Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tres meses después del examen de chuunin del año 218, la situación internacional sigue en tensión. El País de la Espiral y el de la Tormenta mantienen una fría relación, y el País del Bosque actúa con precaución con ambos. Los Señores Feudales ya han asumido que la situación no va a volver a la que algunos ya llaman Era de la Paz de Shiona, al considerar a la líder uzujin la responsable de la longeva estabilidad que reinó durante muchos años. Algunos intereses intersectan, otros divergen. La nueva era de los ninjas ha llegado.
(C) El niño de la Kotomi
#16
Y así fue. Seguimos caminando en dirección a Tane-Shigai, capital de nuestro país y lugar donde tendríamos que reponer fuerzas y pasar la noche para que al día siguiente llegamos en plenas condiciones al lugar donde íbamos a tener que rescatar aquel renacuajo.

Las calles estaban perfectamente iluminadas y se veía que allí se reunía la delicatesen del País del Bosque. A parte de algún que otro turista, la gente iba como más arreglada y se notaba en el ambiente así como en su forma de vestir, incluso de los locales. Fue allí donde decidí romper el silencio y dar término a la pequeña tregua que nos habíamos dado el jounin y yo.


— Bien, ya podemos hablar

— Joder, otra vez no, parecéis novios, macho — intervino Kumopansa, posada encima de mi cabeza.

— Sí, otra puta vez — repliqué mientras sacaba un caramelo de mi petaca — ¿Qué era lo que querías discutir?

Kumopansa suspiró cansada pero no volvió a abrir su bocaza. Yo me llevé el caramelo a la boca y empecé a saborearlo a la espera de lo qué fuera que Juro quisiese decir respecto a la conversación anterior.
[Imagen: kidomaru.gif~c200]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder