Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Ceniza, Verano del año 218.
Últimos rumores: ¡Comienza el Examen de Chūnin! Uzushiogakure se viste con sus mejores galas para recibir a los invitados, y todos los participantes preparan los últimos detalles para enfrentarse a unas de las pruebas más duras durante sus carreras como shinobi.

Recomendamos estar atentos al tema del examen para no perder ningún detalle.

¡Segunda prueba en marcha!
[Misión D] Azul metálico
#46
Al cabo de unos intensos segundos en que nadie se decidía por qué hacer, Kaoru tragó saliva y se adelantó unos cuantos pasos, tras ello giró y avistó a la hilera de chicos.

Bueno, ya está bien de tonterías por hoy. Tomen asiento, y a estudiar en silencio. Si tenéis dudas, os levantáis y me preguntáis discretamente. Es una biblioteca, y ya han visto qué sucede con los ruidosos y los que hacen estupideces, ¿verdad?

»Vamos, a vuestros sitios.

Ante todo, el chico trató de no alzar demasiado la voz. No era cuestión de volver a molestar a la señora bibliotecaria, ni mucho menos. Los chicos tomaron de nuevo asiento, y el hijo de la señora Otoshino de nuevo se fue hacia el piso superior. Entre tanto, la peliplateada se dirigió hacia la bibliotecaria con una nueva nota. La señora la tomó, y la leyó con tranquilidad; parecía que el enfado ya se le había pasado. La mujer tomó de nuevo el bolígrafo, y así mismo tomó un papel, tal y como había hecho en anteriores ocasiones.

» No te preocupes, no pasa nada. Éstas niñas siempre hacen lo mismo, y tenía que darles un escarmiento. Nunca dejan a los que intentan estudiar en paz, y eso no está bien. Mi garganta ya anda mejor gracias a la medicación, pero no quería forzarla mas de lo debido. «

Ente tanto, Kaoru se había dirigido hacia la salida, y se había ausentado durante un breve lapso de tiempo. Obviamente, había ido a mirar si la chica se encontraba bien. Tras haberlo comprobado por sí mismo, de nuevo entró en la biblioteca, y tomaría sitio con el resto de alumnos asignado.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
#47
Kaoru, un poco más serio que antes, les dio a los pequeños alumnos indicaciones de continuar. Se veía alterado por la reacción de la señora Otoshino, aunque no tanto como Taeko. Los niños obedecieron mientras la bibliotecaria regresaba a su escritorio, y su hijo al piso superior. La mujer le había escrito a la peliplateada que no se preocupara, que ya era hora de que aquellas traviesas recibieran su merecido, y le comentó que su garganta estaba, de hecho, mejor. Taeko asintió con una sonrisa nerviosa. Luego vio cómo Kaoru salía del edificio.

"Debe de ir a ver cómo está... ¿Por qué de repente siento lástima por aquella diablilla?" pensó mientras caminaba por los demás niños, medio supervisando sus tareas. Kaoru no tardó mucho en regresar y en sentarse con los otros. Taeko se le acercó mientras le escribía una nota.

≫Disculpa, Kaoru-san. ¿Cómo está ella? ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarla? ¿O a ti?

No iría a platicar con ella a menos que el chico le dijera que lo necesitaba. Pero no quería dejar excluido a nadie del grupo. No quería que nadie se quedara sintiéndose mal.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#48
Tras el incidente, apenas se llegaban a escuchar los pliegos de papeles en la sala. El silencio llegaba a ser hasta intranquilizador, por raro que sonase. Sin embargo, era lo que se debía en ese edificio; era una biblioteca, y el silencio debía ser uno con ella. Los chicos apenas prestaban demasiada atención a los libros, se les veía un tanto distraídos aunque no por ello ruidosos. A cada dos o tres minutos —casi en intervalos perfectos— las miradas de éstos se sucedían para echar un ojo a la puerta de la biblioteca.

Taeko, ni corta ni perezosa, se acercó hacia Kaoru para cuando éste entró y tomó asiento. El chico tomó la nota, y tras leerla se la devolvió a la chica —Ella está bien, aunque un poco conmocionada. Ha sido mas un susto que otra cosa. Le he dicho que deje las clases por hoy, y que reflexione en lo que hizo. Estuvo mal por su parte, aunque...

El chico miró a la señora Otoshino —... no creo que haya sido como para ponerse de esa manera. Sigue siendo una niña, y aunque sea traviesa, sus motivos tendrá para ser así... creo.

»En fin, creo que ya ninguno de ellos tratará de hacer alguna gamberrada.

Señorita genin, ¿puede venir un momento? —la pelirroja restante llamó la atención de la peliplateada, aunque no en voz demasiado alta, tan solo la justa y necesaria para que ésta le escuchase

»¿Mi... mi hermana está bien? ¿de verdad... no podrá volver a la biblioteca nunca? —la chica obviamente estaba algo afectada, quisiera o no, se trataba de su hermana...
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
#49
La situación había sido bastante efectiva para poner a los alumnos en silencio, y ya ninguno parecía tener ganas de hacer relajo. Pero no dejaba de estar atentos a si la chica volvía a entrar al edificio. Kaoru también parecía estar dividido: le sentaba bien, pues era una niña traviesa. Pero eso, era una niña. ¿Merecía algo de compasión solo por ello? O mejor dicho ¿merecía tal castigo? Estaba bien, pero la había enviado a casa. La kunoichi soltó un suspiro. "´¿Se fue? Bueno... ya no tengo la necesidad de salir, entonces. Me alegra de cierta manera... Pero me preocupa de otra."

Taeko frunció los labios cuando el chico terminó de hablar. Asintió después de que dijo que ninguno otro de los infantes intentaría hacer alguna travesura, pues estaba de acuerdo con ello. Justo antes de que se volteara y siguiera rondando entre los niños, la otra pelirroja la llamó con voz queda. Taeko se le acercó y escuchó sus preocupaciones. Pensó unos segundos y luego se puso a escribir con cierta lentitud, pues no estaba totalmente segura de qué decirle.

≫Ella está bien, no te preocupes. Creo que Kaoru-san la envió a casa.
No creo que Otoshino-san hablara en serio. Tal vez si tu hermanita se disculpa sinceramente
y promete no volver a portarse mal o hacer travesuras aquí, la dejen volver.


No estaba segura si la bibliotecaria mantendría su nivel de estricta incluso si la niña se arrepentía, pero pensó que sería bueno darle algo de esperanza a la otra pelirroja.

"Tal vez le ayude también a ella a pensar mejor las cosas...". Luego escribió de nuevo, acompañándose de una sonrisa tranquilizadora.

≫¿Cómo te llamas?
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#50
La pequeña tomó entre manos la nota de la genin. Con parsimonia leyó lo que había escrito en ella, casi como si le costase un poco entender la letra de la peliplateada. Quizás era mas bien la preocupación, que le estaba jugando una mala pasada. Pero fuese como fuese, tras leer la nota una rayo de esperanza se iluminó en sus ojos. Una media sonrisa floreció en su rostro, estaba claro que no estaba contenta, pero tampoco estaba del todo triste. Algo era algo. Menos da una piedra, o al menos eso es lo que siempre se dice.

Menos mal...

La genin creyó adecuado el momento, y aprovechando la situación, escribió una nueva nota. En ésta ocasión, preguntó a la pequeña por su nombre. Tras leerlo, la chica dejó la nota sobre la mesa; tal y como había hecho con la anterior.

Mika. Me llamo Komoto Mika.

La chica había respondido casi de seguida. Tras ello, tomándose su tiempo, la chica pareció decidirse...

Y... esto... —luchaba contra su forma de ser —¿cual era... tu nombre?
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
#51
Parecía que la pequeña había recibido una lección de humildad, y no mostraba el mismo aire de travesuras que hacía varios minutos. El comentario (a ciegas) de Taeko le había hecho reflexionar un poquito, o al menos así lo percibió la peliplateada. Al escuchar su nombre, la kunoichi sonrió y le regresó la presentación. Después de dudarlo un segundo, añadió algo de información sobre sí.

≫Mucho gusto, Mika-chan. Mi nombre es Kikazura Taeko. Un gusto en conocerte.
Tal vez lo habrás notado por mis notas, pero no puedo hablar.


Acompañó el escrito con una carita sonriente. Tal vez se habían portado como las niñas sin control que eran, pero Taeko comenzaba a creer que solo habían sido mal guiadas. Que solo necesitaban una buena situación o un buen empujón para ponerse en la senda correcta.

"Objetivamente, la otra chica fue una buena niña. Digo, nos logró poner trampas y escapó sin que nos diéramos cuenta..." Pensado esto, alzó la cabeza unos segundos para no dejar al grupo privado de su vigilancia. Luego regresaría la vista sobre Mika y le sonreiría.
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#52
La pequeña tomó la nueva nota, y también la leyó. Obviamente, no estaba demasiado animada, ni muy por la labor. Se tomó su tiempo para leer el papel, pero lo hizo; tras ello devolvió la nota, tal y como había hecho con las anteriores. De nuevo, su mirada se desvió hacia la puerta de la biblioteca.

