Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
[Unific] Donde no te llaman
Himura Ren En línea
Genin de Ame
Ninjas de Ame
Nivel: 11
Exp: 9 puntos
Dinero: 1250 ryōs
#1
En un valle donde la guardia principal eran samurais, con dojos particulares donde se entrenaban distintas escuelas, métodos, especializaciones en diversas armas... ¿Cómo no iba a meter las narices? Suficiente era que había pasado ya varios días sin meterse en un lío gordo más allá de un toque de atención.

Hoy estuvo desde primera hora de la mañana en un dojo cercano a Nishinoya; recorriendo los pasillos de la aquella escuela. Cesó su movimiento cuando vio que estaban entrenando en uno de los jardines interiores; deseaba con todo su ser salir de detrás de la columna desde la que estaba observando y ser instruida como uno más de ellos.

Hey, jovencita ¿No deberías haber pedido permiso para entrar? — alertó un joven aprendíz el cual le sacaba una cabeza de altura. — Se os tiene dicho a los shinobis que no hay problema con que entreneis en los dojos; pero debeís pedir permiso. Te vienes conmigo, voy a reportar esto a la administración de tu villa de inmediato; no podemos andarnos con tonterías tras acontecimientos pasados.

¡Y-Yo! ¡E-Esto...! ¡N-No, por favor espera! — replicó siendo arrastrada de un brazo; más preocupada por no seguir viendo lo que estab ocurriendo allí que por la más que posible bronca que le esperaría cuando aquellos papeles llegasen a Yui.

Espera — dijo un anciano a varios metros de donde estaban originalmente; vestía con un kimono sencillo de color azul oscuro.

¡G-Gran Sabio Kenji! — contestó sorprendido. — ¡Esta joven lleva varios días rondando por el dojo y dando problemas a otros guardas! Voy directo a reportar sobre...

¿Sobre qué? ¿Sabes lo aterradora que puede llegar a ser Yui? ¡La chica tiene permiso de ella precisamente, como la molestes por una tontería así, acabarás mas calvo que yo! — se señaló el poco pelo grisáceo que tenía por el lateral, también tenía una pequeña coleta justo en la coronilla de unos escasos varios centímetros.

¿D-De Y-Yui dice?... — respondió asustado; el conocimiento sobre el mal genio de la Arashikage, parecía no conocer fronteras.

¡Traeme algo de té de una vez! — alzó una mano para darle más enfasis aunque no estuviera subiendo mucho el tono de su voz

¡S-Si señor!

Ni corto ni perezoso, aquel aprendiz desapareció fugazmente y las miradas de aquel hombre y Ren se cruzaron.

E-Eso de que tengo permiso de Yui... — dijo con voz temblorosa, arrepentida por sus errores.

¡Shhh! ¡No te preocupes! Será nuestro pequeño secreto; no has sido la primera ni serás la última persona en hacer una tontería así en los dojos — rio con una carcajada limpia, sentándose en la madera que daba al patio; dio un par de suaves palmadas en el suelo, invitando a que se sentara a su lado. — ¿Asi que te interesan los samuráis, jovencita? Dime, que es lo que te provoca tanto interés de ellos.

¡Mucho, quiero ser tan habilidosa con la katana como uno de ellos! — respondió casi al instante, sentandose a su lado; los pies no le llegaban al suelo del patio por mucho.

Aaaaah... — suspiró con un tono nostálgico, cruzándose de brazos y elevando la mirada a las nubes. — Lleva mucho tiempo llegar a ser considerado un maestro, aunque se trate de una única arma en la que te especialices.

¿Y para que más? ¡Yo quiero saber blandir la katana con esa impresionante maestría! — la joven kunoichi parecía encoger en edad cuando hablaba de su pasión, como si de un crío de 6 o 7 años se tratase.

¡¡IDIOTAAAA!! — contestó al instante aquel señor mayor con la misma fuerza con la que le golpeó la parte superior de la cabeza con la parte lateral de la mano, como si intentara partir un trozo de madera.

¡AYYYYY!

Un samurai DEBE saber utilizar todas las armas. Todo lo que este a su disposición; aunque luego decida especializarse en un arma en concreto — extendió una mano, para coger una pequeña bandeja que había traido aquel joven de antes, con un vaso de té y unas galletas; dejándolo entre ambos. — De esa manera conoces los puntos fuertes y débiles cuando te enfrentes a ellos. Un maestro samuraí es un maestro de la lucha, de la guerra. Además, debes respetar el codigo del guerrero; los siete pilares fundamentales del bushido. Gi, justicia. Yu, coraje. Jin, compasión. Rei, respeto. Makoto, sinceridad. Meiyo, honor. Chugi, lealtad. Todo ESO es ser auténtico samuraí.

P-Pero es que las katanas... — se acariciaba la cabeza dolorida; pero lo que más le dolía, era el haberse dado cuenta de que había estado cegada todos estos años.

— ¡Todo el mundo! ¡Saludad al maestro! — todos los que estaban entonces presentes en el patio, cesaron sus actividades en el momento; girándose hacia donde estaban Ren y aquel bigotudo anciano, para posteriormente todos ellos, incluido los instructores y otros maestros, se inclinaron hasta casi tocar el suelo con sus cabezas.

¡Ya está, ya está! ¡Que me sacáis los colores! ¡JAJAJAJAJA! — rio a pleno pulmón con la risa más sincera que jamas hubiera visto. — Todos los días lo mismo; no puedo caminar por los pasillos tranquilo.

¿E-Es usted el maestro de este Dojo? — dijo sorprendida sosteniendo una taza entre ambas manos; por la reacción y lo que dijo aquel estudiando, era obvio que se trataba de un instructor del dojo; pero no que fuera el máximo representante de él.

Hace tiempo sí, ahora el representante es mi hijo, Ken. Ahora me dedico a la jardinería mientras espero a que me de un infarto.

¡Quieres dejar de decir esas cosas! — protestó un joven tras ellos, se trataba de su nieto, — ¡Ayer mismo te ví escalando los manzanos más altos del Hokutomori!

¡Así que eras TÚ el que me estaba siguiendo desde que salí de casa! ¡¿Ya desististe de ponerme una guardia?!

¡¡Por que siempre les acabas dando esquinazo y soy yo quien se sabe todos tus malditos trucos, viejo zorro!! ¡Y no te tomaste la medicación, otra vez!

Sabe a calcetines sudados; eso no puede ser medicación, en todo caso es veneno — bebió de una cantimplora en forma de calabaza, como si hubiera estado allí todo este tiempo; que llevaba escondida bajo una de las mangas.

¡¿Pero el alcohol si te ayuda?! — y le arrebató aquel objeto, antes de que pudiera dar otro sorbo; marchándose con ella.

Suspiró, y se alargó un eterno silencio entre la joven Ren, que no sabía muy bien donde meterse después de aquella disputa familiar, y el anciano Kenji. Siguieron comiendo aquellas galletas hasta acabarlas junto al té.

Bueno jovencita; que te parece si me enseñas un par de golpes. A ver que sabes hacer — dijo mientras se levantaba, golpeando con sus arrugadas manos la ropa para deshacerse de las migas.

¿¡M-Me va a entrenar usted, Maestro Kenji!? — se puso de pie casi de momento.

JAJAJAJAJAJA. Ni de broma. Quiero ver como de entrenados estaís los shinobis de las aldeas. Y bueno, si me impresionas, tal vez me lo piense — comenzó a caminar sobre la tarima, adentrandose en los dojos, seguida de la joven kunoichi.

¿¡Y-Y usted en que se especializó!? ¿Es el Gran Sabio de que arma?

Oh ¿Qué en cual me especialice? — rió con suavidad mientras ambos se perdían por los pasillos. — ¿Cuál es la que quieres que te enseñe?
[Imagen: MCLOr5u.png]
¡Padoru padoru!

¡Avatar dibujado por Daruu y firma dibujada porAyame!
¡Pasate por sus galerías si quieres alguno parecido! Galeria de Ayame y Galeria de Daruu

Hablar (Royalblue)Pensar (MediumOrchid)
Responder