Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Entretiempo, Otoño del año 217.
Últimos rumores: Durante el mes de Augurio la situación política de Oonindo dio una sacudida que casi causa una guerra. Uzumaki Gouna, la Cuarta Uzukage, murió durante una reunión de los tres líderes de las aldeas más importantes en Kusagakure. Ame acusó a Kusa, y Kusa acusó a Ame. Durante la mayor parte del mes, se creó un rencor entre los ninjas de ambas potencias al que finalmente puso fin la propia Uzushiogakure. Zoku, un traidor a la villa, se había hecho con el poder y asesinado a Gouna intentando inculpar a las otras dos aldeas. El orden fue restablecido por el Daimyo de la Espiral, y Uzushio emitió una disculpa pública. Circula el rumor de que Zoku selló a un bijuu en dos genin, pero sólo los uzujin conocen su identidad. Sólo se conoce que se hacen llamar los Hermanos del Desierto.

Uzushiogakure: el nuevo mandato de Sarutobi Hanabi como Quinto Uzukage legítimo ha sido recibido con los brazos abiertos, pero hay un sentimiento generalizado de temor a un nuevo cambio de líder. Sin embargo, la gestión de la aldea se está produciendo como debería, así que hay esperanza colectiva en que esta vez todo vaya bien. La relación con las demás aldeas se mantiene neutral, pero, sintiéndose debilitados, los shinobi consideran que tal vez podrían llegar a ser una amenaza, de modo que hay cierto clima de desconfianza hacia Kusagakure y Amegakure, al mismo tiempo de que todos saben que la culpa de todo la han tenido ellos mismos.

Kusagakure y Amegakure: la noticia de que la propia Uzushiogakure había sido la causante de la muerte de su propia líder fue recibida con algo de alivio, aunque inevitablemente algo de rencor, aunque sea muy ligero, ha penetrado en los shinobi de ambas aldeas para con las otras. Hacia una porque creían que habían traicionado al Pacto y hacia la otra porque la inestabilidad de su liderazgo les causa desconfianza, escépticos de que este nuevo líder no sea otro peligro.
(Examen) El péndulo y los Uchiha
#31
Datsue asintió, conforme de que su Hermano estuviese de acuerdo con su propuesta.

Sí, lo de estar interesado en comprar una casa también me convence más.

Tachó la palabra tapadera, dejándole tan solo un punto por resolver: la del señuelo. Era una táctica de manual, y ciertamente poco había que objetar, salvo…

Lo del señuelo… —empezó—. Se supone que queremos comprar una casa. Se lo comentaremos al posadero nada más llegar para que nos oriente un poco, luego hablaremos con ciertas personas que quieran vender sus propiedades. Esto nos dará pie a interrogarles, y además, ojo a esto —señaló, levantando un dedo—, los posibles clientes podrían ser los más indicados para esto. ¿Quién quiere irse de su pueblo? Normalmente, jóvenes soñadores en busca de aventura; o… una familia que esté hasta los huevos de vivir cerca de una banda criminal. Joder, ¿soy yo o lo estamos bordando? —preguntó, con una ola de optimismo invadiéndole por completo—. Pero a ver, que me enrollo. Como decía, el propio hecho de que queramos comprar una casa indica que tenemos bastante pasta. El rumor no tardará en extenderse por el pueblo, y seguro que llega a oídos de alguno de los bandidos. El tema es… ¿vendrían a robarnos?

No era una pregunta banal. De nada servía un cebo si nadie picaba.

Pongámonos en su pellejo, ¿vale? Yo, si fuese un bandido estúpido, vería la oportunidad y le robaría sin dudarlo. Pero, si fuese un bandido cauto, como yo lo soy, ni de coña lo haría en el pueblo. Ya conoces la expresión: no cagues donde comas. Me limitaría a atracar en los caminos, lejos del pueblo para no atraer la atención a mi guarida. Por tanto —prosiguió—, creo que para que el señuelo funcionase habría que sacarlo fuera. Decir, por ejemplo, que no nos convence ninguna casa y pirarnos. Estoy convencido que ese mismo día, o a la noche, nos atracarían.

