Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Kreuzung III
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#1
No podía creerse la suerte que tenía. ¿Desde cuando un plan de Zaide salía como lo esperado? Allí, bajando por las escaleras hacia enfermería —vacías pues todo el mundo corría por caminos que llevaban al exterior y no a las entrañas del estadio—, se encontró con su objetivo. A su objetivo y a ningún otro más. Suerte que tenía la máscara puesta, o le habría enseñado la boca abierta de par en par.

Algo no va bien. —dijo ella, cuando consiguió reaccionar.

¡Espere! ¿Qué ha pasado?

Todavía no lo sabemos con exactitud —respondió mientras bajaba las escaleras que les separaban—. Pero, Guardiana —la llamó, tal y como Kaido le había aconsejado—, debe dirigirse con urgencia del punto A al punto B.

El punto A era el dedo índice que acababa de levantar a la altura de la cabeza, y el punto B el dedo de la otra mano a la misma altura. Había practicado aquel movimiento decenas de veces, sino más. No era más que un truco de magia barato. Hacías que el espectador desviase la vista hacia un sitio, y desde el otro lado llegaba la sorpresa.

Llegaba la…

El punto A son estas escaleras, y el punto B…

… la patada lateral que le lanzó a la cadera. Potenciada con una pequeña dosis de chakra, para que doliese un poco.

¡…el calabozo! ¡De donde no deberías haber salido nunca, MONSTRUO!


- PV:

200/200


- CK:

270/330

-60


1 AO


Nivel 24:
Fuerza 30 · Resistencia 40 · Aguante 40 · Agilidad 60 · Destreza 80
Poder 40 · Inteligencia 60 · Carisma 60 · Voluntad 60 · Percepción 60

- Técnicas: Ōkashō x5
- Daños: 16PV (Patada) + 100 PV (Ōkashō)


  • Portaobjetos básico (¿?/10) [costado izquierdo]
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#2
Un Kage Bunshin de Kintsugi corría entre la marabunta de gente que se acumulaba por los pasillos de salida. Reinaba el caos más absoluto, y el desalojamiento del estadio estaba siendo, cuanto menos, descontrolado. Las personas se empujaban unas a otras. Pobre aquel que cayese con tantos pies pisándose unos a otros.

Pero la Morikage logró sortearlos a todos, grácil como una mariposa. Se coló por la entrada que llevaba a la enfermería y, a medio camino de bajar por las escaleras. Lo vio. Allá abajo, la figura de una mujer enmascarada atacaba a otra con una patada cargada de chakra.

Esa otra persona era Aotsuki Ayame. La Jinchūriki.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 29
Exp: 19 puntos
Dinero: 2420 ryōs
#3
Todavía no lo sabemos con exactitud —respondió la voz de una mujer tras la máscara, mientras terminaba de bajar las escaleras que las separaban—. Pero, Guardiana...

Ayame —la corrigió la de Amegakure, de forma casi automática. Hacía mucho que había abandonado el título de Guardiana, y le producía repelús el solo escucharlo.

Pero no fue aquel tipo de repelús lo que sintió de repente entre los omóplatos. Aquella sensación electrizante, cosquilleante e inquietante a partes iguales que la congeló momentáneamente en el sitio, pálida como la cera. Y parecía que no era la única que lo había sentido.

«Señorita...»

Debe dirigirse con urgencia del punto A al punto B.

Q... ¿Qué? —Ayame sacudió la cabeza, volviendo al mundo real. ¿A qué se refería con los puntos A y B? ¿Era algún tipo de código que se había perdido?

Pero la misteriosa mujer levantó sendos dedos índice a la altura de la cabeza.

El punto A son estas escaleras —comenzó a explicar—, y el punto B…

Pudo verlo, pero el movimiento fue tan rápido que a Ayame no le dio tiempo a reaccionar para evitarlo. Una pierna envuelta en chakra se dirigió contra su cadera a toda velocidad y la atravesó limpiamente. Como quien asesta una patada al reflejo de la luna en el agua, el cuerpo de Ayame estalló súbitamente en una enorme masa de agua.

¡…el calabozo! ¡De donde no deberías haber salido nunca, MONSTRUO!


Fuerza de Kunoichi misteriosa < Poder de Ayame


Pero el agua había rodeado la pierna con la que había entrado en contacto, y se había vuelto tan viscosa como la mermelada. Aprovechando el momentáneo segundo de parálisis, Ayame reconstituyó su torso y entrelazó las manos en un único sello: Pájaro.

