puente estaría en el País del Bosque, el peligro era máximo. A diferencia de Amegakure, que es una fábrica de psicopatas homicidas, Kusagakure era un recinto donde cientos de monos se peleaban por ver quien la tenía más grande. Ame es el kunai sigiloso que te apuñala por la espalda sin piedad y Kusa el enorme garrote que ataca a todo lo que se mueve con todas sus fuerzas.

En ese dilema me encontraba, de pie apoyado en un arbol comiendome una manzana mientras observaba fijamente los arboles al otro lado del puente. En cualquier momento podría aparecer un dinosaurio de ese país prehistorico y barbaro. Con la capucha puesta de mi capa de viaje me estaba asando de calor, por suerte, estar en la sombra de un arbol lo hacía más llevadero.

Cuando me acabara la manzana tendría que decidir, por eso la mordía lentamente y masticaba aún más lentamente.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#2
Hoyōbi, 21 de Ascua de 217



Al final resultaba que Kōri no la había acompañado al Valle del Fin por mero altruismo. Tenía algo que hacer en el País de los Bosques y, tras su breve excursión a aquel legendario paraje, ambos recorrieron la frontera entre el País de los Remolinos y el País de los Bosques hacia el este. El viaje les llevó algo más de un día, bordeando el escarpado acantilado que separaba el Bosque de la Hoja del Bosque de los Hongos. Ayame se mantenía a una distancia más que prudencial del abismo que caía varias decenas de metros, pero sus ojos se veían atraídos una y otra vez con la fuerza de un imán. Además, el furioso rugido de las aguas turbulentas que discurrían por el fondo no la ayudaban a olvidarse de él. Al final lograron dar con el pasaje que podría conducirlos al otro lado del despeñadero: un majestuoso puente construido enteramente en piedra conectaba los dos bosques. Parecía de lo más sólido, pero Ayame dudó un instante antes de poner el pie encima.

—Vas a tener que esperarme aquí, Ayame —le dijo Kōri de repente.

—¿Cómo?

—Mi misión ahí dentro es secreta, ni siquiera tú puedes conocer los detalles. Son órdenes de Arashikage-sama.

—¿Entonces por qué me has traído aquí? —preguntó, indignada, pero él se limitó a encogerse de hombros.

—Querías ver el Valle del Fin, y pillaba de camino. Por eso —respondió, con simpleza—. Espérame aquí. Pero no te alejes del puente. ¿Entendido?

—Entendido...

Kōri asintió, giró sobre sus talones y echó a andar para atravesar el puente. Ayame suspiró con pesadez y se sentó en el suelo, con la espalda apoyada en el pilar que daba cabeza al puente. Por el rabillo del ojo vio una silueta situada a varios metros de distancia y no pudo evitar sobresaltarse. No pudo identificar los rasgos de aquella persona, ya que estaba encapuchada, envuelta de los pies a la cabeza en una pesada capa de viaje.

«¿No pasa calor con eso?» Se preguntó, pero enseguida apartó la mirada. No le daba buena espina. Si tenía la necesidad de cubrir su rostro de aquella manera no debía de ser por una buena razón. «¿Y si es un bandido? O peor aún... un ninja exiliado...» Meditaba, y un desagradable escalofrío recorrió todo su cuerpo.

Sólo esperaba que su hermano no tardara demasiado...
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#3
Era un reto mental. Mantenerme vigilando el País del Bosque ya se había convertido en un a ver quien aguanta más, mi capa ardía como si fuera capaz de generar calor de forma independiente. Aunque yo me la jugaría a que usa energía solar, como las plantas. El calor aumentaba gradualmente e imparable, a pesar de que el sol girara alrededor de la Tierra alegremente.

Cuando alcancé el limite e iba a apartar la mirada vio a un señor más blanco que los folios no reutilizados pasar alegremente el puente asín, a pelo. ¿Pero qué coño hace? ¡¿No ve que con esa piel tan blanquita poniendose al sol se le va a quemar hasta el jalapeño?! Y encima se dirigía al País del Bosque, que bueno, es todo bosques. Algo tan llamativo como un señor blanco sería la principal presa de los dinosaurios.

Me quité la capa de viaje en un solo movimiento y la tiré al suelo.

¡Pero donde vas, loco!

Era obvio que no iba a oirme, pero en ese momento me dejé llevar por el justiciero enmascarado que llevo dentro. Solo que sin mascara y racista. Salí corriendo hacia el puente con toda la decisión del mundo, calculé un derrape perfecto para perder tan poca velocidad como fuera posible y coger la curva como si hubiera nacido para ello. En mi cabeza veía los angulos y las hipotenusas del movimiento, la perfección era mi aliada.

Hasta que un arbol extraño se coló en el escenario, unas raices justo delante del pilar impidieron el movimiento de mis pies y la única ley que nadie puede romper se vengó de mi, yendo de morros contra el suelo. Ahora la inercia, seguramente me escuchara cuando le dije a la gravedad que me parecía innecesaria, porque tambien se vengó de mi. Rodé hasta quedarme en medio del puente, boca abajo. Inerte, inmovil, pero consciente, levemente.

Me levanté de un salto.

Aquel hombre... — miré hacia el puente y no había nadie ya. — Pasto para los dinosaurios

Caería de nuevo de espaldas, quedandome boca arriba. Algo no encajaba, pero la mitad de mis músculos se quejaba al unísono así que lo dejé para despues.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#4
De repente, el desconocido en el que Ayame había puesto su atención, se arrancó la capa y la tiró al suelo. Se trataba de un chico joven, de aproximadamente su misma edad. Tenía el cabello rubio, completamente alborotado y que casi parecía flotar alrededor de su cabeza como una nube de espinas.

—¡Pero donde vas, loco! —gritó, tratando de llamar la atención de alguien sobre el puente.

Echó a correr, tratando de alcanzar a su objetivo, pero a medio camino su pie tropezó con una raíz que sobresalía del suelo, cayó y rodó varias veces sobre sí mismo hasta terminar tirado como un guiñapo en mitad del puente. Ayame entrecerró los ojos en un gesto de dolor compasivo, pero enseguida se puso en pie y corrió en su auxilio.

—¡Ey! ¿Estás bien? —le preguntó, agachándose junto a él—. ¡Ah! —exclamó, cuando contra todo pronóstico, el chico se levantó repentinamente de un salto.

—Aquel hombre... Pasto para los dinosaurios —murmuró para sí. Y entonces volvió a caer de nuevo, de espaldas.

Ayame torció el gesto ligeramente. ¿Se habría topado con un loco?

—Esto... ¿De qué dinosaurios estás hablando?

De repente reparó en que llevaba algo anudado en torno al cuello. Una bandana, similar a la suya, pero con el símbolo de Uzushiogakure grabado con orgullo en su placa.

—¿Eres un ninja de Uzushiogakure? —le preguntó, con una exaltada sonrisa. Era la primera vez que se encontraba con alguien de aquella lejana aldea.
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#5
—¡Ey! ¿Estás bien?

Un arbol cercano se levantó para venir a socorrerme, así que supuse avispadamente que no se trataba de un arbol, pero cuando mi cerebro relacionó todos esos hechos complejos ya era tarde.

¡Ah!

Estaba a mi lado para cuando me recompuse, y tambien cuando volví a desrecomponerme. Otra vez en el suelo pude dedicarle un tiempo a la interacción social. Era una muchacha bastante normal, lo que más resaltaba de ella a simple vista era que no resaltaba nada a simple vista. Ni era rubia ni nah. El reflejo del Sol en su bandana me cegó.

Siento el tropiezo, deberia haber mirado por donde iba.

Aún estaba repasando un poco mis heridas, que no eran pocas, mientras me intentaba sentar y bajaba la cabeza a modo de disculpa, sin dedicarle todavía toda mi atención a la desconocida.

Al entablar conversación y estar ya sentado, subí la mirada. De abajo a arriba, vi el portaobjetos en su pierna, lo normal en una kunoichi. Asumí que era de Uzushio, por el lado del puente en el que estabamos y porque parecía una persona normal, no podía ser de otra villa.

Parecía algo escualida para ser ninja, pero despues de conocer a Senju Riko, ya lo das todo por valido. Vestía muy de azul, aunque era un azul alegre, no un azul tetrico como los de Ame. En cuanto a su rostro, daba la sensación de que era más joven que su cuerpo, por la expresión o algo, era díficil de describir.

—Esto... ¿De qué dinosaurios estás hablando?

En el País del Bosque hay todo tipo de animales feroces, como dinosaurios, son como lagartijas extragrandes y con enormes dientes. Dicen que en Kusagakure doman a esos animales a la fuerza y los montan para viajar. Además de eso hay todo tipo de peligros en esos bosques. Y ese hombre blanco se ha metido ahí sólo.

