Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Rejas dobles
En ese preciso instante se estaba librando una intensa batalla moral en el interior de Amedama Daruu. Por un lado, los Hermanos del Desierto le habían demostrado de sobra que no se podía confiar nunca en un uzujin. Por otro lado, Ayame había asegurado de que Uzumaki Eri se había arrepentido de esposarle. Y no ayudaba que le viniese a la mente una contradicción importante: si él había atacado a Akame, y si él se había negado a disculparse ante el Rey Rata, por qué Sarutobi Hanabi le había dormido y devuelto a Amegakure sano y salvo, en lugar de, simplemente, decirle a Shanise que Daruu intentó matar a Akame y tuvieron que defenderse?

«Por evitar conflictos mayores», se apresuró a contestarle su otro yo, ese pequeño hijo de puta que siempre está ahí para recordarte el lado funesto de las cosas. Sí, sí, claro que sí. Por evitar conflictos, ¿no? Pero entonces, ¿tan seguro era que Hanabi quería secuestrar a Ayame? Porque eso sí que habría sido un gran conflicto.

Y si Uchiha Datsue sabía de los planes de su hermano, si lo sabía, ¿por qué intentó pedirle ayuda a Daruu, exponiendo sus intenciones con Aiko?

¡Pero luego en el examen...! ¡Mira lo que había pasado luego en el examen!

Era como si mil voces distintas intentasen convencerlo tirando de él y empujando para hacerse oír por encima del resto. Y a Daruu todo eso le superaba. Le estaba superando.


¡POOOM!


Los barrotes del balcón repicaron con intensidad cuando Daruu estampó su cabeza contra ellos.

Qué harto estoy de todo, joder.
— En un poste de madera del embarcadero de las Costas del Remolino, en Uzushiogakure (Ceniza, año 218)
— En el pergamino de invocación, en casa de Daruu, Amegakure (Augurio, año 218)
— En la habitación de Daruu, Amegakure (Primavera, año 219)
Responder
Daruu se sumió en un largo y tenso silencio. Si uno callaba y prestaba la suficiente atención, casi podría escuchar el engranaje dentro del cerebro de muchacho trabajando a marchas forzadas. Más rápido, cada vez más rápido. Hasta el momento en el que la fricción y el esfuerzo eran demasiado exigentes. Comenzaba a brotar humo. Y entonces...

¡POOOM!

El muchacho había estampado la cabeza contra los barrotes.

Qué harto estoy de todo, joder.

Kōri dejó escapar el aire por la nariz.

Todos estamos cansados de todo esto. Ahora sólo nos queda esperar a que la reunión entre los Kage salga bien... y que saquen a Ayame de entre esas rejas.

Rejas dobles. Unas rejas que encerraban a una bestia de cinco colas, capaz de borrar del mapa una ciudad entera con un solo rugido, y otras rejas que aprisionaban a una muchacha, cuyo único delito había sido querer enviar una postal con intenciones pacíficas, dentro de aquella bestia.

Una gota cayó sobre la punta de la nariz de Kōri, que alzó la mirada de sus ojos de escarcha al cielo. Amenokami reclamaba sus dominios de vuelta, volvía a llover.
[Imagen: aDoDAhc.png][Imagen: hd6P8qU.gif]

· En la habitación de Ayame, en Amegakure (Primera Flor, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder