Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual (global): Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar, quizás más esperada que la anterior. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Sea como fuere, la banda sigue ahí fuera. Más perseguida que nunca por el crimen más grande de la historia reciente. Pero quizás no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Hōzuki Shanise Sin conexión
Arashikage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Ame
Nivel: 35
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryos
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#31
Dice que... no quiere salir.

«Ah, claro, la siempe orgullosa Kokuō ahora no quiere salir», refunfuñó Shanise para sus adentros, «no quiere salir ahora, pero el susto ya nos lo ha dado a todos la muy...»

Se cruzó de brazos y resopló, bajando la mirada y escuchando la conversación. Gyūki se había refugiado tras los shinobi de Uzushiogakure, les había prometido ayuda si era necesario, y plantaba un estandarte de guerra contra Kurama.

¿También le mandarán misiones?

«Ayame...»

Vamos a tener que inventarnos un nuevo rango para él —bromeó Katsudon.

¡Bijūnin!

¡PFFFFFFFF! —Aunque la muchacha probablemente lo decía en serio, y aunque hacía muy poco estaba a punto Shanise estaba a punto de decirle que se callase, aquél no-chiste le pilló mal y casi tuvo que sujetarse el respirador para que no se le cayese de la boca—. ¡Ayame, por favor!

El buen humor les duró poco. Hanabi solía tener aquellos momentos, en ocasiones desafortunados. A veces intencionados, pero Shanise sospechaba que aquella vez no había podido contener la fuerza de su chakra. Y la había impregnado en sus palabras. La Arashikage desvió la mirada hacia Ayame; no: más allá de Ayame. Tratando de vislumbrar en sus ojos qué le parecía a Kokuō que los humanos estuvieran hablando de defender a un bijū con su vida. Cerró los ojos.

Me parece curioso, creo que sin quererlo hemos entrado en una guerra a dos bandos entre bijū —dijo—. Y el principal instigador contra Kurama ha sido desde el principio ese tal Gyūki.

»Tened cuidado, Hanabi. Kurama se enterará de que quien ha puesto a todos en su contra es el Hachibi, tarde o temprano. Y por lo poco que sabemos de él, se tomará muy en serio el desafío. No me cabe duda, sin preguntarle siquiera a Kokuō ni a Shukaku al respecto.
Sarutobi Hanabi Sin conexión
Uzukage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Uzushio
Nivel: 40
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryō
· Fue  40
· Pod  140
· Res  40
· Int  60
· Agu  80
· Car  60
· Agi  80
· Vol  90
· Des  100
· Per  80
#32
La sonrisa tras las buenas bromas de Ayame y Katsudon desapareció de la boca de Hanabi cuando Shanise le habló claro. Sus palabras, lúgubres pero certeras como un shuriken lanzado por su diestra, calaron hondo. Era cierto que Kurama podía ver en Gyūki algo más que un mero rechazo. Una afrenta directa que podía considerar un desafío. Y Hanabi ya había sufrido demasiados ataques a la Villa como para creerse que lo tenía todo controlado.

No, ni mucho menos era tan inocente.

Lo sé —dijo, con voz cansada—. Por eso vuestra investigación en el norte es de vital importancia. — Se jugaban mucho con aquella partida a las Tierras Nevadas del Norte—. Confío en que si conseguís la información precisa a tiempo, obtendremos la oportunidad de, por una vez, ser nosotros los que ataquemos primero. Así que, no es que quiera meteros presión, pero…

Tanto Katsudon como Hanabi miraron a las kunoichis de la Tormenta con solemnidad.

»…no nos falléis.
Aotsuki Ayame Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 0 puntos
Dinero: 2420 ryōs
· Fue  30
· Pod  80
· Res  40
· Int  80
· Agu  40
· Car  50
· Agi  110
· Vol  40
· Des  60
· Per  100
#33
Pero si Kokuō se manifestó en algún momento a través de los ojos de Ayame, Shanise nunca llegó a verlo. Cuáles serían sus sentimientos después de que aquellos humanos hubieran jurado defender a su Hermano a capa y espada, era algo que sólo sabría ella misma y, por extensión, Ayame.

Me parece curioso, creo que sin quererlo hemos entrado en una guerra a dos bandos entre bijū —dijo la Arashikage—. Y el principal instigador contra Kurama ha sido desde el principio ese tal Gyūki. Tened cuidado, Hanabi —añadió, volviéndose hacia el Uzukage—. Kurama se enterará de que quien ha puesto a todos en su contra es el Hachibi, tarde o temprano. Y por lo poco que sabemos de él, se tomará muy en serio el desafío. No me cabe duda, sin preguntarle siquiera a Kokuō ni a Shukaku al respecto.

Ayame palideció al imaginarse la escena de Kurama y sus Generales restantes invadiendo Uzushiogakure. Si Dragón Rojo era un peligro a tener en cuenta, ni siquiera llegaban a hacerle sombra al bijū de nueve colas y su ejército. Hanabi había afirmado con rotundidad que deberían pasar sobre ellos, pero Ayame recordaba con claridad el momento en el que Daruu y ella misma habían tenido que acudir a rescatarle a él y a Uchiha Datsue de uno de aquellos Generales. Si Kurama decidía ir con toda su fuerza contra ellos...

Lo sé —dijo Hanabi, con voz cansada—. Por eso vuestra investigación en el norte es de vital importancia. Confío en que si conseguís la información precisa a tiempo, obtendremos la oportunidad de, por una vez, ser nosotros los que ataquemos primero. Así que, no es que quiera meteros presión, pero… no nos falléis.

Ayame agachó la cabeza, profundamente preocupada.

¿Qué será de él...? De Kurama, digo —habló con un hilo de voz—. Podemos acabar con su ejército de shinobi de la bandana del copo de nieve, podemos acabar con sus Generales... ¿Pero qué hay de Kurama...? ¿Qué haremos contra él? Si acabamos con él terminará resurgiendo con el tiempo, si lo sellamos corremos el riesgo de que ese sello se rompa de alguna manera en un futuro...

Era algo a lo que le había estado dando vueltas una y otra vez desde su reunión con Sasaki Reiji. Ahora que se encontraba frente a los máximos representantes de Uzushiogakure y Amegakure, ¿quién mejor que ellos para responder a sus preguntas?
[Imagen: 6d3rmNq.png]
¿Quieres ver a Ayame bailar?



No respondo dudas por MP.
Hōzuki Shanise Sin conexión
Arashikage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Ame
Nivel: 35
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryos
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#34
Shanise asintió a Hanabi en un quedo silencio y miró de reojo a la apesadumbrada Ayame. «Hay varios factores que me preocupan respecto a esa misión. El primero, esta muchachita de aquí. El segundo, nuestro recién readquirido amigo Kaido, ¿demostrará ser confiable al cien por cien? Y el tercero...»

Ayame interrumpió sus preocupaciones.

¿Qué será de él...? De Kurama, digo —habló con un hilo de voz—. Podemos acabar con su ejército de shinobi de la bandana del copo de nieve, podemos acabar con sus Generales... ¿Pero qué hay de Kurama...? ¿Qué haremos contra él? Si acabamos con él terminará resurgiendo con el tiempo, si lo sellamos corremos el riesgo de que ese sello se rompa de alguna manera en un futuro...

Shanise cerró los ojos e inspiró hondo.

No lo sé, Ayame —admitió—. No lo sé. De momento, deberíamos tratarlo como lo que es: una amenaza a todas las naciones. Si dejamos que haga crecer su ejército, podría invadirnos.

»Conquistarnos. Someternos.

»El primer paso es derrotar sus fuerzas y apresarlo. Del futuro ya nos preocuparemos.
Sarutobi Hanabi Sin conexión
Uzukage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Uzushio
Nivel: 40
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryō
· Fue  40
· Pod  140
· Res  40
· Int  60
· Agu  80
· Car  60
· Agi  80
· Vol  90
· Des  100
· Per  80
#35
El tema que trataba Ayame no era, ni mucho menos, baladí. Si de verdad querían dejar un buen legado a las futuras generaciones, y cortar de raíz la amenaza, derrotar a Kurama tan solo era el primer paso. Si lo llegaban a matar, Kurama simplemente reviviría, más colérico y con más ansia de venganza si cabe. Sellarlo era la otra opción más obvia, pero ni mucho menos perfecta.

¿Qué hacer, entonces? Mucho se temía estaba igual de perdido que ellas dos en aquel aspecto.

Paso a paso, misión a misión —coincidió con Shanise. Del futuro ya habría tiempo para preocuparse—. Llegado el momento, encontraremos la solución —afirmó, con más convicción de la que realmente sentía.

»Es una lástima lo de Kintsugi. Seguramente pequé de optimista, pero de verdad pensé que tras el atentado en el torneo podríamos llegar todos a un mejor acuerdo —suspiró. La voz de Gyūki volvió a resonar en su cabeza. ¿Cómo derrotar al rencor y el orgullo?—. En fin, al menos nos tenemos a nosotros. ¿Algo más que queráis tratar?

De lo contrario, a Katsudon y a él les urgía volver a la villa.
Hōzuki Shanise Sin conexión
Arashikage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Ame
Nivel: 35
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryos
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#36
Shanise negó con la cabeza.

Es todo lo que teníamos que discutir por hoy, y cabe decir, dada la actitud de Kintsugi —dijo—, podríamos habernos ahorrado la reunión presencial. Con una llamada telefónica, bastaba. —Suspiró—. En fin, supongo que nos podemos marchar, a no ser que queráis que nos tomemos algo. —La Arashikage se levantó y echó el brazo detrás de Ayame—. ¿Hace un zumito? —Rio.
Aotsuki Ayame Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 31
Exp: 0 puntos
Dinero: 2420 ryōs
· Fue  30
· Pod  80
· Res  40
· Int  80
· Agu  40
· Car  50
· Agi  110
· Vol  40
· Des  60
· Per  100
#37
Pero las esperanzas que había tenido Ayame no tardaron en apagarse como una vela soplada por el viento:

No lo sé, Ayame. No lo sé —admitió Shanise—. De momento, deberíamos tratarlo como lo que es: una amenaza a todas las naciones. Si dejamos que haga crecer su ejército, podría invadirnos. Conquistarnos. Someternos. El primer paso es derrotar sus fuerzas y apresarlo. Del futuro ya nos preocuparemos.

Ayame, con el corazón hundido, miró de reojo a Hanabi. Pero también fue en vano.

Paso a paso, misión a misión —asintió a las palabras de la Arashikage—. Llegado el momento, encontraremos la solución.

Ayame suspiró y se dejó hundir en su asiento. Ambos hablaban con la convicción que su rango de líder les confería, pero ella no era capaz de ver la luz al final del túnel. Si Shanise ni Hanabi, los dos shinobi más poderosos de Amegakure y Uzushiogakure, respectivamente; no tenían la respuesta a aquel entuerto, ¿quién podría tenerla?

«Nadie. Nadie la tendrá. Sólo la tendremos cuando tengamos que enfrentarlo cara a cara, y si nos equivocamos...» No quiso ni pensar en ello.

Porque, si se equivocaban, sería el fin de todo.

Es una lástima lo de Kintsugi —añadió Hanabi, rescatándola de sus pensamientos—. Seguramente pequé de optimista, pero de verdad pensé que tras el atentado en el torneo podríamos llegar todos a un mejor acuerdo.

Ayame agachó la cabeza, con un profundo pesar.

