Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Estamos en Cargando..., Cargando... del año Cargando....
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Los poetas ocultos entre la hierba
#61
¿L-l-lis… Listo, Hanamura-san? ¿Cu-cu-cuánto cree que t-t-tarde en ser su.. en pa… en ser su turno?

Dentro de poco: quiero comenzar con algo un poco “crudo” y necesito ver cómo reaccionan a diferentes estímulos —confeso.

Kazuma seguía con la mirada a la persona que había estado presentando, y por su silueta podía distinguirse que era un hombre delgado. El enmascarado termino su presentación y pronto se escabullo sigilosamente por la parte trasera; Kazuma no pudo contener su curiosidad:

¡Se va por allá!; si nos damos prisa podremos interceptarlo —aseguro, como si fuese un oficial en medio de una persecución. Para no dejar atrás a su acompañante, la tomo de la mano y apresuro el paso a través de la multitud.
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#62
Algo… ¿crudo? —Ranko se llevó una mano al mentón, pensando qué diría Kazuma para “estimular” a los jueces.

La chica no estaba prestando demasiada atención al enmascarado que participaba, pues sus pensamientos le habían alejado mentalmente de la presentación. Antes de que se diera cuenta, sintió la mano del peliblanco, tirando de ella e instándole a dar persecución al enmascarado.

¿I-intercep…? P-p-pero… ¿por qué? —Alcanzó a decir la de la trenza. No opuso resistencia, y caminó tan a prisa como Kazuma tirase de ella.

Una parte de ella se alegraba de que, posiblemente, se alejaran de la multitud. Otra parte sintió pánico de llamar la atención al ser una chica alta caminando en medio de un grupo. Sin embargo, todos parecían enfocarse más en el concurso y en los participantes, como si no quisieran perderse de verso alguno.

¿Po-por qué lo…? ¿A dónde...? —Logró susurrarle Ranko a Kazuma después de unos instantes, mientras se dirigían a la parte trasera, siguiendo el rastro del poeta enmascarado. ¿Qué había en él como para hechizar a Kazuma y alejarlo de las presentaciones de un arte en el cual se veía demasiado interesado?

”Debe de haber visto algo que yo no… ¡Tal vez algo sospechoso! ¡Rayos Ranko! ¡Una vez más estás demasiado ida!”
Responder
#63
Kazuma se mantuvo tras el rastro de aquel misterioso enmascarado, trotando y esquivando a la gente que se movía de forma aleatoria. Tras él se encontraba Ranko, a quien llevaba de la mano con prisa. Ella le hablaba, pero su atención estaba tan centrada en su objetivo que solo podía permitirse el asegurarse de no hacerla tropezar con nadie.

Lo he perdido de vista, pero estoy seguro que estaba por aquí —aseguro mientras daba algunos pequeños saltos para aumentar su campo visual, consiguiendo apenas alcanzar la altura de Ranko.

De pronto, mientras intentaba encontrar una silueta negra y delgada en un salón oscuro, alguien tropezó con ellos; siendo el golpe lo suficientemente fuerte como para derribar al otro caminante.

¡Aquí estas! —dijo Kazuma a su presa en cuanto la vio tirada en el suelo.

A un lado del reciente participante yacía la máscara que había estado usando, mientras que este mismo se cubría el rostro con cierto temor, como el de quien va a ser agredido.

Siento lo abrupto de mi acercamiento —se disculpó, mientras levantaba la máscara; cuyo dueño también ahora se ponía de pie antes que le ofreciesen ayuda—. Ella es Ranko y yo soy Kazuma —se presentó, levantando ambas manos juntas y haciendo un enérgico saludo—. ¿Cómo te llamas?

Pero lejos de mostrarse molesto o dispuesto a conversar, el poeta se limitaba a cubrirse el rostro y a temblar; tratando de articular frágiles palabras con una voz temblorosa:

Y-Yo… Lo-Lo-Lo si-en-ento, fu-fu-fue mi… cul-pa-pa.
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#64
¿P-pero por... por qué...? —Ranko no lograba terminar su pregunta, pero aunque hubiese podido, no habría cambiado nada, pues Kazuma parecía no estarle prestando atención.

A pesar de ello, el peliblanco se fijaba lo suficiente como para no hacerla chocar con nadie. Curiosamente, ambos chocaron con alguien más mientras buscaban al enmascarado. La otra persona cayó, soltando la misma máscara que el poeta llevaba puesta. Kazuma se disculpó rápidamente, y se presentó a sí mismo y a Ranko. La chica intentó alzar la mano para saludar, pero ésta solo tembló como si estuviese congelándose.

Ho-ho... Ho...

Lo que siguió, le dio a Ranko sentimientos que a duras penas pudo nombrar. La otra persona se cubrió el rostro y se disculpó tartamudeando, pues había sido su culpa. La chica puso los ojos como platos. Por un momento, escuchó su voz en la voz del desconocido. No supo qué fue, pero se le hizo tan familiar. Como si hubiese aparecido la respuesta a la pregunta "¿Por qué no les cuesta a otros?"

...la.
Responder
#65
No te preocupes: fui yo quien te estaba buscando, por lo que eran natural que terminara dando contigo…, aunque fuese de una manera un tanto brusca —justifico, tratando de restarle importancia al asunto.

Es-Esta bi-en, Kazuma-san, ¿no?

Me conoces, ¿eh? —tanteo, para saber si ya había tenido trato con él o solo le conocía por los rumores.

So-so-soy Yamashita Rukon —aseguro, con un nerviosismo casi incontrolable.

No me lo creo, ¿Yamashita del 3-B?

A Kazuma acudían los recuerdos de sus días en la academia; y contenido en ellos la imagen de un chico rubio y blandengue que era uno de los objetivos favoritos de los buscapleitos (tal como él mismo). La cuestión es que su rostro era similar, quizás más pálido; pero su cabello azabache y su incipiente bigote lo hacían un desconocido.

Si-sí, es natural que la gen-gen-te se olvide de-de alguien co-como y-yo —concedió, bajando su mirada.

En aquel instante un caminante tropezó a Kazuma, y luego otro. Estaban en medio del evento, con toda la gente yendo y viniendo de forma apresurada. Aquel encuentro ameritaba tomarse las cosas con calma, hablar un poco.

Sera mejor que hablemos en otro sitio —propuso Kazuma, mientras tomaba las manos de ambos y los llevaba hacia una de las esquinas con menos personas—. Pueden presentarse en el camino. Adelante.
[Imagen: tumblr_mylm16BBTs1rydwbvo1_500.gif]
Responder
#66
Algo que relajó un poco la situación fue que Kazuma y el enmascarado, de nombre Rukon, eran conocidos de sus días de academia. El chico de cabellos azabaches parecía ser bastante tímido, al punto que Ranko se preguntó si Kazuma era imán para tal personalidad.

No tardaron en darse cuenta de que seguían a la mitad de un evento concurrido, y el peliblanco les instó a moverse hacia un rincón, donde pudiesen charlar con más tranquilidad. Y con instar realmente fue tirar de sus manos. Aunado a ello, les sugirió presentarse, ante lo cual la kunoichi se sonrojó a como antes.

S-s-sí… Ahm… Eh… Sa-sa-sagi-gisō… Sa… Sagisō. Ra-ranko —Comenzó la de la trenza, intentando dedicarle una reverencia en movimiento al moreno, aunque intentaba no mirarlo muy directamente al rostro, por la pena —. M-m-mucho… Mu… Mucho gus… gusto, Ya… Yama… Yamashita-san.

Quedaba más que claro —al menos para una Ranko del futuro, cuando lo pensó en retrospectiva desde la comodidad de su casa —que, aunque Kazuma era una persona buena y de pensamientos profundos, parecía no prestarle atención a qué tan avergonzado estuviese alguien cercano. Por un momento, Ranko se preguntó qué tan lejos podría llegar antes de causar un cataclismo a nivel relación social.

La chica no preguntó ni dijo más, pues no sabía si Rukon querría hacer algún comentario.
Responder