Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
Eiji cargo nuevamente contra el clon, pero a diferencia de la primera vez, este parecía un verdadero genin. Esta vez su ataque se dirigió al costado izquierdo del bunshin y Koji decidió que era el momento apropiado para que el golpe impactase. El bunshin se movió lateralmente, pero lo hizo lo suficientemente lento para que el golpe hiciese contacto, y este desapareció en una nube de humo.

¡Así se hace chaval, muy buen golpe! —Koji se acerco al muchacho y le ayudo a recomponerse. —Creo que te has ganado algo de comer para reponer esas fuerzas. ¿Te gusta el baozi?

Koji echo una mirada al sol y empezó a contar el tiempo que debía faltar usando la posición de este como referencia. Debía quedar tiempo suficiente como para ir a almorzar y mantener una charla entre ambos que resolviese dudas para ambos. Cargo al muchacho a su espalda y esprinto hacía un puesto de comida que solía visitar.

No tardaron en llegar al Cerdo agridulce, un pequeño puesto de comida bastante modesto, sobre todo teniendo en cuenta el nivel de vida que Eiji parecía llevar, pero que esperaba que no le desagradase. Allí en frente del puesto miro al señorito esperando su aprobación antes de hacer la comanda.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#17
¡Así se hace chaval, muy buen golpe! —Le felicitó el genin mientras se acercaba al chico. —Creo que te has ganado algo de comer para reponer esas fuerzas. ¿Te gusta el baozi?

La cara del joven, hasta entonces extenuada por el esfuerzo físico, cambió radicalmente y se le dibujó una sonrisa de oreja a oreja mientras sus ojos comenzaron a brillar.

¡Si!

Cuando llegaron al Cerdo Agridulce Eiji comenzó a mirar curioso al regente del mismo.

¿Esto es un puesto de comida? Mi padre nunca me lleva a comer a estos sitios, sólo a "restaurantes de prestigio"... —Dijo con cara algo triste. —¿Vamos a comer aquí? —Más que una pregunta parecía una súplica.
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#18
Tras escuchar las suplicas del joven Koji decidió que, al igual que él había podido descubrir aquel exquisito manjar equiparable a los jugosos frutos de algún árbol de cuento, Eiji también podría saborear el especiado sabor de los platos del Cerdo Agridulce.

Koji decidió usar parte del dinero que Katsuoka le había dado para pagar la comida. Pidió un poco de todo para que el muchacho pudiese probar todos los manjares que aquel puesto podía brindarle.

Al cabo de un rato y con la tripa empezando a rugirle, el shinobi vio como el dependiente empezaba a sacar de freidoras, woks y planchas todo tipo de comidas.

Pues hora de almorzar, si algo no te gusta no tienes por que comerlo. —Dijo mientras le acercaba unos palillos y un pequeño plato.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#19
Los ojos del niño brillaron como joyas cuando vio al shinobi acercarse con la comida y su estómago expulsó un pequeño rugido.

Pues hora de almorzar, si algo no te gusta no tienes por que comerlo.

Eiji agarró el plato y los palillos y, babeando casi, se llevó un pequeño bocado a la boca. Sus ojos se abrieron y quedó paralizado, abrió la boca para decir algo pero parecía que no le salían las palabras.

E-esto... Esta... ¡BUENÍSIMO! —Gritó con felicidad.

El joven empezó a engullir como un pavo. No decía palabra y, no se sabe si por el entrenamiento anterior o porque simplemente estaba delicioso, la comida de su plato descendía a velocidades vertiginosas.

¡Esto es de lo mejor que he probado en la vida! Tengo que traer a papá cuando volvamos a venir a Kusagakure.
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#20
Koji veía como el joven engullía plato tras plato, mientras el también disfrutaba de la comida, aunque a un ritmo más tranquilo.

Tranquilo que aun hay tiempo hasta que tu padre acabe y la comida no se va a mover de aqui.

El Kaguya termino de comer un poco de udon con pollo y paso a servirse algunos baozi.

