Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Templos e Ídolos
Yota Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 15
Exp: 5 puntos
Dinero: 570 ryō
#16
Caminaba algo nervioso, sensación que iba en aumento a medida que las paredes vibraban cada vez con mayor intensidad. ¿Estaba por derrumbarse todo aquello?

Además de ello, la kunoichi no dejaba de gritar mi nombre y entonces pudimos ver o más bien, intuir lo que estaba sucediendo...


¡CORRE, CORRE, CORRE! ¡No te preocupes por mí!

No es que tuviera muchas opciones y, a decir verdad ella estaba en una posición algo más ventajosa que la mía ya que estaba situada más lejos de la jodida piedra gigante que tenía el objetivo de hacer shinobi a la plancha como plato principal. Sentí como arrojaba algo a mi espalda, puesto que seguía mirando perplejo aquella cosa.

— ¡Agh!

— Mierda, joder

Me di media vuelta y corrí con todas mis fuerzas hacia la zona del lago que habíamos abandonado hacía tan solo unos breves instantes. Cuando estaba a punto de llegar, saqué una de mis telarañas hasta el techo para usarlo de péndulo o algo así. El objetivo era claro, llegar a una zona segura, o sea la pared y clavar mis pies allí, infundidos en chakra para mantenerme allí como si fuera una plataforma clavada en aquella pared y proceder a respirar un poco más tranquilo mientras el pedrolo se sumergía.

— Me cago en la puta— resoplé todavía con los nervios encima — ¿Todavía sigues pensando que estoy loco?
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Ayame Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 24
Exp: 23 puntos
Dinero: 1620 ryōs
#17
Afortunadamente, Yota no mostró aquella gallardía suicida suya y decidió echar a correr. Corrió y corrió como alma que lleva el diablo, tratando por todos los medios de poner distancia entre él y aquella mole de piedra y roca que cada vez le pisaba más y más los talones. Y cuando parecía que el joven genin iba a convertirse en una tortilla, justo antes de llegar a la superficie de agua en la que ambos habían caído, Yota hizo gala de sus habilidades como shinobi arácnido y lanzó un hilo de telaraña que ancló al techo y que le permitió columpiarse hasta la pared opuesta del pozo, librándole de una muerte prácticamente segura. La mortal bola, no viendo saciado su apetito y movida por la inevitable inercia, terminó hundiéndose con un estrepitoso chapoteo.

Me cago en la puta —resopló el de Kusagakure—. ¿Todavía sigues pensando que estoy loco?

Ayame tardó algunos segundos en responder. Había recuperado su forma corpórea en cuanto la esfera había pasado por encima de ella, pero aún no se había recuperado del susto. Aún de rodillas, temblaba como una hoja de otoño.

No... no lo creo... —balbuceó. Ahora no sólo tenían que cuidarse de un posible loco maniático que se pudiera encontrar allí abajo sino también de las trampas que pudieran activar en su recorrido hasta la superficie—. Esto es una locura... Esto es... ¿Quién demonios se iba a quedar aquí abajo y a preparar todo esto? Quizás sólo sean las trampas de una civilización antigua... —Ayame respiró hondo varias veces, tratando de recobrar la calma perdida para razonar con sentido común. Fuera lo que fuera, no iban a resolver nada allí plantados, esperando a que les dieran caza como a ratones encerrados—. Yota-san, Kumopansa, ¿estáis bien? Creo que deberíamos continuar... pero tenemos que tener mucho cuidado. No creo que esa fuera la única trampa que hay aquí abajo...

Se reincorporó lentamente, esperando a que ambos acudieran a su encuentro una vez más.
[Imagen: aDoDAhc.png]«No importa lo frío que sea el invierno.[Imagen: hd6P8qU.gif]
Cuando la nieve se derrite, siempre llega la primavera...»


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder