Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual: Tras la reunión mantenida por los Kage en el Valle de los Dojos, se ha firmado una renovada Alianza de las Tres Grandes. Uzushiogakure, Kusagakure y Amegakure unen fuerzas contra la invisible amenaza de los Ocho Generales de Kurama. Así, sus ninjas prometen velar por la paz y colaborar compartiendo cualquier información que obtengan de estos, tanto como garantizar la seguridad de los tres Guardianes jinchuuriki, Uchiha Datsue, Eikyuu Juro y Aotsuki Ayame.

Se está construyendo un complejo circuito de vías de ferrocarril a lo largo y ancho de Oonindo. Se prevee que el servicio de trenes del continente se inaugure a principios de Viento Gris. Al mismo tiempo, en secreto, se está instalando una red de telefonía internacional para altos cargos. Este es un secreto que los shinobi han jurado guardar para sí mismos. El teléfono está disponible de forma local en cada una de las aldeas, y aunque en Amegakure ya existía, en Uzushiogakure y Kusagakure está suponiendo toda una revolución.
Los poetas ocultos entre la hierba
Hanamura Kazuma Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 5
Exp: 20 puntos
Dinero: 200 ryōs
¿Por… por qué pregunta eso Hanamura-san?

Pues… —el joven detuvo su vista en la parte oscura del cielo—. Me gusta saber qué es lo que mueve a las personas y si son conscientes de dicho móvil, solo eso.

Y sin decir nada más, el joven hizo un gesto de despedida con la mano y continuo su camino.


***

Unas dos semanas después, al hogar de Ranko llegaría un pequeño paquete con una carta.

Para: Sagisō Ranko

De: Hanamura Kazuma

Saludos, Ranko-san. Debo decir que fue difícil hallar tu dirección, pero un amigo repartidor y el apellido de tu familia me facilitaron la tarea.

Según me he informado, la publicación oficial del libro que contiene a los ganadores del certamen principal y secundario será mañana. Pero, de manera extraoficial, Yamashita-san me ha enviado dos copias firmadas por los jueces. Sospecho que, como uno de los ganadores, le obsequiaron algunas ediciones especiales. También sospecho que al enviarme dos copias estaba esperando que te facilitase una. Me baso en que es su modo típico de actuar, al igual que enviar paquetes sin escritos o explicación alguna.

Por si te lo preguntas, aun no sé si aparecemos o no: sentía mucha curiosidad, pero creo que lo justo es que ambos lo revisemos más o menos al mismo tiempo (digo más o menos ya que en cuanto esta carta y el libro queden en el correo me dedicare a ello).

Sin más que decir, me despido.

En cuanto retirase el empapelado, Ranko podría contemplar un hermoso volumen, encuadernado en cuero color verde hierba y con letras y arabescos en dorado oscuro. El titulo rezaba “Los poetas ocultos entre la hierba”, mientras que el subtítulo “Antología poética de talentos emergentes en Kusagakure”. No era muy grueso, aunque sus doscientas páginas estaban repletas; pero no sería muy difícil encontrar en el índice las páginas 148 y 174, especiales por la primera contener un Haiku firmado por un tal Hakuto y la segunda por mostrar una prosa titulada El gato.

«Este ha sido un pequeño paso para la guerrera legendaria y un gran paso para la persona que es ella, ¿cierto, Ranko?», pensó mientras pasaba las páginas.
[Imagen: aab687219fe81b12d60db220de0dd17c.gif]
Responder
Sagiso Ranko Sin conexión
Genin de Kusa
Ninjas de Kusa
Nivel: 9
Exp: 7 puntos
Dinero: 1000 ryōs
Ranko asintió, muy alegre, y despidió al peliblanco con una última reverencia y un gesto con la mano.

"Su curiosidad es realmente… curiosa."


Ranko-sama. Llegó algo para usted.

Uno de los sirvientes de la familia Sagisō entró al jardín con un paquete y una carta en sus manos. La kunoichi estaba practicando con su flauta sobre uno de los pilares ornamentales de la estancia. Bajó de un salto y tomó los objetos antes de dedicarle un "G-gracias" al sirviente, y que éste se marchase.

Algo confusa, Ranko se alegró mucho al ver que el remitente era Hanamura Kazuma, quien había conocido dos semanas atrás en un evento de poesía.

¿Será posible…?

La chica abrió el sobre y leyó la carta, emocionada. No hubo segundo sin que tuviese una enorme sonrisa en sus labios. Dobló el papel de nuevo, pensando que lo guardaría junto con la libreta que Kazuma le había regalado, y se dispuso a abrir el paquete. Su rostro se iluminó mucho más al ver el título en la portada.

Talentos emergentes... Suena tan lindo. —Pensó si sería raro hojear el libro para ver si su poesía había sido seleccionada, pero el índice lo detuvo. Lo revisó detenidamente, con el corazón brincando de la emoción, hasta que encontró el par de páginas que buscaba.

Una sonrisa gigantesca alumbraría su rostro al ver su propio haiku, firmado como Hakuto, así como El gato, de Kazuma, impresos en un libro de poesía.

Esta vez no hubo pena de que cientos de personas leyeran su obra. Sólo un gran sentimiento de victoria, una victoria confirmada, dulce y emotiva. Un paso pequeño, y a la vez enorme, para que Sagisō Ranko se hiciera más fuerte, y sus amistades más largas de lo que esperaba.
Responder