Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
De guerras pequeñas en tiempos de paz
#16
No.

Aquello fue lo último que oyó, antes de que un déjà vu se estrellase contra su cuerpo en forma de géiser, interrumpiendo su Ryūka y mandándolo por los aires. La última vez, había sido lo mismo: Daruu había contrarrestado su sello explosivo con idéntico jutsu, provocando que impactase en ambos y haciendo que el combate terminase en empate. Aquel día, Datsue no tan solo había conocido a un formidable adversario, sino que se había topado con un igual.

Pero el final, en esta ocasión, no se repitió. Daruu quedó muy malherido, sí, pero se tenía en pie. Datsue, con un boquete enorme en el hombro, se precipitó inconsciente sobre el río, tiñendo las aguas de rojo.

No, que nadie esperase un giro sorpresa final. Que nadie creyese que todo había sido un Genjutsu desde el principio. Esas cosas solo pasaban en los animes y en las películas. En la vida real, si la jodías, te morías.

Y que nadie lo pusiese en duda: si nadie hacía nada por salvar a Uchiha Datsue en aquel instante, moriría desangrado.




2 AOs mantenidas


PV:

-20/250

-8 por penetración y no corte
+20 por Bakūmi Gekido y no Ryuuka


CK:

303/340

+20
+36 Ryuka interrumpido


—Portaobjetos (??/10)
—Portaobjetos avanzado (??/10)
  • Shuriken x2 x1
—Ninjato

Fuerza: 40
Resistencia: 40
Aguante: 60 50
2/5 turnos

Agilidad: 60
Destreza: 100
Poder: 60
Inteligencia: 70
Carisma: 60
Voluntad: 60
Percepción: 80

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 2:
Datsue y Akame, (Ceniza, 218), Poder 60

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy, y Eri (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]
[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]
Responder
#17
Daruu abrió entonces los ojos. ¿Qué había sido de su oponente? Oteó un bulto borroso a algunos metros de distancia. Por todos los dioses, si estaba sangrando más que él. Rugió dentro del agua, emitiendo un cúmulo de burbujas, y todavía sujetándose el abdomen, se impulsó nadando para llegar hasta él.

Nadie podría decir que Daruu no odiaba a Datsue por todo lo que había hecho. Pero tampoco nadie podría negar otras dos cosas: la primera, que ambos mantenían un vínculo especial, que se habían contado secretos que a nadie más habían hecho. Que quizás, no sólo se odiaban mutuamente, sino que también a los dos les jodía tener que hacerlo. Uno, por Ayame. El otro, por Akame, por Keisuke. La segunda, que ambos sabían que ante las fauces de Kurama, acechantes, la única esperanza era mantener aquella Alianza bien fortalecida. Y que eso también les jodía.

Por eso Daruu nadó hasta Datsue, y abrazó su moribundo cuerpo, que se ahogaba. Tras rodearlo con los brazos, juntó las manos en seis humildes y lánguidos sellos.

«No puedo dejarte morir, cabronazo. No puedo...»

La sangre en el río brilló una última vez más, firmando un breve armisticio.



· · ·



Muy lejos, en la cabaña de vacaciones de la familia Amedama en Yachi —o más bien ya tristemente el lugar de paso de Chishio Kuchiyose de la familia Amedama—, un alarmado Daruu trataba de taponar la herida de Uchiha Datsue, que seguía sangrando sin remedio. Él mismo había conseguido practicarse los primeros auxilios de forma algo lamentable, y sus manos seguían sangrando por heridas a medio cerrar.

Se había cargado a Datsue. Joder, tenía el pulso débil. Joder, la Alianza. Estaba jodido.

Estaba jodidísimo.

Si es que sabía que no se iba a poder controlar. Que si se encontraba con la sucia rata esa iba a lanzarse a morderle el cuello. Que los discursos de Kori-sensei jamás aplicarían para alguien como él.

Y aún así, se sorprendía a sí mismo intentando salvarle la vida.

¿...sólo por la Alianza?
— En un poste de madera del embarcadero de las Costas del Remolino, en Uzushiogakure (Ceniza, año 218)
— Dos, en la habitación de Daruu, cabaña de vacaciones de la familia Amedama, Yachi (Augurio, año 218)
— En el pergamino de invocación, en casa de Daruu, Amegakure (Augurio, año 2018)
— En la habitación de Daruu, Amegakure (Primavera, año 219)
Responder
#18
«Perdóname, Hermano…»

Esos fueron sus últimos pensamientos antes de que se viese arrastrado a un mundo de tinieblas, donde el tiempo pareció detenerse y su conciencia quedó reducida a una mera mota de polvo en la inmensidad del universo. Su mente, tan débil como el pulso de un anciano en su lecho de muerte, apenas lograba entrelazar ideas inconexas y sin sentido.

Flotaba. Sobre un río negro, encima de una barca negra bajo un cielo negro.

Se oyó un gran estruendo. Una gigantesca piedra cayendo de costado. Las sombras envolvieron su cuerpo como serpientes constrictoras.

Una voz femenina le habló. Desprendía un olor dulzón y putrefacto al mismo tiempo. Le ofreció una cesta con comida. No sabía por qué, pero tenía hambre. Mucha hambre. Tomó una pieza de fruta y…

Y el reloj de arena que tenía dibujado en la espalda brilló por un instante. Toda la arena había caído al fondo, y ahora, desafiando a la lógica, subía, como si quisiese revertir el tiempo. Algo tiró de Datsue con fuerza, haciéndole ascender en aquel mundo de tinieblas. Oyó un grito de rabia. Una maldición y una promesa de muerte.

La piedra retumbó al caer. No oyó nada más.

Su mente se despertó.

«Perdóname, Hermano… pero todavía me quedan cosas por hacer aquí».

Aunque seguía jodido. Oh, sí, lo estaba. Le habían alcanzado con un jodido géiser a bocajarro. Pero, por lo demás, estaba bien. ¿El boquete en el hombro? No quedaba ni cicatriz. ¿Las heridas hechas por el segundo géiser? Tan solo un recuerdo lejano.

Abrió los ojos.

¿¡Qué coño!? —gritó, asustado, al ver a Daruu a centímetros de él. Le apartó de un manotazo, por puro instinto, y al echarse a un lado cayó de bruces contra el suelo.

Se rehízo como buenamente pudo.

¿¡Dónde coño me has traído!? —Pero, ¿no estaban en el río? ¿Qué cabaña era esa? ¿Dónde estaban?

Le hubiese gustado activar el Sharingan, pero se sentía agotado. Su fuuinjutsu especial había drenado casi todas sus energías. Había desafiado a la mismísima muerte. Eso nunca salía gratis.




1 AO mantenida

1 AO revelada: La primera AO fue colocarme el Gyaku Jikan no Juin en la parte alta de la espalda, bajo la camisa, después de recibir el primer géiser en el post #8.


PV:

90/250

*Daños anulados en todos estos turnos^^*

CK:

103/340

-50 post#8
-150


Agotamiento

—Portaobjetos (??/10)
—Portaobjetos avanzado (??/10)
  • Shuriken x2 x1
—Ninjato

Fuerza: 40
Resistencia: 40
Aguante: 60 50
4/8 turnos

Agilidad: 60
Destreza: 100
Poder: 60
Inteligencia: 70
Carisma: 60
Voluntad: 60
Percepción: 80