En ese momento miraba al bosque, imaginandome la de bichos jurasicos que deben de haber tras la primera linea de arboles.

—¿Eres un ninja de Uzushiogakure?


Me moví un poco para sentarme mejor, entonces pensé en lo que acababa de decir. Ni un también, ni un como yo. Giré la cabeza lentamente y mire de nuevo la bandana, aunque se me quemaran los ojos, por suerte, me había movido lo suficiente para ver esas lineas verticales sin quemarme hasta el iris.

Respiré hondo y entonces saqué mi actor interior.

Sí, ¿y que hace una kunoichi de la Lluvia por aquí?

Ese actor no existía, era yo siendo seco. Volví a mirar al bosque para no mirarla a ella y que no se notara aún más lo violenta que se había vuelto la situación. Ese hombre tan blanco... ahora encajaba todo. En Uzu no se puede ser tan blanco, además de que la chica esta tambien era palida. ¿En qué clase de plan maquiavelico andaban metidos? Amenios viniendo a la Espiral para ir a Kusa. Algo malo iba a pasar seguro.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#6
— En el País del Bosque hay todo tipo de animales feroces, como dinosaurios, son como lagartijas extragrandes y con enormes dientes —respondió el desconocido, y Ayame abrió los ojos como platos. ¿Estaba hablando en serio?—. Dicen que en Kusagakure doman a esos animales a la fuerza y los montan para viajar. Además de eso hay todo tipo de peligros en esos bosques. Y ese hombre blanco se ha metido ahí sólo.

«Se está refiriendo a Kōri.» Reparó Ayame, con el corazón en un puño.

— Sí, ¿y que hace una kunoichi de la Lluvia por aquí? —respondió el rubio, y Ayame detectó un cierto cambio en el matiz de su tono de voz. De repente se había vuelto más serio, más siniestro.

Y aquello no le dio buenas vibraciones.

—Mi hermano tenía que hacer algo en ese bosque —respondió, encogiéndose de hombros. Por una vez se alegró de no conocer los detalles de lo que le había llevado a Kōri hasta aquel lugar, pues conociéndose le sería muy difícil ocultárselo a otras personas—. Por cierto me llamo Aotsuki Ayame —se presentó, con una inclinación de cabeza—. Sobre lo de antes, debes estar confundiendo reptiles de gran tamaño con los dinosaurios —comentó, contenta de tener una excusa para cambiar de tema—. ¡Todo el mundo sabe que se extinguieron hace muchísimo tiempo!

Todo el mundo menos aquel chico rubio, al parecer. Sin embargo... ¿existían reptiles tan grandes como para ser amaestrados y montados? A Ayame sólo le venían a la cabeza imágenes de cocodrilos, caimanes y varanos, pero no terminaba de imaginar cómo se podía domar a un reptil.

Le dolía la cabeza de solo pensarlo.
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#7
—Mi hermano tenía que hacer algo en ese bosque

Y BOOOOOM, todo encajó en mi mente. Había sido testigo de partes del plan de Kusagakure y Amegakure. Aquel shinobi que perseguía una rana capaz de paralizar a la gente con el simple hecho de tener contacto con ellos. Ellos no podrían haber creado tal criatura, en Ame no hay animales, solo metal y sangre. ¡Se habían compinchado con Kusagakure para llevar a cabo algún tipo de plan!

Por cierto me llamo Aotsuki Ayame

Quería... Debía mantener la compostura, que no me viera como una amenaza para sacarle tanta información como pudiese. Al menos, conseguir hablarle sin vejarla de alguna forma o en algún sentido. Y darle un nombre falso, obviamente, pero que no se notara que era falso.

Yo soy Nabi Senju

Cuando me di cuenta de lo estupido que iba a sonar, sobretodo si ella conocía el clan Senju, decidí que era tarde para retirarse. Solo quedaba, seguir a muerte.

El clan Nabi es un clan local de Uzushiogakure, no creo que lo conozcas.

Hice un breve gesto con la mano restandole importancia a lo que acababa de decir, conseguí mantener un tono neutro, tampoco es que tuviera la gente me hiciera mucho caso así que nunca le di mucha importancia a mi tono. Me imaginé que hablaba con una piedra, eso hizo que mi voz adquiriera el tono que solía usar cuando hablaba con cualquier desconocido de fuera de Uzushiogakure, que es como si hablaras con un NPC en un juego. Esa era mi definición de tono neutro.

Sobre lo de antes, debes estar confundiendo reptiles de gran tamaño con los dinosaurios. ¡Todo el mundo sabe que se extinguieron hace muchísimo tiempo!

¿Y cómo lo sabes? ¿Has estado alguna vez cerca de Kusagakure?

Tosí cuando acabe de hablar, porque el tono había vuelto a ser el de Maldita Amenia traidora. Empezaba a pensar, que por qué era yo el que se ocultaba tras una mascara. Empecé a barajar la opción de soltarle algunas verdades a la pobre Aotsuki Ayame y ver como reaccionaba.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#8
—Yo soy Nabi Senju. El clan Nabi es un clan local de Uzushiogakure, no creo que lo conozcas —respondió el rubio, agitando la mano para restarle importancia a aquel hecho, pero Ayame inclinó la cabeza con respeto.

—La verdad es que no. No lo conozco. Pero es un placer, Senju-san.

Sin embargo, la conversación dio un giro cuando Ayame habló sobre los dinosaurios. El tono de voz de Senju se tornó de nuevo tosca, áspera como una piedra pómez cuando replicó:

— ¿Y cómo lo sabes? ¿Has estado alguna vez cerca de Kusagakure?

Tosió cuando terminó de hablar y Ayame lo miró extrañada. ¿Acaso había dicho algo que le había ofendido? Era poco probable, así que terminó por encogerse de hombros y, de un brinco, se subió en el parapeto del puente.

—No. De hecho es la primera vez que me acerco tanto al País de los Bosques. Pero es algo que se enseña en todas las escuelas. Ninjas o no-ninjas. ¿En Uzushiogakure no os han hablado sobre eso nunca? —le preguntó, no sin cierta curiosidad.
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#9
—No. De hecho es la primera vez que me acerco tanto al País de los Bosques. Pero es algo que se enseña en todas las escuelas. Ninjas o no-ninjas. ¿En Uzushiogakure no os han hablado sobre eso nunca?

No puedes ser tan inocente. Tambien nos dicen lo peligrosos que son los bijuus y en Amegakure teneis a un shinobi con uno dentro, en vez de tenerlo en una urna o en la villa con más y mejores especialistas en Fuinjutsu.

No necesitaba poner un tono serio o amenazador porque las palabras que decía eran exactamente las que quería decir, les estaba acusando, sí. Eran la única villa con una bomba de destrucción masiva a su alcance, si se les cruzaba otra aldea podrían reventarla sin dar explicaciones a nadie.

¿Qué crees que pasara cuando aparezca otro? Si aparece en nuestro país o en el de Kusagakure, bien, chachi. ¿Y si vuelve a aparecer en Amegakure? ¿O en un tercer país? El pacto de no agresión no va a durar y entonces habrá una guerra en la que quien tenga el bijuu tendrá la ventaja. ¿Crees que Kusagakure está de vacaciones?

La kunoichi con la que estaba hablando parecía más inocente que un cachorrito recien nacido, y hasta yo podía ver que no actuaba. ¿De verdad hay gente así de ingenua en Amegakure, afamada por sus shinobis entrenados a latigazos bajo la lluvia? Supongo que hasta en Amegakure se les cuela alguien de vez en cuando.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#10
— No puedes ser tan inocente. También nos dicen lo peligrosos que son los bijuus y en Amegakure tenéis a un shinobi con uno dentro, en vez de tenerlo en una urna o en la villa con más y mejores especialistas en Fuinjutsu.

Como un disparador, las palabras de Senju pusieron todas las alarmas de Ayame en funcionamiento. Seguía observándole en silencio, escuchándole, pero había tensado los hombros y su rostro ahora estaba cubierto por la más absoluta seriedad.

— ¿Qué crees que pasara cuando aparezca otro? Si aparece en nuestro país o en el de Kusagakure, bien, chachi. ¿Y si vuelve a aparecer en Amegakure? ¿O en un tercer país? El pacto de no agresión no va a durar y entonces habrá una guerra en la que quien tenga el bijuu tendrá la ventaja. ¿Crees que Kusagakure está de vacaciones?

