Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
¡Únete a nuestro grupo de Telegram!
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
La serenidad del Hielo
#76
Daruu se llevó una mano a la frente, y Kōri supo ver las ascuas de la rabia brillando en sus entrañas. Estaba claro que Daruu no era él, y que nunca podría llegar a serlo. Él mismo se lo había dicho, pero si podía hacer algo para ayudarle a templar aquel carácter suyo, haría cuanto estuviese en su mano. Le enseñaría a escarchar esas ascuas, a no dejarse llevar por la rabia. En definitiva, a no cometer una locura como la que hizo en su día.

—Cuando ese gato apareció transformado en un niño con el pelo blanco y los ojos azules, te juro que llegué a pensar que eras tú quien estaba haciéndome una jugarreta —le dijo su pupilo, y Kōri ladeó ligeramente la cabeza. Había errado en aquella suposición, pero estaba cerca de la verdad. En realidad, él había estado cerca todo el tiempo, observando el proceso de aquella peculiar escena pero a una distancia suficiente como para no ser detectado—. Quien iba a decir que iba a acabar firmando un pacto con los gatos. ¡Yo! Cuando se entere mi madre, va a ser gracioso. Ya sabes, porque ella invoca perros. Y cuando se entere a Ayame, voy a tener que soportarla durante un rato. Seguro que se pica.

—Es muy probable. Como también es muy probable que padre y yo tengamos que soportar sus súplicas de que le enseñemos a invocar algo durante varios días.

Daruu avanzó y clavó sus ojos violetas en los escarchados del jonin.

—Bueno, ¿nos vamos a casa o qué?

—Adelántate, yo debo ir a informar para que recojan el cuerpo de la anciana —respondió con cierta gravedad—. No podemos dejarlo aquí.

Fue un visto y no visto. Kōri desapareció con una última ventisca invernal, dejando de nuevo a Daruu solo en aquel callejón perdido de Amegakure.
[Imagen: aDoDAhc.png][Imagen: hd6P8qU.gif]

[Imagen: GuENxrn.gif]
[Imagen: stTphko.gif]

No respondo dudas por MP.
Responder