Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Tu alma triste y oscura
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 32
Exp: 31 puntos
Dinero: 5 ryōs
#61
¿Muchas más ganas? Si Yubiwa había tenido algo que ver con el ataque, dudaba que tuviesen más ganas que él mismo. Tenía que reconocer, no obstante, que todo aquello había sido una de sus mayores cagadas. No era el momento de quejarse, sino de reconocer su error y lamer las heridas.

Es la placa de jounin de Akame. —A Datsue se le hizo un nudo en la garganta—. Quiero que te la quedes tú. Que la vistas. Y que nos hagas orgullosos de ti a ambos.

»Quien sabe, quizás se te pegue algo de profesionalidad.

Datsue esbozó una sonrisa ante la última palabra, y fue la sonrisa más melancólica que había visto Oonindo en su historia. No había pasado ni un día de haberle perdido, y ya le estaba echando de menos. En cualquier otro momento y circunstancia, estaría dando saltos de alegría y deseando salir para irse de fiesta a celebrarlo. En aquel instante, sin embargo, no notó más que una tristeza profunda. No fue ni un momento agridulce. Porque se dio cuenta que, precisamente, ya no tenía a su Hermano para celebrarlo juntos.

Nunca… más.

Se arrancó la aguja del gotero y se levantó de golpe.

Discúlpeme, Hanabi-sama, pero he de partir. —Caminó, descalzo, hasta le mesita y tomó la placa dorada de su Hermano.

»A estas horas del día, Akame ya le habría dado dos vueltas a la Villa corriendo; practicado golpes de Taijutsu y Kenjutsu; meditado; y estaría dominando ahora un tercer elemento. —Porque Akame era así. Insaciable, metódico e incombustible. Un jodido…






... profesional.






Ya habría tiempo de llorarle. En su funeral. En la noche. El resto de su puñetera vida. ¿Aquel día? Aquel día no era para eso. Aquel día honraría a su Hermano. Aquel día se lo dedicaría a él, para hacerle sentir orgulloso. Abrió la ventana de la habitación, todavía con la blusa de enfermo puesta, y sonrió a Hanabi. Había dicho que aquel día no iba a llorar, pero, sin darse cuenta, las lágrimas caían de sus ojos como una herida abierta. Y es que, en realidad, así era. Por mucho que tratase de ocultarlo, ahora y en el futuro con su risa, sus bromas y sus insensateces, el alma de Datsue, triste y oscura, siempre tendría una herida sangrente que nunca, nunca, nunca se cerraría.

Se subió al hueco de la ventana. Una ráfaga de viento le dio los buenos días, trayendo consigo un aroma a cerezo y, curiosamente, a tabaco. Ambas cosas le recordaron algo, y giró la cabeza para mirar a Hanabi.

Larga vida a Uzushiogakure no Sato.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Sarutobi Hanabi Sin conexión
Uzukage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Uzushio
#62
Hanabi presenció atónito cómo su ahora jounin se arrancaba la aguja del gotero y se levantaba de golpe.

Discúlpeme, Hanabi-sama, pero he de partir. —El muchacho caminó hasta la mesita de noche y cogió la placa dorada de Akame—. A estas horas del día, Akame ya le habría dado dos vueltas a la Villa corriendo; practicado golpes de Taijutsu y Kenjutsu; meditado; y estaría dominando ahora un tercer elemento.

Hanabi lo retuvo un momento, agarrándolo por la camiseta. Sabía que no podría detenerlo, y menos cuando mostraba un ataque de determinación tal, no obstante...

Cuidado, Datsue, que tienes el brazo roto. Eso va a doler más tarde. —Un recordatorio.

El muchacho demostró ser un total loco cuando abrió la ventana de la habitación y se dispuso a saltar. Si las quemaduras no le doliesen tanto, quizás Hanabi se habría levantado y le habría impedido irse. Ahora no le parecía tan buena idea dejarlo marchar. Pero no pudo hacerlo. Y menos cuando el Uchiha pronunció las palabras mágicas:

Larga vida a Uzushiogakure no Sato.

Larga y próspera, amigo mío. Larga y próspera...

Más tarde, cuando la enfermera vino a cambiar los goteros, se echó las manos a la cabeza y preguntó a Hanabi dónde había ido Datsue, el líder de Uzushiogakure mintió y dijo que despertó tras la siesta del mediodía y la cama ya estaba vacía.
Responder