Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
En el bosque
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Hereje amante de las branquias
Ninjas de Kusa
Nivel: 18
Exp: 0 puntos
Dinero: 800 ryōs
#76
Daigo se apuntó a sí mismo con el pulgar, sonriente.

—Así es. Soy Tsukiyama Daigo, mucho gusto.

Luego, Kiyoshi les advirtió de que "nunca se sabe lo que puede pasar de noche", y eso era algo completamente comprensible, ¿pero cuando te lo decía un fantasma? Entonces todo parecía adquirir un significado muy distinto.

—Nos iríamos, pero todavía no encontramos el camino —respondió—. Nos dijeron que deberíamos poder encontrarlo por aquí cerca...
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Me gusta el pescado y eso es un error que pagaré con cargos de conciencia por toda la eternidad.
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#77
”¿Sabe su nombre?” Ranko no recordaba si había mencionado del nombre de Daigo cuando lo estaban buscando. ”Ah, sí, lo estuvimos gritando… ¿no?”

¡Ah, el valor que mostró el boxeador! Eso de presentarse formal y educadamente ante un espectro llenó de determinación a Ranko. El que Kiyoshi dijera que “nunca se sabía lo que podía pasar de noche” le hizo regresar levemente a los nervios, aunque su rostro (y su actitud) no dejaban de mostrar que era (”¿O había sido? Qué confuso…”) una persona amable.

Daigo le presentó el problema a Kiyoshi, el camino que se suponía podrían encontrar ya, pero que no podían ver aún. Ranko pensó que tal vez debían de preguntar. Aunque dudaba de si debía mencionar eso. ¿Alteraría a Kiyoshi? ¿Alteraría a Hana? Tenía que hacerlo para que todo quedara claro y pudiesen salir de aquel bosque.

T-t-tu… Tu… padre n-nos dijo q-que siguiéramos e-el rastro d-de los árboles. E-el rastro rojo. Hasta… Hasta… Hasta la tumba de Kiyoshi-san —El volumen de su voz decayó para decir las palabras anteriores —. P-p-pero no la… No la he-hemos e-encontrado. A-aún. D-de-desde allí podríamos v-ver el camino. N-nos dijo. Creo.

¿Por qué debía de ponerse así de nerviosa también con las personas del más allá? Ranko supuso que, aunque el chico no le inspiraba desconfianza, el que Hana hubiese tenido razón acerca de ser un difunto le había metido cierta inquietud. No estaba segura de si tenía miedo o no.
Responder
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 15
Exp: 13 puntos
Dinero: 0 ryōs
#78
T-t-tu… Tu… padre n-nos dijo q-que siguiéramos e-el rastro d-de los árboles. E-el rastro rojo. Hasta… Hasta… Hasta la tumba de Kiyoshi-san. P-p-pero no la… No la he-hemos e-encontrado. A-aún. D-de-desde allí podríamos v-ver el camino. N-nos dijo. Creo.

Kiyoshi se quedó parado un momento, mirando a Ranko confuso. Hana se giró para mirar a la kusajin con los ojos abiertos de par en par, quería gesticular, queria preguntarle si estaba loca o en qué estaba pensando. ¡Acababa de decirle a un fantasma en su cara que estaban buscando su tumba! ¡EN SU CARA!

Por suerte, Kiyoshi empezó a reirse. La risa en sí no tenía nada de especial, pero se río mirando fijamente a Ranko, quien había pronunciado tales palabras. Normalmente, uno al reirse cierra los ojos, o los entrecierra. Kiyoshi no lo hizo.

Entonces normal que no lo encontreis, yo estoy bien vivo, ¿veis? — contestó extendiendo los brazos. — A padre siempre se le olvida que los últimos arboles de la ruta roja ardieron hace años, quemaron a alguien vivo, una historia desgarradora.

Se quedó unos segundos en completo silencio, dandole la espalda a los ninjas, mirando a la nada.

En fin, si seguis en esa dirección llegareis al camino. Os acompañaría, pero entonces sí que padre me mataría, no me deja salir del bosque. — señaló brevemente hacia donde se había quedado mirando y después empezó a andar en una dirección que parecía aleatoria. — Ya nos veremos.