Cargó su voz con su propio chakra, y el chillido que emitió reverberó en todos y cada uno de los ladrillos y los escalones de piedra para taladrar los oídos de su agresora y rechazarla hacia atrás. Pero Ayame no perdió la ocasión, saltó sobre ella y la inmovilizó contra el suelo agarrando sus muñecas y apoyando las rodillas sobre sus piernas para evitar cualquier movimiento indeseado.

¡¿Quién eres?! ¡¿Por qué me has atacado?! ¡¿Qué está pasando ahí fuera?!

Ayame estaba acostumbrada a que desearan su encierro y a que la llamaran monstruo. No era eso lo que le importaba, sino el hecho de que la hubiese atacado de aquella forma tan gratuita. ¿Sería alguien de Kusagakure? Era lo único que se le ocurría para un odio tan visceral.

Pero entonces una sombra pasó junto a ellas. Una sombra de blanco, con un sombrero verde sobre la cabeza que no pareció prestarles ni un mínimo de atención. Ayame palideció momentáneamente, presa de la sorpresa. Pero si no había reaccionado a la presencia de la enmascarada ni a su ataque, eso quería decir que no debía ser un miembro de su aldea...

¿No?

¡MORIKAGE-DONO...! —gritó, a sabiendas de que no la escucharía.

Pero tenía que enviar el mensaje. ¡Era de vital importancia para todos!





PV:

118/260

-70 PV

CK:

157/330

-73 CK


Fuerza 30 Resistencia 40 Aguante 40 Agilidad 100 Destreza 60
Poder 60 Inteligencia 70 Carisma 50 Voluntad 40 Percepción 100

·Hitai-ate [Hombro derecha, manga]
·Carcaj con 15 flechas restantes [Espalda]
·Portaobjetos básico [Pierna derecha]
·Portaobjetos Avanzado [Parte baja de la espalda]

¤ Suika no Jutsu (Clan Hōzuki)
¤ Suika no Jutsu: Henkō Nendo (Primer alterador)
¤ Seidō: Ningyo no Umeki (Segunda evolutiva)



[Imagen: 6d3rmNq.png]

· En un kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· Concha dada a Uchiha Datsue. (Ascua, 219)
· En una cueva en la pared de un acantilado en el Bosque de Azur (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Aburame Kintsugi Sin conexión
Morikage (Cuenta PnJ)
Ninjas de Kusa
#4
Una de las réplicas de Kintsugi se dirigió a toda prisa hacia uno de los extremos del estadio. El pánico cundía a su alrededor mientras los shinobi hacían todo lo posible por desalojar el lugar, pero la gente se agolpaba aterrorizada y los gritos y los llantos inundaban sus oídos, taladrándolos. Ella no les prestó demasiada atención, su cometido era otro bien diferente. Esquivó a la gente como buenamente pudo e ingresó por uno de los accesos al interior del edificio.

Y allí, abajo en las escaleras, las vio a ambas. La jinchūriki de Amegakure se estaba enfrentando a una figura enmascarada; una mujer, a juzgar por el tono de su voz. Kintsugi se detuvo momentáneamente, observando el panorama. La enmascarada no portaba ningún tipo de bandana que delatara su procedencia, pero no creía que ningún shinobi de Uzushiogakure o de Amegakure atacaría a Ayame sin ton ni son. De eso se trataba la Alianza, después de todo. Pero tampoco la reconocía como una kunoichi propia, así que eso sólo les dejaba una opción posible.

«¿Una de los Dragones?» Meditó en silencio.

Fuera como fuese, no era de su incumbencia. Lo último que le importaba en aquellos momentos era el bienestar de la Guardiana. No le importaba si vivía o si moría, ni el por qué, ni a manos de quién. Aotsuki Ayame no era más que un monstruoso insecto que debía ser aniquilado. Pero no sería ella quien le pusiera la mano encima. No era tan estúpida como para provocar de esa manera a la Alianza. Por eso, simplemente, se limitó a pasar junto a ellas sin ninguna intención de intervenir. Pero entonces...

¡MORIKAGE-DONO...!

Escuchó una voz tras su espalda y Kintsugi se detuvo momentáneamente. Giró la cabeza lo justo para comprobar que, la persona que la estaba llamando, era precisamente la última persona que tenía el derecho a dirigirse hacia ella. Se volvió en silencio, y continuó su camino.

Pero Aotsuki Ayame podía llegar a ser tan obstinada como una molesta mosquita.

¡¡MORIKAGE-DONO!! ¡¡NO SÉ DÓNDE ESTÁ, PERO ESTÁ AQUÍ!! ¡¡KURAMA ESTÁ AQUÍ!!

Kintsugi no llegó a detener sus pasos, pero aquellas palabras fueron como un jarro de agua fría para ella. El sudor resbaló por su mejilla, y la Morikage tuvo que contener la rabia que había empezado a borbotar en su pecho, pugnando por estallar.

Ahora tenía aún más razones para encontrar a sus shinobi.




- PV:

30/30


- CK Clon:

136/156

(Regeneración dividida por dos)
1 AO


- Daños: -
- Técnicas: -

- Fuerza: 70
- Resistencia: 60
- Aguante: 70
- Agilidad: 90
- Destreza: 100
- Poder: 90
- Inteligencia: 80
- Carisma: 40
- Voluntad: 100
- Percepción: 70

Portaobjetos avanzado:
-Esposas supresoras de chakra

Mecanismo oculto de kunai: (x2)
-Kunai (x2)

Lado izquierdo de la cadera:
-Uchigatana

Responder
Kuroyuki Sin conexión
???
#5
Con la marcha de la Morikage, quien dejó abandonada a Ayame a su suerte, llegó el silencio. Y tras el silencio, el eco de unos pasos medidos, delicados. Quizás fuese porque la recién llegada compartía técnicas con su hermano Kōri, o quizás era ese sexto sentido que compartía ella con Kokuō: hacía un poco más de frío. Ayame lo supo cuando la vio; aunque vestía diferente, jamás se le podría haber olvidado ese rostro de ojos negros y tez pálida. Esas marcas redondas bajo los ojos. Ese pelo liso, cuidado, que descendía ordenado por debajo de sus hombros.

Kuroyuki se quitó la capucha.

Aotsuki Ayame —dijo. Luego, su voz moduló a un tono más grave, más potente, más terrorífico—. Hermana. ¿Qué significa esto? —Los ojos de Kuroyuki cambiaban de negro a un rojo profundo a medida que su voz volvía a la normalidad y se volvía a romper—. Revirtieron de nuevo el sello...

No. No hay sello. Puedo sentirlo.

Mmh. —Kuroyuki dio un paso adelante. Se fijó en la ANBU enmascarada con la que luchaba Ayame—. ¿Tú también eres de Dragón Rojo?

Mandé un mensaje a través del Uchiha. Simple, directo. Y aquí estáis, jugando... ¿a qué?

»Y lo mismo digo por ti, Hermana. ¿A qué juegas?

«Kurama. ¿Debería...?»

«Espera. Necesitamos respuestas.»
1
1
1
1
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#6
La respuesta a tantas preguntas no tardó en llegar.

Quizá no la que Kuroyuki suponía.

Seguramente tampoco como Kurama se lo esperaba.

Desde luego no la que Kokuō creía.

Definitivamente no como Ayame pensaba.

Y, más todavía, no la que la kunoichi misteriosa hubiese dado.

Verán, la respuesta llegó en forma de trébol de cuatro hojas, dibujado en el ojo izquierdo de Ayame, ahora tan rojo como el corazón de Uzushiogakure no Sato. La respuesta llegó en forma de agua. La respuesta llegó desde otro mundo.

Kuroyuki, para oírla, tuvo que sumergirse en dicho mundo. Era uno curioso. El tiempo parecía pasar más lento, y solo había agua. Mucha. Un océano interminable, como el que las leyendas contaban era el mundo al principio de los tiempos, antes de la llegada de Izanami e Izanagi. Cabe detallar, por minúsculo que sea el detalle, que ella se encontraba bajo dicho océano. En el fondo de todo, bajo el peso y la presión de miles y miles de toneladas de agua.

Se ahogaba. Por puro instinto, su cuerpo buscaba la manera de encontrar oxígeno. Trataba de nadar hacia la superficie, de revolverse, de escapar. Nada funcionaba. Pasaba el tiempo. El corazón retumbaba en su cabeza como las campanadas de un templo. Tenía la cabeza a punto de estallar. La angustia era terrible. Al final, su cuerpo no aguantó más y buscó, desesperado, la única alternativa: abrir la boca, en un inútil intento por encontrar una gota de aire.

Las cosas se pusieron más interesantes a partir de ese punto. El agua entró por la garganta y le llenó los pulmones. Sufrió de espasmos. De una larga y lenta agonía.

Dicen que ahogarse es de las peores muertes que alguien puede tener.

Kuroyuki murió mil veces. Y, después, otras mil más.

No era para tanto. Tan solo duró semanas. Una tal Aiko tuvo que aguantar meses.


¤ Amatsu-Mikaboshi
¤ Dios de la Maldad y las Estrellas
- Tipo: Ofensivo (Genjutsu visual)
- Rango: S
- Requisitos: Uchiha 80, Hidari no Mangekyō
- Gastos: 96 CK (impide regen. de chakra)
- Daños: 160 PVVoluntad adversario
- Efectos adicionales: (ver descripción)
- Carga: 4
- Velocidad: Instantánea
- Alcance y dimensiones: Contacto visual
Dicen que el Mangekyō Sharingan no solo se despierta por un momento verdaderamente traumático, sino que se alimenta de él para dar forma a su poder. En el caso de Uchiha Datsue, parece ser cierto.

Y es que la habilidad despertada en su Hidari no Mangekyō está íntimamente relacionada a la desgracia acontecida a su amante. Con ella, es capaz de introducir a su oponente en un potente Genjutsu con el mero contacto visual, sumergiéndolo en las profundidades de un océano. Dentro de la ilusión, la víctima morirá de una de las peores formas posibles: ahogándose. De manera lenta, agónica y dolorosa. Solo para entonces revivir y ahogarse de nuevo, así una y otra vez, en un bucle que dura semanas, pese a que en la realidad solo habrá pasado segundos.

Al salir de la ilusión, el afectado sufrirá de un fuerte dolor en la cabeza y en el pecho del inmenso daño psicosomático recibido, y le costará respirar por unos instantes. Solo puede ser usado 1 vez por trama y oponente.

Además, producirá en la víctima el defecto Fobia agudizada a grandes acumulaciones de agua (mares, ríos, lagos…), y No sé nadar (por dicha fobia).

La duración de los defectos depende de la Voluntad del rival:
  • 1-9: Los defectos son permanentes.
  • 10-19: Los defectos duran 1 año.
  • 20-49: Los defectos duran 3 estaciones.
  • 50-79: Los defectos duran 2 estaciones.
  • 80-119: Los defectos duran 1 estación.
  • +120: Los defectos duran hasta el final de trama.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

2
1
1
1
1
1
Responder
Uchiha Datsue Sin conexión
MAMADÍSIMO
Jounin de Uzushio
Nivel: 36
Exp: 39 puntos
Dinero: 505 ryōs
#7
No tan lejos de allí, en el Lago Partido, una lágrima de sangre caía del ojo izquierdo de Uchiha Datsue.

«Ooooohhh»

«¡¡OOOOHHHH!! »

«¡JIAJIAJIAJIA!»

«¡JIAJIAJIAJIAJIA!»

Datsue apenas pudo llevarse una mano al rostro. Sangre fresca. ¿Una herida abierta, o…?

«¡Datsue! ¡¡Datsue, levanta!! ¡¡¡LEVÁNTANTE, HIJO!!! ¡¡¡TENEMOS TRABAJO QUE HACER!!!»

Pero el Uchiha estaba demasiado débil como para levantarse. Demasiado incluso como para que las pocas neuronas que le quedaban despiertas entendiesen lo que estaba pasando.

«¡Vamos hostia! ¡Deja de hacer el vago y levanta de una vez! ¡¡Tú venganza y la mía nos espera en el jodido ring!!»

Ghh… —apenas pudo farfullar.

«¡Serás debulucho!¡Ya me levanto yo por ti, joder!»

Impaciente, Shukaku tomó el control del cuerpo de Datsue. Se levantó como un rayo, furioso, contento, excitado e impaciente. Las cuatro cosas al mismo tiempo.

¡¡¡JAAAAAJIAJIAJIAJIAJIAJIA!!! ¡¡¡HA LLEGADO MI TUUUURNOOOO!!! ¡JIAAAAJIAJIAJIAJIAJIA!

¿Saben lo que es una bajada de tensión? Shukaku desde luego que no. Era algo demasiado humano, demasiado mortal. Por eso le pilló tan de sorpresa.

Quemierrrrdddaa…

Es lo que pasaba con los cuerpos humanos. Que cuando te levantabas demasiado de golpe después de perder un porrón de sangre, te desmayabas.


CC: 6 + 1 = 7
[Imagen: IlnxclV.png]

¡Agradecimientos a Daruu por el dibujo de PJ y avatar tan OP! ¡Y a Reiji y Ayame por la firmaza! Si queréis una parecida, este es el lugar adecuado


Grupo 1:
Datsue y Reiji, (Ascua, 220), Poder 80 e Inteligencia 80

Grupo 7:
Datsue y Juro, (Aliento Nevado, 218), Poder 60

Grupo 9:
Datsue, Daruu y Ayame, (Primera Flor, 219), Poder 60
1
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
#8
La kunoichi casi se muerde la lengua cuando cayó de espaldas contra el suelo, con las muñecas apresadas y con parte del peso de Ayame en sus piernas. Le habían dicho que era condenadamente rápida, pero no se imaginaba que tanto. Si a eso se le sumaba que previamente había sido aturdida por una de sus técnicas sonoras, el resultado era inevitable.

Pero ni de coña iba a responder a aquella pregunta. ¿Quién era? ¿Por qué la había atacado? Respuestas que todavía no podía dar.

Lo que jamás se hubiese esperado era que, de pronto, apareciese la Morikage. Eso sí que no entraba dentro del plan. Aquello era un problema. Un problema…

…que se solucionó él solo. Casi estaba celebrándolo cuando de pronto vino otro. Una mujer cuya voz y ojos mutaban a medida que hablaba. La voz de ella era escalofriante. La que hablaba cuando se le ponían los ojos rojos…

… le hicieron ganas de vomitar. No del asco, sino de un pavor tan profundo que provocó que se le revolvieran las tripas. ¿Qué coño estaba pasando? ¿Quiénes eran? Ayame había mencionado antes a Kurama. Zaide le había hablado de él. Bueno, Akame lo había hecho, entre comillas. Pero no era posible que aquella fuese…

No puede ser… —farfulló, paralizada.


- PV:

200/200


- CK:

290/330

+20


1 AO mantenida


Nivel 24:
Fuerza 30 · Resistencia 40 · Aguante 40 · Agilidad 60 · Destreza 80
Poder 40 · Inteligencia 60 · Carisma 60 · Voluntad 60 · Percepción 60

- Técnicas:
- Daños:


  • Portaobjetos básico (¿?/10) [costado izquierdo]
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

1
Responder
Kuroyuki Sin conexión
???
#9
Kuroyuki vio a través de aquél trébol de color carmesí, y más allá, sumergiéndose en la acogedora oscuridad que evocaban. Pronto, todo su mundo se vino abajo y se encontró en un espacio oscuro, diáfano, en silencio. Sin nada. Cuando trató de respirar y dio una bocanada de aire, lo comprendió: estaba bajo el océano. Manteniendo una aparente calma, trató de recordarse a sí misma que sólo se trataba de un Genjutsu. Una ilusión. Si cerraba los ojos y esperaba...

...y esperaba...

...y esperaba...

...a Kuroyuki le faltaba el aire. Abrió los ojos y no vio nada. Trató de nadar hacia arriba, aunque allá arriba sólo le esperaba oscuridad. Trató de deshacer la ilusión de forma desesperada, trató de pedir ayuda a Kurama, pero Kurama no estaba allí. Kurama, allí, no podía oírle. Kurama, en realidad, no podía hacer nada por ella.

Kuroyuki aguantó hasta que no pudo más. Su boca se abrió por puro reflejo, y respiró agua. Se sintió como una puñalada en los pulmones. Tosía y volvía a respirar agua, y había otra puñalada. Se agarraba el cuello, en un intento desesperado por salir de aquella prisión infernal. Casi rogando que la ilusión terminase antes que su vida.

Pero no lo consiguió.

Kuroyuki despertó. Estaba viva. ¡Todavía estaba viva! ¡Todavía tenía energías! Trató de subir a la superficie. ¿No podía estar tan lejos, verdad? No, no podía estar tan lejos. Pataleó, desesperada, temiendo ese horrible momento. El terrible momento en el que volvería a perder el aliento definitivamente y su cuerpo le obligaría a respirar agua salada. ¿Era eso una luz, o solo su vana esperanza? No, definitivamente era una luz.

«Definitivamente es una luz...»

Podría haber sido el breve reflejo de una superficie muy lejana en las escamas de un pez. Podría, pero en aquél océano sólo había negrura y muerte. No había vida. Y así, Kuroyuki perdió toda la fe, y volvió a respirar agua. ¡Zas! Otra puñalada. ¡Zas! Un dolor insufrible. ¡Zas! La impotencia de no poder respirar.

