Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
#16
Desafortunadamente, la mujer tenía razón. Los ninjas eran herramientas de quien les pague. Si el objetivo de una misión era bueno o malo, no importaba al shinobi, siempre que la cumpliera. Ranko apretó los puños cuando los ninjas saltaron tras del hombre rubio, pero no les detuvo. ¿Y si era cierto? ¿Y si perseguían a un villano? Sería entonces su culpa si lograra escapar.

Ranko miró a Nao en cuanto los ninjas se hubiesen puesto en veloz marcha.

L-lo siento, Akamatsu-san. Tengo cierto… sentido del deber a veces y… no puedo quitarme la vocecita de "hazlo correcto". N-no quisiera arrastrarle a cualquier decisión que yo tome... —Ranko suspiró, con aires de derrota, y miró al pintor a los ojos. Luego dirigió la mirada hacia la dirección que habían tomado. Se mordió el labio. Tenían que actuar rápido —. S-si ninguno nos dice razones, tendremos que averiguarlas nosotros mismos. ¿Qué tan bien se le da rastrear y perseguir?

Esperaba poder comunicar sus intenciones: si no podía detener a uno ni a los otros, iría tras ellos a como pudiese. Si Nao accedía a seguirles, claro está.
Responder
#17
Si por Nao fuese, dejaría el asunto ahí zanjado. Pero Ranko parecía no querer dejar a alguien a la deriva. «Será eso a lo que llaman ser un justiciero.» Aunque el plan no le parecía irrazonable. Espiar a los involucrados para sacar el veredicto era la decisión más prudente en ese momento, y se aseguraban así de no meter la pata al ponerse del lado equivocado de la ley. No todo era blanco y negro.

—¿Rastrear?, bien hasta cierto punto. ¿Perseguir? Creo que tendremos un pequeño inconveniente ahí... — Afirmó sin más. No era ni sigiloso, mucho menos rápido, auqnue tenía sus trucos. —tengo una técnica para seguirlos y recabar datos, pero el único problema es que a la hora de recibir la información, quizá sea demasiado tarde. Eso, o podríamos seguirlos desde una posición donde no nos vean venir. Espero que el otro tipo halla logrado ganar una distancia considerable, aunque dudo que un caballo pueda correr tan rápido en este jungla tan espesa — Se sacó el pincel de la boca y se tiró de sentón al piso.

—Al final, creo que si podré mostrarle mi "arte" — Sonrió mientras sacaba un pergamino y empezaba a dibujar.

No loe tomó mucho tiempo, y con gran velocidad dibujó un pájaro, siendo que tras apartar el pincel y agitar la el papel una enorme ave salió volando del dibujo y se posó justo al lado de su creador. Nao se puso en pie, y se subió a la espalda del misterioso animal, para luego tender la mano a manera de invitación a la kunoichi.

—¿Viene? — Sonrió. —Los seguiremos desde dónde menos se lo esperan — Afianzó su mirada.
[Imagen: tumblr_omcmlg1jbn1w69amjo1_500.gifv]

RushHablo || «Pienso» || NarroRush
Responder
#18
Ranko sonrió cuando Nao se dispuso a rastrearlos. Sin embargo, justo antes de que la kunoichi arrancara a saltos tras los ninjas y el jinete, Nao se sentó.

Ahm... ¿A-Akamatsu-san? ¿Qué...? ¿Su arte...?

Sin embargo, unos instantes después, un gran ave salió del pergamino donde él dibujaba. Ranko no pudo evitar soltar un "wooah" al verlo aletear. Una enorme sonrisa apareció en su rostro.

¡E-es un arte asombroso! No sé por qué duda de llamarse artista —dijo la castaña. El chico le invitó a subirse al animal. Lo dudó por un instante, pues Ranko era una luchadora terrestre. ¿Cómo se sentiría volar en una bestia? Asintió y, asistiendose de la mano de Nao, se montó en el ave en un movimiento. Se sentía extraño apenas estar sobre ella —. Adelante.
Responder
#19
Nao ayudó a la kunoichi a subirse mientras sonreía de manera enigmática, y de inmediato el ave extendió sus vastas alas para aletear y levantarse del suelo. Tal vez era un dibujo, pero se comportaba como uno completamente real.

—Sujétese, será algo movido— Advirtió.

Tomaron altura, y el ave empezó a volar hasta las copas de los árboles sorteando a gran velocidad las grandes ramas que ocasionalmente podían llegar a cruzarse en su camino. Y aún así, ciertamente iban algo más rápido que si se hubieran dedicado a saltar y correr por el suelo. Para Nao era mucho más practico.

— Creo que podremos alcanzarlos pronto si continuamos a esta velocidad; pero no debemos acercarnos demasiado para que no se percaten de que los estamos siguiendo. Nuestra sombra podría delatarnos si no tenemos cuidado— Dijo mientras se metía de nuevo el pincel a la boca.

Era difícil estar fuera del rango de vista del objetivo cuando ellos necesitaban vigilarlos también. Nao optó por subir aún más alto, aunque sería difícil distinguir las figuras entre el follaje.

—Ahí~ — Su mirada se clavó en lo que parecían ser sombras escurridizas saltando entre la maleza.
[Imagen: tumblr_omcmlg1jbn1w69amjo1_500.gifv]

RushHablo || «Pienso» || NarroRush
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.