Lo que pasó con Juro... es una herida demasiado reciente —murmuró, con un débil hilo de voz—. Y es probable que no termine de cicatrizar nunca. Yo... en realidad, no puedo culparla.

En fin, al menos nos tenemos a nosotros. ¿Algo más que queráis tratar?

Es todo lo que teníamos que discutir por hoy, y cabe decir, dada la actitud de Kintsugi, podríamos habernos ahorrado la reunión presencial. Con una llamada telefónica, bastaba —intervino Shanise, con un suspiro. Pero en eso Ayame no estaba de acuerdo, aunque no quiso contradecirla en voz alta. Aunque no terminaran de entenderse entre ellos, una reunión de forma presencial era lo mejor para aquellos casos. Y nunca podrían saber si una llamada telefónica podía estar siendo interferida de alguna manera, si eso era posible—. En fin, supongo que nos podemos marchar, a no ser que queráis que nos tomemos algo —sugirió, y cuando Ayame sintió el brazo de la Arashikage detrás de sus hombros, se tensó como una tabla—. ¿Hace un zumito? —se carcajeó.

Y las mejillas de Ayame se encendieron como dos faroles en la noche.

Y... ¿Yo...? ¿T... Tomando algo...? ¿C... Con... u... ustedes...? —balbuceó, completamente aturdida. Enseguida sacudió la cabeza y agitó las manos en el aire, aún con aquel rubor cubriendo su rostro—. Q... ¡Quiero decir...! ¡E... es un honor y eso...! ¡Pero...!

¿Ella? ¿Yéndose a tomar algo con Sarutobi Hanabi y Hōzuki Shanise? ¿Era siquiera apropiado? ¡Si ya se sentía como una hormiga al lado de Katsudon!
[Imagen: 6d3rmNq.png]
¿Quieres ver a Ayame bailar?



No respondo dudas por MP.
Sarutobi Hanabi Sin conexión
Uzukage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Uzushio
Nivel: 40
Exp: 0 puntos
Dinero: 0 ryō
· Fue  40
· Pod  140
· Res  40
· Int  60
· Agu  80
· Car  60
· Agi  80
· Vol  90
· Des  100
· Per  80
#38
Hanabi aceptó la invitación de Shanise de buena gana. No tenía pensado quedarse todo el día allí, pero un zumito rápido no hacía daño.

¡Claro! Hay que mantener la tradición —dijo, sin darle importancia a las dudas de Ayame. Todos los que estaban allí habían pasado por esa fase, de una u otra manera.

La caminata al centro de Tanzaku fue tranquila y anodina. El férreo y constante patrullaje por parte de los samuráis de Kaito Shōkai habían convertido la capital en una ciudad de lo más limpia y segura. Si antaño no era extraño encontrarse de bruces con algún tipo de fechoría, un borracho tirado en el suelo o alguna disputa entre jóvenes y no tan jóvenes ya pasados de copas a la luz del día, ahora lo más que te podías encontrar era con los gritos de algún vendedor anunciando el precio de su mercancía en el mercado.

El mundo cambiaba. A veces para mejor.

Cuando Hanabi pidió una bebida junto a Katsudon —el Akimichi pidió también un pan untado en aceite con jamón para acompañar—, se dio cuenta que la ya tradicional reunión informal tras la formal también había cambiado. No solo se trataba de que no hubiese representación por parte de Kusagakure. Era más que eso. Ahora en su mano ya no reposaba una copa de kimada cuyo alcohol había sido consumido parcialmente por las llamas, sino un zumo. Tampoco tenía a su lado una enérgica Yui capaz de ventilarse de un trago una copa entera y al segundo siguiente ponerse a cantar a viva voz la canción de Amenokami. En su lugar tenía a una Shanise mucho más serena y tranquila, con una Ayame que, como la primera flor del cerezo en primavera, transmitía por su sola presencia, el cambio generacional.

El mundo cambiaba. A veces no para mejor. Ni para peor. Simplemente cambiaba.