Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Una mala coordinación
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#31
Había agua y punto final, estaban los dos empapados, había también un charco salido de la bendita nada y no estaba lloviendo, sin mencionar que los alrededores estaban impecablemente secos, no en exceso claro.

Pero allí les faltaba uno que la pecosa mucho no pudo buscar porque un hombre no muy caballeroso la empujó al piso sin delicadezas lo cual… Obviamente le molestaría, pero solo le dedicó una mirada rencorosa sin más, prefirió centrarse en la búsqueda de la desaparecida.

Fue entonces cuando el agua comenzó a moverse hasta el momento de tomar una forma reconocible por ambos de Uzushiogakure.

—¿Cómo…? —Preguntó estupefacta a la kunoichi de Amegakure.

Las disculpas daban igual, que siguiera empapada a pesar de que el agua fuese la propia Ayame también, aunque al pensarlo una segunda vez, la rubia no pudo evitar que se le subieran los colores e incluso estirase un poco la ropa, justo en la zona del pecho.

—Si tú eres el charco y… —Definitivamente, aquella kunoichi de personalidad inocentona no lo era tanto, o eso pensaba ella.

Y ahora las explicaciones le daban un tanto igual, la idea de estar siendo toqueteada ahora mismo por alguien la estaba perturbando demasiado.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#32
¿Qué... qué les pasa a tus ojos, Datsue-san?

Cuando Datsue habló, su voz sonó impersonal, sin alma, como el verdugo que se abstrae de sí mismo antes de dar el golpe de gracia.

¿Mis ojos? —preguntó, avanzando un paso. Su expresión era ausente, y su mirada, la de un muerto—. Mis ojos han encontrado lo que tanto tiempo llevan buscando. —A medida que hablaba, el tono de su voz se iba encrespando como el lomo de un felino al enfadarse. Sus ojos ya no estaban ausentes, y aunque fríos, transmitían la misma sensación de inestabilidad que los de un viejo perro de pelea con rabia. Unos ojos clavados en los de ella, que recortaron la distancia al dar otro paso—. Te he estado buscando, Ayame. Te llevo buscando toda una eternidad.

Otro paso. Y otro. Ahora estaban tan solo a unos centímetros.

¿Crees que llevo corriendo todo el día para entrenar? —inquirió, y su risa respondió mejor a la pregunta que cualquier palabra que hubiese podido decir. Una risa rota y demente, que no reflejaba alegría alguna—. No, Ayame, no. Lo hice porque te estaba buscando, tratando de encontrar cualquier pista o rastro que me permitiese dar contigo. Y creo que tú ya empiezas a sospechar porqué necesitaba verte, ¿verdad? Porqué necesitaba localizarte...

Sus ojos, clavados como dos puñales en los de Ayame. Su diestra, cruzando su propio torso hasta la cintura, como si fuese a desenvainar una katana. Un brillo azul turquesa brilló bajo ella. Datsue extendió la mano…

Toma.

El Uchiha clavó las uñas de su zurda en el antebrazo de Ayame, arrastrándolo hacia arriba. Mientras, con la diestra, le estampó en la mano una…

Aquí tienes.





… cebolla. Una gran y jodida cebolla.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#33
Pero el semblante de Datsue había cambiado por completo. Ya no mostraba a aquel chico alegre y risueño, dispuesto a convencerlas de participar en unas amistosas apuestas sobre la primera ronda del torneo. Ahora su rostro se mostraba tan gélido como el hielo, tan duro como el acero. A Ayame se le pusieron los pelos de punta, justo antes de que empezara a hablar, con una voz tan desangelada como la de su propio hermano.

Durante un instante, tal fue su terror que incluso se olvidó de la presencia de Koko.

—¿Mis ojos? —preguntó él, avanzando un paso hacia ella. Ayame intentó retroceder, pero se había quedado paralizada, subyugada bajo la imposición del de Uzushiogakure. Recortó otro paso, y sus ojos dejaron de ser fascinantes para resultar completamente terroríficos—. Te he estado buscando, Ayame. Te llevo buscando toda una eternidad.

—Q... ¿Qué...? —balbuceó ella, atónita, con la voz quebrada por el miedo.

«¿Me ha estado buscando? ¿Entonces ya me conocía? ¿Pero por qué ahora, de repente? ¿Ha sido por mostrar el Suika?» Ayame ahogó una exclamación cuando algo hizo click en su cabeza. ¿Sería posible que Datsue fuera uno de aquellos Hōzuki que iban detrás de ella? ¿Por eso había reaccionado así al ver su habilidad? «Pero no es posible... él es de Uzushiogakure... ¿Tan lejos llegan sus contactos?»

Él seguía acercándose. Y las piernas de Ayame se negaban a responder a sus órdenes.

—¿Crees que llevo corriendo todo el día para entrenar? —inquirió, a tan sólo unos centímetros de su rostro. Su aliento acarició con crueldad sus mejillas cuando soltó una carcajada cargada de cinismo, y Ayame se estremeció sin poder evitarlo—. No, Ayame, no. Lo hice porque te estaba buscando, tratando de encontrar cualquier pista o rastro que me permitiese dar contigo. Y creo que tú ya empiezas a sospechar porqué necesitaba verte, ¿verdad? Porqué necesitaba localizarte...

«¿Q... qué hace?» Pensó, con los ojos clavados en la mano de Datsue, ahora cruzada sobre su cintura como si fuera a desenvainar una espada. Un brillo de color turquesa refulgió brevemente, y Ayame se preparó para volver a licuar su cuerpo en agua en cuanto descargara el golpe sobre ella.

Después saldría corriendo. Confiaba en poder ser más rápida que el de Uzushiogakure, pero la verdadera cuestión era: ¿aguantaría más que él?

Certero como un ave rapaz, Datsue atrapó su brazo y lo arrastró hacia arriba. Y Ayame estaba a punto de ejecutar su técnica de la hidratación para zafarse cuando se vio con...

Una cebolla. En la mano.

—Toma. Aquí tienes.

—¿Qué...? —farfulló Ayame, confundida. Intercambió su mirada interrogante entre los ojos carmesíes de Datsue y los heterocromáticos de Koko, pidiendo una explicación—. ¿Qué significa esto? ¿Por qué...?

Bien era cierto que hacía unos días había necesitado una cebolla para poder hacer su querida salsa carbonara, ¿pero a qué había venido aquel gesto ahora? ¿Y cómo lo había sabido? Y lo más importante...

—Oye, ¿has estado llevando esa cebolla tanto tiempo con este calor? —preguntó, arrugando la nariz.
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#34
Siendo alguien de pocas palabras, luego de ser tumbada a un lado sin delicadezas, la pecosa se mantuvo sentada con las piernas cruzadas frente a aquellos dos mientras entablaban su ”nada” intimidante conversación. ¿La verdad? Compadecía a la pobre chica de Amegakure y puede que lo más conveniente fuese intervenir para evitar problemas importantes con las otras aldeas pero… «Hazlo así te acuso »Pensaba la pecosa con rencor.

Lamentablemente para ella, pero afortunadamente para la de Amegakure, Datsue no hizo absolutamente nada aparte de darle una jodida cebolla a la chica de cabellos oscuros, gesto que dejó completamente descolocada a la rubia. «¿Qué mierda? »En su lugar, hubiese preferido un bollo dulce o algo así y no una puta cebolla.

El lado positivo era que no parecía ser la única que no entendía lo sucedido, la Aotsuki también estaba desconcertada y pareció buscar explicaciones en la Kageyama, quien con un gesto de hombros le indicó que tampoco sabía nada al respecto.

—¿Llevar…? Dios mío, tira eso —interrumpió al escuchar la pregunta de la Hozuki.

Lo último que faltaba, aparte de haber hecho un regalo de lo más extraño fue comida en mal estado.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#35
Oye, ¿has estado llevando esa cebolla tanto tiempo con este calor?

La vena de la frente se le hinchó.

¿Llevar…? Dios mío, tira eso. —apostilló la otra, y ahora la vena de Datsue parecía una bomba de relojería a punto de estallar.