Se fue sonriente, a paso tranquilo, hasta desparecer entre los arboles de nuevo.

Hana se quedó unos segundos recapitulando mentalmente. Intentando no encajar las piezas que encajaban a la perfección. Clavó la mirada en el suelo y habló, más para ella que para Daigo o Ranko.

Le-leí en un libro... que los fantasmas aparecen cuando alguien sufre una muerte inesperada y extremadamente dolorosa... como... ser quemado en vida. — casi se atraganta al pronunciar la última palabra.

Las piezas encajaban. El señor de la cabaña era demasiado anciano para tener un hijo tan joven... ¿cuantos años llevaba Kiyoshi muerto? Por la zona donde se supone que hubo un incendio no había ni un atisbo de negrura o siquiera arboles pequeños. En algún punto, Kiyoshi les había dicho que no era la primera vez que había gente perdida. Pero su padre había actuado como si fuese la primera vez que le hablaban de Kiyoshi. ¿Qué había pasado con esas personas perdidas? ¿Qué...?

Hana apretó con ansia la mano de Ranko.

Vamonos de aquí, vamos al camino... — practicamente lo imploraba.
Rolea con Hana
Hermandad Intrépida:
  • Uzumaki Eri, canal 2 — Verano, 221

Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Barreño

Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Hereje amante de las branquias
Ninjas de Kusa
Nivel: 18
Exp: 0 puntos
Dinero: 800 ryōs
#79
Kiyoshi se quedó parado durante un momento, igual que Daigo. Solo Hana se pudo mover para quedarse viendo a Ranko con los ojos abiertos como platos, y probablemente Daigo habría hecho exactamene lo mismo de no ser porque estaba demasiado sorprendido como para hacerlo.

«Disimula, disimula...»

El fantasma empezó a reirse de la manera más incómoda que podía hacerlo un fatasma, quizá un poco más que eso incluso, antes de explicarles que los últimos árboles de la ruta habían ardido en un accidente que llegó a matar a una persona.

Cuando Kiyoshi se giró, Daigo hizo lo mismo para ver a las chicas. Kiyoshi decía que su padre no le dejaría salir del bosque, pero eso probablemente se debía a que simplemente no podía salir del bosque porque ese había sido el sitio donde había muerto.

Luego de indicarles un camino, Kiyoshi simplemente se marchó.

Los genin tuvieron unos segundos para procesar todo lo que había sucedido antes de que Hana les dijese que los fantasmas solían aparecer cuando alguien moría de forma repentina y dolorsa ¿O solo lo estaba diciendo para sí misma?

Daigo tragó saliva y se sintió incómodo al imaginarse lo horrible que sería morir quemado.

—Sí, sí... vamos —dijo cuando Hana les pidió seguir el camino que les había indicado Kiyoshi.

No estaba nada seguro de si era buena idea del todo seguir ese camino, pero era el único que tenían. Debía mantener los ojos bien abiertos si no quería tener ninguna sorpresa.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Me gusta el pescado y eso es un error que pagaré con cargos de conciencia por toda la eternidad.
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#80
Ranko se tomó un momento para digerir todo. ¿Estaba vivo Kiyoshi? ¿Había muerto quemado hacía años? ¿Hacía cuántos años?

”Qué… Horrible…” pensó mientras apretaba los labios y correspondía el agarre de Hana. No dijo nada al chico, pero le dedicó una levemente temblorosa reverencia antes de que se volviera y desapareciera entre los árboles. ”Al menos sí nos indicó el camino. ¿No? ¿Es el camino correcto? ¡Ay, cómo saberlo!”

No quiso imaginarse a ese chico de apariencia tan amable ardiendo, ni sus gritos, ni su dolor. Sólo asintió ante lo que sus compañeros dijeron y comenzó a caminar en la dirección que Kiyoshi había señalado.

S-sí. Ya n-no hace falta mucho para que anochezca. E-encontremos la vía y salgamos.

Seguiría caminando, intentando no mostrar duda en sus pasos. Antes de llegar a su destino, daría un último vistazo, casi sin querer, hacia atrás.

”Me pregunto si podría hacer algo… para hacer que Kiyoshi descansase en paz. ¿Sería también una heroína si hago eso? ¿Sería un favor para él?”
Responder
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 15
Exp: 13 puntos
Dinero: 0 ryōs
#81
Hana siguió el camino que les había indicado Kiyoshi sin plantearse siquiera que pudiese ser una trampa.. Solo quería salir de allí. Por suerte, ninguno de los ninjas de Kusagakure dudó tampoco y en breves estaban delante de un ancho camino de tierra rodeado de arboles.

En el lado contrario del camino había una lápida de piedra. La piedra estaba roída por el tiempo pero limpia, como si alguien la limpiase diariamente pero la roca se iba desquebrajando con el paso del tiempo.

Hana apartó la mirada, no quería saber nada de la tumba ni de los fantasmas. Dirigió su atención a ambas posibilidades del camino esperando encontrar alguna señal de qué sentido del camino era el correcto. ¿Derecha o izquierda?

¿Por qué lado vamos?

La rubia hacia todo lo posible por no mirar la tumba, por obviarla, eso solo hacía más evidente que estaba allí. Que realmente habían visto un fantasma.

Si uno de ellos se acercaba, vería evidentemente el nombre de Kiyoshi grabado, las fechas de su nacimiento y defunción estaban grabadas pero eran completamente ilegibles por lo maltrecha que estaba la lapida. Después, a un lado de la lápida había un bol de madera con la palabra donativos grabada y cien ryos dentro.
Rolea con Hana
Hermandad Intrépida:
  • Uzumaki Eri, canal 2 — Verano, 221

Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Barreño

Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Hereje amante de las branquias
Ninjas de Kusa
Nivel: 18
Exp: 0 puntos
Dinero: 800 ryōs
#82
Daigo caminó junto al grupo sin poder hacer mucho para detener el sentimiento constante de que quizás alguien les estuviera siguiendo. Por suerte nadie lo estaba haciendo, era eso o quien lo hacía era lo suficientemente sigiloso como para esconderse del peliverde, que no era nada descabellado teniendo en cuenta lo poco perceptivo que era el chico.

Pronto llegaron a un ancho camino de tierra donde encontraron finalmente la que indudablemente debía ser la tumba de Kiyoshi.

Se quedó parado en el sitio durante unos segundos al verla. Todo el mundo sabía que los fantasmas son gente que había muerto de alguna manera, pero ahora que tenía la tumba de un chico que había muerto quemado en el bosque de pronto todo era tan real... casi podía sentir que era él quien estaba en su lugar, excepto que de ser así seguramente sentiría mucho más dolor.

Cuando Hana les preguntó qué lado deberían tomar, el chico se acercó a la tumba. En ella pudo leer perfectamente el nombre de Kiyoshi grabado y a su lado encontró un bol para los donativos.

Donó 100 ryō y se tomó unos pocos segundos para rezarle al Dios del Bosque que permitiese que su alma descansara en paz. No era algo que hiciera habitualmente al encontrarse una tumba, pero cuando literalmente se había encontrado momentos atrás con el fantasma al que le pertenecía probablemente significaba que no había conseguido encontrar descanso.

Al terminar, Daigo apuntó hacia su derecha.

—¿Por ahí? —Dijo sin pensárselo dos veces.

Quizá por eso se había perdido.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Me gusta el pescado y eso es un error que pagaré con cargos de conciencia por toda la eternidad.
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#83
Al ver aquella piedra, algo removió el estómago de la Kusajin. No fue miedo, sino lástima. En sus anteriores interacciones, Kiyoshi se había mostrado muy amable y dispuesto a ayudar. Nadie con tal actitud merecía morir tan cruelmente.

"Que los cielos y los bosques te vean descansar eventualmente, Kiyoshi-san" rezó, mientras colocaba una mano contra el pecho e inclinaba la cabeza brevemente. Luego imitó a Daigo y depositó un billete en el cuenco.

S-sí, creo. —contestó cuando el peliverde sugirió tomar la dirección derecha del camino que al fin habían encontrado.

Realmente no sabía en qué dirección quedaba el Valle, pero al menos al tener un camino definido llegarían a un lugar concreto, fuese hacia un lado u otro.

P-pronto saldremos de aquí por co-completo, Hana-san. ¡Ca-cada vez estamos más cerca de ello! —La sonrisa que le dedicó a la rubia temblaba cada vez menos.
Responder
Himura Hana En línea
Genin de Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 15
Exp: 13 puntos
Dinero: 0 ryōs
#84
P-pronto saldremos de aquí por co-completo, Hana-san. ¡Ca-cada vez estamos más cerca de ello!

De tanto repetirselo con ese positivismo inamovible, Hana acabó por creerla. Al fin y al cabo, hasta el momento no había muerto nadie, a parte de Kiyoshi claro.

Tenias razón, Ranko-san. Al final no ha sido para tanto. — intentó parecer confiada ella también, pero le temblaban las manos y le flaqueaban las piernas.

Por suerte, lo último que quería su cuerpo era pararse ahí. Fue directa al camino señalado por Daigo. Como dice el dicho, hasta un reloj estropeada acierta dos veces al día la hora. Así que aquella vez, la elección de Daigo fue la correcta y salieron del bosque.

Hana, aún con el corazón en la garganta, se despidió de Ranko y Daigo, dispuesta a volver directa a su villa y no volver a salir hasta ser mayor de edad o Jounin, lo que pasase antes.

Mientras, una vez los ninjas se hubiesen alejado, un chico se apoyaría sin reparo en la tumba y ojearía el cesto.

Tanto rollo y son más agarrados que los de Suna. Ahg, ninjas, de verdad. — agarró el dinero y sonrió, y la sonrisa pasó a carcajada. — Aunque no me puedo creer que tres ninjas se lo hayan tragado. Dios, qué idiotas.

Desapareció entre los arboles como tantas veces había hecho aquel día.
Rolea con Hana
Hermandad Intrépida:
  • Uzumaki Eri, canal 2 — Verano, 221

Recuento de grupales: 0
- Kasa de Akame
- Bokken de Ren
- Barreño

1
Responder
Tsukiyama Daigo Sin conexión
Hereje amante de las branquias
Ninjas de Kusa
Nivel: 18
Exp: 0 puntos
Dinero: 800 ryōs
#85
«¡Lo conseguimos!» Pensó, genuinamente sorprendido al verse por fin fuera del bosque. «Quiero decir, nunca estuvo en duda».

Allí el grupo se despediría y ahora que no tenían a ningún fantasma de dudosas intenciones persiguiéndolos cada uno podría seguir con el camino que tenía planeado en primer lugar. Hana volvería a Uzushiogakure, mientras Daigo podría llegar finalmente al Valle del Fin y Ranko probablemente volvería al Valle de los Dojos.

Sentía pena por Kiyoshi, pues solo eran un chico inocente que murió de forma horrible y ahora estaba condenado a vagar por ahí, pero lo único que podía hacer era seguir rezando para que pudiera encontrar la paz.

—Quizá debería pasarme por el Valle de los dojos a pedir direcciones —le dijo a Ranko cuando Hana se marchó y rio—. No querría perderme de nuevo.
—hablo
«pienso»

¡Muchas gracias a Rōga por el sensual avatar!

Me gusta el pescado y eso es un error que pagaré con cargos de conciencia por toda la eternidad.
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#86
Ranko soltó al fin la mano de Hana y le dedicó una reverencia.

Fu-fue un gusto conocerte, Hana-san. E-espero que el destino cruce nuestros caminos d-de nuevo.

La rubia se alejó entonces de los Kusajin, mientras que éstos tomaron rumbo a sendos Valles. Kiyoshi permaneció un largo rato en la mente de la kunoichi, quien pedía a los cielos que algún día lograse descansar. Daigo acompañó a Ranko hasta el Valle de los Dojos para pedir indicaciones.

Fue una grata sorpresa e-encontrarme con Daigo-san —Se inclinó a modo de despedida —. N-nos veremos pronto, espero. ¡Buen viaje!

Y Ranko se separó de su amigo para ir a buscar a su familia. Y buscar algo de comer al fin, por supuesto.
Responder