Kuroyuki despertó. Como si acabase de sumergirse en aquél océano por primera vez en su vida, trató de descifrar el secreto de la ilusión. No podía ser perfecta, ¿verdad? ¡Debía de haber alguna manera de salir! ¡Debía de haberla! Trató de concentrar el chakra a su alrededor, creando una cúpula estanca de viento en la que no entrase el agua. Luego, con su chakra Hyōton, moldeó una esfera en la que, al fin, pudo respirar. «Al fin... sólo tengo que...»

No funcionó. La presión del agua rompió las paredes de su iglú de la salvación y pronto volvió a apresarla de nuevo. ¡Bam! La presión de las profundidades destrozó su oído, haciéndole sangrar. Abrió la boca y de nuevo, una bocanada de agua entró dentro de ella, destruyéndola por dentro. Otra. Y otra. Hasta que murió...

...y despertó de nuevo. Lloró. Kuroyuki lloró, pero al tratar de gritar volvió a tragar agua. Y fue perdiendo la consciencia, poco a poco, bocanada a bocanada, puñalada a puñalada...

Kuroyuki despertó. Buscó rápidamente en su portaobjetos y utilizó un kunai para rajarse el cuello. Sintió que su vida se desvanecía, pero tal vez quitándosela ella misma se libraría de volver a desper

Kuroyuki despertó. Se pegó un sello explosivo en el pecho y tiró de él con fuerza. La mujer reventó en mil pedazos en medio de un mar de oscuridad.

Kuroyuki despertó. Rendida a una realidad de pesadilla, abatió los brazos hacia el fondo y respiró ella misma el agua que acabaría causándole un tormento sin final.

Kuroyuki despertó.

Kuroyuki se ahogó.

Despertó.

Se ahogó.

Despertó.

Se ahogó.

Despertó.

Se ahogó.

Despertó.

Se ahogó.

Despertó.

Despertó.

...despertó.

Le dolía la cabeza. El pecho. Los pulmones. Estuvo a punto de caer de rodillas. Sus ojos, inertes, tenían los párpados medio cerrados hasta que una energía sobrenatural y muy, muy enfadada poseyó su cuerpo. Entonces se irguió, con toda una regia entereza, y extendió la mano hacia las dos kunoichi.

Hijos de puta... Hijos de puta, ¿qué le habéis hecho a...? Así que es eso, ¿verdad? ¡Estáis juntos en esto!

»No sabéis... con quién os estáis enfrentando... os doy una última oportunidad de que recapacitéis. ¡¡VAMOS, KOKUŌ!! ¡TÚ NO ESTÁS TAN LOCA COMO ESE MAPACHE CABRÓN! ¡Tú eres sensata! ¡Deja ya a esa humana con la que te has encaprichado y GOBIERNA!

»Y tú, enmascarada. Habla. Habla ahora o muere.

- PV:

170/270

(-100)
- CK:

500/500


- CK de Kurama:

200/200



Nivel 40
Fuerza 40 · Resistencia 60 · Aguante 100 · Agilidad 120 · Destreza 100
Poder 70 · Inteligencia 60 · Carisma 40 · Voluntad 60 · Percepción 120

Para el uso con Hyōbuki no Jutsu:
- x10 Uchigatana
- x20 Shuriken
- x20 Senbon
- x5 Kunai

Portaobjetos, muslo derecho:
- x2 Kemuridama
- x2 Hikaridama
- x2 Antídoto
- x1 Juego de ganzúas
- x1 Esposas supresoras de chakra
- x1 Píldora estimuladora de sangre superior
- x1 Sello explosivo de rango A

¤ Generosidad de Kurama
- Requisitos: Pertenencia a los Ocho Generales de Kurama
El usuario dispone de 200 CK adicionales manteniendo un vínculo directo y perpetuo con Kurama a través de un sello. Además, será capaz de activar hasta la primera capa (con una cola) y utilizar todas las técnicas disponibles para dicha forma. El usuario obtiene la habilidad de lanzar bijuudamas desde la palma de las manos o desde la boca, incluso si no tiene activada la capa de bijuu. Gracias al vínculo con Kurama, el bijuu puede poseer momentáneamente al usuario y controlarlo como desee (sólo podrá resistirse si su Voluntad supera los 100 puntos). Kurama puede disponer del chakra adicional otorgado por esta habilidad con libertad, y retirarlo si lo ve conveniente. En momentos puntuales, Kurama puede otorgar hasta 400 puntos de CK voluntariamente, añadiéndolos de sus propias reservas.

1
1
Responder