¡Para empezar! —estalló, fuera de sí—. Esta cebolla ha estado sellada en una dimensión paralela. ¡Es como si hubiese estado envasada al vacío! —no tenía ni idea de si lo que acababa de soltar tenía algo de sentido, pero poco le importaba en aquel momento—. Y para terminar… ¡Es que aun por encima te quejarás! ¡Después de arruinar mi primera vez! ¡Después de arruinar el momento más pletórico y feliz de mi vida! ¡Aún por encima te quejarás! —repitió, despotricando y soltando toda la rabia que llevaba acumulada en su interior.

Datsue se alejó de ella antes de que su cuerpo hiciese alguna tontería de la que luego tuviese que arrepentirse, y empezó a dar vueltas, pisoteando el suelo como un toro embravecido.

Estaba siendo el momento más feliz de mi vida y tú… y tú… ¡¿Es que era tan importante esa maldita cebolla?! ¡¿Tanto como para arruinar mi…«polvo», mi…«pérdida de virginidad», mi… noche de bodas?! —Bien era cierto que Aiko y él habían tratado de reconducirlo luego de tan abrupta interrupción, pero Datsue sintió que no fue ni la mitad de bueno de lo que hubiese podido ser de no haber llegado Ayame…

Ayame la Corta Rollos.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#36
Pero ni siquiera Koko parecía saber de qué iba todo aquel rollo. Ante su mirada inquisitiva, la rubia se limitó a encogerse de hombros y después hizo alusión a la cebolla.

—¿Llevar…? Dios mío, tira eso.

Y en otras circunstancias, seguramente lo habría hecho ante la mínima sospecha de que la hortaliza en cuestión estuviese contaminada. Pero Ayame se encontraba tan confundida que era incapaz de reaccionar adecuadamente. Se sentía torpe y estúpida.

—¡Para empezar! —estalló de repente Datsue, aún más fuera de sí si cabía—. Esta cebolla ha estado sellada en una dimensión paralela. ¡Es como si hubiese estado envasada al vacío!

—¡Aaaahhh! ¿Así funciona el Fūinjutsu? Nunca se me ha dad...

—Y para terminar… —la interrumpió el Uchiha—. ¡Es que aun por encima te quejarás! ¡Después de arruinar mi primera vez! ¡Después de arruinar el momento más pletórico y feliz de mi vida! ¡Aún por encima te quejarás! —repetía sin cesar, encolerizado.

Pero Ayame seguía sin saber a qué demonios se refería.

Datsue se alejó de ella, dando vueltas como un león enjaulado y pisoteando el suelo con rabia.

—Estaba siendo el momento más feliz de mi vida y tú… y tú… ¡¿Es que era tan importante esa maldita cebolla?! ¡¿Tanto como para arruinar mi… mi… mi… noche de bodas?! —Concluyó al fin, y Ayame, tras algunos segundos abrió y cerró la boca como un pez fuera del agua.

—T... tú... e... ese día... y... y... Aiko-san... N... no puede ser... ¿De verdad? —balbuceaba, con las mejillas completamente enrojecidas—. Y... yo... lo siento... ¡Era una emergencia! Yo sólo necesitaba una cebolla para hacer mi salsa carbonara... n... no sabía que érais novios y que estábais...

Se interrumpió súbitamente, calló durante algunos segundos y después clavó sus ojos almendrados en Datsue.

—Oye, ¿no habías dicho que no la conocías? —le cuestionó, entrecerrando ligeramente los ojos.
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#37
«¿Tanto mal hizo la chica? »Se preguntaba Koko quien permanecía sentada en el piso a la expectativa, no se atrevía a interrumpir aquello justamente porque nunca había visto a alguien tan enojado como ahora mismo Datsue, quien parecía estar más que dispuesto a lanzarse a por Ayame para darle un buen par de golpes en el centro de la cara.

Hasta que salió un comentario de lo más desafortunado, por lo menos desde el punto de vista de la rubia que frunció notablemente el entrecejo.

—¿Boda? —Murmuró pretendiendo que no la escuchase nadie.

Lo cual significa que el chico no era… «Nah, si está comprobado y todo que lo es, a no ser que no haya hecho nada justamente por estar comprometido, pero es demasiado joven para casarse y eso »razonaba la kunoichi que solo atinó a cruzarse de brazos mientras sacaba sus propias conclusiones al respecto. Había algo que no tenía sentido en lo dicho por el de Uzushio y eso era…

—Oye, ¿no habías dicho que no la conocías?definitivamente se trataba de eso, si no la conocía de nada no puede haberse casado con nadie. Ante lo cual, la pecosa simplemente suspiró.

—Sigo diciendo que no tiene nada de malo como para que intentes esconderlo —comentó dirigiéndose a Datsue.

Una vez más, hablaba de la sexualidad del shinobi que según ella, era justamente un chico homosexual y lo intentaba esconder así como la otra vez que hablaron en el departamento mientras ella limpiaba. «¿O fue mientras buscaba la ropa? Bueno, pero lo negaba y todo »
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#38
«¿Emergencia? ¿EMERGENCIA? ¡Yo te enseñaré lo que es una emergencia!» Antes de que pudiese hacerlo, sin embargo, Ayame se dio cuenta de algo: las mentiras tienen las patas muy cortas, y al Uchiha acababan de darle con una.

Oye, ¿no habías dicho que no la conocías?

Para qué había mentido en una tontería así, era algo que el Uchiha ni recordaba ni le importaba en aquel momento. Solo sabía que quería vengarse, hacerle sufrir el momento de angustia que él había pasado por su culpa. Pero las mejores venganzas se servían en un plato frío, y el Uchiha ya empezaba a controlar su respiración… a calmarse. No, no se precipitaría. Por el momento, arreglaría la mentira de la única forma que conocía…

…contando otra más gorda todavía.

¿Acaso crees que los líderes de nuestras Aldeas permitirían una boda así? —preguntó, con lengua viperina—. ¡Pues claro que dije que no la conocía! ¡Fue una boda secreta! Y tú… tú… ¡parece que estás empeñada en arruinar nuestras vidas! ¿¡Por qué eres tan cruel!? —exigió saber, con ojos llorosos. Empezaba a controlar sus emociones de nuevo y a meterse en su papel...

Koko, por su parte, no tardó en meter baza en el asunto.

Sigo diciendo que no tiene nada de malo como para que intentes esconderlo.

¿Eh? —articuló, con expresión confusa—. ¿Esconder el qué?
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#39
—¿Acaso crees que los líderes de nuestras Aldeas permitirían una boda así? —replicó Datsue, cortante como el filo de una katana—. ¡Pues claro que dije que no la conocía! ¡Fue una boda secreta! Y tú… tú… ¡parece que estás empeñada en arruinar nuestras vidas! ¿¡Por qué eres tan cruel!? —añadió, desesperado, y algo dentro de Ayame se rompió en mil pedazos al comprobar que tenía los ojos llorosos.

—Sigo diciendo que no tiene nada de malo como para que intentes esconderlo —volvió a intervenir Koko, y el Uchiha se volvió hacia ella, completamente confundido.

—¿Eh? ¿Esconder el qué?

Sin embargo, Ayame ni siquiera mostró su característica curiosidad por aquel hecho. Había cruzado las manos por delante del cuerpo, y pasaba el peso de una pierna a otra con profunda inquietud.

—Yo... no lo sabía... —balbuceó, con un nudo en la garganta—. Si hubiera sabido que en ese momento Aiko-san estaba con alguien más, ni se me hubiera ocurrido... Yo... Lo siento muchísimo...

Inclinó el cuerpo en una reverencia, profundamente arrepentida. De ninguna manera se podría haber imaginado siquiera que Aiko y Datsue estaban manteniendo una escena tan íntima en aquel momento. Aunque, al ser de diferentes aldeas, era normal que quisieran aprovechar aquellos días en los que las tres villas estaban tan cerca de sí para poder aprovechar. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de por qué parecía tan enfadada cuando le abrió la puerta.

Las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, imparables.

—Lo siento mucho...
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Koko Sin conexión
Sin ficha
Nivel: 13
Exp: 7 puntos
Dinero: 50 ryō
#40
Lo que se estaba dando delante de los ojos de la Kageyama era digno de convertirse en una obra teatral, de esas que se efectúan durante festivales y cosas así, aunque usualmente llevan máscaras y probablemente para esta lo mejor sería no hacerlo o las emociones no se mostrarían tan bien como las de Datsue y Ayame allí mismo. Koko era más bien la espectadora que llevaron obligada.

Con cara casi malhumorada por ser testigo de semejante escena, decidió ponerse de pie para cuando la de Amegakure comenzó con las reverencias y el llanto, mientras que el Uchiha le había soltado una preguntilla de lo más inocente que… Para la pecosa era de todo menos eso, y hasta le molestaba un poco que siguiera ocultándolo.

—Que eres homosexual —le espetó con molestia.

Luego de aquella frase, la chica arqueó un poco la espalda hacia atrás para estirarse un poco.

—Ahora que los dos están bien, me voy a seguir con lo mío —añadió acompañando a sus palabras con un ligero gesto de su mano que actuaría como una despedida.

Se suponía que se había ido de la plataforma para llevarse a un agotado Datsue al pueblo, pero había quedado en claro que estaba en óptimas condiciones para irse caminando por sus propios medios.
[Imagen: cce1kIG.gif]
- Hablo - | ~ Pienso ~
[Imagen: udSdQFI.png]
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#41
El rostro de Ayame era todo un poema. Arrepentimiento, desolación, pena… Todo un cóctel de emociones negativas, a la que se le sumaban sus lágrimas, que tras anegarse en sus ojos, resbalaban ahora en abundancia por sus mejillas. El Uchiha había fingido llorar en muchas ocasiones, pero tenía que reconocer que hasta ni él hubiese podido hacer una dramatización tan perfecta. Empezaba a creer que la chica lo sentía de verdad.

Vamos, vamos… No te preocupes —le dio un par de palmadas en el hombro, tratando de consolarla, como arrepentido por su anterior enfado—. Ha sido un error, por lo que me cuentas. Y cualquiera puede cometerlo, ¿eh?

Su mano resbaló hacia la nuca de ella, dándole el último apretón cariñoso. Un apretón que quería transmitirle que no pasaba nada, que todo estaba bien…

Además, a decir verdad, al final la cosa no acabó tan mal…

… y, ya puestos, también un sello. Un sello de rastreo.

Sí, cualquiera podía cometer un error. Pero los errores había que pagarlos, y no había en Oonindo persona más rencorosa que Uchiha Datsue. Tenía sed de venganza, y más tarde o más temprano, la saciaría.

Que eres homosexual —le espetó Koko, que había esperado al momento justo para responder a su anterior pregunta.

Aquello le pilló descolocado, a contrapié y con la guardia baja. Las tres cosas al mismo tiempo. ¿Por qué venía otra vez con aquella cantinela? ¡Y además diciéndolo con tono de fastidio, como si ya estuviese cansada de contenerse!

Pff… Lo que tú digas —dijo, irritado ya con el tema—. Pensaba que eras distinta, pero veo que eres igual que tu hermana. —Cuando se les metía algo entre ceja y ceja, daba igual lo que el resto dijese, ellas iban a pensar lo mismo aunque bajase la mismísima Uzukage y se lo desmintiese.

»Te lo explico rápidamente, Ayame —añadió, viendo que seguramente estaría perdida en todo aquel asunto—. Koko tiene una hermana gemela a la que… rechacé. Por aquel entonces ya conocía a Aiko, y… bueno, además no me gustaba Noemi —mintió, a medias—. Pero claro, los Sakamoto tienen el ego tan grande que no pueden concebir tal cosa, así que se piensan que soy gay por no gustarme ella —más que una explicación a Ayame, estaba desquitándose con Koko criticando a su familia. No sabía por qué, pero aquel tema que al principio le había hecho gracia empezaba a molestarle en sobremanera. «¡Por una vez que actúo con honor, y me vienen con estas tonterías! Está claro que no se puede ser bueno»





¤ Tsuiseki Fūin
¤ Sello de Rastreo
- Tipo: Apoyo
- Rango: B
- Requisitos: Fūinjutsu 40
- Gastos: 30 CK (sello de rastreo), 15 CK (sello-brújula; impide regeneración de chakra)
- Daños: -
- Efectos adicionales:
  • Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentran en la misma cuadrícula del mapa
  • (Fūinjutsu 50) Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentra en la misma cuadrícula del mapa o en una adyacente
  • (Fūinjutsu 60) Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentra en la misma cuadrícula del mapa o en dos adyacentes
  • (Fūinjutsu 70) Un sello de rastreo es reconocido por la brújula sólo si se encuentra en la misma cuadrícula del mapa o en tres adyacentes
- Sellos: -
- Velocidad: Instantánea
- Alcance y dimensiones: Cuerpo a cuerpo
Al tocar con la palma de la mano a una persona, animal u objeto, Datsue es capaz de implantar en él un sello especial, llamado sello de rastreo, que permanecerá activo durante (Poder/10) estaciones. Este sello permanecerá invisible ante su víctima, a no ser que la brújula esté buscando su posición, momento en el que cobrará color sobre la superficie en la que se implantó, tomando la forma del Kanji del Norte (北), de unos cuatro centímetros de ancho.

Y es que este sello no tiene ningún tipo de utilidad sin el segundo tipo de sello: el sello-brújula. Datsue es capaz de implantar un sello en su propio cuerpo, en el de otro o en un objeto, con forma de brújula, cuya aguja apuntará siempre hacia un sello de rastreo. El Uchiha tiene que decidir hacia qué sello de rastreo apuntará en el momento de implantar la brújula, pudiendo elegir entre los (Inteligencia/15) últimos sellos de rastreo implantados. Sin embargo, este sello requiere de emisión constante de chakra y de una gran concentración, imposibilitándole realizar otras técnicas mientras tanto (cualquier golpe recibido rompería su concentración, deshaciendo el sello).

Se ha de remarcar que esta técnica no dispone de una clave para nada complicada. Los sellos podrán ser rotos por cualquier practicante de fūinjutsu con suficiente maestría (40, 50, 60 ó 70).

¤ Tsuiseki Fūin: (Poder/10) = 36/10 = 3 estaciones de durabilidad.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Chuunin de Ame
Chuunin de Ame
Nivel: 26
Exp: 21 puntos
Dinero: 4320 ryōs
#42
—Vamos, vamos… No te preocupes —escuchó la voz de Datsue junto a ella, y no pudo evitar encogerse cuando sintió su mano sobre sus hombros. Por un instante temió que le hiciera algo, que decidiera desatar su rabia en aquel momento. Ayame ya había comenzado a prepararse para licuar su cuerpo... pero lo único que sufrió fue un par de palmaditas conciliadoras—. Ha sido un error, por lo que me cuentas. Y cualquiera puede cometerlo, ¿eh?

—S... sí... —asintió ella, con un débil mohín.

Con un último gesto, la mano del de Uzushiogakure ascendió hasta su cuello y le dio un último apretujón antes de apartarse.

—Además, a decir verdad, al final la cosa no acabó tan mal…

Y de repente, Koko respondió a la pregunta que le debía haber hecho anteriormente.

—Que eres homosexual.

El golpe había sido tan repentino que Ayame no pudo evitar parpadear varias veces, confundida. ¿A qué había venido aquello? ¿De dónde había salido tal afirmación? Y ella no parecía ser la única que se había quedado a cuadros:

—Pff… Lo que tú digas —resopló Datsue, aparentemente irritado—. Pensaba que eras distinta, pero veo que eres igual que tu hermana.