¤ Gyaku Jikan no Juin
¤ Sello Maldito del Tiempo Inverso
- Tipo: Apoyo
- Rango: S
- Requisitos: Fūinjutsu 100
- Gastos: 50CK (colocación), 150CK (activación)
- Daños: -
- Efectos adicionales: Recupera los PV que tenía en el momento de colocación, pasados Poder/15 turnos
- Sellos: Tigre → Carnero → Caballo → Mono → Jabalí → Pájaro → Buey → Perro→ Rata → Liebre → Serpiente → Tigre
- Velocidad: Instantánea
- Alcance y dimensiones: Cuerpo a cuerpo
Sello Maldito desarrollado por Uchiha Datsue, en el que, tras colocar el sello en sí mismo, o en el cuerpo de otro, surge un pequeño y sencillo reloj negro de arena roja. La arena empieza entonces a caer lentamente hacia la parte inferior del recipiente. Una vez caída toda, ésta brilla por un instante, y el proceso se revierte: la arena vuelve a subir, como si el tiempo estuviese retrocediendo, aunque esta vez de forma mucho más rápida (velocidad Moderada).

Del mismo modo en que lo hace la arena, también lo hace el cuerpo del portador del sello, volviendo al estado que tenía al colocar el reloj de arena, y revertiendo cualquier tipo de herida, mutilación (o incluso la propia muerte), que sufriese en ese pequeño transcurso de tiempo.

Esta técnica solo puede ser usada 1 vez cada 6 meses. De tener menos de 125CK en el momento de activación, el usuario morirá.

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 2:
Datsue y Akame, (Ceniza, 218), Poder 60

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy, y Eri (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]
[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]
Responder
#19
Estaba tan ocupado pensando en las consecuencias de lo que había pasado en el Puente Tenchi que se había quedado mirando a Datsue pero no viéndole, con los ojos perdidos en una pesadilla de murmullos interiores. ¿Qué iba a hacer ahora? ¿Qué le iba a decir a Yui? Por supuesto, se pondría una barricada mental, ¿pero eso de qué iba a servir contra Ayame? No podía mentirle. A ella no. Y luego...

¡Plas! A Daruu le habían dado un manotazo y había caído al suelo. Espera, ¿le habían...?

¿¡Dónde coño me has traído!?

¡¡HOSTIA PUTAAaAAAaAaaAA!! —gritó Daruu, señalándole con el dedo índice. ¿¡Pero cómo!? ¡¡El hijoputa estaba intacto!! Ayame se recuperaba también muy rápido de las heridas, cosa de Kokuo, pero no había visto jamás algo semejante. ¡Si hasta ahora estaba prácticamente muerto!

El donde estaban, en general, era bastante fácil contestarlo. Datsue se acababa de caer del sofá, donde Daruu había dispuesto unas toallas y había colocado con cuidado su cuerpo para tratar de frenar la hemorragia. Estaban en el salón de una cabaña de madera. Fuera, por la ventana, se veía el fondo de un cañón, con una explanada de hierba verde; al fondo, un río ancho y tranquilo. No el que transcurría bajo el Puente Tenchi, desde luego.

¡¡Daruu-niichan, Daruu-niichan!! —Dos apremiantes voces de niño vinieron desde fuera de la cabaña. Dos chavales —un niño y una niña, de pelo corto y rubio y una coleta pelirroja respectivamente— de apenas ocho años de edad entraron en tropel con toallas húmedas, probablemente bañadas en el río.

¿Pero... cómo?

Esperad. —Daruu extendió el brazo en horizontal, frenándoles—. Será mejor que os vayáis. Ya... ya os contaré.

Pero...

Vamos.

Los niños hicieron una queda reverencia y estallaron en sendas nubes de humo. Daruu se levantó, apoyando la mano en el suelo.

No sé cómo has hecho eso. Pero antes de que decidas continuar con nuestro ajuste de cuentas, deberías saber que estás en mi casa de vacaciones, y que te estaba intentando salvar la vida. Menudo amejin que soy, ¿eh, cabronazo? —dijo, molesto. Se cruzó de brazos—. Si quieres que te siga dando de hostias, por mí vale, pero que sea fuera. Si le rompo la cabaña, mi madre me mata.

»¿Cómo cojones has hecho eso?
— En un poste de madera del embarcadero de las Costas del Remolino, en Uzushiogakure (Ceniza, año 218)
— Dos, en la habitación de Daruu, cabaña de vacaciones de la familia Amedama, Yachi (Augurio, año 218)
— En el pergamino de invocación, en casa de Daruu, Amegakure (Augurio, año 2018)
— En la habitación de Daruu, Amegakure (Primavera, año 219)
Responder
#20
¿Hostia puta? ¡Hostia puta decía él, joder! Lástima que el Sharingan se negase a salir. Todavía se encontraba demasiado agotado, como si le hubiese dado una súbita bajada de tensión y le costase hasta mantenerse en pie.

Lo peor de todo era que Daruu se había buscado aliados. Nuevos enemigos a los que combatir. Por las voces que daban, debían tratarse de dos. Datsue alzó los puños en posición de guardia y…

Eeeehmmmmmmm…

Aquella escena le descolocó por completo. ¡Pero si no eran más que criajos! Qué tendrían, a lo mucho, ¿ocho años? Y, sin embargo, tuvieron la suficiente maestría como para desaparecer en una nube de humo. Datsue ni siquiera les había visto realizar el sello del Sunshin no Jutsu. «¿Qué coño ha sido eso?»

¿Hacer el qué? —preguntó, como si no supiese a lo que se estaba refiriendo—. Ah, y gracias, oh, Daruu, ¡por intentar salvarme justo después de casi matarme! —exclamó con evidente sarcasmo—. Aunque, ¿era por mí? ¿O por salvarte el pellejo de una posible represalia de Yui?

Datsue desvió la mirada momentáneamente hasta la ventana. Se encontraban en el fondo de un cañón, con un pequeño río al lado rodeado de prado verde. Aquella visión no le aclaró nada.

¿A qué parte de Oonindo me has traído? —¿Al País de la Tormenta? Eso era un problema. Una cosa era combatir en territorio neutral, y otra muy distinta dentro de fronteras enemigas.

Buena, ahora aliadas, según Hanabi.


1 AO mantenida
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 2:
Datsue y Akame, (Ceniza, 218), Poder 60

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy, y Eri (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]
[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]
Responder
#21
¿Hacer el qué? —preguntó, como si no supiese a lo que se estaba refiriendo—. Ah, y gracias, oh, Daruu, ¡por intentar salvarme justo después de casi matarme! —exclamó con evidente sarcasmo—. Aunque, ¿era por mí? ¿O por salvarte el pellejo de una posible represalia de Yui?

Oh. ¡Oh, Datsue! ¡Disculpa por intentar ser un buen shinobi de Oonindo! —siguió Daruu, levantando los brazos y dando vueltas por la habitación—. Supongo que todo eso de morir bajo tus propios términos, del shuriken, del hilo, era porque pensabas hacer un Sunshin y ya está, y salir de ahí, ¿eh? —Le señaló con el dedo índice—. Mira, no me jodas, eh. Te dije que no quería matarte. Y te traje aquí para tratar de curarte las heridas y no perder un valioso ALIADO contra Kurama! —Palabras pronunciadas con sumo recochineo—. Aunque claro, pa qué. Si el señorito Uchiha Dios y Demonio al Mismo Tiempo ahora sabe resucitar.

Daruu chocó los brazos contra la cintura y resopló. Continuó dando vueltas por la habitación.

Estamos en Yachi. Y puedes irte cuando quieras, visto que estás completamente curado. Yo me quedaré aquí con el tajo este a dormir la mona un rato, muchas gracias.

»Total, por mi parte, ya hemos hablado todo lo que teníamos que hablar.
— En un poste de madera del embarcadero de las Costas del Remolino, en Uzushiogakure (Ceniza, año 218)
— Dos, en la habitación de Daruu, cabaña de vacaciones de la familia Amedama, Yachi (Augurio, año 218)
— En el pergamino de invocación, en casa de Daruu, Amegakure (Augurio, año 2018)
— En la habitación de Daruu, Amegakure (Primavera, año 219)
Responder