Si —contestó —aunque no parece un buen método de comunicación, dado que en algún momento te quedarás sin notas. Es un mal uso del papel, gastas contínuamente hojas, y eso por no hablar de que no podrías usarlas si está lloviendo o hace mucho viento...

La chica devolvió la mirada hacia Taeko —¿has pensado en usar algún tipo de pizarra portatil? ...de esas que que se usan con un rotulador, y puedes usar una y otra vez.

Con su toque drástico y casi sin sentimientos, no tuvo tapujos para aconsejar a la genin; y eso que no era cosa suya. Pero, se dio ese gusto, quizás para olvidar un poco el asunto de su hermana. Ante todo, intentó que su voz fuese demasiado audible. Lo último que deseaba era enfadar de nuevo a la señora bibliotecaria, aca diablo sin voz.

Taeko miró a su alrededor, pero no vio que ningún otro chico pidiese ayuda o se levantase. La actuación de la señora Otoshino había fulminado el ideal de armar jaleo por completo, eso casi seguro. La situación parecía que iba a estar en pura tranquilidad por un buen tiempo.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder
#53
Se notaba que la pequeña Mika estaba más atenta de si regresaba su hermana o no, que de Taeko y sus notas. Sin embargo, le contestó, aconsejándole usar una pizarra en vez de una libreta.

"Oh... No lo había pensado. Pero tiene razón. ¿Por qué no lo he hecho? ¡Cielos! ¡Cuánto me ahorraría en libretas!" pensó la peliplateada, llevándose una mano al mentón. Escribió de nuevo, con una gran sonrisa que intentaba hacer sentir mejor a la infante.

≫¡Es una buena idea, Mika-chan! Creo que me le tengo un cariño especial al papel... Pero tal vez luego lo cambie.

Taeko no lo sabía, pero un tiempo después, otra pelirroja le sugeriría lo mismo. Suponía que la pequeña se sentiría algo mal, así que intentó distraerla con su deber como estudiante. Un instante después de mostrarle la nota, pensó que la tarea no era un buen analgésico.

≫¿Qué tal vas con tu trabajo? ¿Necesitas que te ayude con algo?

Le escribió amablemente. Se le ocurrió que tal vez podría hablar con Kaoru o la señora Otoshino para ya sea hacer que Mika fuese a ver a su hermana, o que la hermana regresara para disculparse. Pero la peliplateada no dijo nada. Supuso que era mejor y más discreto proseguir con su trabajo como asistente.

"No quiero que Otoshino-san sufra con más problemas... Y por ahora están tranquilos. Creo que es mejor que se queden así..."
SILENCE

〘When deed speaks, words are nothing.〙

"Pienso" (thistle) ≫Escribo (orchid)
¡Visita El rincón de traducción de Taekūran!
Responder
#54
La ayuda proporcionada por parte de la pequeña fue mas que agradecida en una nueva nota a base de papel. La genin sin embargo admitió que en cierto modo le había agarrado algo de afecto al usar papel, pero no cerraba la mente a usar ese otro método de escritura en un posible futuro. Dentro de lo que cabe, era una idea bastante útil, dado que no en todos los desiertos hay dónde comprar libretas.

Taeko volvió a tomar el lápiz, empuñándolo nuevamente contra el papel. Con inmaculada caligrafía, la chica volvió a plasmar lo que sus cuerdas vocales eran incapaces de expresar. En ésta ocasión, volvió a preguntar a la pequeña si requería de su ayuda, así como preguntó cuán avanzada iba en su trabajo. Ésta, tras leer la nota, la retornó a la genin.

Ya me queda poco, casi terminé. —declaró la pelirroja.

Tras asegurar que en breve terminaría, tomó los libros y se los expuso a la genin. No se los daba para que los recogiese, si no para que viese los temas que abordaba en su proyecto. Al lado de los mismos, dejó estratégicamente colocada la libreta donde había tomado apenas dos apuntes. Sin embargo, con fechas sin duda anteriores, había gran cantidad de información.

En realidad ya estaba casi todo hecho, pero mi hermana dijo que jugásemos un poco... ¿no notaste los golpes?

La pelirroja desvelaba un pequeño gran secreto, había estado hablando con su hermana por un sistema de golpes. No era moco de pavo, no señor. Sin duda, tenían madera de kunoichis.

Igual... igual ya puedes regresar los libros, creo que en breve nos iremos. El encargado de la clase no para de mirar el reloj, seguro está preocupado y terminará por llevarnos a casa.
~ No muerdas lo que no piensas comerte ~
Responder