Eiji que te parece si me cuentas un poco de tus viajes con tu padre, la verdad es que no he visto mucho fuera de la aldea y el bosque. —Dijo sin poder aguantarse más la curiosidad.

Koji le echo un poco de refresco en el vaso y un poco más de comida en el plato como intentando que el muchacho empezase a contarle historias de otros lugares.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#21
El niño hizo caso omiso a las recomendaciones del Kaguya respecto a comer más despacio y siguió engullendo la comida a toda velocidad, no sin toser levemente en algún momento por atragantarse.

Eiji que te parece si me cuentas un poco de tus viajes con tu padre, la verdad es que no he visto mucho fuera de la aldea y el bosque.

Eiji miró curioso al shinobi y aceptó de buen grado el refresco, el cual le ayudó a pasar la comida.

Pues... ¿Qué quieres que te cuente exactamente? La verdad es que no he viajado tanto como él, creo que ha visto todo Ōnindo. Pero yo no he viajado a más lugares que el País de la Tormenta y al del Rayo. —Quedó pensativo unos instantes. —¿Has visitado el Árbol Sagrado o Tane-Shigai al menos?
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#22
Koji se quedo en silencio un segundo, no había estado en ninguno de los lugares que había mencionado el chico, aunque si que le sonaba de haberlos visto, quizás en un mapa de la academia, o en alguno de los tapices que había en ciertos locales, pero esos lugares no evocaban para él nada más allá de un dibujo en un lienzo.

Pues aunque no te lo creas, no he visto nada más que esta villa y un pequeño segmento del gran Bosque de Hongos. —Se llevo la mano a la cabeza y se rasco poniendo una cara que reflejaba entre frustración y pena. —¿Qué te parecería contarme tus visitas mientras reposamos la comida? así hacemos tiempo hasta que abra un sitio al que quiero llevarte después. —Dijo con aires de misterio.

Habían acabado con todos los manjares que uno tras otro les habían ido poniendo en la mesa y ahora solo quedaba un ligero té de frutas cítricas al que les habían invitado para ayudar con la digestión. ¿Había acaso algún momento para conocerse mejor?
Narro — Hablo Pienso
Responder
#23
Pues aunque no te lo creas, no he visto nada más que esta villa y un pequeño segmento del gran Bosque de Hongos. —Confesó. —¿Qué te parecería contarme tus visitas mientras reposamos la comida? Así hacemos tiempo hasta que abra un sitio al que quiero llevarte después.

El niño se quedó pensativo, rascándose la cabeza mientras barajaba de que viaje le hablaba primero.

Pues... —Chasqueó los dedos, ya sabía por dónde empezar. —Tienes que visitar sin falta Tane-Shigai, ¡está toda construida sobre los árboles! —Explicó con emoción. —Además el Palacio del Daimyō está recubierto con unos cristales que dejan a la luz de las llamas iluminar toda la ciudad y por la noche es precioso.

Eiji aún recordaba con cariño la primera vez que entró a aquel edificio en una fiesta, todo parecía sacado de un cuento.

Aunque ahora que lo pienso... Se parece a una naranja gigante. —Bromeó acompañándolo de una gran carcajada.
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#24
Koji escuchaba cada palabra que salía de la boca de Eiji fascinado, una ciudad en los árboles, un palacio de cristales que parecía una naranja, todo sonaba nuevo y distinto para él y no hacia más que aumentar sus ganas de viajar y conocer cada parte del mundo, tanto era así que sentía algo de celos del joven Eiji.

Todo lo que me cuentas suena increíble, ¿de verdad existen esos lugares? —Dijo con los ojos abiertos como platos. —Ojalá yo también pueda visitarlos pronto.

Sin darse cuenta la charla les había durado hasta haber acabado con el maravilloso té de cítricos y ya había vuelto el mesero dispuesto a agradecer tan buenos clientes con un par de pastelillos de judías.

