Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#61
¡Esa era la intención! —soltó Ranko, bromeando. Su patada ascendente falló, aunque no por mucho, y le permitió retroceder a como había planeado. Su compañero se lanzó directo, con dos ganchos, dándole una pequeñísima ventana apenas se levantó.

Pero ella sólo necesitó un instante. Ranko se transformó en un borrón que avanzó en un parpadeo ligeramente en diagonal, quedando a la derecha de Daigo, pasando más o menos medio metro de él. La kunoichi apareció agachada, y giró velozmente en el suelo, lanzando una patada cargada de chakra para barrer los pies del peliverde.

¡Reppū! —exclamó Ranko mientras usaba su movimiento. Esperaba lograr conectarlo, aunque si no lo hacía, esta vez no retrocedería. Se quedaría cerca de su contrincante para contraatacar tan rápidamente como pudiese.

PV:

187/230


CK:

54/160

-14
-36

Enfriamiento de Shunshin:

5/5


Fuerza: 60
Resistencia: 40
Aguante: 40
Agilidad: 40
Destreza: 40
Poder: 20
Inteligencia: 40
Carisma: 40
Voluntad: 50
Percepción: 20
Daño recibido: - PV [-]
Posible daño infligido: 60 PV, [Konoha Reppū]
1
Responder
#62
Un instante fue lo único que necesitó Hakuto para desaparecer y colocarse estratégicamente a un costado del Tigre, quien de no ser por su técnica del máximo esfuerzo no habría podido reaccionar a tiempo al ataque de Ranko, que también fue esquivado en un instante.

Luego de realizar un único sello manual, el boxeador corrió hacia adelante en un parpadeo, apareciendo a unos tres metros de distancia de su compañera mientras derrapaba para detener su aceleración.

De nuevo, su puño empezó a brillar con fuerza, pero algo lo detuvo durante un instante.

«¿Tan pronto he llegado a mi límite?» Pensó Daigo, sorprendido, antes de negar con la cabeza.«¡Parece que tendré que romperlo si quiero mejorar!»

Dispuesto a esforzarse más allá de sus límites con tal de mejorar, el tigre sonrió de oreja a oreja antes de rugir.

— ¡Una vez más! —Exclamó, justo antes de lanzarse hacia Ranko para intentar propinarle un puñetazo—. ¡USHI!

- PV:

177/200

0

- CK:

81/240

-14
-30


- Daño provocado: · Ushi no Totsugeki: 50 PV
- Acciones ocultas:

Agotamiento (2/3)
Turnos dando el máximo esfuerzo (6)
- Fuerza: 40 +10
- Resistencia: 30 +10
- Aguante: 40 +10 -10
- Agilidad: 30 +10
- Destreza: 40 +10
- Poder: 40
- Inteligencia: 40
- Carisma: 70
- Voluntad: 70
- Percepción: 40 +10

Hitai-ate (Brazo derecho)
Kusari x2 (enrollados a la cadera)

—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Team pescado.
Responder
#63
El peliverde tuvo la ventana suficiente para evitar la patada de Ranko, imitando su movimiento instantáneo. La chica no tuvo necesidad de retroceder, pues fue Daigo quien hizo distancia. Parecía querer lanzarse de nuevo, aunque lo dudó un instante. Ranko se pausó brevemente también, con una leve preocupación, pero pronto se emocionó de nuevo cuando lo vio y oyó rugir.

¡Sí, de nuevo! —Le animó también.

Ranko no podría reaccionar lo suficientemente rápido, y recibiría toda la furia del Toro en el vientre. El golpe le sacó el aire y le hizo apretar los dientes como si fuese a hacerlos añicos. Sintió la presión de su bandana contra su vientre. Apenas y pudo aguantar la inercia, y evitó retroceder más de un paso. No perdería la oportunidad de atacar a bocajarro, así que la kunoichi avanzaría el poco espacio que quedaba entre ellos para lanzar una patada al estómago de Daigo y otra a su rostro. La primera iría cargada con un poco más de fuerza de lo normal.

PV:

144/230

-43

CK:

64/160

+10

Enfriamiento de Shunshin:

4/5


Enfriamiento de Hakuto no Tenbu:

3/3


Fuerza: 60
Resistencia: 40
Aguante: 40
Agilidad: 40
Destreza: 40
Poder: 20
Inteligencia: 40
Carisma: 40
Voluntad: 50
Percepción: 20
¤ Hitai-ate [Protección 7PV)] (en el cinto)
[b]Daño recibido: 43 PV [Ushi no totsugekiiiiii-Protección de bandana]]
Posible daño infligido: 21+30 PV, [Patada+Patada Hakuto no Tenbu]
•Hakuto no Mai Primer Alterador
•Hakuto no Tenbu Tercer Alterador
Responder
#64
A pesar de que el puñetazo del Tigre impactó con muchísima fuerza en el vientre de su compañera, esta demostró tener muchísima más fuerza al apenas retroceder un solo paso después de recibir tremendo golpetazo.

El chico intentó seguir adelante para mantener la ofensiva a pesar de que cada músculo de su cuerpo le pedía que se detuviese, pero Ranko no malgastó ni un solo instante y, antes de que el boxeador pudiera protegerse, le lanzó una brutal patada al estómago que le sacó todo el aire de golpe y le hizo bajar la guardia lo suficiente para impactarle con una segunda patada al rostro que lo tumbó.

Desde alí, el chico sonrió luego de poner las manos justo a tiempo para no caerse de cara contra el suelo.

— ¡Buen golpe! —Le dijo, antes de intentar barrerle con una patada a ras del suelo mientras se levantaba.

- PV:

134/200

-17
-26

- CK:

86/240

+5


- Daño provocado: · Patada Tekken: 19 PV
- Acciones ocultas:

Agotamiento (3/3)
Turnos dando el máximo esfuerzo (7)
- Fuerza: 40 +10
- Resistencia: 30 +10
- Aguante: 40 +10 -10
- Agilidad: 30 +10
- Destreza: 40 +10
- Poder: 40
- Inteligencia: 40
- Carisma: 70
- Voluntad: 70
- Percepción: 40 +10

Hitai-ate (Brazo derecho)
Kusari x2 (enrollados a la cadera)

—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Team pescado.
Responder
#65
El tuyo fue mejor. —dijo una casi resollante Ranko ante el alentador comentario de Daigo.

Había logrado conectar sus patadas y casi derribarlo, y él contraatacó con una patada barredora para hacerla caer. Ranko no la vio a tiempo, y se vio de espalda contra el suelo en un instante. Rodó para quedar boca abajo y levantarse casi al mismo tiempo que el chico. Le dolían las piernas del golpe, y todavía sentía el impacto del Toro.

"Necesito estar cerca. Tan cerca que no pueda evadirme. Un golpe a bocajarro con mi Shunjukyakku debería de ser suficiente... No. Aunque Daigo-san estuviese en el umbral de la muerte, no me sorprendería que siguiera. Aunque se trate de un entrenamiento nada más."

Con un fuerte respiro y una gran sonrisa, Ranko arremetió de nuevo. Lanzaría una patada con la diestra, de derecha a izquierda, buscando la cabeza de Daigo. Luego se encorvaría un poco y lanzaría un codazo con el brazo derecho al estómago. Si el peliverde retrocedía, Ranko se quedaría tan pegada a él como pudiese, sin dejar espacio. Intentaría estar alerta a los movimientos de su contrincante, aunque no sabía qué tanto podría seguir las diestras manos de Daigo.

PV:

129/230

-15

CK:

74/160

+10

Enfriamiento de Shunshin:

3/5


Enfriamiento de Hakuto no Tenbu:

2/3


Fuerza: 60
Resistencia: 40
Aguante: 40
Agilidad: 40
Destreza: 40
Poder: 20
Inteligencia: 40
Carisma: 40
Voluntad: 50
Percepción: 20
¤ Hitai-ate [Protección 7PV)] (en el cinto)
[b]Daño recibido: 19PV [Patada-Resistencia]]
Posible daño infligido: 21+15PV, [Patada+Codazo]
•Hakuto no Mai Primer Alterador
Responder
#66
La patada de barrido conectó exitosamente, derribando a Ranko con facilidad y dándole el tiempo suficiente a Daigo para levantarse a la vez que su compañera.

«¡Genial!»

Sonriendo, el boxeador pudo ver cómo su compañera se dispuso a atacar primero, dando un paso al frente para intentar alcanzar a Daigo con una patada alta que tuvo que esquivar dando un paso hacia atrás mientras se inclinaba.

Viendo como Ranko aprovechaba el giro para intentar encajarle un codazo con el estómago, bajó ambos brazos en cruz para defenderse, amortiguando el impacto para poder lanzar una patada frontal contra el estómago de la kunoichi, intentando alejarla los suficiente para dar un corto salto hacia adelante y alcanzarla con un potente puñetazo directo al rostro.