—El bijuu fue sellado en uno de nuestros shinobis precisamente para proteger a nuestra gente. Para que no se repita la masacre que sucedió en la Ciudad Fantasma —explicaba, con suma lentitud. La situación era verdaderamente estresante para ella, y casi temía que Senju pudiera llegar a escuchar el desbocado latir de su corazón—. Si vuelve a aparecer otro de esos monstruos... —un súbito pinchazo en la espalda le hizo contraer el rostro en un gesto de dolor, pero trató de sobreponerse para seguir hablando—, ...Ya sea en Amegakure, Uzushiogakure o Kusagakure; nuestra aldea mantendrá el pacto y será otorgado a tu aldea o a Kusa. El cómo lo decidan entre ellas dos ya no es algo que me atañe. Lo único que sé es que nuestra aldea no guarda al bijuu como arma, sino sólo por precaución. Para que no se vuelva a repetir la historia de las Cinco Grandes Aldeas antiguas.
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#11
—El bijuu fue sellado en uno de nuestros shinobis precisamente para proteger a nuestra gente. Para que no se repita la masacre que sucedió en la Ciudad Fantasma. Si vuelve a aparecer otro de esos monstruos... Ya sea en Amegakure, Uzushiogakure o Kusagakure; nuestra aldea mantendrá el pacto y será otorgado a tu aldea o a Kusa. El cómo lo decidan entre ellas dos ya no es algo que me atañe. Lo único que sé es que nuestra aldea no guarda al bijuu como arma, sino sólo por precaución. Para que no se vuelva a repetir la historia de las Cinco Grandes Aldeas antiguas.

Una sonrisa cinica se dibujó en mis labios, al parecer había tocado el botón justo para que a aquella inocente muchacha le apareciese la vena amenia. Con una chiquilla al borde de la histeria ya era más fácil discutir, aunque la inocencia no se iba de sus palabras, sin duda era la clase de niña que se cree todo lo que le dicen.

Ahora tu villa puede que aún recuerde el dolor de la perdida, pero ese dolor se apaga conforme pasa el tiempo. Hoy todos recordais que murieron vuestros padres, vuestros hermanos, mañana seran vuestros abuelos y vuestros tios y en un par de generaciones ya nadie recordara esas victimas. El siguiente bijuu podría aparecer mañana o en cien años.

— Y si tanto os preocupa, ¿por qué nadie sabe quien es el jinchuriki? ¿Qué vais a hacer con él? ¿Ocultarlo para siempre? Si le dejais salir de la villa sin que nadie sepa quien es podría ocurrir cualquier catastrofe, pero no, mejor mantenerlo en secreto. Además, que el primer bijuu se le dio a Amegakure porque habían sufrido la mayor parte de los daños. ¿Un bijuu da de comer? No ¿Un bijuu ayuda a la reconstrucción? No ¿Entonces por qué se os dio el bijuu? ¡Porque es un arma! Para que os sintierais seguros. Nadie ha dejado de ver a los bijuus como armas, solo intentan negarlo. Tarde o temprano volvereis a usar su poder.

— Además que solo los Uzumakis pueden detener a esas bestias por completo, y se le dio a Amegakure, no puedes decirme en serio que solo pensaban en encerrar al bijuu. Siguen viendolos como poder militar puro y duro.


Decidí parar ahí para coger un poco de aire y dejar que ella tambien explotara, porque aún tenía argumentos, pero tampoco quería ahogarme ni ver como la chica empieza a ponerse roja de aguantarse sus respuestas. Estaba interesado en sus posibles respuestas para tumbarselas todas y ver como reaccionaba al final de todo. Era obvio que yo tenía razón y ella no, pero parte de ser el más listo pasa por entender porque el resto de villas están equivocadas.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#12
—Ahora tu villa puede que aún recuerde el dolor de la perdida, pero ese dolor se apaga conforme pasa el tiempo —replicó, con una cínica sonrisa en los labios, y Ayame frunció el ceño. Preveía lo que se le iba a caer encima. Y no le hacía ni pizca de gracia—. Hoy todos recordáis que murieron vuestros padres, vuestros hermanos, mañana serán vuestros abuelos y vuestros tios y en un par de generaciones ya nadie recordara esas victimas. El siguiente bijuu podría aparecer mañana o en cien años.

