Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.

Una nueva era T5

Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Pero quizás estos asuntos no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Eri entrecerró los ojos y les dedicó una mirada de reproche tanto al Uchiha como al Sasaki, pero no dijo nada. Ella no haría un comentario así en una situación crítica para Uzushiogakure... ¿Verdad? ¿Lo habría hecho alguna vez? Ya ni podía recordarlo. «Mejor mantén tu boca cerrada, así no la cagarás...»

Escuchó atentamente lo que tenía pensado su Uzukage. «Dejar a Datsue puede ser una gran idea, siempre y cuando tenga la cabeza sobre los hombros.» Confiaba en su mejor amigo, pero a veces sabía que era un poco especial.

Pero insisto en que a Datsue le vendría bien quedarse. De jefe del ejército de la ciudad.

Miró al susodicho cuando Hanabi terminó de hablar. Con su mirada oscura, parecía que ya había llegado a una conclusión.

Lo haré. Me quedaré y me aseguraré de sofocar cualquier... eventualidad.

Yo también puedo quedarme si se precisa la ayuda, Hanabi-sama. —Declaró Eri con la mejor de las intenciones.
[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 5: Eri, Daigo, (Invierno, 220), Poder 60
—Grupo 10: Eri, Daruu y Yota, (Otoño, 220), Poder 60
—Grupo ???: Eri, Datsue, Reiji y Hanabi, (Invierno, 220), Poder 100
Responder
El ambiente era demasiado serio y formal para mi gusto. Supongo que aquello era lo que tenía levantar uns republica cargandote al señor feudal y todo eso. Pero me hubiera gustado poder decir "Yo no puedo quedarme, en uzu me espera mi futuro hijo", ver las caras de sorpresa de todos y luego decir "Es broma, todavia soy joven para eso". Pero probablemente Hanabi me hubiera quemado vivo con la mirada.

Yo también puedo quedarme si es necesario, ademas, vivo en barco, puedo mover mi casa desde uzu hasta aquí muy fácilmente. —Ventajas de vivir en el mar, la verdad, una casa portatil, como las tortugas, aunque no era todoterreno, por desgracia. —Aunque no vivo solo, pero no creo que Yuuna se oponga si nos asignas a ambos. Ademas, me puede venir bien si alquilo un local aquí para expandir el negocio familiar.

Podia no sonar serio, pero lo era. ¿Quien mejor que yo para abastecer al ejercito de la republica? Sobretodo si el jefe del ejercito era Datsue. Podia confiar en que mis armas acabarian en buenas manos.
[Imagen: ksQJqx9.png]
Responder
¡Cállate tú, hijo de puta! ¡Tú no eres Hanabi!

El guardia que aún mantenía la consciencia no parecía muy contento con la actitud de Takumi, era comprensible, pero tampoco podía este último flaquear en una situación así; si no mostraba firmeza o arrogancia y afloraba la debilidad podría ser perjudicial. Pero no para él directamente, si no para la misión que le habían encargado: asegurar la ciudad durante el golpe de Estado.

Ante aquel enfrentamiento visual el kazejin no respondió nada, pero mantuvo la mirada firmemente mientras se ajustaba las gafas con la zurda.

Ahh... ahh...

¡Yari! ¡Yari, dime algo!

La gloria... la gloria de la Espiral... volverá... algún dí... a...

¡Malditos! ¡Está delirando! ¿¡Qué le habéis hecho!?

Estaba claro que eran efectos secundarios del veneno y de estar semiinconsciente, pero su compañero no parecía querer entrar en razón.

Es el veneno, pero como ya dije antes sobrevivirá. Y cuanto antes se ponga a descansar correctamente antes se recuperará, no le quedarán secuelas. —Dijo con calma, mientras se sentaba en el borde del tejado.

Ante la posibilidad de que el enemigo que quedaba de pie reaccionara violentamente el marionetista mantenía a Mono cerca de Hayato, preparado ante cualquier movimiento.
[Imagen: giphy.gif]

Hablar - «Pensar» - Narrar
burlywood

¡Muchas gracias a Ayame por el avatar!
Responder
Muchas gracias, chicos, de verdad —asintió Hanabi—. Pero en cualquier caso sería algo temporal. Así que no alquiles ese local, Reiji —rio—. No, chicos...

»...os necesito cerca. A los mejores amigos... hay que tenerlos cerca.


· · ·


El guardia sabía que no tenía que hacer. No por Takumi, ni por su compañero ausente, ni por el otro que estaba derribado. No. No por eso, sino porque había perdido la voluntad. Por eso, y por los ANBU de Uzushiogakure que hicieron acto de presencia sin que siquiera el marionetista se diese cuenta.

Le preguntaron si estaba bien y le felicitaron por enfrentarse a los guardias siendo tan solo un genin. Se ocuparon de él y de sus compañeros heridos y conmocionados. Y juntos fueron al encuentro de Hanabi, que había instaurado la República.

Takumi tuvo que quedarse en Yamiria al menos un par de semanas, para asegurarse de mantener el orden. Y luego, por supuesto, regresó a casa junto con sus compañeros...


¿Fin de la trama...?








· · ·






Unas semanas después...

Senju Garadea caminaba con la nariz arrugada, como si todo le diese un profundo asco. Le daban asco los árboles, le daba asco la hierba, le daban asco los putos pájaros que tan felices canturreaban en sus ramas, hasta que ya no lo hicieron, porque fueron ceniza. A Senju Garadea le daban asco muchas cosas, pero lo que más asco le daba era que por tercera vez consecutiva lo había perdido todo, y las tres gracias al mismo hombre.

«Sarutobi Hanabi...»

Hubo un tiempo en el que a Garadea le importaban algo el resto de cosas. Una Uzushiogakure gloriosa, un puesto en el alto mando de la villa que le permitiese cambiar las cosas. Junto a Zoku o sin él, bajo el mando de Zoku o bajo el de Shiden, qué más daba. Lo importante eran sus ideas.

Sus ideas.

Pero se había dado cuenta. Ya le daba igual. Ya le daba igual todo.

«Sarutobi Hanabi...»

Porque ahora tenía que volver a subsistir arreglando los desastres de otros, hundiéndose cada vez más profundo en el pozo del hampa. Había entendido hace tiempo que su vida estaba rota. Ni siquiera en aquella tierra de oportunidades para la gente libre había podido reconvertirse, encontrar un hogar. ¡Morirse plantando putas patatas cerca de Taikarune! No mientras tuviese algo que hacer. Un asunto pendiente.

Aquél hombre se le acercó. Uno de esos mafiosos de mierda.

Eh, muñeca. ¿Acaso sabes donde has ido a meter la patita? —era un hombre calvo que al menos le sacaba una cabeza. Uno de esos dichosos Mensajeros del Yomi—. Ahora no tengo más remedio que matarte.

Matar.

Era una palabra que se pronunciaba muy a menudo, se ponía en práctica menos, y a la que muy pocos miraban a los ojos. Es una palabra grave. Se te llena la boca. Los shinobi la conocen, como a una buena amiga, pero aún así sólo cuando se es disciplinado se logra sintonizar una con ella. Hacerse una profesional. Más tarde una comprende que una vez que ha hecho de ella su forma de vida, no podrá dedicarse a plantar patatas cerca de Taikarune por el resto de su vida, ni a ninguna otra tarea.

Ya sólo sabía hacer una cosa...

¡Que me mires cuando te hablo!

He venido a hablar con tu jefe.

Mira, estás tocándome los cojones —El hombre sacó una navaja del bolsillo. Enorme y oxidada—. ¿Cómo sabes que está aquí? ¿Quién te lo ha contado? ¿Te envía el puto samurai, verdad?

...porque esa cosa es la única que le empujaba a vivir...

He venido a hablar con tu jefe —repitió Garadea, gruñendo.

¡Que me contestes! ¡Que me...!

«Sarutobi Hanabi...»

Garadea se levantó y tomó de la muñeca al matón. Se la torció y le hizo soltar la navaja. La articulación crujió. El hombre gritó. Sus manos comenzaron a echar humo, y el hombre gritó más. Garadea soltó la muñecta y puso sus dos manos en la cara de aquél hombre, que gritó mucho, mucho más. La piel echó humo, se prendió fuego, se convirtió en ceniza. Los músculos de la cara se deformaron como lo hizo la voz de aquél pobre diablo mientras trataba de zafarse de la mujer tomándola por los codos, empujándola. Pero firmemente Garadea apretó, y el hombre gritó, y se puso de rodillas, y ella apretó más y lo empujó contra la roca, golpeándole la cabeza varias veces, con violencia, sin apenas consideración. Con rabia.

«Sarutobi Hanabi...»

¡¡QUE ME DEJES PASAR, COJONES!! ¿¡NO ME HAS OÍDO!? ¡¡QUE... ME... DEJES... PASAAAAAR!! —Con cada sílaba, un nuevo golpe, una llamarada de fuego. Y cada vez que veía ese rostro transformado en ceniza, en huesos y en carne quemada...

«Sarutobi Hanabi...»

...cada vez que golpeaba ese cráneo ya roto e irreconocible contra la pared...

«Sarutobi Hanabi...»

...cada vez que le oía gemir, pidiendo que parase, cada vez...

«Sarutobi Hanabi...»

...se imaginaba que ese hombre era Sarutobi Hanabi. Porque a aquellas alturas de la vida, ella vivía para que otra persona muriese.

Matar. Es una palabra grave. Se te llena la boca.

Te llena la mente.

Te llena el alma.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

1
1
1
1
1
Responder



This forum uses Lukasz Tkacz MyBB addons.