Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Conociendo las termas
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 9
Exp: 8 puntos
Dinero: 1000 ryōs
... Ran-chan…

Una sensación recorrió todo su cuerpo, desde los dedos de sus pies hasta la punta de su trenza. Un sentir extraño, agradable, pero desesperante, como un postre exquisito que sabes que te acabarás. Y quería sentirlo de nuevo.

... Ran-chan…

Aquellas dos sílabas hicieron eco en su cabeza, y lo seguirán haciendo toda la noche, esparciendo pétalos de rosa por cada rincón de su mente. Su mirada color miel se cruzó con la mirada esmeralda de Mei mientras ella tomaba el alimento que le ofrecía, y el aliento le faltaría a Ranko por aquel eterno segundo.

D-de nada —Si el corazón de Ranko hubiese latido un poquito más rápido, habría estallado. La Kusajin estaba claramente nerviosa pero, a pesar de que era una de las emociones más intensas que había sentido, no estaba temblando en exceso, ni estaba alterada físicamente, ni su voz se elevó demasiado. Era como si la misma adrenalina del momento la tuviese relativamente calmada —. Mei-hime.

"WOOOOOAAAAH. PAREN EL MUNDO QUE ME QUIERO BAJAR. ¡Ranko! ¡RAAANKOOO! ¿Acabas de…? ¡Acabas de llamarla Mei-hime! ¿¿Pero por qué?? ¡Ranko decidida no aprueba esa decisión!"

L-l-lo…

Pero la mujer la interrumpió, puesto que sirvió la orden de wantan, colocando frente a Mei. un plato con seis bollitos de masa frita y un platito un poco hondo con algo de salsa.

Aquí tiene señorita. ¡Y claro! Por supuesto que el dios gato salió triunfante la vez pasada, a como debe de ser —Ella echó a reír a carcajadas, aunque su esposo hizo un gesto, sonriente, como de derrota —. ¡Buen provecho, señoritas!

Ranko cortó otro pedacito de ikayaki, pero no hizo más que juguetear con él con sus palillos por un rato. Su rostro estaba totalmente rojo, aunque era un rubor diferente. Era cálido y reconfortante, y no incómodamente ardiente, como una hoguera en el invierno más crudo. No sabía cómo reaccionaría Mei a la manera en la que la había llamado.

... Ran-chan…

”¿Y si se molesta? ¿Y si se burla? En un inicio le dijo a Kuumi que le llamase así, de manera sarcástica. ¿Entenderá que yo la llamé así de manera honesta? ¡Rayos, Ranko! ¡Cuida tu boca la próxima vez! Pero... ¿y si le gusta? ¿y si acepta que la llame así? ¡Ay, Ranko!”

Al final, llevó a su boca el pedacito de comida que había cortado, y masticó lentamente mientras movía sus ojos hacia Mei, esperando algún comentario o reacción.

... Ran-chan…
Responder
Aburame Mei Sin conexión
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 14
Exp: 10 puntos
Dinero: 50 ryō
—¿Mei-hime?— repetí jocosa, quizá Ranko también hubiese dejado que sus emociones manejasen su cuerpo, que manejasen su voluntad... No hice ningún ademan de disgusto, simplemente sonreí con complicidad y le guiné un ojo.

La encargada interrumpió la conversacion en el momento indicado, sí, en ese en el que Sagiso iba a sonrojarse más, tartamudear y disculparse, no hice caso a ello y me concentré en el plato —. Muchas gracias— no tardé en hacerme con unos palillos y separarlos —. Buen provecho!— uní mis manos , agradecí internamente y entonces ingerí un bocado.

—Está exquisito— le miré con una fijamente —. Creo que debo devolverte el favor, ¿no?— en un abrir y cerrar de ojos Ranko tendría frente a sus labios un trozo de wantan, esperando a que ella aceptase la ofrenda.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Akito (Teal)
Naoko (Lightcoral)

Avatar patrocinado por Rōga
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 9
Exp: 8 puntos
Dinero: 1000 ryōs
Ranko gritó mentalmente de la emoción al ver a Mei guiñarle un ojo. No pudo esconder una sonrisa enorme mientras partía más de su ikayaki y jugueteaba un poco con él usando sus palillos. Agradeció internamente a la mujer del local por entregarle su pedido a la Uzujin justo a tiempo, y evitarle reaccionar de sobremanera como otras veces.

"Como en las termas…"

Se llevó el pedazo de comida a la boca justo cuando Mei comentaba lo delicioso que estaba su platillo. La de la trenza, aún con ikayaki en la boca, volteó a verla, asintiendo con los ojos cerrados. Estaba realmente contenta de que la noche fuese así.

"¿Qué favor…?"

Al abrirlos, gritó mentalmente de nuevo. Mei le ofrecía trozo de su propio platillo con sus palillos, mirándola fijamente con sus esmeraldas. Hechizada, Ranko se perdió un segundo en ellos, luego tragó el ikayaki que había estado masticando y abrió la boca para recibir la porción de wantan.

Sin apartar sus orbes miel de los de su compañera, masticó con lentitud, disfrutando cada segundo de aquella comida. Se le hizo realmente deliciosa, aunque no supo si era solamente mérito del wantan, o si se debía a que Mei se lo había dado en la boca. No podía creer que aquella maniobra le hubiese salido tan pero tan bien. Tiempo después agradecería que Kuumi no las hubiese acompañado.

Está —dijo cuando al fin tragó, con los ojos fijos aún en Mei —deliciosa.

... Ran-chan…

Ranko dejó pasar un segundo antes de darse cuenta de algo.

Mei-him… Mei-san. La comida. La comida de Mei-san. Está deliciosa. Sí. —Aunque intentó corregirse rápidamente, le sorprendió que no había alzado la voz para nada, y había hablado con suficiente normalidad.

Intentó enfocarse en su ikayaki, aunque no podía evitar voltear a verla en intervalos.

M-M-Mei-hime s-suena muy bonito. A-apropiado, creo. Si me lo… si me lo permite.
Responder