Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
Saori escuchó atento la historia del joven y, de inmediato, se arrepintió de haber preguntado por su familia, pues lo padres del chico había muerto antes incluso de que él pudiera hacer recuerdos suyos, lo cual era muy triste, pero, al menos, parecía haber crecido en un ambiente familiar bueno, liderado por su abuelo.

Vaya... lo siento Koji. — Se rascaba la nuca algo nervioso, no sabía muy bien qué decir. —¿Y qué es eso de que tu familia es muy grande? ¿Tienes muchos tíos y primos? ¿Vivís todos juntos?

No sabía por qué, pero aquello le chocaba un poco, toda la familia viviendo en una misma casa, en vez de hacerlo separados por núcleos familiares, era algo muy clásico para el Sarutobi.
Hablo / Narro / «Pienso»
Responder
#17
¿Y qué es eso de que tu familia es muy grande? ¿Tienes muchos tíos y primos? ¿Vivís todos juntos?

De verdad que no debes preocuparte, estoy bien. En cuanto a mi familia se podría decir que es algo parecido a lo que defines. Por algún motivo, mucho tiempo atrás, una parte del clan del que procedo decidió aislarse, y bueno, desde entonces vivimos siendo una gran familia. —Dijo mientras trataba de tranquilizar al Sarutobi, a la par que respondía a su pregunta.

Mientras se llevaba otro par de cucharadas a la boca, el joven Kaguya se detuvo a pensar un momento.

La verdad es que ya nadie recuerda el porque mis antepasados se aislaron, y tampoco se mucho del resto de mi clan. Soy el primero en salir del bosque en mucho tiempo, y mi intención es que muchos otros sigan mi ejemplo.

El kusajin se mantuvo con la mirada perdida en el frente durante un momento, hasta que el sonido de la cuchara tocando el fondo vacío del plato le saco de su trance.

Bueno, y cuéntame, ¿tú de dónde vienes?
Narro — Hablo Pienso
Responder
#18
Saori escuchó atentamente a Koji, que le explicó un poco el origen de aquel tipo de vida tan familiar o de clan, que al parecer se aisló hacía mucho tiempo y vivían por su cuenta, lo cual le llamaba la atención sin duda.

Entonces cargas un gran peso sobre tus hombros. — Respondió de primeras. —Pero la verdad, es bonito querer ser el faro que guíe al resto de tu clan, un referente...

Y entonces vino la pregunta del kuseño, que se interesó por la vida de Saori.

Pues soy de Uzushiogakure — Dijo señalándose la bandana, anudada al cuello. —Mi vida es más clásica, vivo con mis padres, les ayudo en su restaurante y entreno cuando puedo, la verdad, muy normalita. — A pesar de todo, era una vida que le encantaba. —Aunque ahora quiero cambiar un poco, me voy a tener que centrar más en los entrenamientos, ¿sabes? El otro día tuve un encuentro... esclarecedor, y necesito mejorar.

Se encogió de hombros y le dedicó su atención de nuevo al plato que tenía al frente, llenándose la boca de nuevo.
Hablo / Narro / «Pienso»
Responder
#19
Aunque ahora quiero cambiar un poco, me voy a tener que centrar más en los entrenamientos, ¿sabes? El otro día tuve un encuentro... esclarecedor, y necesito mejorar.

Bueno, si te sirve de consuelo hace poco que a mi también me han hecho ver que necesito esforzarme más, en cuanto a lo del faro, si es bonito, aunque he de admitir que también es una escusa para saciar mi propia curiosidad.

Si algo le gustaba a Koji era ir con la verdad por delante, al menos siempre que no le perjudicase directamente. Koji pasó a recordar su infancia en el bosque, y como ésta parecía ahora estar mucho más lejana.

La vida en el bosque no es mala, pero la verdad es que llega un día en que todo es conocido, ya no pasan cosas nuevas y el día a día te va consumiendo. Estoy agradecido a mi abuelo por darme la oportunidad de ver el mundo, así que no les puedo fallar. —Dijo de manera profunda mientras miraba el fondo del tazón, en el cual solo quedaba un pedazo de naruto, el cual Koji miraba casi hipnotizado, como si su espiral le hiciera clavar su atención y perderse en esta hasta alcanzar a sus pensamientos más profundos. —Esforcémonos por ser mejores cada día. — Agito la cabeza, intentando escapar de la autohipnosis.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#20
Mientras Koji hablaba, el Sarutobi aprovechó para apurar al máximo su plato, al que solo le faltó darle un lametón para dejarlo completamente limpio, pero no se atrevía a hacerlo, le daba demasiada vergüenza.

La vida en el bosque no es mala, pero la verdad es que llega un día en que todo es conocido, ya no pasan cosas nuevas y el día a día te va consumiendo. Estoy agradecido a mi abuelo por darme la oportunidad de ver el mundo, así que no les puedo fallar. Esforcémonos por ser mejores cada día.

Saori se quedó un momento pensativo, la verdad era que concordaba un poco con la visiónde su compañero, pero realmente era algo normal en el estilo de vida que habían elegido, al menos al principio, donde su vida se basaría en entrenar, realizar misiones y poco más aparte de alguna que otra escapada que se dieran el lujo de permitirse.

¿Sabes qué? Me apetece entrenar un poco, así bajo la comida. — Empezó el muchacho. —¿Te apuntas?

Si querían esforzarse, ¿por qué no hacerlo en aquel preciso momento?
Hablo / Narro / «Pienso»
Responder
#21
¿Te apuntas?

Tras oír esta invitación el Kaguya se vino arriba, demasiado rápido tal vez.

En la aldea donde vivo jamás se rechaza una buena sesión de entrenamiento, solo por aclarar, ¿quieres decir combatiendo verdad? —Intento aclarar el kusajin antes de enfrascarse en un malentendido, que bien podría traerle algún que otro problema.

En kusagakure, los combates estaban a la orden del día y Koji lo había aprendido a base de practica, era raro el día que se escapaba de alguno de estos, incluso, había ocasiones que se había peleado por ver quien pagaría el almuerzo.
Narro — Hablo Pienso
1
Responder
#22
En la aldea donde vivo jamás se rechaza una buena sesión de entrenamiento, solo por aclarar, ¿quieres decir combatiendo verdad?

El Sarutobi sonrió, y asintió enérgicamente, haciéndole gracia que Koji hubiera querido aclarar aquello, para evitar malentendidos.

¡Claro! Es una buena oportunidad, ¿no crees? — Dijo el joven. —Eso sí, tampoco hay que tomárselo muy muy enserio, ¿eh? No vaya a ser que alguno salga mal parado. — Diría, recordando el último combate que había tenido que, a pesar de haberse llevado a cabo en una ilusión, acabó con los dos participantes muy malheridos.

Saori se incorporó, sacó su cartera y pagó su parte de la comida, esperando que el joven kuseño hiciera lo mismo.

¿Vamos?
Hablo / Narro / «Pienso»
Responder
#23
Una vez aclarado el tema del entrenamiento, Koji saco su cartera, al igual que momentos antes había hecho su compañero y se dispuso a pagar su parte.

¿Vamos?

Cuando las cuentas estuvieron saldadas, asintió con la cabeza.

Esta zona está bastante transcurrida pero si nos alejamos un poco hacía el bosque seguro que tenemos algún claro que nos sea bastante más aceptable. Ah y no te preocupes no creo que sea necesario llegar a esos extremos de combates. —Dijo mientras esbozaba una sonrisa.

Tras caminar durante unos minutos, Koji vislumbró una zona llana, no excesivamente grande, pero si lo suficiente para el cometido que querían darla. Estaba rodeada de algunos arboles jóvenes, que fácilmente podían ser la mitad de grandes que los demás, y el terreno parecía ser de tierra algo más compacta, por lo que no se producirían demasiados tropezones absurdos. Por la apariencia de la zona, parecía que algún tiempo atrás había sido terreno de cultivo, quizás de algún local de la zona.

¿Te parece bien este lugar? Si quieres pon tu las reglas, yo puedo amoldarme.
Narro — Hablo Pienso
Responder
#24
Ambos shinobi pagaron sus respectivas cuentas y, una vez terminado aquel trámite, salieron del local, en busca de una zona más apropiada para un entrenamiento, teniendo en cuenta que, tal y como había dicho Koji, aquella era una zona de paso, por lo que era bastante transcurrida y podrían tener problemas en caso de empezar allí, por lo que ambos se adentraron un poco en el bosque.

Saori se limitó a seguir al kuseño, que parecía desenvolverse bien en aquel tipo de terreno hasta que, al cabo de un par de minutos, encontraron un claro lo suficientemente grande par la labor que ambos shinobi querían darle.

¿Te parece bien este lugar? Si quieres pon tu las reglas, yo puedo amoldarme.

El Sarutobi asintió, parándose a pensar un momento en las reglas que utilizarían en aquel combate, no sabía si aprovecharse de la situación o simplemente, dejarlo estar y utilizar aquello como una verdadera prueba de sus entrenamientos. Finalmente, decidió esto último.

¿Qué te parece si utilizamos unas reglas básicas? Nada de golpes bajos, evitar hacer grandes daños y, si alguien quiere rendirse, basta con decirlo, ¿te parece?

Aquello les daba muchas posibilidades, todas, de hecho, así aquel sería un entrenamiento productivo.
Hablo / Narro / «Pienso»
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.