¿Qué te parece si estos los guardamos para tu padre? Así el también podrá probar esta deliciosa comida y seguro que tendrá ganas de traerte de nuevo. —Mientras hacia un gesto que hacia saber al mesero que se los pusiera para llevar.

Acabada la comida el shinobi le hizo un gesto a Eiji para que le siguiera y comenzaron a andar por las calles de la villa que a esa hora parecía haber disminuido el ajetreo de la mayoría de sus calles.

Antes de que continuemos ¿Qué te parecería si pasamos por una tienda que conozco? Hay algo que necesito comprar.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#25
El kaguya parecía fascinado por lo que escuchaba.

Todo lo que me cuentas suena increíble, ¿de verdad existen esos lugares? —El joven asintió con la cabeza. —Ojalá yo también pueda visitarlos pronto.

¡Seguro que sí! Los shinobis hacéis muchas misiones, seguro que antes o después consigues ver Ōnindo entero.

Casi si darse cuenta habían acabado ya con la comida y el tendero les ofreció uno pastelitos de judías.

¿Qué te parece si estos los guardamos para tu padre? Así el también podrá probar esta deliciosa comida y seguro que tendrá ganas de traerte de nuevo.

¡Sí! Seguro que le encanta, es una idea genial. —Parecía emocionado ante la posibilidad de volver a comer otra vez en el mismo lugar.

Eiji comenzó a seguir al peliblanco por las calles de la Villa, todo parecía mucho menos ajetreado que a primera hora, pero aún con todo el ambiente de la Aldea fascinaba al señorito.

Antes de que continuemos ¿Qué te parecería si pasamos por una tienda que conozco? Hay algo que necesito comprar.

¡SÍ! —Exclamó con pasión. —¡¿UNA TIENDA DE ARTÍCULOS SHINOBI?! ¡DIME QUE SÍ POR FAVOR!
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#26
¡SÍ! —Exclamó con pasión. —¡¿UNA TIENDA DE ARTÍCULOS SHINOBI?! ¡DIME QUE SÍ POR FAVOR!

Si, si que es una tienda sinobhi, además que creo que te gustara ver lo que tengo que comprar. —Dijo riendo por la emoción que el joven irradiaba.

Tras un rato caminando, llegaron a una tienda que estaba en una calle secundaria, que a esas horas no estaba muy transitada. En el cartel de la tienda se podía leer "el filo de jade" y al pararse frente a la puerta, Koji le hizo una seña para que Eiji le siguiera.

Puedes mirar lo que quieras, pero ten cuidado que la mayoría de cosas son peligrosas.

Tras esas palabras, el Kaguya se dirigió al mostrador y preguntó al dependiente por una gama de artículos en particular. Mientras esperaba a que este regresara con los objetos, se dispuso a echar una ojeada al material que había por la tienda.

No paso más que un par de minutos antes de que el dependiente apareciese, con un surtido de portaobjetos básicos. Aunque variaban el color y el agarre, casi todos tenían las mismas medidas. Koji sacó de nuevo el monederito que le habían entregado para los gastos de Eiji y pagó con lo que quedaba uno de los portaobjetos.

Eiji ven un momento. —Dijo mientras se acercaba al muchacho con el portaobjetos en la mano, y antes de que pudiese decir nada le hizo un gesto para que estuviese quieto y se lo colocó en la espalda, a la altura de la cintura.

Era un portaobjetos verde, con un espacio para guardar un kunai en uno de los laterales.

Bien pues ahora si puedes guardar tu kunai y llevarlo de una manera segura. Espero que te guste, pero recuerda, es un arma ninja, no un juguete.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#27
Durante el camino el niño iba tarareando y dando pequeños saltos, se le veía realmente emocionado. Llegaron a la tienda y tal vez no sería la mayor tienda que una Aldea ha tenido en su historia, pero para el joven era como estar en el paraíso.

Puedes mirar lo que quieras, pero ten cuidado que la mayoría de cosas son peligrosas.

¡Entendido! —Respondió con una especie de saludo militar mientras se cuadraba.

Mientras el Kaguya estaba en el mostrador Eiji se dedicó a observar embobado todos los artículos que allí estaban expuestos, sus ojos brillaban con fuerza y de vez en cuando su boca expulsaba algún sonidillo de emoción. Kunais, katanas, bombas de humo, pergaminos... Ver todo aquello era lo más cercano a estar en el cielo que el señorito había estado nunca..

Eiji ven un momento. —Este se dirigió hacia el genin, expectante. Cuando vio que le estaba colocando un portaobjetos no sabía muy bien cómo reaccionar.—Bien pues ahora si puedes guardar tu kunai y llevarlo de una manera segura. Espero que te guste, pero recuerda, es un arma ninja, no un juguete.

Seguía abrumado, guardó su kunai óseo en su nuevo portaobjetos y miró con alegría al peliblanco.

¡M-muchas gracias Koji-senpai! Te prometo que tendré cuidado. —Fue a darle un abrazo al shinobi. —Cuando papá me vea va a pensar que me he graduado ya jejeje...
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#28
El abrazo pillo desprevenido al joven Koji desprevenido, pero lo recibió orgulloso al escuchar al muchacho llamarle senpai. En su familia había algún niño más joven que él, pero como su abuelo le había educado aparte no tuvo ese tipo de relación antes, además en la academia aun siendo mayorcito siempre le trataron como igual.

Cuando papá me vea va a pensar que me he graduado ya jejeje...

Seguro que sí, pero recuerda, aún no eres un shinobi así que no debes exponerte a ningún peligro innecesario, si quieres ser un shinobi tendrás que ir a la escuela, y seguir entrenando.

Cuando termino de abrazar al muchacho Koji miro la hora, aún debía faltar el tiempo suficiente para una última actividad.

¿Bueno, como te gustaría acabar el día? Creo que nos da tiempo a una última cosa.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#29
Seguro que sí, pero recuerda, aún no eres un shinobi así que no debes exponerte a ningún peligro innecesario, si quieres ser un shinobi tendrás que ir a la escuela, y seguir entrenando. —Le advirtió el genin.

Tranquilo, el mayor peligro al que me expongo es cuando Katsuoka me persigue si me escaqueo de las clases particulares. —Rio mientras acababa de abrazar al shinobi.

¿Bueno, como te gustaría acabar el día? Creo que nos da tiempo a una última cosa.

El niño empezó a pensar mientras se rascaba la cabeza, ¿qué más le gustaría hacer? A ver, si fuera por Eiji visitaría la Aldea entera, pero no quedaba tanto tiempo. ¿Los Dojos Interiores, el Estadio de Bambú o el Edificio de la Morikage? Dudaba que dejaran entrar ahí a un civil y más siendo un niño. ¿El Acantilado Rompe-Olas? Seguro que era impresionante ver el mar golpeando esa pétrea pared, pero seguro que el peliblanco se negaba en rotundo a acercarse a un sitio tan peligroso con él. Entonces que más quedaba... «¡Bingo!» Seguro que era impresionante, quería ir a...

¡La Torre de Ocio! —Dijo con emoción.
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
#30
¡La Torre de Ocio!

Koji miro al muchacho sorprendido, aunque era cierto que en la torre de ocio se podía encontrar casi de todo, pensó que decidiría algo más relacionado con todo el tema de los shinobis y no algo como un centro comercial. «Tal vez lo que le interesa es ver alguno de los combates de entrenamiento que se celebran allí» reflexiono Koji tratando de buscar una explicación a la elección de Eiji.

Pues si allí es donde deseas acabar nuestro día que así sea, además, los combates de entrenamiento que se celebran son entretenidos y quizás te inspiren para un futuro.

Nada más llegar a la torre, Koji escucho mucho revuelo en la plataforma central que quedaba a la altura del tercer piso. Normalmente ese revuelo significaba combate, y a juzgar por el revuelo que había, parecía que se estaba armando uno de los buenos.

Parece que se está librando un buen combate, vamos a ver si nos da tiempo a verlo.
Narro — Hablo Pienso
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.