Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
Desafortunadamente, la mujer tenía razón. Los ninjas eran herramientas de quien les pague. Si el objetivo de una misión era bueno o malo, no importaba al shinobi, siempre que la cumpliera. Ranko apretó los puños cuando los ninjas saltaron tras del hombre rubio, pero no les detuvo. ¿Y si era cierto? ¿Y si perseguían a un villano? Sería entonces su culpa si lograra escapar.

Ranko miró a Nao en cuanto los ninjas se hubiesen puesto en veloz marcha.

L-lo siento, Akamatsu-san. Tengo cierto… sentido del deber a veces y… no puedo quitarme la vocecita de "hazlo correcto". N-no quisiera arrastrarle a cualquier decisión que yo tome... —Ranko suspiró, con aires de derrota, y miró al pintor a los ojos. Luego dirigió la mirada hacia la dirección que habían tomado. Se mordió el labio. Tenían que actuar rápido —. S-si ninguno nos dice razones, tendremos que averiguarlas nosotros mismos. ¿Qué tan bien se le da rastrear y perseguir?

Esperaba poder comunicar sus intenciones: si no podía detener a uno ni a los otros, iría tras ellos a como pudiese. Si Nao accedía a seguirles, claro está.
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.