»El problema aquí es… ¿Qué tan violentos son? Porque no sé si son los típicos de dame la pasta y no te pasará nada, o los cabrones que primero te matan y luego te desvalijan como a un puerco. —De nada servía hacer de señuelo si luego tenías que romper tu tapadera para defenderte. Chasqueó la lengua, irritado, aquel punto no terminaba de convencerle, ni encontraba una solución perfecta para resolverlo.
[Imagen: 22eN5LL.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]

Responder
#32
Pese a que Datsue estaba haciendo el examen de su vida —Akame jamás lo había visto tan ilusionado ni implicado en nada que concerniese a una evaluación teórica dentro del recinto de la Academia de las Olas—, el mayor de los Uchiha empezó a pensar que su Hermano quizás se estaba perdiendo demasiado en los detalles. Dejó que terminase de hablar y luego así se lo hizo saber.

Datsue-kun, quizás estás intentando ser demasiado específico —Akame solía ser mucho más directo y menos educado con sus críticas, pero dada la situación y las buenas ideas que su compañero había estado aportando, decidió suavizar su intervención con un "quizás"—. Todo este tipo de cuestiones son supuestos que no pueden ser previstos de antemano. La planificación es una cualidad indispensable para cualquier ninja, pero también lo es la improvisación y el pensamiento a corto plazo.

Se recostó en su asiento, cruzando los brazos.

Es de suponer que, en esta hipotética situación, no tendríamos tantos detalles sobre los objetivos —enunció Akame—, de lo contrario nos los habrían dado. Así pues, creo que nuestro planteamiento debe estar más orientado a lo general que perdernos en los enramajes de lo específico. ¿Los bandidos serían lo bastante valientes como para atracar a un comerciante solitario? ¿O preferirían esperar a que deje sus posesiones desatendidas? —se encogió de hombros—. No creo que hubiera una manera de saberlo de antemano.

Tal y como Akame lo veía, la respuesta a la que ambos habían llegado cubría de sobra lo requerido en la prueba teórica.
Hablo - «Pienso» - Narro

黒狼

Ichibi no Jinchuuriki

[Imagen: 1Mzzj1T.png]
Responder
#33
Datsue se dejó caer de nuevo sobre la silla, inclinándose hacia atrás y cerrando los ojos con fuerza, mientras se masajeaba la frente con los dedos.

Puede ser, puede ser… —Datsue siempre había pecado de darle demasiadas vueltas a las cosas. De pensarlo todo demasiado. Después, rara vez sus planes salían como esperaba, viéndose abocado a la improvisación, que era donde realmente sacaba su potencial a relucir. O, al menos, la mayoría de las veces era así, con un par de excepciones en forma de cagadas monumentales que le perseguirían por unos años.

»Bah, a la mierda. ¡Mándalo entonces! —exclamó, mientras hacía un ademán con la mano—. Pero especifica que, usemos el señuelo que usemos volvemos al pueblo. Ya sea Hengeados si no podemos mantener la tapadera o normal —se apresuró en añadir, como el estudiante de sobresaliente que se apresuraba en hacer las últimas anotaciones en el margen del examen, porque en el hueco que había para la respuesta no cabía ni una letra más de tanto que se había explayado—. De hecho… ¡qué coño! Deberíamos ir Hengeados desde el principio. ¿Quién coño se va a creer que un criajo de catorce años va a un pueblo a comprar una casa?

De pronto, todo aquel optimismo desapareció, dejando en su lugar a la cruda realidad. Un sudor frío le recorrió la espalda.

Jodeeer… Vamos a suspender, tío —dijo, hundido en la miseria—. ¡Vamos a suspender!
[Imagen: 22eN5LL.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]

Responder
#34
La estilográfica de Akame se movió veloz sobre el papel, rasgándolo con aquel sonido tan característico que a él particularmente —como estudiante modélico que había sido— le producía un placer auditivio suficiente como para que se le erizasen los vellos de la nuca. Mientras escuchaba las divagaciones de Datsue asentía a cada rato, redactando una nueva, mejorada y final respuesta.

Cuando el texto estuvo listo lo repasó un par de veces, dejó el bolígrafo sobre la mesa y se alzó, con una sonrisa en los labios. No compartía en absoluto el pesimismo que había embargado de repente a su Hermano, sino que él pensaba que habían hecho un trabajo más que bueno. Genial.

Con un suave gesto, dejó sobre la mesa del profesor un folio que rezaba...

En primer lugar, dada la naturaleza de la situación, el acercamiento debería realizarse yendo de incógnito. Si la guarida de los bandidos está ubicada dentro del pueblo es de esperar que frecuentarán el mismo y, probablemente, tendrán informantes o contactos entre los lugareños, ya sea por medio del soborno, la intimidación, o ambos.

