Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.




El acero peregrino
Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 13 puntos
Dinero: 650 ryō
#31
Se escuchó venir desde el tercer piso la voz de Katsudon. Aunque no estaba solo por lo que podía escucharse.

¡Pero mujer! ¡Si son sólo armaduras!

Eso me hizo recordar el destello que había visto. ¿Acaso no había sido solo el sol reflejado en la ventana?

¡Ya, ya lo sé! P-pero es que por el rabillo del ojo me pareció ver que se movía y creí que...

¿Podía una armadura asomarse por la ventana?

¿Qué va a ser? Además, con esa espada que llevas seguro que quien te ataque iba a sufrir más que tú.

Se escuchó el ruido de una espada envainandose. Interesante.

Tamashigiri sirve para cortar la carne, a pesar de su nombre, no a un... a un...

¿A un qué?

A un fantasma.

Dije mientras entraba a la habitación. Había gente, como katsudon, que no creía en los espiritus, pero en mi familia se honraba y temía a los antepasados. Incluso había escuchado leyendas de mi padre que contaban como un herrero había conseguido mantener su espíritu dentro de la ultima espada que forjó.

¿Otro shinobi?

Mas o menos. Sasaki Reiji, encantado.

¡Ah, Reiji-kun! Me complace anunciar que se trataba de una falsa alarma — Río el grandullón.

Fantasmas y espíritus no se, pero a las armaduras de abajo les falta el casco, quizás alguien ande correteando por el castillo con ellos puestos. Yo también creo haber visto algo por la ventana mientras pasábamos por al lado.

No le preste tanta atención visual a la mujer como se lo presté a la espada que portaba. Una gran espada en una vaina de plata y con una misteriosa inscripción en lenguaje antiguo que no alcanzaba a leer bien.

Me acerque a mirar. No a la mujer, a la espada.

¿Puedo verla? —Dije señalando a la espada. —La espada.

No quería malentendidos.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#32
La chica dudó. Parecía que estaba reticente a enseñarle la espada a Reiji, pero en verdad lo que le ocurría es que todavía estaba asustada por lo que el chico acababa de decir sobre alguien correteando con un casco puesto.

Miró las espadas de Reiji.

¿Un espadachín entre los shinobi? —Sonrió timidamente—. Mírala... es la espada que me legó mi padre antes de... Bueno. —Se levantó, se acercó a Reiji y le acercó la vaina de la espada. Pero no llegó a soltarla. La agarraba firmemente.

Desde allí, Reiji pudo leer la inscripción perfectamente.

No se puede acabar con el cuerpo sin cortar el alma, porque un guerrero tullido aún conserva su convicción. Sólo pierde si ha perdido su voluntad de luchar.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 13 puntos
Dinero: 650 ryō
#33
La chica dudó. Normal. No me conocía de nada y yo acababa de llegar y pedirle que me la enseñara. La espada.

¿Un espadachín entre los shinobi? —Uno no elige donde nace, pero aprende a vivir con ello. —. Mírala... es la espada que me legó mi padre antes de... Bueno.

La muchacha se acerco y me enseño la espada sin soltarla. Normal. Pa fiarse de un desconocido. La vaina de la espada era muy bonita y tenia una inscripción la mar de cierta. Al menos para mi, que había vivido algo similar.

Pero como herrero, la vaina era lo que menos me interesaba de la espada, por que por muy bonita que pudiera ser...

En realidad...¿Puedo ver la hoja? —Estaba ignorando completamente al pobre Katsudon, aunque tampoco parecía tener problemas con mi curiosidad. —A parte de shinobi y espadachin, también soy herrero, hago espadas y otro tipo de armas, ahora mismo me puede la curiosidad por comprobar la calidad de la hoja.

Vale. Es cierto, yo solo era aprendiz de herrero, pero ya había hecho alguna espada que había pasado los estándares de calidad hiperperfe cionistas de mi padre.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#34
La muchacha levantó una ceja y bajó la espada. La encajó en el cinturón con gracia y se dio la vuelta, volviendo con Katsudon.

No sé cómo será en tu tierra, shinobi, pero un samurai sólo desenvaina la katana si está dispuesto a usarla. Las hojas no se admiran, se sienten. Quizás haya alguna oportunidad, si quieres entrenar conmigo en otro momento.

Katsudon había recibido muchos golpes desde que se había encontrado con la misteriosa chica, pero aquél le había descolocado totalmente.

¡Samurai! ¡Entonces eres uno de ellos! No tienes ni idea de qué casualidad... nosotros íbamos hacia el Hierro.

¿Hacia el Hierro? ¿Por qué motivo? —se interesó ella, dando un paso hacia adelante.

En realidad, no sé si debería decírtelo... —Katsudon se rascó la nuca, incómodo—. Es una información muy delicada.

Mi nombre es Sendo Koichi, hija de Sendo Hagane, antiguo y difunto líder de los samurai de Sanrō-yama. Mi padre ha sido asesinado por alguien que se hace llamar Kurama.

»La información que poseemos puede sernos de ayuda mutuamente. —Koichi clavó una respetuosa reverencia.

Katsudon se había quedado helado.

...¿el viejo Hagane ha muerto? ¿Entonces, ahora...?

Koichi se enderezó.

Gobierna mi madre. Sendo Yuuna. Viajo en su nombre para comunicarlo a Hanabi-dono y para advertirle de que quizás los shinobi seáis su próximo objetivo.

»Porque mi padre era un jinchuuriki.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 13 puntos
Dinero: 650 ryō
#35
La muchacha me miro raro, como si hubiera dicho una locura, y luego se guardo la espada y miró a Katsudon.

No sé cómo será en tu tierra, shinobi, pero un samurai sólo desenvaina la katana si está dispuesto a usarla. Las hojas no se admiran, se sienten. Quizás haya alguna oportunidad, si quieres entrenar conmigo en otro momento.

Creo que te equivocas, no te hablo como shinobi, te hablo como herrero. En tu tierra no lo se. —Quizas allí no había ninguno, aunque seria raro que no lo hubiera en una tierra de espadachines. Lo que seguro, ninguno seria tan bueno como mi padre. —Pero en la mia cuidamos nuestras espadas, y para poder cuidarlas y afilarlas, el herrero tiene que desenvainarla. —Por que si no... Ya me dirás tu como cuidabas la hoja de tu espada. —Nosotros, los herreros, somos los médicos de las espadas. Llevo encima las herramientas para cuidarlas, y quería comprar el estado de la tuya, así como apreciar el trabajo de otros.

Yo estaba tan a lo mio, que no fui realmente consciente de lo que dijo, hasta que Katsudon reaccionó.

¡Samurai! ¡Entonces eres uno de ellos! No tienes ni idea de qué casualidad... nosotros íbamos hacia el Hierro.

Samurai...Hierro...¡Verdad! Nuestra misión era informarlos a ellos de los generales. Aquello era... Demasiado perfecto como para alegrarse.

¿Hacia el Hierro? ¿Por qué motivo?

En realidad, no sé si debería decírtelo... —No, no debería. ¿Que pruebas teníamos de su palabra —. Es una información muy delicada.

Mi nombre es Sendo Koichi, hija de Sendo Hagane, antiguo y difunto líder de los samurai de Sanrō-yama. Mi padre ha sido asesinado por alguien que se hace llamar Kurama.

»La información que poseemos puede sernos de ayuda mutuamente.

...¿el viejo Hagane ha muerto? ¿Entonces, ahora...?

Lo siento. Espero que muriera luchando

Dije haciendo una pequeña reverencia, por cortesía. Ya decía yo que, aquello era demasiado bueno para alegrarse.

Gobierna mi madre. Sendo Yuuna. Viajo en su nombre para comunicarlo a Hanabi-dono y para advertirle de que quizás los shinobi seáis su próximo objetivo.

»Porque mi padre era un jinchuuriki.

Después de todo aquello, mis palabras solo parecían estupideces. Cosas de niños al lado de una conversación de adultos. ¿Era yo adecuado para estar allí? ¿Era la persona indicada para recibir toda esa información?

En realidad, ya daba igual que las respuestas fuesen negativas. Ya lo había escuchado todo. El destino lo había querido así y no había vuelta atrás.

Después de todo esto lo que tengo que decir parecera una locura, pero..

Dije antes siquiera de Katsudon tuviese tiempo de hablar o reaccionar.

¡Pelea conmigo!

Me salio del Alma. Alguien podría pensar que la retaba para comprobar que era una samurái de verdad y no alguien que intentaba mentirnos, pero...

Pero en realidad yo no era lo bastante inteligente para plantearme si quiera que aquello podía ser un engaño muy elaborado.

Yo solo quería cruzar mi espada con ella desde que había escuchado la palabra samurái. Por que yo jamas había salido de la aldea. Por que yo jamas había peleado con nadie que no fuera mi madre.

Y los mas importante, por que yo había escuchado que los samuráis eran los mejores espadachines de Oonido, y yo no quería solo verlos. Quería sentirlo, vivirlo, experimentarlo.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#36
Katsudon se había quedado con la boca tan abierta que probablemente habría hecho falta la fuerza de tres hombres para cerrarla. Sólo salió de su ensimismamiento cuando el muy inconsciente de Reiji propuso algo totalmente fuera de lugar. Y recibió un buen capón por ello, vaya que sí.

¡Pero muchacho! ¡Cómo se te ocurre decir algo así en un momento como este!

Aunque Yuuna parecía tan perpleja e indignada antes de este gesto, la situación acabó por hacerle gracia y rio.

Caramba, Yuuna-san... me temo que tenemos mucho de qué hablar. —Katsudon se inclinó en una reverencia respetuosa—. Soy Akimichi Katsudon, mano derecha de Hanabi. Creo que no tendrás que llegar a Uzushiogakure. —Yuuna pareció bastante feliz. Si había acabado en aquella mansión abandonada, es que no le estaba siendo fácil orientarse en el tramo final del viaje—. Y, bueno. No tengo problema en compartir contigo la información que tenemos, pero aún así cumpliremos nuestra misión original y viajaremos al Hierro. Tengo una proposición importante que hacerle a vuestra nueva líder, y me temo que tendremos que presentar nuestros respetos ante ella. Estas cosas hay que hablarlas en persona.

A modo de asentimiento, Yuuna, inclinó la cabeza. Caminó al lado de Reiji, pasando de largo.

Entonces será mejor que nos pongamos en marcha cuanto antes. Por cierto, Sasaki-san —dijo—. ¿Sabes cuál es una cualidad muy valiosa para un shinobi, para un samurai y también para un herrero?

»La paciencia. Tendrás tu combate. Pero esperaremos al momento apropiado. —Se detuvo, giró el rostro a medias hacia Reiji y sonriéndole de reojo añadió—: Por cierto, todos los samurai aprendemos a cuidar de la salud de nuestras espadas. Gracias, pero Tamashigiri no necesita ningún "médico".

Comenzó a descender las escaleras.

Katsudon miró a Reiji y se encogió de hombros. Luego, siguió a Yuuna.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 13 puntos
Dinero: 650 ryō
#37
¡Pero muchacho! ¡Cómo se te ocurre decir algo así en un momento como este!

Me llevé las manos a la cabeza, las enormes manos de Katsudon eran como un martillo, y golpeo mi cabeza como mi padre golpeaba el acero.

Lo siento, me he emocionado y no he podido evitarlo.

Me había salido del alma. Era como una necesidad que tenia que ser saciada y sentía que si no lo hubiera dicho, hubiese explotado. Aún así, después del golpe de katsudon y de enfriar la mente, comprendí que me había precipitado. A parte de mis palabras, hice una pequeña reverencia como disculpa.

Tendría que aprender a controlar mis emociones.

Caramba, Yuuna-san... me temo que tenemos mucho de qué hablar. Soy Akimichi Katsudon, mano derecha de Hanabi. Creo que no tendrás que llegar a Uzushiogakure. — Por tamaño, era la mano derecha, la izquierda e incluso la barriga de Hanabi. Pese a la seriedad del momento, no pude evitar imaginarlo—. Y, bueno. No tengo problema en compartir contigo la información que tenemos, pero aún así cumpliremos nuestra misión original y viajaremos al Hierro. Tengo una proposición importante que hacerle a vuestra nueva líder, y me temo que tendremos que presentar nuestros respetos ante ella. Estas cosas hay que hablarlas en persona.

Ah vaya, con una muchacha que acaba de conocer y que afirmaba ser la hija de la líder de los samuráis no tenia problema en compartir la información, pero cuando yo, que era de su propia aldea, le preguntaba, no quería contestarme. Por poco y ni siquiera me cuenta los peligros del camino.

