Este foro utiliza cookies
Este foro utiliza cookies para guardar tu información de inicio de sesión si estás registrado, y tu última visita si no lo estás. Las cookies son pequeños documentos de texto guardados en tu ordenador; las cookies establecidas por este foro sólo pueden ser utilizadas en este mismo sitio y no poseen riesgos de seguridad. Las cookies de este foro también llevan un registro de los temas que has leído y cuándo fue la última vez que los leíste. Los administradores NO tienen acceso a esta información, sólo TU NAVEGADOR. Por favor confirma si aceptas el establecimiento de estas cookies.

Se guardará una cookie en tu navegador sea cual sea tu elección para no tener que hacerte esta pregunta otra vez. Podrás cambiar tus ajustes sobre cookies en cualquier momento usando el link en el pie de página.
Cargando..., Cargando... de Cargando...
Situación actual (global): Tras la muerte de la mayoría de Señores Feudales a manos de la banda de criminales Dragón Rojo en el Torneo de los Dojos, el mundo ha pegado un giro de 180 grados. Las sombras de un nuevo Daimyo en el País de la Espiral preocupan a Sarutobi Hanabi. En el País de la Tormenta, Amekoro Yui ha creado secretamente el cargo de Tormenta mientras hace creer al resto del mundo que es la nueva Señora. En el País del Bosque, el único Daimyo superviviente teme por su vida. Pero no sólo los Tres Grandes han visto el status quo totalmente quebrado.

En el País del Fuego se extendió el caos, y hace tiempo ya que el Jūchin del Valle de los Dojos lo conquistó, expulsando a unas mafias que todavía colean, buscadas por los sámurais. En el País del Viento hay una cruda guerra civil a varios bandos, y en el de la Tierra hay rumores de que una está a punto de llegar, quizás más esperada que la anterior. El País del Agua, quizás, esté en el centro de todo. Y si no lo está, debería preocuparse por demostrarlo, pues las sospechas sobre Umigarasu crecen cada vez más. Las aldeas saben que algo planea, al principio con Dragón Rojo, ahora quizás al margen de Dragón Rojo, según las últimas informaciones.

Sea como fuere, la banda sigue ahí fuera. Más perseguida que nunca por el crimen más grande de la historia reciente. Pero quizás no sean más que la punta del iceberg de las amenazas de los ninjas. Kurama, junto a sus Generales, asegura ser el próximo Emperador de Oonindo. Nadie lo dice abiertamente, pero todo el mundo sabe que algún día presentará la guerra a las puertas de cualquiera de nosotros.
Sasagani Yota Sin conexión
Civil de Kusagakure
Ninjas de Kusa
Nivel: 20
Exp: 19 puntos
Dinero: 1570 ryōs
· Fue  40
· Pod  60
· Res  60
· Int  40
· Agu  40
· Car  20
· Agi  60
· Vol  40
· Des  50
· Per  60
#16
Daruu me llamó la atención una vez más, esperando a que la pelirroja diese unos cuantos pasos para decirme algo.

Está bien. Veremos lo que nos puede ofrecer, aparte de tener aterrorizada a una compañera

Chasquee la lengua. Tenía que tratarse de una broma de mal gusto. Entonces recordé la advertencia de Kintsugi antes de partir.

— Bah — dije, moviendo el brazo para que la mano del amejin que me sujetaba dejase de hacerlo — Muy bien, ¿quieres hacer esto? Estupendo, hagámoslo

Le hice un gesto con la mano a Kumopansa.

— ¿Por qué no te quedas por aquí fuera y vigilas desde la distancia?

El arácnido ni siquiera se dignó a ofrecer una respuesta. Ni una mala mirada. Ni un bufido. Saltó de mi cabeza al suelo y pronto la perderíamos de vista.

«Que toda una jōnin se vea reducida por la mera presencia de una araña... qué vergüenza»

Después de haber solucionado el tema con Kumopansa seguimos avanzando hasta el lugar donde creíamos que estaría el alcalde. Se trataba de uno de los edificios más grandes de la aldea y su entrada la custodiaban dos guardias, un hombre y una mujer que sujetaban una naginata cada uno, las cuales cruzaron delante nuestro cuando nos acercamos.

Ahora, sin araña de por medio, fue Eri quien se adelantó cuando los guardias pidieron explicaciones. Más tarde fue Daruu quién enseño su pergamino he indicaba que veníamos a hablar con el alcalde. Eran mi turno, así que yo también mostré mi pergamino.


