Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Desenterrando las raices
#1
No había pasado mucho desde que el joven miembro del clan senju fuera ascendido a genin en amegakure, por el momento no había sido asignado a ninguna misión, lo que en cierta forma agradecía ya que hubiese sido una verdadera molestia. Pero el día de hoy sus padres le habían prácticamente obligado a que investigue la historia de su clan, los origines del mismo y demás, sabiendo eso le dijeron que debería de ir al país del fuego a ver si encontraba algo y esa fue la razón por la que en ese preciso instante caminaba por las tierras de aquel gran país, ignorando totalmente que algunos peligros podían esconderse mas cerca de lo que uno mismo creía.

El antifaz para dormir lo tenia levantado, sino pues se chocaría con lo primero que le cruzaba en el camino, estaba justo arriba de la bandana ninja por lo que quedaba bien sujeto. -Al menos estos arboles sirven de algo, es una lastima que no pudiera dormir un poco aquí.- Se lamentaba meneando su cabeza con bastante remordimiento, pero aun asi no disminuyo su paso en ningún momento y siguió caminando perdiéndose entre aquel paisaje sin un rumbo determinado.
Responder
#2
—¡Hey! — Espetó el kusajin, recostado sobre la rama de un árbol utilizando sus manos como almohada y mantenía un solo ojo abierto. Había visto al otro muchacho desde hacía unos metros pero esperó a que se cruzara por en frente de su posición para llamarle la atención. Se enderezó en la rama, poniéndose más erguido. Tenía cara de desganado, y mascaba un pasto largo que había arrancado de los alrededores.

—¿Eres de por aquí? Volvió a dirigirse al otro muchacho de manera interrogativa, pero su cara no se había inmutado para nada. Quizá resultado de varios intentos fallidos de obtener información sobre lo que estaba buscando.

—Ah, disculpa. Mi nombre es Senju Geki bla bla bla buen día. No parecía muy motivado a seguir una conversación con el otro, así que lo dijo de forma rápida quitandole importancia a la respuesta. Y casi como si se rindiera antes de comenzar a preguntarle cosas, cerró los ojos y volvió el cuerpo hacia atrás, buscando de nuevo recostarse en la posición que estaba en un comienzo.
[Imagen: firma-a-ver.jpg]
Responder
#3
El dicho "no hables con desconocidos" rara vez se respetaba, aunque cualquiera diria que si estas caminando en medio de un bosque a kilometros de tu casa, definitivamente no debes de empezar ni responder ningún tipo de conversación por una cuestión de seguridad.

Sin embargo a Samidare le llamo la atencion las ultimas palabras de ese peculiar sujeto el cual de buenas a primeras dijo unas cuantas cosas, cuando vio que el pelirrubio se acerco a su posición. -No,vengo de una tierra muy muy lejana, Senju Samidare es mi nombre, supongo que es una gran casualidad.- A pesar de ser un niño el ninja de amegakure sabia bien claro que esto no podia ser una casualidad, por lo que ya había detenido completamente su paso y centrado su atencion en ese sujeto el cual podia ser lo que había estado buscando en este largo viaje.

-¿Tu eres de por aqui?.- Habia rumores de que sus ancestros tenian sus inicios en este lugar, y ahora se encontraba con un supuesto miembro del clan, por lo que evidentemente no se estaba equivocado al ir hasta allí.
Responder
#4
Geki escuchaba las palabras del otro muchacho sin prestarle mucha atención, estaba más concentrado intentando volver a un equilibrio excelente para poder seguir tumbado sobre la rama. *¿Senju?* Retumbó en su en su cabeza y lo hizo fruncir el seño y volverse a erguir de manera rápida, al cabo le caía otra pregunta del otro.

Volvió a verlo, pero esta vez con un poco más de atención, con una mirada casi examinadora. Sentado en la rama, con un impulso de sus brazos, se deslizó por la rama dejándose caer al piso en un movimiento con poca brusquedad y seco, dejándolo a la misma altura que el chico y a poca distancia del árbol.

—Oh, supongo que a tí también te han enviado — Decía mientras se aproximaba al Amejin. Caminaba lento, mientras se desperezaba con los brazos hacia arriba y giraba su cabeza intentando hacer tronar su cuello y dejarlo más ligero. También se rascó la cabeza y fregó sus ojos intentando quitar las lagañas de una siesta larga.

—No no.. Soy de Kusa — Golpeó suavemente con el índice su bandana —Me enviaron aquí a investigar, pero en realidad no he tenido mucha suerte. Me explicaron que en estas fechas, es un momento conmemorativo para nuestro clan y blabla los jóvenes nos envían aquí para que nos re encontremos con nuestras raíces. Pero la verdad es una tradición que se a ido perdiendo...Un bostezo le cortó el monologo —Sepengo qui a nidie li intersa. Balbuseó con la boca abierta mientras terminaba de bostezar.
[Imagen: firma-a-ver.jpg]
Responder
#5
El joven de amegakure escucho a medias, al escuchar las primeras palabras se imagino el resto, pero le daba fiaca prestar atencion a todo lo mencionado por su compañero de clan. Evidentemente estaban en ese lugar por la misma razón, ahora la cuestión seria si el tuviera mas información de la que contara en aquel momento el pelirrubio, si ese fuera el caso podría simplificar un poco aquel viaje. De otra forma parecería que tendrían para un rato largo intentando descifrar que comprendía esta travesía que les habían impuesto sus familias en sus respectivas aldeas.

-Pareciera entonces que estamos por lo mismo...- Dijo Samidare mientras su voz se apagaba, en el fondo empezó a intuir de que se trataba todo eso, pero no perdía nada por intentarlo. -¿De casualidad te informaron donde es el lugar exacto al que debemos de ir?.- Para la suerte de ambos ninjas todavía era temprano, la noche en aquellos lugares eran complicadas, ya de por si la luz no se filtraba entre tantos arboles por lo que la noche era viajar a oscuras lo que resultaría probablemente inviable.
Responder
#6
El Senju se concentró en el muchacho rubio de ojos azules. Eran casi de la misma altura y estaban allí por la misma razón, lo que le genero en Geki confianza y alguna especie de compañerismo por pertenecer al mismo clan. Hacia tiempo no compartía algo con parientes que no fueran cercanos, sería una especie de reto.

-Pareciera entonces que estamos por lo mismo...-

—Al parecer si. Acotó el kusajin

-¿De casualidad te informaron donde es el lugar exacto al que debemos de ir?.-

—Mmm a decir verdad— Llevó su mano hacia la pera mientras miraba hacia arriba como si su ojos estuvieran buscando algo dentro de su cabeza —Mis compañeros no me dieron muchas pistas. Pero aquí hay un pueblo cercano, que va... un conjunto de chozas muy pequeño, ahí vive un sabio que es de nuestro clan. Terminó, pero enseguida se encogió de hombros

—Pero he estado aquí hace un par de horas y las 3 personas con las que me he cruzado no tenían idea de este viejo... Habría que buscar el "pueblito" Entrecomilló "pueblito" con los dedos.
[Imagen: firma-a-ver.jpg]
Responder
#7
Al principio, y escuchando las palabras de Geki, el pelirrubio llego a ilusionarse. Pero rápidamente esa ilusión se desvaneció, al escuchar que no tenia idea de donde quedaba aquel lugar que ambos andaban buscando, y aun peor sabiendo que el llevaba 3 hs llegando a ver 3 personas las cuales ninguna tenia ni la menor idea de donde estaba dicha ubicación.

-Normalmente dividirnos podría llegar a servir para cubrir un mayor territorio, pero aun si uno de nosotros dos encontrara este "pueblo", no tendria manera de notificárselo al restante.- Hizo una breve pausa luego de explicar aquello para proseguir. -Por lo que simplemente nos queda dejarselo a la suerte, y esperar que de alguna forma encontremos algún indicio de este lugar.-

Posiblemente hubiese dicho algo que resultaba obvio, pero era mejor no suponer cosas, y menos aun cuando no conocía en profundidad a esa persona. El entendimiento era muy importante, y si en este caso ambos tenian el mismo objetivo, era aun mas importante establecer una base de entendimiento mutuo.
Responder