Adoptar una tapadera realista, como por ejemplo la de un simple comerciante interesado en adquirir una propiedad en el pueblo; de este modo se adopta un papel verosímil y atractivo. Realizar la recolección de información en los lugares comunes y concurridos del pueblo; la plaza, los comercios, la taberna. Sobornar, persuadir o intimidar —preferencia según la situación— a los lugareños. Priorizar la taberna durante la tarde o la noche, pagar unas cuantas rondas a los parroquianos para aflojarles la lengua. Mantener siempre un perfil bajo y actitud discreta.

De ser necesario, desplegar un señuelo para atraer a los objetivos; por ejemplo, comentar entre los lugareños que el ninja está guardando un valioso cargamento en su habitación, o exponerse abiertamente como un personaje acaudalado que sería el perfecto objetivo para los criminales. Si los criminales muerden el anzuelo, vigilar sus movimientos discretamente y, de ser posible, seguirles hasta su escondite. Siempre sin entablar conflicto directo ni revelar la verdadera identidad del ninja.

Una vez descubierto el lugar, el envío del mensaje a la Villa podría realizarse fácilmente mediante el empleo de la técnica Gentoushin no Jutsu, habiendo avisado previamente de que se establecería contacto a los tres o cuatro días de partir. Mientras se esperan refuerzos, vigilar a los objetivos con la máxima discreción y, por encima de todo, no intervenir en combate directo ni realizar ninguna actuación que pudiera poner en compromiso la tapadera o alertar a los criminales de la presencia de un ninja en el pueblo.
Hablo - «Pienso» - Narro

黒狼

Ichibi no Jinchuuriki

[Imagen: 1Mzzj1T.png]
Responder
#35
La hoja de papel se deslizó con un suave siseo por la madera pulida de la mesa del profesor. Unos segundos más tarde, la mesa, voraz como un depredador, pareció tragarse el papel, que se arrugó y se hundió en la madera por arte de magia como si esta fuera una superficie hecha de arenas movedizas.

Luego... silencio.

Y el silencio duraría hasta que Akame y Datsue tomaran asiento de nuevo. Entonces, y sólo entonces, unas nuevas letras impresas aparecerían en otra de las hojas. Enfrente de Akame además apareció otra hoja en blanco para igualar el número de hojas de los Hermanos del Desierto.

Esta vez, el problema decía:

Esta pregunta es individual. Está prohibido hablar, o comunicarse de cualquiera de las formas que el examinado pudiere encontrar. Si se infringe la norma el examen entero será suspendido sin previo aviso.

Usted descubre que su compañero y amigo, sentado en esta misma aula, es un traidor. ¿Cuál sería su curso de acción? Escriba detalladamente los pasos que tomaría.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#36
Akame observó con total desinterés cómo el escritorio se tragaba aquella hoja de papel con su respuesta; al fin y al cabo, si estaban en un Genjutsu —como él se veía inclinado a pensar— aquel efecto especial era de los sencillos, por decirlo de forma suave. Luego volvió a su pupitre con paso calmo, aunque por dentro se encontraba nervioso. «¿Ya está?»

Pronto descubrió que no. Ante él una nueva pregunta apareció, y esta vez mucho más complicada que la anterior. El Uchiha releyó la cuestión varias veces, sin querer levantar siquiera la cabeza por miedo a que se interpretase como un intento de comunicarse con Datsue y fuese suspendido por ello. Luego tomó la estilográfica y empezó a escribir.

No fue tan fácil como detallar un plan para encontrar y atacar la guarida de unos simples salteadores de caminos. Pese a que Akame estaba intentando abstraerse con todas sus fuerzas y verlo como una simple pregunta de manual, parte de él no podía evitar pensar que aquella prueba se estaba refiriendo a Datsue. A su compadre. A su compañero. A su Hermano. A él estaba atado, y estaría hasta el día de su muerte, por un vínculo irrompible; ambos llevaban al mismo demonio en su interior.

Pese a todo, apretó los dientes y siguió escribiendo. Cuando terminó, en su hoja de papel lucía un texto impecablemente ordenado y escrito con buena caligrafía.

Continuaría con el Examen de forma normal, sin revelar bajo ningún concepto que sé la verdad, pero manteniendo bajo estricta vigilancia al traidor. Buscaría la primera oportunidad —durante el Examen o al finalizar el mismo— para informar de esta revelación al superior a cargo y esperaría instrucciones.