—Sasagani Yota, chūnin de Kusagakure y también vengo a charlar con el alcalde
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#17
Eri fue la primera en presentarse, mostrando a su vez el pergamino que la autorizaba para aquella misión. Uno de los guardias, ahora más relajado, se adelantó para tomar los pergaminos de la de Uzushiogakure y el de Kusagakure y los inspeccionó cuidadosamente de arriba a abajo.

Todo en orden... Por parte de ella y de él. ¿Tú no tienes pergamino? —le preguntó directamente al Amejin, alzando una ceja con cierta suspicacia.

Pero, a su lado, su compañera había comenzado a dar saltitos en el sitio.

¡Natsu, Natsu! ¡Es él, mírale bien! —exclamaba, colgándose del brazo de su compañero con las mejillas encendidas de la emoción—. ¡Es Amedama Daruu! ¡El campeón del torneo del Valle de los Dojos!

¡Ya sé quién es! —protestó él, sacudiéndose a su compañera de encima de un brusco movimiento—. ¡Pero ya conoces las normas, Mai! ¡Sin la debida acreditación, nadie puede p...!

¿Qué está ocurriendo aquí? —La voz de una mujer les interrumpió súbitamente. Era algo más bajita que los dos guardias que custodiaban las puertas, pero algo en su presencia hizo que ambos abandonaran su anterior discusión y se cuadraran en sus posiciones. Debía tener entre cuarenta y cincuenta años y tenía el cabello oscuro (aunque algo cano) y liso, con una graciosa horquilla con forma de calabaza sujetando uno de los laterales. Un par de gafas cubría parcialmente sus ojos, de un color casi acaramelado.

Señora, estos chicos dicen que vienen a hablar con usted. Son shinobi de las tres aldeas —Señaló con la mano a Yota y a Eri—. Ellos dos ya han presentado sus acreditaciones pero él...

¡Eso no importa ahora! ¿Crees que podemos permitirnos el lujo de perder el tiempo con ese tipo de frivolidades? ¡Te dije que los hicieras pasar en cuanto se presentaran, Natsu!

Mis disculpas, señora.

La alcaldesa dejó escapar un ronco gruñido y, después de que sus guardias retiraran las naginata, les invitó a pasar. Daruu aún tenía la mirada de Mai clavada en la nuca cuando los dejaron atrás. El jardín que habían visto desde el exterior se amplió ante sus ojos en cuanto pusieron un pie en su interior. El césped estaba cuidadosamente cortado, y multitud de calabazas iluminadas se espacían aquí y allá, entre los parches de flores. Cerca de uno de los laterales del muro, bajo un arce japonés había un estanque de kois.

Adelante, por favor, os estaba esperando. Disculpad los modales de mis guardias, a veces se ponen muy pesados con los protocolos y eso —les dijo, sacudiendo una mano en el aire, mientras caminaban por el camino central que les habría de llevar hasta la puerta principal—. Yo soy Nankin Hada, la alcaldesa de este modesto pueblo. ¿Cuáles son vuestros nombres, shinobi?
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 25
Exp: 144 puntos
Dinero: 1420 ryō
· Fue  40
· Pod  60
· Res  60
· Int  60
· Agu  40
· Car  40
· Agi  80
· Vol  50
· Des  50
· Per  80
#18
Para su suerte, la araña de Yota desapareció, y ella pudo respirar más tranquila. Tanto Yota como Daruu se darían cuenta de aquel detalle al verla más atenta a lo que ocurría a su alrededor.

Escuchó atentamente como Daruu se presentaba y hablaba del incidente por el cual los tres shinobi se habían visto envueltos en los asuntos de Yachi por esas fechas tan especiales. Eri simplemente esperó a que su compañero de Kusagakure terminara de presentarte y acreditarse como chūnin de su villa.

Pero al parecer, algo no le gustó a uno de los dos guardias: Daruu no había presentado el pergamino que seguramente tenía en su posesión. Ella se encogió de hombros. No pensaba que iba a hacer falta, al menos no por las tres partes.

También parecía lógico ahora que lo mencionaban.

¿Qué está ocurriendo aquí?

La Uzumaki viró sus ojos a la mujer que acababa de aparecer en escena: medía algo menos que los guardias, de mediana edad y el cabello oscuro, aunque parecía que algunos hilos estaban blancos, probablemente por el paso del tiempo. Eri agachó la cabeza a modo de reverencia para mostrar respeto mientras la mujer procedía a regañar a sus guardias. Éstos, retirando las armas, les dejaron pasar.

Adelante, por favor, os estaba esperando. Disculpad los modales de mis guardias, a veces se ponen muy pesados con los protocolos y esoEri asintió, aunque era normal que se pusieran así, más aun con lo que estaba pasando—. Yo soy Nankin Hada, la alcaldesa de este modesto pueblo. ¿Cuáles son vuestros nombres, shinobi?

Uzumaki Eri, jōnin de Uzushiogakure, a su servicio —se presentó ella, adelantándose un poco a sus compañeros. No se sentía tan cohibida ahora que la amenaza no se encontraba cerca—. Gracias por recibirnos.
¡Feliz Halloween!

[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 4: Eri, Datsue y Nabi, (Despedida, 218), Poder 60
Responder
Amedama Daruu Sin conexión
Jōnin de Ame
Jounin de Ame
Nivel: 33
Exp: 81 puntos
Dinero: 240 ryō
· Fue  40
· Pod  80
· Res  60
· Int  60
· Agu  80
· Car  40
· Agi  60
· Vol  60
· Des  100
· Per  80
#19
"Charlar" con el alcalde. Al final, Datsue tenía razón. Los kusareños eran gente incivilizada. Y aún por encima el cabrón del guardia se había levantado con el pie mirando a su compatriota de Amegakure. Daruu estaba a punto de ponerle en su sitio —al fin y al cabo, sólo era un civil, guardia o no, y respondería ante un jōnin de la Tormenta— cuando se topó con una inesperada y no muy bien recibida sorpresa. Al parecer, se había granjeado una fan.

Eh... esto, sí, ahora, por favor, ¿podríamos...?

Otra vez el guardia. Daruu arqueó una ceja y levantó el dedo índice, indignadísimo, pero antes de que pudiera protestar, la mismísima alcaldesa de Yachi irrumpió en escena. Casi parecía un sketch de humor. Afortunadamente, puso al guardia en su sitio. Cuando les hizo pasar, Daruu se aclaró la garganta sonoramente. Y se dio la vuelta justo a tiempo para guiñarle el ojo con la mejor de sus sonrisas amejin.

Adelante, por favor, os estaba esperando. Disculpad los modales de mis guardias, a veces se ponen muy pesados con los protocolos y eso —dijo la alcaldesa. «Oh, sí. Un poquito tonto sí que se ha puesto»—. Yo soy Nankin Hada, la alcaldesa de este modesto pueblo. ¿Cuáles son vuestros nombres, shinobi?

Eri se presentó respetuosamente.

Amedama Daruu, señora alcaldesa —dijo él.

«Ahora el kusareño dirá "yeee, soy el Yotas", o algo así.»
· Marcas de sangre ~ 飴
No hay marcas de sangre registradas.
2
Responder
Sasagani Yota Sin conexión
Civil de Kusagakure
Ninjas de Kusa
Nivel: 20
Exp: 19 puntos
Dinero: 1570 ryōs
· Fue  40
· Pod  60
· Res  60
· Int  40
· Agu  40
· Car  20
· Agi  60
· Vol  40
· Des  50
· Per  60
#20
Y entonces la guardia perdió la compostura, sie s que se puede decir así y se convirtió en una especie de fan del jōnin amejin mientras que el otro guardia trataba de imponer la profesionalidad que se les había encargado. Lo cierto es que la escena estaba entre divertida y surrealista.

¿Qué está ocurriendo aquí?

Una voz femenina irrumpió en escena y del interior del edificio se desveló como una señora más bien mayor y así lo revelaban sus canas. Obviamente llamó mi atención. No obstante, empezaba a pensar que aquel guardia era demasiado profesional, siguiendo demasiado a raja tabla sus ordenes. Afortunadamente no era nada que no tuviera solución. La mujer nos hizo pasar en cuanto se dio cuenta de que éramos los ninjas enviados a solucionar los últimos problemas en Yachi.

Adelante, por favor, os estaba esperando. Disculpad los modales de mis guardias, a veces se ponen muy pesados con los protocolos y eso

«Supongo que es más que razonable con los tiempos que corren»

Yo soy Nankin Hada, la alcaldesa de este modesto pueblo. ¿Cuáles son vuestros nombres, shinobi?

Antes de que pudiera hacerlo, fueron Eri y Daruu quienes volvierona presentarse, esta vez ante la ya anunciada alcaldesa y la persona a la que habíamos venido a ver.

— Sasagani Yota, chūnin de Kusagakure
[Imagen: K1lxG4r.png]

[Imagen: dlinHLO.png]

Narro ~ Hablo ~ Pienso ~ Kumopansa
Responder
Sama-sama Sin conexión
Webmaster
Webmaster
· Fue  
· Pod  
· Res  
· Int  
· Agu  
· Car  
· Agi  
· Vol  
· Des  
· Per  
#21
Uzumaki Eri, Amedama Daruu, Sasagani Yota... Es un placer —les sonrió—. Acompañadme, por favor.

Nankin Hada guió a los tres shinobi hasta la puerta principal de su vivienda, dos hojas de madera de roble tan altas como imponentes y que se abrieron con un pesado eco ante su mera presencia. Cualquiera de ellos podría haber pensado que se habían abierto solas, de no ser porque, justo detrás de ellas, dos sirvientes se inclinaron respetuosamente ante el paso de Hada y ella les correspondió con una leve inclinación de cabeza.

Adelante, por favor. ¿Queréis algo para beber? —les preguntó, cortés—. No os cortéis, podéis pedírselo a mi personal —añadió, señalando a los dos criados—. Nosotros estaremos en mi despacho, Aru.

Entendido, señora —Aru era un hombre alto y espigado, de cabello repeinado y grisáceo por las canas. Un denso mostacho, muy bien cuidado, cubría su labio superior.

Después de que los tres shinobi hubiesen pedido algo, o no, Hada les condujo en línea recta a través del recibidor: amplio, muy amplio, con una ostentosa lámpara de araña sobre el techo y dos escalinatas al final que ascendían hasta juntarse en su cima y volvían a separarse a sendos extremos. Ellos se dirigían hacia un par de puertas que quedaban justo en medio de las dos escalinatas, y en medio de dos imponentes armaduras de metal con las lanzas en ristre que se erguían en toda su altura. Se adentraron en una sala amplia, con una enorme mesa de madera y forma redonda en su centro con hasta diez sillas a su alrededor. A su alrededor, cubriendo las paredes, varios retratos de hombres y mujeres los observaban con ojos vacíos de vida. Entre ellos, numerosas estanterías con numerosos libros.

Tomad asiento, por favor —les indicó, antes de sentarse ella en una de las sillas.
[Imagen: MsR3sea.png]

Esta cuenta representa a la totalidad de los administradores de NinjaWorld.es

Responder
Uzumaki Eri Sin conexión
Jounin de Uzushio
Jounin de Uzushio
Nivel: 25
Exp: 144 puntos
Dinero: 1420 ryō
· Fue  40
· Pod  60
· Res  60
· Int  60
· Agu  40
· Car  40
· Agi  80
· Vol  50
· Des  50
· Per  80
#22
Uzumaki Eri, Amedama Daruu, Sasagani Yota... Es un placer —les sonrió—. Acompañadme, por favor.

Eri asintió y siguió a la alcaldesa de cerca, quien se encargaba de guiarles hasta la puerta principal: dos pedazos de trozos de madera que se abrieron prácticamente solos a ojos de la Uzumaki quien, por pura curiosidad y una vez hubiera pasado, intentó mirar tras ellas para encontrarse a unos sirvientes del lugar. Pareció desilusionarse por un momento, presa del pensamiento de que se trataba de una técnica de la alcaldesa o algo, pero nada, era solamente el poder del poder, valiera la redundancia.

Adelante, por favor. ¿Queréis algo para beber? —les preguntó, cortés—. No os cortéis, podéis pedírselo a mi personal —añadió, señalando a los dos criados—. Nosotros estaremos en mi despacho, Aru.

Gracias, pero por mí estoy bien —respondió ella con amabilidad, inclinando ligeramente la cabeza.

No tardarían mucho en continuar hasta llegar a un gran recibidor demasiado ostentosa para el gusto de la chica de Uzushiogakure, quien solo se dedicó a mirar a su alrededor. Caminaron hacia una de las dos puertas y entraron a una sala también grande, con una mesa, sillas y un montón de retratos que parecían mirarlos sin mirar.

Tomad asiento, por favor.

Eri asintió, tomó asiento cerca de donde ella se fuese a sentar, y, si no se sentaba por un casual, cerca de sus compañeros.
¡Feliz Halloween!

[Imagen: ksQJqx9.png]

—Grupo 4: Eri, Datsue y Nabi, (Despedida, 218), Poder 60
Responder