—Y si tanto os preocupa, ¿por qué nadie sabe quien es el jinchuriki? ¿Qué vais a hacer con él? ¿Ocultarlo para siempre? Si le dejais salir de la villa sin que nadie sepa quien es podría ocurrir cualquier catastrofe, pero no, mejor mantenerlo en secreto. Además, que el primer bijuu se le dio a Amegakure porque habían sufrido la mayor parte de los daños. ¿Un bijuu da de comer? No ¿Un bijuu ayuda a la reconstrucción? No ¿Entonces por qué se os dio el bijuu? ¡Porque es un arma! Para que os sintierais seguros. Nadie ha dejado de ver a los bijuus como armas, solo intentan negarlo. Tarde o temprano volveréis a usar su poder. Además que solo los Uzumakis pueden detener a esas bestias por completo, y se le dio a Amegakure, no puedes decirme en serio que solo pensaban en encerrar al bijuu. Siguen viéndolos como poder militar puro y duro.

«Respira hondo... Mantén la calma... Cuenta hasta diez...» Se repetía Ayame, como un mantra.

Senju estaba atacando a su aldea verbalmente hablando. Estaba cuestionando su propio honor y Ayame tenía que hacer dobles esfuerzos por no saltar directamente sobre él. Aquella era una tarea increíblemente dura y difícil para alguien como ella, y por un momento deseó que su hermano estuviera aún con ella.

Entre eso y que debía medir sus palabras al milímetro para no comprometer los secretos de la aldea y su propia identidad como jinchūriki aún tardó varios segundos en responder.

—¿Has oído hablar de la Ciudad Fantasma? Se dice que aquella ciudad era tres veces más grande y más próspera que la misma Amegakure, y desapareció de la noche a la mañana por la acción de ese bijū. Pasen los años que pasen, es difícil olvidar una catástrofe de ese calibre —replicó, esforzándose por hablar con lentitud. Pero la calma que trataba por todos los medios de contener temblaba peligrosamente en su voz, a punto de romperse en cualquier momento—. La razón por la que nadie sabe quién es el Jinchūriki es precisamente para protegerlo. Cuantas más personas conocieran ese dato, más probable sería que alguien se fuera de la lengua con quien no debiera. Pero yo no soy quién para entrometerme en los asuntos de las tres aldeas ni cuestionar las órdenes ni las intenciones de Arashikage-sama, pero como genin de Amegakure le soy fiel y sé que no cometerá el mismo error del pasado. ¡No lo utilizará como arma! —concluyó, saltando del parapeto con los puños apretados y los ojos entrecerrados.

«Maldición, los pinchazos se están volviendo cada vez más molestos.» Maldijo para sus adentros, tratando de contener el dolor. Pero aquello era tan imposible como intentar que una llama no te quemara.

—Dices que sólo los Uzumaki pueden contener a estas bestias. Pecas de tus propias palabras. ¿Acaso quieres que todos los bijū acaben en Uzushiogakure? —en aquella ocasión fue suya la sonrisa cínica.

E iba a añadir algo más, pero se quedó completamente paralizada cuando un súbito rugido hendió el aire e hizo vibrar hasta el mismísimo puente sobre el que se encontraban. Completamente lívida, Ayame giró el rostro hacia su origen. El bosque que se encontraba al otro lado del puente. El bosque del País de los Bosques.
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#13
—¿Has oído hablar de la Ciudad Fantasma? Se dice que aquella ciudad era tres veces más grande y más próspera que la misma Amegakure, y desapareció de la noche a la mañana por la acción de ese bijū. Pasen los años que pasen, es difícil olvidar una catástrofe de ese calibre. La razón por la que nadie sabe quién es el Jinchūriki es precisamente para protegerlo. Cuantas más personas conocieran ese dato, más probable sería que alguien se fuera de la lengua con quien no debiera. Pero yo no soy quién para entrometerme en los asuntos de las tres aldeas ni cuestionar las órdenes ni las intenciones de Arashikage-sama, pero como genin de Amegakure le soy fiel y sé que no cometerá el mismo error del pasado. ¡No lo utilizará como arma!

Soy consciente de lo que pasó, pero no puedes negar que el bijuu se os entregó como ofrenta porque es un bien militar de valor incalculable, es decir, que sigue siendo un arma.

La kunoichi estaba empezando a ponerse realmente nerviosa e irritada, lo cual hacía crecer mi irritación y mi enfado.

—Dices que sólo los Uzumaki pueden contener a estas bestias. Pecas de tus propias palabras. ¿Acaso quieres que todos los bijū acaben en Uzushiogakure?

Bueno, es lo más logico siendo los únicos que...

