Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Ascua, Verano de 220
Situación actual (global): Tras la muerte de Moyashi Kenzou a manos de Eikyuu Juro y tras los acontecimientos en la última reunión de los Tres Grandes Kage, Kusagakure ha abandonado la Alianza Shinobi, y ha decretado la prohibición de entrada en el País del Bosque a todos los jinchuuriki. Aunque a petición y bajo presión de los Señores Feudales las relaciones comerciales siguen intactas, las políticas y personales entre los líderes se tambalean. Uzushiogakure y Amegakure trabajan juntos en una Alianza Tormenta-Espiral, y se mantienen ocupados realizando operaciones de investigación y derribo contra Kurama y su ejército y contra el grupo criminal Dragón Rojo, a quien comienzan a considerar una amenaza muy seria. Se han enviado peticiones de pega de carteles con las recompensas y el aspecto de todos los miembros conocidos a todos los países, aunque el País del Agua se niega a colaborar... ni a dar respuesta alguna a la petición. Los ninja controlan de forma estricta los puertos de las diferentes capitales y lugares de entrada marítima a sus países de origen, y desbaratan cualquier fábrica o distribuidora de omoide a la que puedan echar el guante.

Los Gebijuu siguen provocando estragos y ocupando a los shinobi de tanto en tanto. Se ha descubierto que estas bestias han sido creadas por Kurama y por sus secuaces. Uzushiogakure y Amegakure han decidido colaborar con los demás bijuu contra Kurama y transmitir a sus aldeanos y shinobi la necesidad de dejar atrás todas las nociones preconcebidas sobre estas bestias de chakra. No obstante, las ideas de los Tres Primeros Kage están muy arraigadas y hay aún gente a la que no le agrada del todo esta idea... a todos los problemas externos se le suma ahora uno interno: el surgimiento de grupos rebeldes o terroristas que se niegan a aceptar el cambio de paradigma.

En medio de estas turbulencias, se está celebrando una nueva edición del famoso Torneo de los Dojos a petición de los Señores Feudales. Ninjas de todas las aldeas conviven durante un tiempo en el Valle de los Dojos, y participan en un certamen de peleas de exhibición.
Sobre moda, no hay nada escrito
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#46
¿Ranko se emocionaba tan fácilmente?

Con las palabras de Ayame, la Kusajin no pudo evitar imaginarse sobre un pilar de rocas, de brazos cruzados, mientras la Amejin estaba en un pilar similar a varios metros de ella. Estaban en un área rocosa, con riscos profundos, sin árboles ni personas o animales que pudiesen lastimar. Se imaginó sendas auras elevándose como llamas intensas mientras las miradas de las chicas se encontraban desafiantes a mitad del camino. Se prepararon para saltar, para lanzar el primer ataque en aquel devastador enfrentamiento y…

Algo de beber... ¡Ah, ya sé! ¡Sígueme!

Sí, Ranko se emocionaba tan fácilmente, en lo que a combates se refería.

Asintió y caminó tras Ayame. Sus zancadas eran más largas que las de la chica de la luna, pero no podía igualar qué tan rápido se movía ella. Afortunadamente no era una carrera. Llegaron a un lugar de helados y granizados.

”¡Ah! ¿Es que Ayame me tiene que llevar siempre a sitios monos, como a esa posada, Cucurbita?” Entonces Ranko ya no se las imaginó peleando entre riscos épicos, sino en un campo de flores de lavanda. Se mordió el labio para no reírse.

¡Oh, realmente se me antoja un helado! Uno muy grande, de hecho. —dijo con una gran sonrisa.

Ranko tomó un gran respiro antes de entrar a aquel lugar abarrotado para ocupar la mesa que quedaba libre. Sin embargo, apenas entrar, algo se sacudió en su cabeza.

”Aquí los hacen… los hacen de muerte.”

Un muy amargo recordatorio apareció en su mente. Era algo que no había querido mencionar, pero que tenía que decirle a Ayame. Se lo había prometido. Pero no lo haría todavía. Habían estado charlando muy amenamente como para echar a perder el día con una noticia tan horrible. No. No hablaría de ello.

Y co-co… ¿cómo es…? —Buscó rápidamente algún tema en el que pudiese resguardarse temporalmente —. ¿Cómo es Daruu-san?

”Ah, por los cielos, Ranko... Bueno, es mucho mejor hablar de ello que de aquel otro tema…”
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 29
Exp: 26 puntos
Dinero: 2420 ryōs
#47
¡Oh, realmente se me antoja un helado! Uno muy grande, de hecho —respondió Ranko, con una radiante sonrisa.

¡Pues marchando un helado gigante y un delicioso granizado!

Ya en la mesa, Ayame tomó una de las cartas y comenzó a ojearla con curiosidad. Entre sus hojas, todo tipo de helados, de cucurucho y de tarrina; de todo tipo de sabores, formas y tamaños; granizados coloridos gracias a siropes de mútiples sabores e incluso refrescos y zumos naturales. Si de algo estaba surtido El Refugio del Pingüino, era, precisamente, de cosas frías. Ideal para los veranos calurosos como aquel.

Y co-co… ¿cómo es…? ¿Cómo es Daruu-san? —tartamudeó su acompañante, y Ayame la miró con cierta curiosidad.

¿Físicamente, dices? —preguntó, ladeando la cabeza—. Pues... un poco más alto que yo, lleva el pelo recogido en una coleta -aunque se le despeina solo hacia arriba —Con una risotada, con sus dedos hizo como si le estuviesen creciendo picos o cuernos desde la cabeza—. Oh, y tiene los ojos prácticamente blancos. Puede que le hayas visto alguna vez, aunque sea de pasada.

Buenas tardes, señoritas, ¿ya saben qué va a ser? —preguntó un hombre que acababa de aparecer junto a ellas. Iba vestido de los pies a la cabeza con un traje blanco y negro y sobre la cabeza llevaba una graciosa gorra con forma de cabeza de pingüino.

¡Para mí un granizado de sandía, por favor! —pidió Ayame, cerrando la carta y dejándola a un lado.

¿Y para usted, señorita?
[Imagen: 6d3rmNq.png]

· En un kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· Concha dada a Uchiha Datsue. (Ascua, 219)
· En una cueva en la pared de un acantilado en el Bosque de Azur (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#48
Ranko rió ante la descripción de Daruu y los picos de su cabeza, aunque no tan efusivamente como Ayame. No le sonaba como a una persona conocida, pero hubo algo que le hizo ruido. No lo comentaría sino hasta que hubiese revisado la carta y ordenado.

¿Y para usted, señorita?

Y-yo… Ahm… Uno grande. Un helado, quiero d-decir, un helado grande. D-e zarzamora, menta, pistache y fresa con crema. Con chispas de chocolate. N-no, mejor con... ahm… ¿Puede bañarlo con chocolate líquido?

Claro. Un helado gigante, entonces. —El hombre se veía más bien entretenido por la combinación de sabores.

¡S-sí! ¡Pues perfecto! Ah… Y chochitos de colores.

Estarán enseguida. —Después de escribir las órdenes, el hombre tomaría la carta y se retiraría.

L-lo siento si parezco… ahm… No sé. ¿Golosa? —Ranko se encogió de hombros —. D-desde que intensifiqué mi entrenamiento he estado comiendo más… —Se preguntaba si llegaría a estar incluso más alta con tanto alimento. Su madre decía que sí.

»¿Ojos blancos? —continuó con el comentario que Ayame había hecho sobre Daruu —. Jum… Sólo he visto a una persona con ojos blancos, creo… ¿Le pasa algo a los ojos de Daruu-san?

El tono de la Kusajin denotaría un poco de honesta preocupación.
Responder
Aotsuki Ayame Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 29
Exp: 26 puntos
Dinero: 2420 ryōs
#49
Y-yo… Ahm… Uno grande. Un helado, quiero d-decir, un helado grande. D-e zarzamora, menta, pistache y fresa con crema.

«¿Todos esos sabores juntos? ¿Pero eso está bueno siquiera?» Se preguntaba Ayame, con los ojos abiertos como platos.

Pero Ranko no había terminado.

Con chispas de chocolate. N-no, mejor con... ahm… ¿Puede bañarlo con chocolate líquido?

Claro. Un helado gigante, entonces —asintió el camarero-pingüino, divertido ante la curiosa petición de la muchacha.

¡S-sí! ¡Pues perfecto! Ah… Y chochitos de colores.

Estarán enseguida.

Y, tras tomar nota de sus pedidos, el hombre se marchó.

L-lo siento si parezco… ahm… No sé. ¿Golosa? D-desde que intensifiqué mi entrenamiento he estado comiendo más… —se excusó la de Kusagakure, encogiéndose de hombros.

Pero Ayame soltó una carcajada y agitó una mano en el aire.

¡No te disculpes por eso! Ya tenemos algo en común —Le guiñó un ojo—. Aunque yo rara vez salgo del chocolate. Tantos sabores juntos...

Eso sí que se le había hecho raro.

¿Ojos blancos? —preguntó de repente, y a Ayame le costó algunos segundos darse cuenta de que volvía a inquirir sobre Daruu—. Jum… Sólo he visto a una persona con ojos blancos, creo… ¿Le pasa algo a los ojos de Daruu-san?

Ayame volvió a reír.

«Oh, no. Claro que no les pasa nada. Más bien al contrario. Malditos Ojos Blancos.»

No, que va —volvió a agitar una mano en el aire—. Tranquila, está bien sano. No está ciego, ni le pasa nada raro en los ojos: puede ver perfectamente.

No quiso dar información sobre el Byakugan como dōjutsu a propósito. Ella, como kunoichi, era la primera que guardaba celosamente sus técnicas bajo candado. Así que era decisión de Daruu el dar información o no.

Por cierto, ¿a qué viene tanta curiosidad por Daruu? ¿Hay alguna razón en especial detrás? —cuestionó, ladeando la cabeza con curiosidad.
[Imagen: 6d3rmNq.png]

· En un kunai intercambiado con Daruu - (Ascua, 219)
· En las cuatro celdas del calabozo en la Torre de la Arashikage, en Amegakure no Sato. (Ascua, 219)
· Concha dada a Uchiha Datsue. (Ascua, 219)
· En una cueva en la pared de un acantilado en el Bosque de Azur (Ascua, 219)

No respondo dudas por MP.
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 14
Exp: 8 puntos
Dinero: 2000 ryōs
#50
A Ayame le pareció hilarante el tamaño y combinación de la orden de Ranko.

Oh, me gusta tener varios sabores a disposición —Ranko también rió, pues su comentario sonaba técnico, un tanto ridículo para hablar de helados —. ¡A-algunas combinaciones son interesantes!

Algo más que hizo reír a la chica de la luna fue la curiosidad de Ranko sobre Daruu y sus ojos.

”¡Oh, no! Ya comienzo a parecer metiche, ¿verdad? ¿Fui tan insistente en realidad?”

Ranko agitaría la mano un par de veces, como apartando la idea de alguna razón especial.

¡Ah! N-no, Ayame-san, s-sólo fue curiosidad. Mencionaste que era el shinobi más fuerte de nuestra generación y... p-pues… creo q-que me gustaría conocerlo… ¡S-siento si mi pregunta te incomoda! —Inclinó la cabeza a modo de disculpa, aunque luego rió nerviosamente.

”¿Otra vez? Hace ratito pasamos una situación así, pero al revés.” Se le hacía curioso lo parecidas que eran, hasta cierto punto.

Ayame-san también tuvo curiosidad hace rato, ¿no? S-sobre si tenía p-pareja... ¿Qué tal s-si…? ¿Que tal si te cuento lo q-que pasó con esa persona? Así estaremos iguales.

Ranko sonreía, sin tanto rubor como antes, con ojos sinceros. Sentía que tal vez le hiciera sentirse bien sacar esa experiencia de su pecho, y más compartirla con alguien como Ayame. Si ella estaba de acuerdo en escucharla, claro.
Responder