Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
(A) Las Náyades
Aotsuki Ayame En línea
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
Bueno. Va a ir siendo hora de que recupere lo que es mío de una vez, ¿eh? —dijo Daruu, dirigiéndoles una significativa mirada a todos—. Si sale bien, voy a ir con el Byakugan activo a todas partes, me cago en todo —se rio, y Ayame se forzó a sí misma a sonreír también. Aunque lo que sentía dentro del pecho era una profunda congoja que se le extendía hasta la garganta—. Quédate con tu hermana, Kōri-sensei. Por favor. Necesita estar con vosotros.

Lo haré.

Venga, Zetsuo-san. Estoy listo.

Zetsuo asintió en silencio y giró sobre sus talones para guiar a Daruu fuera de la habitación y llevarle hacia su destino en una de las plantas más altas del hospital, dedicadas a los casos más delicados.

Va a volver... ¿verdad...? —Ayame, con un hilo de voz, agarró la mano de su hermano. No le importó lo fría que estaba, necesitaba sentir el contacto de alguien.

Pero Kōri guardó un silencio sepulcral. La empatía no era lo suyo, y desde luego mentir sobre asuntos que desconocía sólo para hacer sentir mejor a los demás, tampoco lo era.
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Amedama Daruu En línea
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 28
Exp: 8 puntos
Dinero: 90 ryō
Oh, por supuesto que Daruu iba a volver. Y más Daruu que nunca. Sólo era cuestión de tiempo. Quizás, como le había dicho Zetsuo, era una operación arriesgada, pero se estaba dejando caer en los brazos del Aotsuki y no dudaba que el hombre tenía la firme convicción de que era capaz de lograrlo. Si lo había hecho una vez, sería capaz de hacerlo otra.

Evitaron hablarse durante el recorrido. No hacía falta. No había palabras que decir, si Ayame y Kiroe le habían puesto al corriente de todo.

Aunque sí que hubo algo que dijo, justo antes de que le pusieran la mascarilla, después de asegurarle a su madre que todo iría bien por décima vez.

Pienso inflarme a pizza cuando todo esto acabe. Y no vais a detenerme.
[Imagen: uYlaPg9.png]

— En la habitación de Daruu, Amegakure (Ascua, año 219)
Responder