Toda la seriedad y la discusión se vió interrumpida por un potente rugido que cruzó el puente para llegar hasta nosotros, un rugido procedente del bosque en el que había desaparecido el hombre blanco. No me atrevi siquiera a intentar adivinar de qué clase de criatura sería ese rugido.

¿Y ahora qué me dices? Porque eso no sonaba a un dulce conejito.

Me levanté bruscamente y corrí hacia el otro lado del puente. Pero... ¿deberia? Si de verdad había una traición en curso entre Kusa y Ame, deberia darme la vuelta en ese mismo instante. Me detuve en medio del puente indeciso.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 27
Exp: 6 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#14
— ¿Y ahora qué me dices? Porque eso no sonaba a un dulce conejito —replicó Senju, y Ayame se volvió hacia él, pálida.

—¿Y a mí qué me cuentas? ¡Si nunca he estado aq...! ¡Ey! ¡Espera!

Sin embargo no debió escucharla, porque el rubio se levantó de un salto y echó a correr hacia el otro lado del puente. Mientras tanto, Ayame había bajado la mirada, dubitativa. ¿Qué debía hacer? Su hermano le había ordenado que no se moviera de allí, que él volvería enseguida. Pero el animal que había lanzado aquel rugido no debía de ser precisamente un dulce conejito, como decía Senju. ¿Y si Kōri se había encontrado con lo que fuera aquello? Fuera lo que fuera...

¿Y si de verdad era un dinosaurio?

Ayame terminó por sacudir la cabeza y, antes de volver a pensarlo con detenimiento, arrancó a correr. Adelantó a Senju, que parecía que se había detenido a mitad de camino, pero no le dio mayor importancia. Tenía que ayudar a su hermano. Tenía que salvarlo antes de que aquella bestia lo atrapara entre sus fauces.

Y con esa premisa en mente, la muchacha recortó la distancia que la separaba del bosque del País de los Bosques en cuestión de segundos. Se internó entre los árboles, esquivó algunos arbustos saltando por encima de ellos, se deshizo de algunas lianas que querían atraparla y entorpecer su avance. Seguía su memoria auditiva para encontrar el lugar donde se había originado aquel terrorífico rugido. Los árboles se abrieron poco después, dejando a la vista un pequeño claro que daba directamente a un río tan extenso que fácilmente podría haberse hecho pasar por un pequeño lago. Si no fuera porque sus aguas, aunque de forma tranquila, seguían discurriendo en su cauce arrastrando consigo varios troncos que flotaban a la deriva.

Ayame se detuvo entre resuellos, pero no había tiempo para descansar. Angustiada, miraba a su alrededor, buscando con desesperación.

—¡Kōri! ¡¿Dónde estás, hermano?! —gritaba, con toda la fuerza de sus pulmones.
[Imagen: DeupMR3.png]
¡Padoru padoru!
¿Quieres un padoru igual? Haz click aquí

· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Inuzuka Nabi Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 20
Exp: 25 puntos
Dinero: 3000 ryō
#15
Las dudas se despejaron cuando Ayame me superó corriendo hacia el bosque sin dudar, fuera lo que fuera que sucediera tenía que verlo con mis propios ojos para comprobar la magnitud del asunto. La velocidad de la kunoichi me dejó impresionado, si hubiera seguido corriendo lo más probable es que la hubiera perdido, por suerte, estaba tan perdida como yo.

Además, tuvo que abrirse paso entre la vegetación, yo solo tuve que andar el camino ya despejado. Hasta que ya no hubo vegetación que despejar. Se detuvo delante de un pequeño rio que despejaba un poco los arboles llamando a su hermano a voces.

¿¡Pero estás loca!? Baja la voz. ¿Es que no tienes sentido de la supervivencia? Acabas de oir el rugido de un dinosaurio y te pones a gritar.

Le sugerí amablemente desde su espalda, atento a cualquier movimiento que pudiera percibir del otro lado de la corriente o de los alrededores en general. En la guarida del lobo cualquier movimiento o sonido puede ser el último. Tambien me mantuve a una distancia prudencial de Ayame, su velocidad era algo a tener en cuenta.
Nabi
[Imagen: 23uv4XH.gif]

[Imagen: tumblr_ommjidew2V1qfq1l5o1_500.gif]
[Imagen: B9D.gif]
[Imagen: z223646398_large_large.gif]
[Imagen: giphy.gif]