Ayame intercambiaba la mirada entre los dos shinobi, como un cachorro que no está entendiendo lo que se le está diciendo. Pero entonces, el Uchiha se volvió hacia ella:

—Te lo explico rápidamente, Ayame: Koko tiene una hermana gemela a la que… rechacé. Por aquel entonces ya conocía a Aiko, y… bueno, además no me gustaba Noemi. Pero claro, los Sakamoto tienen el ego tan grande que no pueden concebir tal cosa, así que se piensan que soy gay por no gustarme ella.

«¿Pero este tío es un imán para las mujeres o qué?» No pudo evitar pensar, alzando las cejas.

Sin embargo, enseguida agitó una mano en el aire, con una sonrisa.

—Ni siquiera era necesario que te excusaras, Datsue-san. En realidad me da igual que seas homosexual o no, no soy de ese tipo de personas que piensa que hay algo de malo en ello...

—Ahora que los dos están bien, me voy a seguir con lo mío —volvió a intervenir Koko, que estaba estirando la espalda para desentumecerla y ya se estaba despidiendo con un gesto con la mano.

Ayame giró la cabeza hacia ella bruscamente, como un cervatillo al oír el ladrido de los perros de caza.

—Q... ¿Te vas? —gimió, en su fuero interno implorándole que no la dejara a solas con Datsue.

Pero la muchacha ya se estaba alejando, y ninguna palabra podría haberla detenido sin delatar su miedo creciente. Ayame miró de reojo al Uchiha, y se esforzó por esbozar una sonrisa. Una sonrisa que aleteó nerviosa en sus labios.

—Bueno, pues... viendo que ya te encuentras mejor y eso... será mejor que yo también regrese... sí... —balbuceó, dando varios pasos hacia atrás antes de darse la vuelta—. Le daré recuerdos a Aiko-san de tu parte si la veo...

»¡Ah, y muchas gracias por la cebolla!
—exclamó alegremente, antes de echar a correr.
[Imagen: aDoDAhc.png]«Nadie nace teniendo una razón para estar aquí, yo creo que es algo que necesitas encontrar y decidir por ti mismo. Quizás... Quizás puedas encontrar la razón en un sueño, en un trabajo o en otros.» [Imagen: hd6P8qU.gif]


· En la habitación de la Bruma Negra, en Shinogi-to (Ascua, 219)
· En el kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En la habitación de Daruu, en el cabezal de la cama, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 33
Exp: 27 puntos
Dinero: 5 ryōs
#43
—Ni siquiera era necesario que te excusaras, Datsue-san. En realidad me da igual que seas homosexual o no, no soy de ese tipo de personas que piensa que hay algo de malo en ello...

No, si yo tampoco le doy importancia… Pero soy un tipo al que no le gustan las mentiras —mintió, Datsue.

Luego, los acontecimientos se precipitaron uno tras otro. Koko se despidió a las prisas, y Ayame, como si le incomodase quedar a solas con el Uchiha —teniendo en cuenta los gritos que le había proferido, era entendible—, también.

Al final, sucedió lo de siempre: las chicas se fueron; Datsue se quedó solo; y, lo peor, sin pasta. Entre berrinches, acusaciones y llantos, ninguna de ellas había terminado por caer en la tentación de apostar por alguien en la porra. El Uchiha dio una patada a un guijarro y maldijo por lo bajo:

¡Serán kunoichis! —¡Y aún por encima Ayame le daba las gracias por la cebolla, con recochineo! ¡Era lo que le faltaba!

Escupió a un lado y se miró la palma de la mano. Había una brújula dibujada en ella. Una brújula que apuntaba hacia…

… elevó la vista y la vio, todavía corriendo camino arriba, con sus cabellos oscuros rebotando sobre sus hombros. Deshizo la brújula y cerró la mano. El fuuinjutsu había funcionado. Pero no era el momento de precipitarse. Todavía no.

Suspiró.

Bueeeeeno… Pues supongo que tendré que retomar el entrenamiento. A ver si doy hecho un Goukakyuu como Dios manda. Me vendría bien para la segunda ronda.
¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP!

Grupo 4:
Datsue, Nabi, Stuffy y Eri, (Despedida, 218), Poder 60

Grupo 5:
Datsue y Soroku, (Viento Gris, 218), Poder 60

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder