Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual (global): Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar, quizás más esperada que la anterior. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Sea como fuere, la banda sigue ahí fuera. Más perseguida que nunca por el crimen más grande de la historia reciente. Pero quizás no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Uchiha Datsue Sin conexión
Jōnin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 38
Exp: 106 puntos
Dinero: 505 ryōs
· Fue  70
· Pod  100
· Res  40
· Int  80
· Agu  60
· Car  100
· Agi  70
· Vol  80
· Des  80
· Per  60
«Compañeros de equipo… Ya». Definitivamente, el aire puro había devuelto a Akame a su normalidad. ¿Qué se había encariñado con él? ¿Qué entre ellos dos empezaba a surgir algo parecido a la amistad? Akame no entendía de tales palabras. Él era un profesional, y los profesionales ayudan a sus camaradas…

…siempre y cuando no ponga en riesgo en modo alguno a la misión.

Se sonrió. Tampoco él sentía mucho más por él. Todavía quedaba mucho, todo un bombardeo de misiones y aventuras, para que la gente empezase a conocerles como los Hermanos del Desierto. Por el momento, solo eran dos chavales que empezaban a caerse bien y tenían que compartir misiones, comida y casa. Y, hablando de comida… iba a ponerse las botas.

El Uchiha solo paró de llenarse el bandullo cuando una joven chica pelirroja le interrumpió, abrazándole a él y a Akame. Cuando oyó que la misión había sido sellada con éxito, le devolvió el abrazo, y hasta levantó un puño, eufórico. Su cerebro no veía un número más para engordar su expediente, sino mil ryos que se iba a inyectar en vena. Metafóricamente, claro.

¡Eso es, joder! ¡Eso es! —Visiblemente animado, hubo hasta espacio para sentimentalismos, iniciados por Eri al agradecerles por… todo. Datsue se encogió de hombros, como quitándole importancia—. No te preocupes, Eri-chan. Tendrás más oportunidades para trabajar junto a Datsue el Intrépido.

Rio.

Era broma, era broma. También fue un placer trabajar con vosotros.

El resto del día, y quizá del viaje de vuelta también, Datsue se la pasaría vacilando a Akame por el somier, hasta que una de sus miradas le indicó que era mejor que no continuase.
[Imagen: IlnxclV.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
Responder
Uchiha Akame Sin conexión
Miembro de Sekiryū
Dragón Rojo
Nivel: 29
Exp: 206 puntos
Dinero: 50 ryōs
· Fue  40
· Pod  60
· Res  40
· Int  100
· Agu  60
· Car  40
· Agi  80
· Vol  60
· Des  60
· Per  60
Akame se sobresaltó al sentir cómo un brazo le agarraba por la espalda. Sin embargo, pronto se dio cuenta de lo que la mano que había al final del mismo sujetaba; un pergamino de misión con la letra "C" escrita en el sello. Y, a juzgar por la persona a la que pertenecía dicho brazo, el Uchiha tenía una idea muy clara de lo que significaba.

«Lo conseguimos...»

Era su primera misión de rango C, y la habían cumplido con éxito contra viento y marea. Las cosas se habían torcido de una forma inimaginable e, incluso mucho tiempo después, probablemente ninguno llegaría a entender completamente lo que había ocurrido en aquel pequeño pueblo de las Planicies del Silencio llamado Ichiban.

Akame sintió cómo a su lado Datsue se ponía en pie, eufórico, y abrazaba a Eri. Él también quiso hacerlo, pero reprimió esas ganas y se limitó a bajar la mirada, con una sonrisa de oreja a oreja. Bebió un sorbo de té para disimularlo y añadió sin complejos.

Creo que formamos un gran equipo. Buen trabajo, Eri-san, Datsue-kun.

¿Les esperaban más aventuras en el futuro?

Sólo el tiempo lo diría...
Diálogo - «Pensamiento» - Narración

Mangekyō utilizado por última vez: Flama, Verano de 219

¿Eres nuevo en el rol? ¡Echa un vistazo a mi Compendio de Buenas Prácticas!
Responder