Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Despedida, Invierno de 219
Situación actual: La muerte de Moyashi Kenzou, el Morikage, a manos de su propio jinchuuriki, ha provocado el adelanto de una reunión ya prevista en la que Sarutobi Hanabi y Amekoro Yui deseaban dar constancia de acontecimientos de extrema importancia para el destino de Oonindo. Ahora, Aburame Kintsugi se enfrenta a su primera Reunión de los Tres Grandes y la Alianza tendrá que demostrar su fortaleza e integridad por primera vez desde que Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure la firmaron. Enlace al tema: (aquí).
Lo que usté tenía era sé
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 3 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#61
"Profesionales…"

Ranko tragó saliva.

N-no somos profesionales, Yamato-san… P-pero haremos lo posible p-por ayudar. ¿N-no, Karamaru-san?

Le dirigió una mirada rápida al Amejin.

No creo que… ahm… t-tengamos la diplomacia suficiente p-pa… para hablar con alguien de rango alto… —La de la trenza se llevó un dedo al mentón —. Creo… Creo que s-sería mejor ir a revisar… el pueblo. La… la casa de Haruo-san, si nos lo permite. Creo.

Se le hacía raro en demasía ser quien hablara más. No sabía de la experiencia de Karamaru, aunque le sorprendió que alguien quien hubiese estado tan parlanchín al inicio del día estuviese relativamente en silencio. Ranko no le dio mucha importancia a ello.

Y-y si Karamaru-san está de acuerdo, claro.

Yamato se retiró, y Ranko lo despidió con una reverencia. La chica suspiró ante el comentario de su compañero genin.

Lo siento. Ahm… ¿Dónde es que estaba Gero?

Tranquis, que tengo un espacio libre específicamente para el sagitorneo ?
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 2 puntos
Dinero: 0 ryōs
#62
Como que ni bola te dio el loco este.

Yamato se había ido sin dar respuesta a los comentarios de la kusajin. Realmente su idea era dar un monólogo en busca de ayuda y retornar al lugar donde más se lo necesitaba; la manifestación para llegar al señor feudal. Dos gennin podrían ser la solución pero sin estar seguro de aquello tenía que estar donde pudiese obtener otra opción de ayuda.

La verdad, la verdad, no tengo idea. Má' o meno' cerca dijo, pero tiene pinta de que nos llevarían hasta allá. El tema que tendríamos que esperar hasta la noche, que el flaco dijo que es cuando vuelve. Que se yo, medio que pide demasiado. Tal vez nos comemos todo el viaje al pedo porque no encontramos nada o anda a saber. Puede que sea una pelotudez y que la estén re flasheando. No sé, pegarnos una recorrida por tres pueblos, recorrer kilómetros y kilómetros, pasar días y días es como que medio paja todo.— hacía rato que Karamaru se había puesto de pie y comenzó a caminar nervioso para un lado y otro de la sala mientras hablaba— Entiendo que es lo correcto, ¿no? El wachín pobre está destruido, tendríamos que ayudarlo, pero de las buenas acciones uno no come. Hay que llevar el mango a la flia, ¿viste? Pero... pero bueno, me diste una mano, parece que vo' querés darle una mano a este y no te puedo dejar en banda.

Largo un suspiro, se sirvió un vaso de agua que terminó en un sorbo y se arrojó sobre su asiento.

Soy como medio nuevo en todo esto. Siento que es demasiado jugar a los detectives con algo tan serio. Soy un pichi yo, no sé que tanta experiencia tengas vos, pero dudo que pueda ayudar yo. No sé, pero bueno nada, que pienso en voz alta— el amejin pegó un cambio de actitud repentino— Nada, nada, si vo' querés ayudar le pegamo' pa'lante ¿no? ¿Cien por cien segura, boluda?
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 3 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#63
Karamaru parecía estar indeciso al respecto. Su falta de experiencia era uno de las razones.

P-pues… ahm… pues no soy experta en m-misiones… Pero… Yo…

"Yo quiero convertirme en una heroína. Quiero volverme una ninja legendaria. Quisiera que la gente me mirada y se sintiera inspirada. ¿Debería de decir algo de eso?" Ranko, mirando desde su lugar al Amejin, se talló el brazo.

Yo quisiera hacer lo correcto. A-ayudar si es posible —Se puso de pie y fue hacia él —. E-estaré con Karamaru-san a cada momento. ¡Ta-tarde o temprano tendría que llevar a cabo s-su primera misión ninja! ¿N-no cree? —Ranko no sabía de dónde salían tantas ganas de ponerse manos a la obra —. Y si requiriéramos a-a-algún gasto, yo podría solventarlo p-por el momento. ¡Tal vez Yamato-san nos dé algo en agradecimiento!

Ranko respiró profundamente. ¿Realmente le importaba aquel hombre desconocido? Sí, pero no. No le importaba él particularmente. Pero sí le importaba que se hiciera justicia.

S-sé que no llevo mucho de conocer a Karamaru-san, y no quisiera… ahm… Sentir que lo-lo estoy… que se siente forzado a ello. Pero si e-está convencido… Lo suficiente… ¡Pues andando!

Se imaginó rodeada de un aura de batalla, lista para enfrentarse a un millar de enemigos. Ahora… ¿A dónde irían?

Ahm… Creo que a esperar a Yamato-san aquí hasta la noche… Es mejor ir a-a buscar e-el pueblo. Creo. No debería ser difícil… ahm… ¿Encontrar un pueblo?
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 2 puntos
Dinero: 0 ryōs
#64
Karamaru había terminado de hablar algo decaído, tirado en su asiento con la cabeza baja. Pero la kusajin comenzó a hablar, a hablar como nunca antes con unas ganas que tapaban, aunque sea un poco, esa tímida tartamudez. Y los ojos del morocho se abrieron y la energía le volvió al cuerpo saltando de su sillón.

«No tengo ni idea que le pintó para hablarme como si fuera otro pero ¡ ASÍ SI, RANKO!»

¡Hecho! Quedamo' así. Vamos a resolver el quilombo.

Terminó por asentir a la idea de Ranko tomando la iniciativa y yendo en busca de la puerta para salir de aquel lugar. El olor a madera los volvería a inundar junto a la luz del día que entraba por los grandes ventanales. Del otro lado de la habitación, con varias esculturas y muebles de madera de por medio, estaba aún el hombre barbudo y grandote que había hablado con Yamato. Se dibujó una sonrisa en su rostro al verlos, un intento no muy exitoso de mostrar amabilidad.

¿Qué va a ser? Yamato me dejó algunas instrucciones para ustedes por si se decidían a ayudar en poco tiempo.— el hombre dejó un cuchillo y un pequeño palo de madera que andaba tallando sobre una mesa y se puso de pie dirigiéndose a los gennin.

¿Y qué va a ser entonces?— aún mantenía esa sonrisa que no terminaba de encajar en su rostro y asustaba más de lo que relajaba.

Nos hemos decidido a ayudar. Queremos ir al pueblo de Yamato lo antes posible.

La misma decisión y confianza de las palabras de Ranko ahora habían migrado a las del amejin, tenía ansia de salir allí fuera y probarse junto a su compañera.

No será necesario que lo esperen a Yamato entonces, si es que son rápidos. Tengo un hombre que debería de estar saliendo de Notsuba dentro de unos pocos minutos. Tiene un gran carruaje pintado de verde con la insignia "El Botellón" pintado al lado. Si se apuran pueden que lo alcancen y los deje cerca de Gero, díganle que los manda el barba. Si no tendrían que volver y esperar unas horas por otro amigo que los dejaría un poco más lejos, y ya después tienen lo que pueda conseguir Yamato de noche.

Karamaru tenía entendido que debían ir con Yamato hacia el pueblo, de hecho sería lo más lógico, pero ahora se les habría la oportunidad de arrancar su trabajo bastante antes de lo esperado.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 3 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#65
El tartamudo discurso de Ranko logró motivar a Karamaru. La emoción de la chica se duplicó cuando él se alzó del mueble. Salieron juntos de aquella "guarida" y se encontraron con el guarura que los había recibido al inicio. Después de un breve intercambio donde el Amejin le aseguró que ayudarían a Yamato e irían a su pueblo, el guardia les indicó que buscaran un carruaje verde a la salida de Notsuba y que dijeran que iban de su parte.

Ranko asintió en dirección a Karamaru, indicándole que estaría bien partir tan pronto como posible. Luego le dedicó una reverencia al guardia.

M-muchas gracias, Barba-san —Ranko dio media vuelta, pero antes de dar un paso, volvió a girar hacia El barba. Se rascó la mejilla, avergonzada de admitir que no tenía tan buen sentido de dirección en tal urbe —. D-disculpe... Saliendo de Notsuba... ¿en qué dirección?

En cuanto el hombre les indicara el camino con más precisión, Ranko avanzaría tan rápido como pudiese (sin dejar atrás a Karamaru, por supuesto), dispuesta a alcanzar el transporte más próximo.
Responder
Yamanaka Karamaru Sin conexión
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 3
Exp: 2 puntos
Dinero: 0 ryōs
#66
Cierto, cierto— el hombre se exaltó haciendo temblar sus gordas mejillas— Bajen por esta calle , sentido contrario por el que vinieron, y vayan derechito, derechito. Va a doblar un poco, serpentea, pero ustedes sigan el camino y deberían de salir a una de las salidas de la ciudad. Suerte en encontrar "El Botellón"

Karamaru ya tenía un pie fuera del local antes de que Ranko decidiera preguntar por direcciones. En su apuro él poco había pensado aunque seguramente en el momento de ver que tenían dos lados de la calle hacia donde ir terminaría por volver a entrar a preguntar perdiendo tiempo valioso. Llegó a escuchar al buen señor y espero a que la kusajin saliera para empezar el viaje a contrarreloj.

¡Vamos!

El paso rápido se volvería un trote, y el trote en una carrera a máxima velocidad. Por la calle se movía mucha gente que era difícil de evitar y Karamaru golpeó varios hombros por el camino ignorando si alguno de ellos terminaban en el suelo. Por su parte, Ranko a pesar de ser más rápida que el amejin tendría el mismo problema en evitar a la gente y los carteles que se cruzaban por el camino. Un golpe por aquí, un golpe por allá, un casi tropiezo resuelto con elegancia y con Karamaru pisándole los talones. (Percepción 20)

El camino serpenteante los llevaría a una amplia zona sin ningún tipo de edificación y tan solo unos pocos árboles dando sombra al ancho camino de tierra. Unos cuántos metros hacia delante se podía ver la gran puerta de las murallas de Notsuba y entre medio una muchedumbre de gente caminando en todas direcciones esquivando caballos, carromatos y carruajes. Era bullicioso, varias personas se encontraban a los gritos, algunos descargan cajones, otros los cargaban. Con poca visibilidad poco "botellón" se podía ver.
Hablo ◘  Pienso ◘  Telepatía
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 11
Exp: 3 puntos
Dinero: 1500 ryōs
#67
"Bajar por la calle. Todo derecho. Seguir el camino aunque serpentee. El botellón." Ranko tomó nota mental de todo.

Karamaru ya se había adelantado, así que le tocó a la kunoichi acelerar para alcanzarlo. No le costó pasar por su lado, y rápidamente avanzaron por la calle.

Sin embargo, el obstáculo principal fue la gente, pues fue prácticamente imposible pasar sin golpear a alguien en el hombro, o tropezar con la muchedumbre. Ranko repartía tímidos "Di-Disculpe" a cada empujón que daba. El tiempo se acababa y, si tardaban más, El botellón los abandonaría.

"Ya sé. ¡Subiré a los edificios para ver mejor!"

Mas apenas pensarlo, arribaron a un área amplia sin lugar alguno para encaramarse. Decepcionada, sintió que no podía detenerse, o moriría aplastada por los transeúntes y las carretas.

"Eso es. Necesito más altura. Respira, Ranko, respira. ¡Es por el bien del pueblo de Yamato!"

¡L-LO SIENTO! —lanzó al aire, aunque era poco probable que su voz superase el bullicio. Luego dio un fuerte salto y se asió del costado de una de las carretas.

—¿Pero qué…? —comenzó el conductor, pero Ranko sólo estuvo sobre la carreta por un segundo.

¡P-PERDÓN! —dio un fuerte salto más y aterrizó encima de un carromato que pasaba a unos metros.

—¿Qué diantres crees que haces, niña? —le gritó el conductor, pero la de la trenza repitió su acción una vez más.

¡DI-DISCULPE!

A cada salto, Ranko miraba hacia el final de la calle, hacia la salida de Notsuba, buscando aquel carruaje verde. Esperaba verlo a tiempo.
Responder