Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Estamos en Entretiempo, Otoño del año 217.
Últimos rumores: Durante el mes de Augurio la situación política de Oonindo dio una sacudida que casi causa una guerra. Uzumaki Gouna, la Cuarta Uzukage, murió durante una reunión de los tres líderes de las aldeas más importantes en Kusagakure. Ame acusó a Kusa, y Kusa acusó a Ame. Durante la mayor parte del mes, se creó un rencor entre los ninjas de ambas potencias al que finalmente puso fin la propia Uzushiogakure. Zoku, un traidor a la villa, se había hecho con el poder y asesinado a Gouna intentando inculpar a las otras dos aldeas. El orden fue restablecido por el Daimyo de la Espiral, y Uzushio emitió una disculpa pública. Circula el rumor de que Zoku selló a un bijuu en dos genin, pero sólo los uzujin conocen su identidad. Sólo se conoce que se hacen llamar los Hermanos del Desierto.

Uzushiogakure: el nuevo mandato de Sarutobi Hanabi como Quinto Uzukage legítimo ha sido recibido con los brazos abiertos, pero hay un sentimiento generalizado de temor a un nuevo cambio de líder. Sin embargo, la gestión de la aldea se está produciendo como debería, así que hay esperanza colectiva en que esta vez todo vaya bien. La relación con las demás aldeas se mantiene neutral, pero, sintiéndose debilitados, los shinobi consideran que tal vez podrían llegar a ser una amenaza, de modo que hay cierto clima de desconfianza hacia Kusagakure y Amegakure, al mismo tiempo de que todos saben que la culpa de todo la han tenido ellos mismos.

Kusagakure y Amegakure: la noticia de que la propia Uzushiogakure había sido la causante de la muerte de su propia líder fue recibida con algo de alivio, aunque inevitablemente algo de rencor, aunque sea muy ligero, ha penetrado en los shinobi de ambas aldeas para con las otras. Hacia una porque creían que habían traicionado al Pacto y hacia la otra porque la inestabilidad de su liderazgo les causa desconfianza, escépticos de que este nuevo líder no sea otro peligro.
(C) El Resplandor
«Compañeros de equipo… Ya». Definitivamente, el aire puro había devuelto a Akame a su normalidad. ¿Qué se había encariñado con él? ¿Qué entre ellos dos empezaba a surgir algo parecido a la amistad? Akame no entendía de tales palabras. Él era un profesional, y los profesionales ayudan a sus camaradas…

…siempre y cuando no ponga en riesgo en modo alguno a la misión.

Se sonrió. Tampoco él sentía mucho más por él. Todavía quedaba mucho, todo un bombardeo de misiones y aventuras, para que la gente empezase a conocerles como los Hermanos del Desierto. Por el momento, solo eran dos chavales que empezaban a caerse bien y tenían que compartir misiones, comida y casa. Y, hablando de comida… iba a ponerse las botas.

El Uchiha solo paró de llenarse el bandullo cuando una joven chica pelirroja le interrumpió, abrazándole a él y a Akame. Cuando oyó que la misión había sido sellada con éxito, le devolvió el abrazo, y hasta levantó un puño, eufórico. Su cerebro no veía un número más para engordar su expediente, sino mil ryos que se iba a inyectar en vena. Metafóricamente, claro.

¡Eso es, joder! ¡Eso es! —Visiblemente animado, hubo hasta espacio para sentimentalismos, iniciados por Eri al agradecerles por… todo. Datsue se encogió de hombros, como quitándole importancia—. No te preocupes, Eri-chan. Tendrás más oportunidades para trabajar junto a Datsue el Intrépido.

Rio.

Era broma, era broma. También fue un placer trabajar con vosotros.

El resto del día, y quizá del viaje de vuelta también, Datsue se la pasaría vacilando a Akame por el somier, hasta que una de sus miradas le indicó que era mejor que no continuase.
[Imagen: 22eN5LL.gif]

Un Uchiha no olvida

Objetivos:

[Imagen: e374e059913de8f936bec584d97155e2.png]

Posibles Aliados:

[Imagen: 49ee98dafe213ac79c85717af74fe2db.png]

Responder
Akame se sobresaltó al sentir cómo un brazo le agarraba por la espalda. Sin embargo, pronto se dio cuenta de lo que la mano que había al final del mismo sujetaba; un pergamino de misión con la letra "C" escrita en el sello. Y, a juzgar por la persona a la que pertenecía dicho brazo, el Uchiha tenía una idea muy clara de lo que significaba.

«Lo conseguimos...»

Era su primera misión de rango C, y la habían cumplido con éxito contra viento y marea. Las cosas se habían torcido de una forma inimaginable e, incluso mucho tiempo después, probablemente ninguno llegaría a entender completamente lo que había ocurrido en aquel pequeño pueblo de las Planicies del Silencio llamado Ichiban.

Akame sintió cómo a su lado Datsue se ponía en pie, eufórico, y abrazaba a Eri. Él también quiso hacerlo, pero reprimió esas ganas y se limitó a bajar la mirada, con una sonrisa de oreja a oreja. Bebió un sorbo de té para disimularlo y añadió sin complejos.

Creo que formamos un gran equipo. Buen trabajo, Eri-san, Datsue-kun.

¿Les esperaban más aventuras en el futuro?

Sólo el tiempo lo diría...
Hablo - «Pienso» - Narro

黒狼

Ichibi no Jinchuuriki

[Imagen: 1Mzzj1T.png]
Responder