Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva generación (¡Final de temporada!) T1

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
La emoción del combate pronto se desvaneció cuando Ranko vio a Chika caer por el borde de la torre.

No… —alcanzó a decir mientras salía disparada hacia ella. ¿Tan enfocada había estado en la pelea que no se había dado cuenta que se les acababa el terreno?

Afortunadamente, la peliazul se había logrado aferrar a la torre. La Kusajin sintió un alivio tremendo al acercársele a toda velocidad. Tomó los antebrazos de Chika, asegurándole con un agarre firme que no la dejaría caer. Ranko tiraría de ella, entonces, para subirla de nuevo.

¡Kaminari-san! ¡Lo-lo lamento! ¡N-no me fijé! ¡Qué to-tonta de mi parte! —se lamentaría, con un montón de reverencias de disculpa —. ¿C-cómo te sientes?

PV:

206/230


CK:

145/190

+20

Adrenalina:

0/3


Enfriamiento Hakuto no Tenbu:

3/3


Fuerza: 70
Resistencia: 40
Aguante: 40
Agilidad: 40
Destreza: 40
Poder: 20
Inteligencia: 40
Carisma: 40
Voluntad: 60
Percepción: 30
¤ Hitai-ate [Protección 7PV)] (en el cinto)
¤ Portaobjetos básico [Capacidad 7/10] (ajustado sobre su cinto, a su izquierda), dentro el cual:
  • Kunai [Anilla 9PV, Corte superficial 8PV, Corte 12PV, Penetración 18PV]
  • Shuriken x 3 [Corte superficial 8PV, Corte/impacto 12PV]
  • Kemuridama [Consumible, 6m de humo por 2 turnos]
  • Hilo shinobi [Consumible, 10/10m]
  • Ōkina Hyōrōgan [Consumible, +10CK/turno hasta 50CK]
  • C-Ranku no Kibaku Fuda [Consumible, 30PV, 1.5m radio]
¤ Wakizashi (a la espalda, a la altura de la cadera, empuñadura hacia la derecha) [Mango/vaina 12PV, Corte superficial 18PV, Corte 22PV, Penetración 30PV]
¤ Sai (a la cadera, a la izquierda) [Mango 9PV, Filo romo/Penetración 25PV]
A la vista / No visible / Agotado
Responder
#17
Durante todo el tiempo que sus pies estuvieron flotando en el aire, su corazón estaba en su nuca, golpeandole todas las paredes de su cráneo con cada latido. Mientras ella arañaba inutilmente como un gatito, Ranko llegó y la subió como si fuese una niña pequeña.

¡Kaminari-san! ¡Lo-lo lamento! ¡N-no me fijé! ¡Qué to-tonta de mi parte!. ¿C-cómo te sientes?

Tomó varios segundos para volver a respirar a un ritmo normal y después empezó a reirse. Era completamente increible la fuerza que tenía Ranko. Si no hubiese bloqueado ese golpe igual le sacaba hasta el bazo de la patada.

Sentada en el suelo levantó la mirada a la kusajin, con una sonrisa.

No es nada, Ranko-chan, no te preocupes. Creo que lo que más has dañado es mi espiritu. ¡No he podido hacer nada! Eres una artista marcial impresionante. Incluso cuando te pegaba, ganabas tú. Por Ame-no-Kami, qué vergüenza. Ya verás cuando se lo cuente a mi hermana.

Se pasó varias veces la manos por el pelo, intentando quitarselo de la cara, pero no parecía que quisiera cooperar.

Me siento derrotada del todo. Pero al menos conseguí darte un par de golpes.

Contestó sonriente. Ya en los primeros golpes tuvo claro que Ranko estaba en otra liga, aún así había conseguido golpearla y recibir los suyos sin perder ningún organo vital, eso, era una victoria.

Perdoname tú a mí por el susto que te he dado.

Tenía que ir pausando su discurso para tomar aire, porque entre la adrenalina de casi morir y del combate, estaba demasiado nerviosa para callarse y respirar.
Responder
#18
La risa de Chika despejó cualquier preocupación de Ranko.

N-no es necesario que digas eso…

Ranko se sonrojó cuando le dijo lo impresionante que era. Se puso en cuclillas para estar al nivel de sus ojos y escucharla mejor.

Oh, ¿Tu hermana también es artista marcial? ¡Sería genial conocerla también! Y n-no tienes que disculparte por nada… Creo q-que fue culpa de las dos e-el no darnos cuenta de dónde pisábamos jaja… D-déjame intentarlo…

Ranko se había dado cuenta de que Chika estaba luchando para acomodar su cabello, así que usó sus índices para partir su cabellera y llevarla tras de sus orejas, con la esperanza de librar la vista de sus ojos bicolores.

Ta-tal vez sólo te falta práctica. Yo llevo entrenando por mucho tiempo… E-es lo mío, je.

Tiempo después, Ranko recordaría tal escena y pensaría que, de haber sucedido meses atrás, su rostro habría explotado de la pena y el rubor.
Responder
#19
N-no es necesario que digas eso…

No, no, mi dojo me obliga a ser sincera y ha sido el combate más unilateral que he tenido nunca. ¡Y he peleado con niños! — Chika sonrió emocionada de haber encontrado a semejante genio del arte marcial.

Oh, ¿Tu hermana también es artista marcial? ¡Sería genial conocerla también! Y n-no tienes que disculparte por nada… Creo q-que fue culpa de las dos e-el no darnos cuenta de dónde pisábamos jaja… D-déjame intentarlo…

Las manos de Chika estaban prácticamente temblando, de la adrenalina y la emoción. Las de Ranko perfectamente calmadas, certeras y suaves, se movieron hacia su flequillo y se lo llevó detrás de la oreja lentamente, con cuidado. Los ojos bicolores se posaron en los de la kusajin y su corazón se aceleró un instante. Apartó la mirada, sonrojada ahora ella.

S-Sí, eh, mi hermana es... tiene... tenemos un dojo, sí. Ejem... Podríamos, ehm... ¿fijar una fecha? Para encontrarnos de nuevo, digo... ¡Para que conozcas a Kimi, claro! No es que... Ay, Ame-no-kami...

Apartó la mirada de Ranko en su totalidad, observar su poderosa figura no la estaba ayudando a relajarse. Se aclaró la garganta varias veces para poder hablar como una persona de nuevo. Era la primera vez que peleaba con alguien tan fuerte, eso era lo que estaba pasando. La admiración la cegaba.

Ta-tal vez sólo te falta práctica. Yo llevo entrenando por mucho tiempo… E-es lo mío, je.

Sí, apenas llevo un par de meses con todo el rollo este de ser ninja. Kimi y yo entrenabamos artes marciales, sin chakra ni técnicas, así que supongo que me queda mucho por aprender.

Volvió la mirada a Ranko, sonriente, algo menos avergonzada ahora.
Responder
#20
Ranko sintió una extraña familiaridad en Chika. La manera en la que se sonrojó, cómo apartaba la mirada, cómo tartamudeaba…

"Se siente… como cuando conocí a Violeta-senpai. Es como verme a mí misma cuando nos encontramos con ella… Ay, cielos, ¿Qué habrá pensado senpai de mí?"

La Kusajin tomó un poco más de color, tanto por la reacción de la Amejin como por sus recuerdos.

O-oh, un… ¡Oh, un dojo! Qué… Qué genial —Se rascó la nuca, sonriendo ligeramente nerviosa —. M-mi madre me enseñó todo l-lo que sé, pero nunca se le ha ocurrido poner un dojo… Creo. Y-y claro que me gustaría que nos viéramos de nuevo. P-para entrenar claro. Co-contigo y Kimi-san.

"Claro que para entrenar, Ranko, ¿Para qué más?"

Ranko se irguió de nuevo y se aclaró la garganta. Hubo un momento en que no pudo decir nada. ¿Era la pena que hacía meses había logrado superar? ¿Qué le pasaba? ¿Qué le hacía ruborizarse? Algo surcó su mente, dándole una idea de sobre qué platicar.

¡Yotsuki! S-sí, Yotsuki. ¿Verdad? M-mi amigo Rōga me platicó que su clan, los Yotsuki, usaban un movimiento llamado Lariat pa-para encontrar a un hermano. ¿E-eres de ese clan también, Kaminari-san? ¿Es Kimi ese tipo de hermana?
Responder
#21
O-oh, un… ¡Oh, un dojo! Qué… Qué genial. M-mi madre me enseñó todo l-lo que sé, pero nunca se le ha ocurrido poner un dojo… Creo. Y-y claro que me gustaría que nos viéramos de nuevo. P-para entrenar claro. Co-contigo y Kimi-san.

Que Ranko aceptase volver a verse, a pesar de que fuese solo para conocer a su hermana, iluminó más su, para nada soleado, día. De repente, había salido el Sol y todo el viaje al País de la Tierra había merecido la pena. Sin embargo, algo cruzó su mente. Si Ranko peleaba con Kimi con la intensidad con la que había venido a por ella, ¡la destrozaría! Su sonrojo se transformó en palidez en un parpadeo.

Ranko-chan, sé que está feo pedirtelo, pero... Si algún día tienes que pelear con Kimi, para entrenar y tal, ten cuidado. Es una niña todavía y sufrió un accidente hace no mucho, en el Valle de los Dojos. No sé si será capaz de aguantar tus golpes. — le pidió con una preocupación extraordinaria.

Por lo poco que había conocido a la Kusajin, parecía una chica sincera y tierna, lo cual le daba la sensación a Chika de que era seguro dejarla entrenar con Kimi. Kimi desde luego no iba a hacerle nada que Ranko no pudiese soportar y devolverle de una buena patada. Pero Ranko podía explotar a Kimi si iba al ritmo que había ido con ella, por eso le había pedido que se relajase con ella.

¡Yotsuki! S-sí, Yotsuki. ¿Verdad? M-mi amigo Rōga me platicó que su clan, los Yotsuki, usaban un movimiento llamado Lariat pa-para encontrar a un hermano. ¿E-eres de ese clan también, Kaminari-san? ¿Es Kimi ese tipo de hermana?

¿Eh? — la pregunta la pilló por sorpresa, Ranko conocía hasta cómo se elegian las hermanas dentro del clan. Ese tal Rōga debía de estar desesperado por encontrar a un hermano para ir soltando sus secretos por ahí. ¿O tal vez no eran tan secretos? — Sí, algo así. Pero Kimi no es mi hermana de clan todavía. Como te he dicho, está algo débil y no puede igualar mi fuerza. Pero confío en que algún día esté lo suficientemente cerca de mi nivel para poder llamarnos hermanas, oficialmente y clanalmente.

Chika asintió con media sonrisa, como si la palabra que acababa de usar existiera.
Responder
#22
Una cosa le quitó la sonrisa a Ranko y otra se la devolvió.

En… ¿El Valle? Ella… ustedes… ¿Estuvieron allí cuando fue atacado?

"¿Será por eso que mencionó a Dragón Rojo cuando llegué?"

Pero casi al instante, Ranko negó rápidamente, como queriendo sacudirse tal pensamiento de la cabeza, y sus labios se curvaron en expresión cálida de nuevo.

No te preocupes, Kaminari-san. Mi… Mi hermana Meme es también… Su cuerpo no es muy fuerte, y me preocupo por ella. Aunque sé que logrará salir adelante. ¡Al igual que Kimi-san, estoy segura!

La de la trenza flexionó el brazo derecho como gesto de ánimos, y sonrió aún más.
Responder
#23
En… ¿El Valle? Ella… ustedes… ¿Estuvieron allí cuando fue atacado?

Un sudor frío le cayó por la nuca, recordando lo sucedido en el valle. Apartó la mirada de Ranko intentando que no le afectase al tono ni viese la humedad en sus ojos.

Sí, por eso nos hicimos ninjas. Para detener a Dragón Rojo antes de que repitan algo así. Nadie debería ver a su hermana como yo vi a Kimi...

No te preocupes, Kaminari-san. Mi… Mi hermana Meme es también… Su cuerpo no es muy fuerte, y me preocupo por ella. Aunque sé que logrará salir adelante. ¡Al igual que Kimi-san, estoy segura!

A Chika se le iluminó la mirada al oír a Ranko hablar de su hermana.

Oh, ¿Ranko-chan también tiene una hermana? ¡Podríamos quedar las cuatro! ¿También entrena Taijutsu?

Así mientras Kimi y Ranko entrenasen, ¡ella podría entrenar con Meme! Un plan sin fisuras.
Responder
#24
Yo… Estuve frente a uno —Ranko bajó la mirada un instante, sintiendo aquel temor y aquel odio fluir de nuevo por sus venas —. Pero… pero no pude hacer nada. Sólo… Sólo huir. Yo… también quiero hacerles pagar —Levantó un poco el puño, apretándolo con fuerza —. Algún día.

Ranko soltó un sonoro suspiro, y todo mal sentimiento salió con él. Sonrió de nuevo hacia Chika.

Oh, yo… verás, Meme tampoco es mi hermana de sangre. Tengo una melliza, s-su nombre es Kuumi. Ella también entrenaba taijutsu, y era más hábil que yo, pero… ella se dedicó más al negocio de la familia, y hace ya mucho que no entrenamos. Meme… La rescatamos de una… de una mujer malvada que hacía experimentos. Cosas… horribles. Mis padres la adoptaron cuando recuperó la consciencia en Kusagakure. Es por lo que vivió que su cuerpo es débil. No aguantaría el taijutsu. Pero usa técnicas geniales con metales. ¡Tiene mucho potencial!

La Kusajin creía entender lo que Chika sentía. El horror y la impotencia de aquel día eran inenarrables. ¿Podía culparla por querer acabar con los culpables? No. Ranko se les lanzaría encima si pudiera, también.

Aunque, claro, entendía que era mejor enfocarse en cosas mejores, más alegres, como sus hermanas.
Responder
#25
Yo… Estuve frente a uno. Pero… pero no pude hacer nada. Sólo… Sólo huir. Yo… también quiero hacerles pagar. Algún día.

La revelación de Ranko cayó como un jarro de agua fría sobre Chika. Ella no solo los había enfrentado sino que apenas había tenido oportunidad. Ranko, la chica que acababa de darle la peor derrota de toda su vida, no había podido siquiera enfrentarse. Apretó los dientes y los puños en silenciosa rabia.

No te preocupes, Kaminari-san. Mi… Mi hermana Meme es también… Su cuerpo no es muy fuerte, y me preocupo por ella. Aunque sé que logrará salir adelante. ¡Al igual que Kimi-san, estoy segura!

En cuanto mencionó a Kimi, Chika volvió a relajarse. Necesitó unos segundos y una respiración muy honda antes de volver a encarar a la kusajin con una sonrisa.

Entiendo, me alegro que lo entiendas, aunque sea por experiencia. Entonces ¿qué dices a quedar las cuatro un día? ¿Puede entrenar Meme-chan?

Porque le había explicado cosas pero no le había contestado a su propuesta.
Responder
#26
Algo en la reacción de Chika hizo que el estómago de Ranko se revolviera. Era como si sintiera toda la ira de la peliazul. Como si la compartiera. Afortunadamente, la mención de su hermana trajo de vuelta su sonrisa.

¡Absolutamente! Me encantaría, y apuesto a que a Meme-chan también le encantaría. Aunque… creo que es un poco difícil de establecer fechas cuando… ya sabes… Nuestras aldeas… —Ranko jugueteó un poco con sus dedos —. Cuando no se llevan tan bien… ¡Pero si me dices fecha y lugar, haré todo lo posible porque lleguemos allí!

Ranko llevó su mano a la frente e hizo un gesto militar, como de seguir órdenes, y rió.

Oh, bueno, Meme-chan puede entrenar, pero… Es… Tiene cierto problema con el… tacto de otras personas. ¡S-sé que es raro! P-pero estoy segura de que podremos combatir a gusto.

Ranko levantó el pulgar. Sí estaba segura de ello, aunque no sabía del todo como funcionaría. Meme podría cubrirse con la Suiken, tal vez.
Responder
#27
¡Absolutamente! Me encantaría, y apuesto a que a Meme-chan también le encantaría. Aunque… creo que es un poco difícil de establecer fechas cuando… ya sabes… Nuestras aldeas… Cuando no se llevan tan bien… ¡Pero si me dices fecha y lugar, haré todo lo posible porque lleguemos allí!

Oh, no te preocupes. ¡Podemos quedar aquí mismo! O en Notsuba y así podemos hacer algo más aparte de entrenar. ¡Cómo comer dangos! Seguros de hacen unos dulces increíbles. — se aclaró la garganta para volver al tema de nuevo, algo avergonzada. — Sobre la fecha... ¿Cómo suena el primer Raiyobi de Bienvenida? Supongo que estaremos todas más o menos libres.

Ella no era ninguna lumbreras ni una experta en asuntos exteriores. Recordaba a Kimi diciendo algo sobre estar libres la primera semana del año, ya que el dojo cerraba. Pero no tenía ni idea de qué pasaba exactamente entre Kusagakure y Amegakure. Sabia cómo estaban las cosas, sin embargo, predecir cómo estará en un mes o dos era algo completamente imposible para ella.

Oh, bueno, Meme-chan puede entrenar, pero… Es… Tiene cierto problema con el… tacto de otras personas. ¡S-sé que es raro! P-pero estoy segura de que podremos combatir a gusto.

¿Es alérgica? ¿O... qué?

No era médica así que no estaba segura de qué le quería decir Ranko sobre Meme. ¿Problemas con el tacto? Sólo había conocido a un chico que tuviese problemas con el tacto en el dojo... Pero era imposible que fuese el mismo problema que Meme.
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.