Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#46
Como un depredador, Uchiha Akame se movió a toda la velocidad que le daban sus piernas hacia el otro lado del puente mientras Zaide mantenía a las dos forajidas a raya. Nada más tocar tierra firme se abalanzó sobre la bandida que manejaba el acero mientras su mano diestra retrocedía hasta su espalda para alcanzar el mango de una espada y la sacaba de su vaina. Con un tajo limpio y certero, horizontal y a la altura del gaznate, Akame buscaría cortarle la cabeza directamente a la muchacha.

Si no lo conseguía, buscaría colocarse a un costado de la muchacha, descargando un nuevo tajo contra sus costillas. Repetiría la maniobra una tercera vez, y una cuarta, en una sinfonía de estocadas, cuchilladas, acero y muerte que se asemejaba a una macabra danza en torno a la asaltante.

CK:

215/330

+5
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#47
Pero Akame había olvidado algo. Las bandidas, según sus palabras, estaban preparadas para un Sunshin. Si lo estaban para un movimiento instantáneo, ¿no lo estarían más para un chico que simplemente corría?

La líder tensó el arco en un tiro que hasta para un novato suponía sencillo. Su ojo, la punta de la flecha y el pecho de Akame se unieron en una línea recta, y, entonces, justo entonces…

¡Mier…!

No le dio ni tiempo a soltar un exabrupto. Tuvo que apartarse hacia un lado y perder la compostura mientras sentía el roce del viento en su mejilla izquierda, provocada por una flecha que a punto había estado de atravesarle la boca. ¡Disparada por su propia compañera!

Akame estaba ya a punto de superar el puente cuando notó que la bandida que empuñaba el machete se hacía hacia un lado, y desviaba la mirada, curiosamente, hacia los pies del Uchiha. Su mente no había estado lo suficiente despierta, pero sus ojos de sangre…


Tirada a Percepción con dificultad 7: 2 éxitos


… sus ojos habían visto por los pelos el hilo metálico a la altura de los tobillos que atravesaba de lado a lado el puente, atado en ambos postes que sujetaban las cuerdas. El plan de la bandida era evidente: esperar que tropezase en él, cayese de bruces al suelo y atravesarle la nuca con su acero.

Por desgracia para ella, Akame lo vio a tiempo para prevenirlo, saltar, y luego abalanzarse sobre ella. Los aceros rugieron, levantando chispas a cada golpe intercambiado. La joven era diestra, sabía cómo moverse y cómo posicionar el cuerpo para encajar un buen golpe sin perder el equilibrio. Se movía con soltura y hasta hubiese sido capaz de rivalizar con Akame si…

Bueno, si no tuviese el jodido Sharingan.

¡Kaede! ¡No me obligues…! —oyó Akame a sus espaldas—. ¡No me obligues a matarte, hostia!

Oyó un chasquido que sonó a roto, justo al mismo tiempo que evitaba el beso de Izanami en su cuello y estiraba el brazo en un tajo mortal. El acero cercenó carne, músculo y huesos, y la sangre salió del cuerpo de la bandida como un dique reventado, pintando al Uchiha de un color carmesí. El color de un demonio.

Cuando se dio la vuelta, comprobó que la líder de los bandidos no le había quedado más remedio que reventarle el cuello a su camarada. La sangre manchaba las manos de la mujer, más suya había sido la muerte. La de las tres.

Zaide había llegado a su lado, pero no se movió. La mujer estaba de rodillas, rendida, y en los ojos de ella se podía apreciar que no veía en ellos al Clan Uchiha, sino a un cuento susurrado por las noches para asustar a los niños. Una leyenda, un viejo chisme casi olvidado y que ahora despertaba en su memoria con el terror y la certeza de que los cuentos de demonios podían ser ciertos. De que el Clan Uchiha, una vez, había sido conocido por otro nombre.

Por el del Sensō no Ichizoku.

Por el del Clan de la Guerra.

Piedad… —pidió con los ojos anegados en lágrimas y las manos cruzadas—. Por favor…
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#48
Akame se limpió la sangre del rostro con su mano zurda mientras hacía lo mismo con la hoja de su katana en las ropas de la bandida muerta. Luego enfundó la chokutō y se volteó hacia la única superviviente: la líder. Zaide estaba a su lado, y Akame apenas intercambió una breve mirada con él antes de acercarse a la mujer. Lucía tranquilo, y el vaivén que había azotado a su pecho, meneándolo de arriba a abajo durante el combate, empezaba a relajarse. Con movimientos acompasados, el joven renegado recuperaba el aliento... Y la compostura.

¿De qué Villa eras?

Una pregunta rápida, directa, sin rodeos. Akame examinaba ahora a la única de las forajidas sin bandana como un experto comprador miraría a una pieza de ganado por la que no sabía cuánto dinero estaba dispuesto a pagar. ¿Dependería la vida de aquella ladrona de su respuesta? Era posible...
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#49
La mujer levantó la barbilla para mirarle. Ahora que estaba más sosegado, Akame pudo distinguir el color de sus ojos: castaños. Castaños como la corteza de un cerezo. La vio tragar saliva, y sus ojos pasaron de él a Zaide, y de Zaide otra vez a él. Quizá, buscando algo que la ayudase a dar con la respuesta adecuada. Quizá, tratando de descubrir en ellos algo de bondad. Quizá, simplemente estaba superada, o quería saborear sus últimos segundos de vida.

Suspiró, y su cuerpo se relajó con ello. Como si de pronto hubiese hecho las paces consigo misma.

De Uzu —respondió—. De Uzushiogakure no Sato.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#50
Akame apretó los dientes al escuchar la respuesta. Tenía que matar a una de los suyos... ¿No? En ese momento, el exjōnin no sabía si le daba más rabia el que hubiera tenido la mala suerte de toparse con una excompatriota o que su subconsciente todavía hubiera considerado a la Aldea del Remolino como "los suyos". Suspiró, resignado, pensando en las palabras de Zaide: "a veces somos nosotros los que nos negamos a seguir". Y concluyó que guardaban cierta verdad.

¿Qué hiciste, uzujin? —quiso saber, curioso.

Su mano izquierda se mantenía sobre su cinturón ninja, mientras con la derecha se masajeaba la barbilla. Pese a que habían sido despachadas con relativa rapidez, aquello había estado cerca... Bastante cerca. «Estoy muy desentrenado», se dijo Akame.
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#51
Ambos se miraron por lo que pareció una eternidad. Zaide, a un lado, seguía sin intervenir. Quizá porque consideraba que aquella batalla la había ganado Akame solito, y que por tanto la decisión sobre la vida o muerte de la última renegada le correspondía a él; o quizá, simplemente, porque quería ver cómo se comportaba, ver un poco de esa alma suya que tan herméticamente salvaguardaba.

Qué hice… —La muchacha parecía no saber ni por dónde empezar—. Supongo que… Supongo que lo podemos resumir en que…

»Murió Shiona —asintió para sí—. Murió Shiona, y para mí todo aquello dejó de tener puto sentido.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#52
El Uchiha alzó una ceja. Su Sharingan escudriñaba, minucioso, el rostro de aquella mujer. La contracción en sus labios, o la tensión en su mandíbula. El sudor en su frente. Cualquier cosa que pudiera indicar que podía estar mintiendo.

Eso fue hace años —replicó Akame—. ¿Y te largaste sin más?
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#53
La mujer se revolvió, incómoda. Era como si estuviese confesando ante un juez, cuya decisión dependía enteramente su vida. En otras circunstancias, claro, le hubiese mandado a tomar por culo. Ganas no le faltaban, desde luego. Pero cuando la guillotina estaba a un palmo de tu cuello, las prioridades cambiaban. De pronto, el orgullo o incluso la dignidad no parecían ser tan importantes.

Bueno… Digamos que primero empecé a aceptar ciertas ayudas económicas. Ehmm… Sobornos —terminó por confesar—. A veces fallaba una misión adrede porque el objetivo del que me tenía que encargar me hacía una oferta mejor. O… bueno, ni intentaba cumplirla y le hacía ver al cliente que lo mejor para él era pagar y cerrar la boca al respecto. Ese tipo de cosas. Ese tipo de cosas que tarde o temprano te van a morder el culo. Hacía una temporada que me notaba vigilada, como que sospechaban de mí. Estaba paranoica perdida y cuando estalló lo de Zoku, yo me enteré lejos, de misión, por una compañera.

»Lo tomé como una señal y decidí que lo mejor era no volver.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#54
Así que al final aquella era, pura y simplemente, una ratera de nacimiento que no había dudado en usar su posición y habilidades para aprovecharse de los que fueran más débiles que ella. Eso, por sí solo, no era algo distinto a lo que Dragón Rojo —o, por qué no decirlo, el propio Akame— hacían para ganar dinero, poder e influencia. Pero a pesar de eso, o precisamente por eso, al joven renegado le sentó como una reverenda patada en los cojones la historia de aquella tipa. ¿Todo lo que había hecho falta para que decidiera dar rienda suelta a sus pillerías había sido que Uzumaki Shiona la palmara?

De repente, Akame se dio cuenta de que tenía los puños apretados con tanta fuerza que los nudillos se le habían vuelto blancos. Y eso le dio más rabia todavía. ¡Si él se había empeñado en desterrarlos de su vida! ¡A Shiona, a Datsue, a Uzu, a todos! ¿Por qué se estaba poniendo tan furioso con el relato de aquella felona?

Hay algo que no entiendo —dijo por fin el exjōnin—. ¿Qué cojones tuvo que ver la muerte de Sandaime en todo esto? ¿Acaso necesitabas un pequeño empujoncito para sacar a pasear tu hija de puta interior?
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#55
Se había arrodillado. Se había humillado. Había confesado sus crímenes y, no contento con ello, aquel hijo de puta le aplastaba la cara contra el fango y se meaba en ella. No literalmente, pero no le hubiese dolido menos.

¿Y tú qué? —respondió, iracunda, incapaz de contener el genio—. Porque hueles a exiliado que apestas. Y esas quemaduras en la cara no te la hace alguien que te quiera, precisamente.
[Imagen: ksQJqx9.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
#56
Uchiha Akame no respondió. Ni siquiera hizo amago de intentarlo. Apenas las últimas palabras de aquella mujer salieron de sus labios, las últimas que pronunciaría en toda su vida, el renegado realizó un movimiento veloz con su mano derecha. De debajo de su manga salió un kunai, propulsado por el mecanismo automático que Akame tenía en la muñeca, oculto, y los dedos expertos se aferraron en torno al mango. Como una centella negra, la punta de aquel puñal trataría de perforar la garganta de la forajida, de parte a parte, para que se ahogara en su propia sangre.
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#57
Zaide lo contemplaba todo desde la distancia, tratando de mantenerse frío, impasible. De haber dependido de él la decisión, hubiese perdonado la vida de aquella chica, sin siquiera interrogarla. Supuso que una parte de él se veía reflejada en ella. En sus tiempos jóvenes, él también disfrutaba de tender emboscadas en sitios como aquel. Sí, disfrutaba. De la tensión. De la adrenalina que corría por su cuerpo en esos segundos de incertidumbre. De esas trampas estratégicas que colocaban por si las cosas se salían de madre.

Hubiese podido justificarse a sí mismo, decir que en realidad lo hacía por su hermana. Por tener algo con lo que pagarle algo caliente que llevarse a la boca. Pero eso hubiese sido engañarse con una media verdad. En realidad, siempre había sido un cabronazo.

Ahora que la escuchaba, sin embargo, tenía que hacer un esfuerzo titánico por no rebanarle el cuello él mismo. Desde el momento en que confesó el tipo de soborno que aceptaba —uno en concreto que le tocaba una vena sensible que tenía desde los siete años—, supo que aquella mujer iba a morir. Por el acero de Akame… o el suyo propio.

No disfrutó, no obstante, cuando le llegó el desenlace final. Ahogada en su propia sangre. Convulsionándose sobre su verdugo, luchando por respirar una última bocanada de aire mientras se orinaba encima. Las muertes eran feas, olían mal y, por mucho que uno estuviese acostumbrado, las que eran a sangre fría siempre producían asco.

Esperó a que Akame se hubiese levantado y tranquilizado —aprovechando el momento para cachear el resto de cadáveres, pues nunca venían mal unas cuantas monedas extras—. Luego, le miró a los ojos y, con el Sharingan todavía encendido, le espetó, simple y llanamente:

Eres un bastardo peligroso.

Por primera vez, Akame pudo notar en su tono algo distinto. Respeto, quizá. O temor. O admiración. O probablemente una mezcla de todas.
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder
#58
Akame se obligó a mirar a los ojos a aquella renegada hasta que exhaló su último aliento. No porque quisiera endurecerse —a él nunca le había hecho falta entrenar aquello, tenía "callo" en los pocos escrúpulos que le quedaban desde pequeñito—, sino porque era la segunda vez que le quitaba la vida a un compatriota. O ex-compatriota, si es que era posible dejar de ser shinobi realmente. No, lo hizo porque esta vez su mano había sido movida por una decisión consciente, meditada, con la sangre templada. Cuando se había vengado de Chokichi, asesinándole en su propia cama, habían sido la rabia y la frustración sus compañeras de viaje... No ahora.

Ignoró el olor de las deposiciones del cadáver y usó sus ropas para limpiarse la sangre, tanto de ella como de su fallecida compañera. Luego guardó sus armas y mientras Zaide registraba el resto de los cuerpos en busca de botín, por paupérrimo que fuese, Akame se encendió un cigarrillo y empezó a fumar.

Lo que le dijo aquel veterano Uchiha le supo a un dulce amargo. Por una parte, todavía quedaba en él cierto orgullo profesional que le empujaba a hinchar el pecho como un pavo ante aquel cumplido. Por la otra, la mayor y la que le acabó arrancando un gesto de molestia, sentía que acababa de revelar unas cuantas cartas a un tipo todavía más peligroso que él. Cartas que en un momento dado podrían haberle sido útiles.

¿Es que Akame no confiaba en Zaide? Por supuesto que no. Uchiha Akame ya no confiaba en nadie.
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder
#59
Zaide se rascó la cabeza. El cuerpo le pedía fumar uno de esos cigarros de los que Akame estaba tan viciado, y al mismo tiempo, le causaba rechazo el mero hecho de acercárselo a los labios. Una especie de relación amor-odio, provocado por Katame. Aquel bastardo había envenenado el tabaco que fumaba para minarle el físico poco a poco. Luego había pasado al omoide, claro. Pero el tabaco había sido la llave que le había permitido entrar.

Chasqueó la lengua. Ya tenía un aguante de mierda como para joder más los pulmones. Los iba a necesitar. Aquellas nuevas generaciones apretaban jodidamente fuerte. Para empezar, en su vida había visto cosa semejante. ¿Comandar a un enemigo para atacar a otro? Bueno, había visto fuuinjutsus que lo lograban. En la Prisión del Yermo, mismamente. Pero eso era una cosa, algo que tenías que preparar previamente y que requería su tiempo y espacio, y otra muy distinta que un bastardo, con una simple mirada, lo lograse.

Ya sabía que Akame era peligroso, desde el mismo momento en que le había visto con el Susano’o y que había descubierto que era el asesino de Shaneji. Pero una cosa era intuirlo, y otra verlo.

Se preguntó si realmente hacía bien en ayudarle a ser más fuerte. Suspiró, resignado, pensando en las palabras de Akame: ”se diría que no te cuesta nada poner el cerebro en off y tirarte de cabeza a la piscina sin comprobar si hay agua”.

No pudo evitar esbozar una sonrisa. Supuso que llevaba razón.

Vámonos, discípulo mío —dijo, no sin cierta guasa, al recordar que Akame le había dicho, antes de iniciar el viaje, que pensase en él como uno. Pero se suponía que un alumno debía aprender del maestro, y Akame ya poco le quedaba por saber—. Es hora de que pague mi deuda.


• • •


Se encontraban en una pequeña abertura en el nacimiento de una montaña, que daba acceso a una cueva oscura y tétrica. Habían caminado por horas, recorrido puentes, sinuosos caminos e interminables cañones. Había sido en uno de estos últimos que habían encontrado una grieta por la que colarse, que parecía no llevar a ninguna parte. Era tan estrecha, que por tramos hasta tenían que ir de perfil, uno a uno, arrastrándose entre la piedra caliza anaranjada.

Zaide le había dicho que, pese a no aparecer en ningún mapa, él llamaba aquella ruta la Garganta de la Serpiente, por su forma tan sinuosa y estrecha. Fue un recorrido largo, en el que ocasiones perdieron de vista el cielo y el sol —como en aquellos momentos, donde la luz se colaba por pequeños orificios y aberturas no más anchas que el filo de una katana repartidas por el techo de piedra—, hasta finalmente llegar a su destino.

Zaide se detuvo en la entrada.

A partir de aquí, sigues tú solo. Ahí adentro encontrarás respuestas. Quizá no las respuestas que piensas que buscas, pero definitivamente las respuestas que necesitas. —Sonrió. Le gustaba hacerse el enigmático de tanto en tanto—. Cuando vuelvas, si es que vuelves, me dirás: Zaide, oh, sabio entre los más sabios y maestro mío, considero tu deuda saldada. Nos tomaremos una buena cogorza para celebrarlo, y no sacaremos más el jodido tema de que hubo una vez que me sacaste las castañas del fuego.
[Imagen: Uchiha-Zaide-eyes2.png]
Responder
#60
La guasa de Zaide le sacó de su ensimismamiento, pues parecía que se había quedado embobado mirando el cadáver de la líder de los asaltantes, que reposaba sobre un charco de su propia sangre y meados. Al oírle, el Uchiha parpadeó varias veces, levantando la vista hacia su temporal mentor, y apenas dejó escapar un quedo "jé" ante la chanza. ¿Es que realmente le había afectado aquel encuentro? ¿O tan sólo estaba perdido en sus pensamientos, como tantas otras veces?

Sea como fuere, se limitó a asentir mientras sus ojos volvían a la normalidad y, todavía con el cigarrillo en la boca y las ropas manchadas de la sangre de aquellas forajidas, comenzó a caminar siguiendo los pasos de Zaide; literalmente, claro.


El joven Uchiha observó con curiosidad aquel lugar. La piedra caliza, la oscuridad que se extendía más allá y amenazaba con devorarle como las fauces de un monstruo titánico. El misterio que Zaide le había impreso a sus palabras no hacía sino acrecentar la sensación de vértigo que Akame llevaba acusando desde que fue consciente de que se acercaban a su destino. ¿Realmente quería aquellas respuestas? El antiguo Akame habría asentido sin dudar, convencido de que su férreo código le amparaba en las tinieblas, pero ¿y ahora? Ahora ya no estaba tan seguro de nada en el mundo, y a veces temía ahogarse en el mar de sus propias dudas.

Pero alguien le dijo una vez que "la fortuna favorece a los audaces", de modo que consciente de que allá adentro le aguardaba su destino, el Uchiha avanzó. Antes de internarse por completo en la gruta, se volvió para mirar —quizá por última vez, si la cosa se torcía— a Zaide.

Lo haré, Zaide. Pero que sea té negro para mí. El demonio azul acecha en el fondo de cada vaso de licor —esbozó una sonrisa, y no era maliciosa ni socarrona, sino más bien empática—. Creo que tú lo sabes bien.

Y así, Uchiha Akame se dio media vuelta y atravesó el umbral de la Garganta de la Serpiente.
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 220

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.