De ser necesario o de descubrir que el traidor piensa llevar a cabo alguna acción extremadamente perjudicial para Uzushiogakure no Sato antes de poder informar a un superior, trataría de atacarle por sorpresa para poner fin a su vida. En ello me aprovecharía de la confianza del traidor en mí para conseguir una posición óptima y una vez ahí, descargar un golpe rápido y dirigido a un punto vital; cuello o corazón.

Luego, se levantó de forma idéntica a la anterior y dejó la hoja de papel sobre la mesa.
Hablo - «Pienso» - Narro

黒狼

Ichibi no Jinchuuriki

[Imagen: 1Mzzj1T.png]
Responder
#37
Euforia, abatimiento, ilusión, desesperanza… Datsue pasó por todas las fases, según pensaba que la respuesta de ambos era la apropiada o no. Cuando Akame entregó el examen, sin embargo, una extraña sensación de tranquilidad le invadió. Hubiesen acertado o no, ya no valía la pena preocuparse, porque ya nada podrían hacer por remediarlo.

Sin embargo, aquella sensación le duró escasos segundos, justo los que pasaron hasta que una nueva pregunta apareciese en su mesa. Datsue la leyó con avidez, y con espanto luego. Tuvo que releerla al menos tres veces para cerciorarse de que lo había entendido bien: si su Hermano era un traidor, ¿qué haría él?

«Me cago en…». Datsue se revolvió en la silla, inquieto, como siempre hacía que estaba nervioso. ¿Qué se suponía que debía responder a aquello? ¿La respuesta de manual? ¿O la verdad?

Sonrió con amargura. ¿Cuál era la verdad? Ni él mismo estaba seguro.

Lo primero, sería permanecer calmado y tranquilo, aparentando que todavía no lo descubrí. Luego, al finalizar el examen, cuando nos diésemos nuestro característico saludo de antebrazo, sellarle sin que se diese cuenta el Jigō Jubaku no In y un Sello de Rastreo, como medida de prevención. El primero por si en algún momento dado tengo que detenerlo, combinándolo con el Nunoshibari no Jutsu para atraparlo; el segundo, por si se da cuenta de que ha sido descubierto y trata de escapar.

Acto seguido, iría a informar a Sarutobi Hanabi y le pediría que me dejase intentar averiguar más sobre su traición. Quizá, no tenía otra salida que traicionarnos, o le engañaron, de forma parecida a cómo nos pasó con Zoku en el pasado. Quizá, todavía no ha cometido ninguna traición imperdonable. De ser el caso, me siento capaz de volver a traerle a nuestro bando. Él me es fiel a mí, y en cierto modo, ser fiel a Uchiha Datsue es ser fiel a Uzu.

Si por el camino algo se tuerce, o me descubre antes de informar al Uzukage, capturarle con vida será mi objetivo. Matarle nos impediría descubrir para quién trabaja, y haría que perdiésemos un importante activo —medio bijuu—.

«Y además…», quiso poner, «...es mi Hermano».

Se contuvo, no obstante, de escribir aquella última coletilla. Datsue no estaba del todo convencido de que aquella fuese la mejor respuesta. Seguramente una más contundente, más de manual, hubiese sido la perfecta. Pero quizá, y solo quizá, en aquel Genjutsu también pudiesen ver lo que pensaba. Mentir, en ese caso, sería peor respuesta que una mala respuesta.

Suspiró, agotado por la complejidad de todas y cada una de las pruebas que había sufrido hasta ahora, y dejó el papel en la mesa principal.
[Imagen: 22eN5LL.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]

Responder
#38
Los Hermanos del Desierto se levantaron y depositaron sus papeles en el escritorio. La mesa volvió a repetir el mismo truco de magia que la vez anterior, y devoró el papel con prontitud. Pero esta vez, como si Raito quisiera relajar el ambiente, dejó escapar... un sonoro eructo.

Todavía quedaba sentido del humor en Oonindo. Incluso dentro del Genjutsu de un Uchiha.

Cuando volviesen a sus respectivos pupitres, volverían a encontrarse una pregunta más:

La siguiente pregunta también es individual:

¿Cuál es tu deber como jinchuuriki del Ichibi en Uzushiogakure no Satou? Razone su respuesta.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
#39
Datsue negó con la cabeza, sin poder evitar que una breve sonrisa se le dibujase en el rostro. Raito… era demasiado viejo para cambiar. «Nosotros aquí sufriendo y él tomándoselo a guasa. Apuesto a que eructó también en la realidad, el muy cabrón».

Pero su breve momento de relajación pasó rápido. Demasiado rápido para su gusto.

«Otra pregunta…». Sus ojos repasaron la hoja, compuesta esta vez de muchas menos letras. Que la pregunta fuese más corta, sin embargo, no la hacía más sencilla: ¿cuál era su deber como jinchuuriki del Ichibi?

Emitió un largo e interminable suspiro. En aquella ocasión, Datsue tiraría de manual:

Como jinchuuriki, mi deber es ejercer de muralla entre el Ichibi y la Villa. Ser su cárcel, guardarlo en mi interior y evitar a toda costa su fuga.

Se rascó la nuca. Podía agregar más cosas, pero, ¿para qué? Solo sería alargarlo por alargarlo. Así pues, pasó directamente al razonamiento:

Un hombre sabio aprende de los errores del pasado, y si algo nos ha enseñado la historia, es que el uso de los bijuus solo trae muerte y destrucción. Acabó con las cinco antiguas Aldeas ninja, y casi arrasa con el mundo entero también.

Hay un dicho popular que dice: “Los jinchuuriki deben ser respetados, pues son las jaulas que mantienen al mal sellado”. Es una frase repetida una y otra vez, pero yo he llegado a saber qué tan lejos llega ese mal. Shukaku está compuesto de puro odio visceral, rencor y rabia. Si alguna vez fuese liberado, lo más probable es que buscaría vengarse de sus captores, convirtiéndose en la mayor amenaza que Uzu tuvo nunca desde que los tres grandes Kages sellasen a los bijuus en el Valle del Fin. La paz, la estabilidad… todo por lo que hemos luchado se vería puesto en peligro.

Nada bueno traería a este mundo, y por eso, mi deber es seguir manteniendo la jaula cerrada.

Datsue repasó un par de veces su respuesta, algo más satisfecho que con las otras. Había un punto de contradicción interno, eso era cierto, y es que el Uchiha había pedido ayuda al Ichibi que tanto criticaba ahora minutos atrás, cuando se creía en peligro de muerte ante la presencia de Zoku. Suspiró. Rara era la ocasión en que algo era blanco o negro, y aquella tampoco era la excepción, si bien aquel gris era tan, tan oscuro, que parecía negro.

Se levantó, y dejó nuevamente su respuesta en la mesa.
[Imagen: 22eN5LL.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]

Responder
#40
Akame arqueó una ceja cuando el escritorio eructó —literalmente— al devorar la respuesta a la segunda pregunta. Luego volvió a sentarse en su pupitre y aguardó, paciente.

«Joder, esto no se parece en nada a lo que esperaba. Me imaginé que nos pondrían alguna prueba teórica, pero estas preguntas están demasiado lejos de lo que puede responderse con el manual en la mano... Realmente es un desafío que pretende poner a prueba nuestras capacidades intangibles».

Más letras aparecieron en la tercera hoja de papel. El Uchiha se frotó las sienes con gesto cansado y leyó una vez más.

«Ah, por Susano'o. Esto sí parece algo más norma», se dijo el muchacho.

Al fin y al cabo, ¿qué estudiante no conocía la historia de los Bijuu? Tomando la estilográfica con gesto de quien ha practicado miles de veces, Akame se dispuso a contestar.

Como jinchuuriki de Uzushiogakure no Sato, mi deber es guardar al bijuu en mi interior con diligencia y responsabilidad, asegurándome de que su demoníaco poder jamás puede ser liberado ni usado para dañar a la Aldea o a sus habitantes.

Las Bestias con Cola son entes inmensamente poderosos, cuyas maquinaciones y motivaciones son difíciles de comprender; esto los vuelve tremendamente peligrosos. No obstante, existen ignorantes temerarios y codiciosos que siempre intentarán utilizar este poder para su beneficio. Algunos de ellos, como el traidor y ex mandatario Uzumaki Zoku, son individuos inteligentes, fuertes e influyentes.

Por tanto, mi deber como jinchuuriki del Remolino es también convertirme en el shinobi más poderoso y sabio que mis aptitudes puedan permitirme, para asegurarme de que jamás nadie podrá forzarme o engañarme para utilizar al bijuu que mantengo prisionero.

Oyó los pasos de Datsue recorriendo el aula; esta vez su Hermano había sido más rápido en contestar. Akame esperó hasta que sintió que el otro tomaba asiento y sólo entonces se levantó para caminar hasta el escritorio y dejar su propia hoja de papel. Luego, volvió a su pupitre.
Hablo - «Pienso» - Narro

黒狼

Ichibi no Jinchuuriki

[Imagen: 1Mzzj1T.png]
Responder