Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
Jornada en la Ciudad Arbórea
#31
En las horas nocturnas la ciudad se mostraba tranquila y un tanto taciturna. Aun siendo de noche, había gente que caminaba de un sitio a otro, recorriendo las pasarelas que estaban a su nivel y las que yacían por encima de sus cabezas. Los sonidos de la gente viviendo se habían extinguido con el ocaso, y ahora quedaba el cantar de los insectos y el graznar de las aves nocturnas, pareciendo ubicuo, pero siendo que provenía de entre la oscuridad del bosque.

—. ¿Y cuántos días te quedarás?

Me quedare tres días —reveló—. Siendo que hoy es el primero, aun me quedan otros dos.

Al menos ese era su plan original, y según el cual había aplazado sus pendientes en Kusagakure. Pero trataría de aprovecharlos al máximo, viendo y experimentando tanto como fuera posible. El ultimo día partiría en la noche, de manera de dilatar su estadía.

Y tú, Mei-san, ¿Qué tanto tiempo planeas quedarte?
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#32
— Entonces tienes tiempo para conocer bien la zona— seguí caminando, ahora era consciente del cantar de los grillos y el ruido de otros animales que no lograba precisar, presumía que eran de algunas aves pero nada más que especificar.

— No creo que me quede mucho tiempo, en cualquier momento viene mi padre a buscarme y nos iremos— expresé, nuevamente se me acababan las palabras y me quedaba sin nada que decir, por lo que me limité a mantenerme en silencio mientras seguíamos avanzando. La calle estaba llegando a su final y sí mi mente no me fallaba sería cuestión de cruzar y toparnos con la posada.

«Espero no haberme equivocado de dirección» rogué.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
#33
Entonces tienes tiempo para conocer bien la zona —siguió caminando.

Sí, creo que será suficiente para un itinerario de turista.

No creo que me quede mucho tiempo, en cualquier momento viene mi padre a buscarme y nos iremos.

Ya veo —dijo, mostrándose interesado—. Viajar en compañía ha de ser interesante.

De pronto sus parpados comenzaron a sentirse pesados. Había estado tan emocionado por el viaje y el recorrido que había olvidado dormir. Sintió la necesidad de bostezar, pero se contuvo para no parecer un chiquillo adormilado.

Ambos siguieron su camino en silencio, hasta que en una salida dieron con una especie de avenida colgante en donde había varias posadas. Las había con todo tipo de anuncios y de muchos precios, pero el necesitaba de algo silencioso y económico.

Aquí debe ser el sitio —comento, con voz serena y cansada—. ¿Cuál es la posada que habías dicho?
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#34
Tal y como solía recordar, la avenida colgante por la cual había pasado se presentó frente a mi, agradecí internamente al no haberme equivocado y sonreí con un poco de satisfacción. Muchos anuncios se presentaban atrayendo a los turistas y a cualquier persona que necesitase dónde pasar una noche, estos eran llamativos y variaban desde los elegantes hasta los cutres, así mismo eran sus fachadas y al parecer cada uno tenía unas lamparas diferentes para diferenciarse pero siempre con el mismo tono tradicional de las calles aledañas.

—La madriguera se llama, creo que está más adelante— dije mientras seguía caminando al ritmo que veníamos manteniendo los últimos segundos —. Sí, es aquella— anuncié apenas la vi, tenía un cartel de lo más normal y la fachada no era la mejor, pero tampoco la peor, evidentemente todo era de madera y tenía un deje un tanto hogareño o eso me parecía a mi.

Repentinamente Kazuma podría darse cuenta que por mi túnica bajaba un bicho, y caminaría por esta hasta encontrarse con mi mano, lo extraño del asunto es que sí el peliblanco prestaba la atención a su alrededor no vería ningún insecto similar y mi reacción no le era la más adecuada para una chica.

Alcé mi mano para ver al insecto casi de frente —. ¿Te perdiste?— pregunté, aunque conocía muy bien a quién pertenecía y porque estaba ahí —. Creo que dejaré a este insecto por alguna rama cercana a un árbol— miré a Kazuma —. Será mejor que busque a mi padre, está muy oscuro, un placer—. sin más que decir, sonreí amablemente y comencé a alejarme del chico.
Hablo (Aquamarine)
«Pienso»
Responder
#35
La madriguera se llama, creo que está más adelante.

Kazuma le siguió a través de aquella colorida calle, paseando su vista de una acera a otra mientras llegaban a la posada que estaban buscando, un lugar agradable en opinión del joven: de aspecto rustico y sencillo, pero con un aire de tradición y calidez.

Cercano al momento de la separación, pudo apreciar como un pequeño insecto se deslizaba por el vestido de Mei…, y como la misma reaccionaba con naturalidad y con una amabilidad que le concedía cierto grado de humanidad a la pequeña criatura. Sabía que aquello era algo inusual en las señoritas de tan cuidada apariencia, pero siendo alguien que trabajaba con plantas los insectos debía ser parte de su vida cotidiana.

…Será mejor que busque a mi padre, está muy oscuro, un placer.

Ha sido un placer, Mei-san —afirmo, haciendo una leve reverencia—. Gracias por la ayuda y por la compañía.

Y sin más, ambos siguieron sus caminos.
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder