Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Despedida, Invierno de 219
Situación actual: La muerte de Moyashi Kenzou, el Morikage, a manos de su propio jinchuuriki, ha provocado el adelanto de una reunión ya prevista en la que Sarutobi Hanabi y Amekoro Yui deseaban dar constancia de acontecimientos de extrema importancia para el destino de Oonindo. Ahora, Aburame Kintsugi se enfrenta a su primera Reunión de los Tres Grandes y la Alianza tendrá que demostrar su fortaleza e integridad por primera vez desde que Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure la firmaron. Enlace al tema: (aquí).
En el bosque
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 3 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#16
Oh. E-entonces le llevaré allí con todo gusto, Daigo-san. —respondió la de la trenza al escuchar que el boxeador podría ubicarse mejor al llegar al Valle de los Dojos. Tal vez era una acción pequeña, pero podría ser significativa si así ayudaba a un amigo.

Sería una pequeña heroína.

U-un gusto, Himura-san —respondió, virándose levemente hacia ella y dedicándole una breve reverencia sin detenerse. Algo se hundió en su estómago al escuchar que la chica rubia no conocía a Mei. Un sentimiento de preocupación, junto con uno de decepción, se hizo más fuerte en su pecho —. E-entiendo… Aunque… ¡A-aunque tal vez la haya visto y sólo no sabe su nombre! E-es… Es alta, de mi estatura, de hecho. Cabello lacio y negro, pero con el fleco azul muy bonito. ¡Y-y sus ojos son color esmeralda! Suele vestir kimonos muy elegantes y oler a rosas y…

Se dió cuenta que estaba divagando demasiado hacia la Uzujin de los insectos. El rostro de Ranko no podría estar más rojo ni aunque un mago la transformase en tomate. La chica negó repetidamente con la cabeza y las manos.

A-ah… ¡D-d-disculpen! —Parecía que la cabeza de la Kusajin se hundía en sus hombros como una vela derritiéndose —. ¡N-n-no quería ha…! ¡N-no era mi inten…!

Se cubrió la boca con ambas manos. No podía creer que se le saliera tal comentario sobre Mei-hime. Enfrente de una desconocida y un compañero que no conocía desde hacía mucho.

”CIELOSCIELOSCIELOS. PORLOSDIOSES. AAAAAAH”

C-creo que no f… no es apropiado m-mencionar eso. L-lo siento. —dijo con voz queda y mirada baja después de ello, sin saber de qué otra manera excusarse.
Responder