Entonces será mejor que nos pongamos en marcha cuanto antes. Por cierto, Sasaki-san —dijo—. ¿Sabes cuál es una cualidad muy valiosa para un shinobi, para un samurai y también para un herrero?

La perseverancia.

»La paciencia.

Bueno. Vale. Eso también. Pero yo no estaba impaciente, solo excitado, y no en el sentido sexual de la palabra. Era la primera vez que salia de la aldea en busca de aventuras. Era la primera vez que me cruzaba con un samurái, maestros de la espada.

»Tendrás tu combate. Pero esperaremos al momento apropiado. —El hecho de saber que no había rechazado pelear conmigo ya era suficiente. Yo no tenia prisa.—: Por cierto, todos los samurai aprendemos a cuidar de la salud de nuestras espadas. Gracias, pero Tamashigiri no necesita ningún "médico".

Ella comenzó a descender las escaleras.

Katsudon me miró y se encogió de hombros antes de seguir a la Samurái.

Obviamente seguí a Katsudon.

No pasa nada — dije cuando logré ponerme a la altura de Katsudon. —Algún día, cuando mi padre se retire y yo herede la forja, mi nombre sera famoso en el mundo entero e incluso los Samuráis querrán tener mis armas. Todo Oonido las querrá.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#38
Katsudon no estaba nada convencido de que los samuráis fueran a querer jamás las armas de Reiji. Como ya le había explicado al chico, los samurai eran un pueblo aislacionista y autárquico. Y si había algo para lo que fueran realmente proteccionistas eso eran sus espadas. Sabía bien que las forjaban ellos mismos y que no aceptaban acero que no fuese de su patria. ¡Joder, ni siquiera estaba seguro de que se considerasen parte de Oonindo!

Los tres salieron del edificio y se encaminaron hacia Yamiria. El viaje fue largo y el silencio era tan denso que ni una de esas dichosas katanas podría haberlo cortado. Si en el grupo de los dos de Uzushio no había mucha confianza todavía, en el nuevo trío era prácticamente inexistente.

Pero llegaron. Llegaron de noche. A aquellas horas la ciudad todavía era un bullicio. Quizás a aquellas horas comenzaba a serlo. Ya se veía, incluso, al ocasional grupo de jóvenes algo contentillos, agarrados de los brazos, que cantaban canciones despectivas sobre cierto país del oeste.

Quién fuera joven.

¿Para emborracharte necesitas ser joven?

No. Para aguantarlo sí.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Reiji Sin conexión
Civil en Uzushio
Ninjas de Uzushio
Nivel: 7
Exp: 13 puntos
Dinero: 650 ryō
#39
Nada. Nadia decía ni una sola palabra. ¿Sería por que estaba yo allí que Katsudon no hablaba? ¿Preferiría haber viajado solo o estar solo con la chica Samurái? ¿Le molestaría la tarea de cuidar de mi? Eso, y por que no habíamos cogido el barco directamente en las costas del remolino hacia las islas del té era lo que mas me intrigaba y revoloteaba en mi cabeza.

Quizás lo peor era lo de Katsudon. Parecía un tipo simpático y amable, buena gente. Sin embargo, evitaba dirigirme la palabra, y la verdad es que no sabia de que hablar con él. Vale que era mi superior, pero también quería que fuera mi compañero en mi primera aventura.

No volví a hacer esfuerzos por alcanzar a Katsudon, Preferí quedarme detrás aunque sin perderlo. La verdad era que me sentía bastante fuera de lugar y quizás aquello era lo mejor.

Aún así llegué con ellos a la ciudad. Llegamos cuando la noche ya había caído, pero llegamos. Las calles estaban muy animadas y llenas de gente, incluso había ya grupos de gente un poquito...borrachos.

Quién fuera joven.

¿Para emborracharte necesitas ser joven?

No. Para aguantarlo sí.

Quise decir algo, básicamente lo que pensaba de emborracharse como diversión, pero lo pensé dos veces y preferí callarme. Quizás era lo mejor, el silencio. Simplemente me dedique a seguirles bien calladito.
"The thing is, when you save a person's life, it means that you won't be able to save someone else's."
——————————————-
"People die if they are killed.Because you are correct it doesn't mean you are right."
Responder