- PV:

130/200

-4

- CK:

91/240

+5


- Daño provocado:
  • · Patada Tekken: 19 PV
  • ·Cross: 19 PV
- Acciones ocultas:

Turnos dando el máximo esfuerzo (8)
- Fuerza: 40 +10
- Resistencia: 30 +10
- Aguante: 40 +10
- Agilidad: 30 +10
- Destreza: 40 +10
- Poder: 40
- Inteligencia: 40
- Carisma: 70
- Voluntad: 70
- Percepción: 40 +10

Hitai-ate (Brazo derecho)
Kusari x2 (enrollados a la cadera)

—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Team pescado.
Responder
#67
"¡Vamos, vamos!" suplicaba Ranko mentalmente conforme Daigo esquivaba sus patadas. Logró conectar su codazo, aunque no con toda la fuerza que hubiese querido. Pero entonces sucedió: el peliverde contraatacó con una patada propia. Ranko exhaló al momento de recibir el golpe, para evitar que el aire fuese sacado por el golpe. La bandana en su cinto le ayudó con el dolor.

"¡AHORA!"

¡La ventana que esperaba! La vio venir, aunque su reacción no fue evadir, ni bloquear. Su reacción, apenas retrocedió por la patada de Daigo, fue concentrar chakra en una pierna. Y cuando el boxeador lanzó su ataque, Ranko, sin poder evitar sonreír, lanzó el suyo.

¡Shunjukkyaku!

Al mismo tiempo que recibiría el puñetazo a la cara, que le dolería bastante si conectaba, Ranko lanzaría su sucesión de diez patadas instantáneas, cuya concentración iba dividida entre el rostro y el torso de su amigo. Si ambos movimientos conectaban, Ranko se desequilibraría, retrocedería a tropezones y caería de trasero sobre el suelo.

PV:

106/230

-23

CK:

14/160

-60

Enfriamiento de Shunshin:

2/5


Enfriamiento de Hakuto no Tenbu:

1/3


Fuerza: 60
Resistencia: 40
Aguante: 40
Agilidad: 40
Destreza: 40
Poder: 20
Inteligencia: 40
Carisma: 40
Voluntad: 50
Percepción: 20
¤ Hitai-ate [Protección 7PV)] (en el cinto)
[b]Daño recibido: [lst][*]8PV [Patada Tekken-Resistencia-Bandana]
[*]15PV [Cross-Resistencia-]
Posible daño infligido: 100PV, [It's Shunjukkyaku time!]
•Hakuto no Shunjukkyaku Tercera Evolutiva
Responder
#68
Tan pronto como la patada de Daigo impactó y el boxeador se lanzó a continuar con su ofensiva, pudo ver a Ranko sonreír de una manera que solo podía significar malas noticias.

—¡Shunjukkyaku!

«¿Qué?»

En el mismo instante en el que el chico conectó un puñetazo, Hakuto conectó hasta diez patadas en todo su cuerpo, hiriéndolo muchísimo y casi tirándolo al suelo.

Casi.

Por la adrenalina y su pura voluntad de combate, durante un par de segundos, El Tigre no sintió dolor, lo que le permitió concentrar chakra en sus pies para literalmente mantenerse pegado al suelo mientras su cuerpo se encorvaba de forma antinatural hacia atrás por la fuerza del impacto.

«¡Esta es mi oportunidad!» Pensó, a la vez que cerraba el puño y volvía erguirse de golpe para...

Detenerse en el último momento, dándose cuenta de que el combate ya había terminado.

A pesar de todo el daño que había recibido, Daigo sonrió y le tendió la mano a su compañera a la vez que el aura verde que lo rodeaba empezaba a desaparecer.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Team pescado.
Responder
#69
Ranko cayó de trasero, resollante. ¡Sí! ¡Había golpeado! Aunque Daigo se notaba herido, sonreía, brillante como si nada. La chica de la trenza le devolvió la sonrisa y tomó la mano que el peliverde le tendía. Se impulsó para que él no cargara con todo su cuerpo y se puso de pie de nuevo.

¿E-estás bien, Daigo-san? —Fue lo primero que dijo, escurriéndose el sudor de la frente con el dorso de su guante. Intentaba controlar su respiración para devolverla a la normalidad. —. Fue... ¡Fue increíble! Tu manera de golpear lleva... mucho peso, son puños muy potentes, Daigo-san. ¡Ya quisiera practicar el Máximo Esfuerzo!

Se llevó las manos a las caderas, casi como en pose heroica, y soltó un pesado respiro.

Creo... Creo que es suficiente p-por hoy, ¿no crees? Hay que recuperar energía antes de entrenar mañana...
Responder
#70
El único motivo por el que Daigo consiguió ayudar a levantar a Ranko fue por la técnica que todavía tenía activa, que literalmente le obligaba a no dar menos de su 100%, aunque no lo hacía del todo inmune al cansancio.

A medida que Ranko iba hablando, pudo notar como la energía del peliverde se desvanecía junto al brillo de su técnica, que en combinación con el dolor que de pronto sentía por las patadas de la kunoichi casi fue suficiente para dejarlo inconsciente en el sitio.

— Sí, creo que ya está bien por hoy... —dijo Daigo, que ahora necesitaba recuperar el aliento—. ¡Mañana más! Y prepárate, porque el entrenamiento será durísimo.

Y así, los jóvenes se separaron para descansar y continuar con sus días, hasta que a la mañana siguiente...
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Team pescado.
Responder
#71
A la mañana siguiente, Ranko estaría esperando ya en el mismo dojo, calentando.
Estaba lista para el entrenamiento de ese día y aprender a usar el Máximo Esfuerzo, la técnica de su amigo. ¡Ya deseaba darlo todo de sí misma! Lanzó un par de potentes patadas al aire, como si quisiera lanzar un ataque de energía pura de sus pies.

Espero que nadie resulte herido, hermana.

En el rincón había una chica sentada. Era de piel más morena que Ranko, y cortos cabellos rojos. Vestía una blusa azul de manga larga y puños esponjados debajo de una especie de kosode púrpura que se transformaba en falda pasando el obi. Portaba un pantalón vino corto hasta la rodilla y largas y elegantes botas negras. Al lado de ella yacía el equipo de Ranko, y al otro lado había una gran mochila que portaba bocadillos y alimentos variados. La chica sostenía un cuaderno en mano y de vez en cuando bocetaba algo con un carboncillo.

Meme, e-estaré bien, no te preocupes…

Su hermana adoptiva, Meme Kūran, había insistido en acompañarla. Ella era demasiado débil físicamente para unírseles, pero decía que disfrutaría verla en combate.

No me preocupo por mi hermana, sé que es fuerte. Pero ¿Y si este amigo tuyo no resiste tus golpes?

Ranko soltó una risita ante el levemente avergonzado rubor de la pelirroja.

¿Qué?

Que te sorprendería lo mucho que puede resistir Daigo…

Meme se encogería de hombros y seguiría bocetando, mientras Ranko seguía calentando. Sólo quedaba esperar al tigre boxeador.
Responder
#72
Un par de minutos más tarde de la hora acordada, Daigo abrió la puerta del dojo y entró al dojo, saludando alegremente.

— ¡Buenos días! —Decía mientras pasaba—. Siento la tardanza. Estaba acompañando a una amiga a la academia.

Se apresuró a dejar sus cosas en un rincón mientras se excusaba.

— ¿Ya te he hablado de Gura? Ayer se preocupó un montón cuando... —explicaba, justo antes de darse cuenta de que Meme también estaba allí—. ¡Hola! ¿También vienes a entrenar con nosotros?
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Team pescado.
Responder
#73
Ranko detuvo su calentamiento al ver entrar al peliverde.

¡Ah, Daigo! No te preocupes, tenemos todo el día. ¿Gura? N-no, creo que no le has mencionado...

Ranko se rascó el mentón, pensativa, mientras Meme se ponía de pie para dedicarle una reverencia al recién llegado.

Mi nombre es Kūran Meme. Un entrenamiento no es lugar para una muñeca frágil como yo. Sólo vine a apoyar y a ver por mi hermana mayor.

De entre sus cosas, surgió una masa metálica negra brillante que se alzó con la chica de piel morena, nariz prominente y cortos cabellos rojos. Meme agitó sus brazos, atrayendo aquella sustancia a sus manos y dándole forma de dos grandes pompones de animadora. Meme sonrió suavemente.

Ahm... sí. Meme es mi hermana adoptiva —explicó la de la trenza —. Insistió en acompañarme y... ¿Te-te parece bien, Daigo?
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.